Domingo, 20 de agosto del 2017
Idioma Es Pt En

Colombia ha mostrado avances significativos en materia de telecomunicaciones. Sus iniciativas gubernamentales, así como su política regulatoria bajo el plan “Vive Digital”, han jugado un papel destacado en el desarrollo del sector. En 2016 los servicios y tecnologías móviles representaron 3.8 por ciento del PIB y se espera que representen 4.2 por ciento en 2020, de acuerdo con la GSMA.

Con una penetración móvil de 120 por ciento, el mercado está mayoritariamente dominado por tres operadores: Comcel, la compañía líder controlada por la mexicana América Móvil; la española Telefónica y Millicom, que en conjunto poseen 91 por ciento de los suscriptores móviles. Comcel y Movistar iniciaron operaciones en 1994, desde entonces han cambiado de nombre y accionistas.

En términos de inversión, los operadores móviles han erogado 9 billones de dólares en esta década para modernizar sus redes, así como en espectro radioeléctrico. Se espera que para dar mayor cobertura e introducir nuevas tecnologías, muy en específico de banda ancha móvil, estas inversiones sean mayores en los próximos años.

La reversión de activos

No obstante lo anterior, el pasado 25 de julio el Tribunal de Arbitramento del Centro de Arbitraje y Conciliación de la Cámara de Comercio de Bogotá, determinó el cumplimiento de la reversión de activos por parte de Comcel y Movistar. La filial de América Móvil deberá desembolsar 3.1 billones de pesos (1 billón de dólares), mientras que Movistar deberá erogar 1.6 billones de pesos (530 millones de dólares) como compensación por una devolución no cumplida de activos físicos e intangibles establecidos en sus concesiones en 1994.

Telefónica y América Móvil han iniciado conversaciones con el gobierno de Colombia para evitar el pago por concepto de reversión de activos. Aún cuando los intereses son comunes para ambos actores, cada compañía ha optado por caminos diferentes. Telefónica tratará de agotar todas las vías de negociación, mientras que la operadora mexicana analiza medios legales para resolver el conflicto, e inició desde 2016 un arbitraje bajo el Tratado de Libre Comercio entre los Estados Unidos Mexicanos y la República de Colombia, con el propósito de que se le compense por las violaciones al tratado y al derecho internacional.

El tema de reversión de activos se viene arrastrando desde hace 23 años cuando se estableció esta obligación en los títulos de concesión de ambos operadores. Las concesiones para servicios móviles tenían una vigencia de 10 años y fueron prorrogadas por una década más, estableciéndose la obligación de reversión de activos tan pronto finalizarán las concesiones (noviembre de 2013).

Durante todo este periodo de tiempo se han establecido leyes que han creado lagunas jurídicas, las cuales han generado un entorno adverso para el sector. La Ley 422 expedida en 1998 estableció que en los contratos de concesión de telefonía móvil celular solamente se revertiría al Estado el espectro radioeléctrico asignado, sin hacer referencia alguna sobre los contratos vigentes a la fecha de entrada en vigor de dicha Ley.

En 2009 la Ley 1341 nuevamente estableció que en los contratos de concesión de telefonía móvil celular solamente se revertirían al Estado las frecuencias asignadas a los operadores. No obstante lo anterior, en 2014 la sentencia C-555 declaró válidas las leyes 422 y 1341, en el entendido de que en los contratos de concesión realizados antes de entrar en vigencia estas leyes, se deberá respetar el contenido de las clausulas de reversión de activos, en ellos acordados.

El tema es delicado en la medida en que el importe establecido por las autoridades colombianas representa toda la inversión anual del sector en Colombia. Al mismo tiempo, impone un desembolso para Comcel superior a sus utilidades de operación anuales y más de dos veces el monto invertido por Movistar en 2016. El escenario se complica en función de una desaceleración del sector y en donde temas como la subasta de frecuencias podrían retrasarse.

La implicaciones

El contexto anterior ha generado incertidumbre y afectará el futuro del sector. Por ejemplo, Standard & Poor´s colocó en el listado de revisión especial con implicaciones negativas las calificaciones “BB” a Movistar. El disparador de la medida tomada por la calificadora de riesgo fue sin duda el fallo del tribunal de arbitramiento que obliga a Movistar a pagar 1.6 billones de pesos colombianos.

El entorno que se empieza a vislumbrar genera un mensaje negativo para los inversionistas, no sólo del sector de telecomunicaciones, sino para cualquier otra industria. La reversión de activos resta credibilidad en la medida en que no existe certidumbre jurídica que garantice la inversión en el mercado colombiano.

Por otra parte, y ahondando sobre el tema de inversiones, ¿en que condiciones podría llevarse la subasta de las frecuencias de 700 MHz y de 1900 MHz? ¿Cómo podrían invertir estos dos operadores en la subasta cuando no saben cómo terminará el litigio en materia de reversión de activos?

La subasta de estas bandas es de vital importancia en función de los 355 MHz de espectro asignado con que cuenta actualmente Colombia. La cantidad de espectro asignado es muy limitada si se considera que la recomendación de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) es tener 1,720 MHz de espectro asignado en 2020. La sugerencia de la UIT se basa en el crecimiento proyectado de datos móviles derivado de mayores dispositivos y más aplicaciones móviles. Lamentablemente, el entorno actual podría afectar seriamente la subasta de espectro radioeléctrico.

La batalla jurídica entre los dos operadores móviles y las autoridades colombianas podría durar varios años, afectando el desarrollo del sector. Aún ganando el litigio, Movistar y Comcel limitarán sus inversiones en actualización y modernización de sus redes durante el tiempo que dure el proceso. Habrá que considerar que la incertidumbre será un factor que generará un vacío para el desarrollo de planes de negocio consistentes para Comcel y Movistar.

Sin esta consistencia, será complicado fortalecer las redes 4G y el escenario para tecnologías innovadoras como 5G estará limitado. Lo mismo sucederá con el desarrollo de soluciones tipo Internet de las cosas. Al final, tanto industria como usuarios también serán perdedores en este tortuoso proceso.

Conclusiones

El tema de la reversión de activos ha abierto un entorno poco favorable para el sector y, en general, para los inversionistas. Será importante mantener certidumbre jurídica que asegure el desarrollo de las telecomunicaciones y que, al mismo tiempo, garantice las cuantiosas inversiones que se requieren para la introducción de las tecnologías de punta que el mercado colombiano demanda.

Una negociación entre las partes involucradas que minimice la parte económica, pero que comprometa a los operadores en temas de cobertura, inversión y calidad de servicios podría ser una salida favorable para la industria. De otra manera, se estaría hipotecando la contribución de las telecomunicaciones al PIB colombiano.

Publicado en Colaboradores

Introducción

El mercado de telecomunicaciones argentino fue por muchos años disputado entre Telecom Argentina y Telefónica; sin embargo, el mercado tuvo un cambio importante con la llegada de América Móvil en 2008. Este cambio representó la repartición en partes similares del número de suscriptores móviles para los tres operadores. El decreto presidencial de finales de 2016 que le permitió a Cablevisión entrar al negocio móvil ofreciendo servicios 4G y, al mismo tiempo, adquirir 100 por ciento de Nextel,  así como la autorización para los operadores de telecomunicaciones de ofrecer servicios de televisión por cable en 2018, agregó una mayor expectativa en torno a un mercado mucho más competitivo, así como la llegada de servicios convergentes.

No obstante lo anterior, el anuncio de la fusión entre Telecom Argentina y Cablevisión deja en entredicho el tema de un mercado más competitivo. En cuanto al tema de convergencia, el resto de los operadores de telecomunicaciones no tendrán las mismas condiciones de ventaja que tendrá la nueva compañía consolidada.

Desde hace tiempo era conocido el deseo de Telecom Argentina y Cablevisión de fusionarse. Era muy lógica la intención del operador de televisión por cable de tener un pie en el segmento móvil y del operador de telecomunicaciones de poder ofrecer servicios de televisión de paga. Aunque por separado, ambas compañías evadían manifestar su clara intención de consolidarse. La situación era mucho más evidente cuando el accionista mayoritario de Telecom Argentina, el mexicano David Martínez, tenía también participación en Cablevisión.

Para determinar si la consolidación de estos dos grandes jugadores del mercado argentino se materializa, las dos compañías sostendrán por separado una junta de accionistas el 31 de agosto de 2017, y 90 días después tendrán la decisión final del órgano regulador (Enacom). Sin embargo, es importante considerar diversos aspectos en torno a esta consolidación que podrían tener un impacto negativo para todo el sector de telecomunicaciones en Argentina.

La fusión

El 30 de junio de 2017, Telecom Argentina anunció la posibilidad de consolidarse con Cablevisión para convertirse en un proveedor de telecomunicaciones convergentes. Ambas compañías manifiestan que sus estructuras operativas y técnicas son complementarias y que se podrán fortalecer a través de una integración estructural, logrando sinergias que traerán beneficios a los consumidores, el sector y la economía.

El acuerdo entre ambos actores considera la absorción de Cablevisión por parte de Telecom Argentina, no obstante,  la fusión deberá tener la autorización del Ente Nacional de Comunicaciones y la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC),  que avalarán o rechazarán la intención de estos dos gigantes de fusionarse, considerando la no existencia de violaciones a la Ley del sector o una posición dominante en el mercado. En términos de participación accionaria, Telecom Argentina tendrá 45 por ciento de las acciones del nuevo operador, mientras que Cablevisión ostentará el 55 por ciento.

La consolidación de estos dos jugadores del mercado argentino podría representar ventas del orden de 5.9 billones de dólares anuales, consolidando 3.9 millones de suscriptores de telefonía fija, 4 millones de suscriptores de banda ancha, 20.5 millones de suscriptores móviles y 3.5 millones de suscriptores de televisión de paga.

De proceder la fusión, la nueva compañía tendrá 57 por ciento del mercado de banda ancha fija, 40 por ciento del mercado de televisión de paga, 32 por ciento de telefonía móvil y 43 por ciento de participación de mercado en telefonía fija, lo cual la colocaría como la compañía de telecomunicaciones más grande de Argentina, con 36 por ciento de todas las unidades generadoras de ingresos (RGU, por sus siglas en inglés), pero con casi la mitad del total de ingresos del sector, lo cual representaría una alta concentración de mercado por parte de la nueva compañía fusionada.

Adicionalmente a estas altas participaciones de mercado, la unión de un jugador importante en televisión de paga y banda ancha con un operador destacado en el terreno móvil, permitirá a ambas compañías reducir gastos y, al mismo tiempo, optimizar sus inversiones.

 

Concentración y competencia

En el contexto anterior, habrá que considerar que el mercado argentino de telecomunicaciones está sumamente concentrado. Por ejemplo, los mercados de la telefonía móvil y de banda ancha fija están repartidos entre tres jugadores cada uno, mientras que los mercados de telefonía fija y televisión de paga están repartidos  mayoritariamente en dos jugadores cada uno. Lo anterior significa que la fusión en cuestión representa una mayor concentración, en donde son los mismos actores del mercado los que muestran movimientos sin que aparezcan nuevos entrantes.

Por otra parte, la llegada de Mauricio Macri al poder dio al sector el gran incentivo de acelerar el camino a la convergencia de servicios de telecomunicaciones. La fusión entre Telecom Argentina y Cablevisión efectivamente es un paso en ese sentido. A partir de enero de 2018 todos los operadores y empresas cableras podrán ofrecer servicios convergentes en las tres ciudades más importantes del país, lo cual le permitirá a la nueva Telecom Argentina ofrecer estos servicios a nivel nacional, mientras que sus competidores estarán limitados a sólo “tres ciudades”, sin estar claro cuándo podrán tener la posibilidad de ofrecer los mismos servicios en el resto del país. En este contexto, ¿es posible hablar de “convergencia plena” cuando el resto de los operadores de telecomunicaciones no podrán hacerlo a nivel nacional de manera inmediata? ¿Sólo podrá hacerlo la nueva compañía fusionada?

También es importante señalar que de proceder la fusión, la nueva compañía tendría 57 por ciento del mercado de banda ancha fija; sin embargo, en función de la superposición de ambas redes habría áreas en donde sólo un operador estaría presente, es decir, no existiría competencia para la compañía fusionada en esas áreas. ¿Permitirá el Enacom o la CNDC esta situación?

En estas circunstancias, el proyecto de Macri de generar mayor competencia en el sector sólo habrá generado la fusión de jugadores dominantes, en donde el nuevo ente fusionado tendría una oferta convergente, difícil de replicar por sus competidores de manera inmediata, y en donde sus economías de escala, red y un portafolio completo, limitarán la competencia en el mercado argentino de telecomunicaciones.

Conclusión

Por último, la decisión en torno a la anunciada  fusión corresponde al Enacom y a la CNDC, los cuales deberán revisar el impacto de dicha fusión sobre el desarrollo del sector en Argentina. Será importante que la decisión de estos dos entes reguladores en torno a la fusión considere regulación asimétrica que permita la competencia en el sector, muy específicamente en los segmentos de banda ancha fija, televisión de paga y servicios convergentes. Esta regulación deberá ser transitoria en la medida en que el resto de los jugadores operen en un entorno en donde exista mayor competitividad que fomente el desarrollo del sector.

Publicado en Colaboradores

Los avances de la reforma en materia de telecomunicaciones han sido inobjetables y muestran resultados positivos en varios rubros. En la celebración del cuarto aniversario de la reforma, el Presidente de la República manifestó que el sector de telecomunicaciones ha crecido a un ritmo de 10 por ciento anual en los últimos cuatro años, mientras que el Índice de Precios de Comunicaciones (IPCOM) disminuyó 30 por ciento.

 

Durante la ceremonia, el Presidente recibió el premio WSIS 2017 (Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información) a la Red de Centros de Inclusión Digital Punto México Conectado, como el mejor Proyecto del Mundo en la categoría de Construcción de Habilidades Digitales. El premio WSIS reconoce las iniciativas de éxito en todo el mundo que aprovechen las ventajas de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) que fomenten el desarrollo económico y social de los países.

 

En este contexto, cabe señalar que el sector de las telecomunicaciones continúa observando un gran dinamismo y con cambios en puerta. El tema que ahora ocupa a la industria es la tarifa cero de interconexión. Como antecedente a este aspecto, el pasado 20 de junio la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) se pronunció sobre uno de los elementos relacionados con el proceso de prohibición de las tarifas de interconexión en México. El pronunciamiento de la SCJN se compone de dos resoluciones.

 

Amparos en la Corte

 

En la primera, otorga un amparo a América Móvil que obliga al Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) a recalcular las tarifas de interconexión para todo 2015. La SCJN consideró que era necesario continuar operando con las tarifas de 2014 en los primeros meses de 2015; sin embargo, una vez que el IFT definió las tarifas para 2015 no se realizó el ajuste de las mismas para los meses previos, por lo que la SCJN ha solicitado al IFT recalcular las tarifas para el periodo enero-agosto de 2015.

 

En la segunda resolución, la Corte no ampara a América Móvil contra el artículo vigésimo transitorio de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión (LFTR). Específicamente, la SCJN resolvió que el artículo vigésimo transitorio de la LFTR es constitucional.

 

Los litigios anteriores no nacieron a partir de la nueva ley, por lo que se esperaba su pronta resolución. Más aún, la SCJN se pronunció sobre nueve amparos más promovidos por América Móvil relacionados con la tarifa por servicios de interconexión que el IFT fijó para 2015. La resolución de la SCJN fue favorable al preponderante. Los nueve amparos promovidos por América Móvil también se pronunciaban en contra del artículo vigésimo transitorio, segundo párrafo de la LFTR.

 

Tarifa cero

 

Lo anterior es el preámbulo para la eliminación de la tarifa cero de interconexión en donde se espera que próximamente la SCJN emita su fallo. El punto focal de esta resolución radica en determinar si el tema de la interconexión es competencia del Congreso de la Unión o del IFT. Un fallo en el sentido de que no era el Congreso el que debió haber fijado la tarifa cero de interconexión en la LFTR, eliminaría esta medida asimétrica impuesta al preponderante en telecomunicaciones.

 

Sobre este controversial tema, América Móvil intenta demostrar que el artículo 131 de la LFTR es a todas luces inconstitucional. La razón que el operador móvil mexicano manifiesta es que dicho artículo fue establecido por el Congreso y no por el órgano regulador. El artículo 131 fue definido en la LFTR en julio de 2014, posteriormente a que el IFT declarará preponderante a América Móvil y le impusiera regulación asimétrica. Dicho artículo le prohíbe al agente preponderante el cobro por terminación de llamadas de sus competidores de teléfonos fijos o móviles que culminen en su red. En términos más simples, América Móvil debe incurrir en costos sin recibir ningún pago por parte de sus competidores, lo cual implica que América Móvil no recupera el costo por el uso de su red.

 

Lo anterior significa en términos simples que con la tarifa cero de interconexión, América Móvil subsidia a gigantes de telecomunicaciones en el mercado mexicano. Por lo que vale la pena hacer las siguientes preguntas: ¿es cierto que en una economía de mercado, es el mismo mercado el que fija los precios y los subsidios se eliminan? ¿Existe algún ejemplo en todo el mundo en donde se establezca una regulación que permita la tarifa cero de interconexión?

 

Las respuestas a estas preguntas son evidentes. En una economía de mercado no deben existir subsidios y no hay regulación de tarifa cero de interconexión en ninguna parte del mundo. El subsidio que tienen los competidores del preponderante en México por medio de la tarifa cero de interconexión produce una competencia forzada que inhibe la inversión por parte de todos los actores del mercado.

 

Diversas voces en la industria manifiestan que declarar el artículo 131 inconstitucional sería dar un paso atrás en el desarrollo del sector. Los principales elementos que se ponen en la mesa es que habría un aumento de precios de los servicios móviles en función de que el pago por concepto de interconexión por parte de los competidores de América Móvil sería trasladado a los usuarios. Diversos actores del mercado también señalan que la eliminación de la tarifa cero de interconexión sería un precedente para derogar otras medidas asimétricas impuestas al preponderante.

 

Sería un error grave por parte de los competidores del preponderante trasladar ese costo al usuario final, ya que habría una contracción del mercado, lo cual reduciría sus ingresos, por lo que su accionar debería ser hacer más eficientes sus operaciones y así mantener los precios a los usuarios finales. El desarrollo del sector no puede estar sostenido por medidas artificiales, en donde para competir se evita que un jugador recupere sus inversiones.

 

También se ha señalado que de eliminarse la tarifa cero de interconexión el preponderante recibirá un rembolso de varios millones de dólares por parte de sus competidores (800 millones de dólares, según Bloomberg). No obstante, los competidores de América Móvil tenían conocimiento de que el artículo 131 estaba en los tribunales y que era evidente su inconstitucionalidad, por lo que la posibilidad de ganar el amparo por parte del preponderante era muy alta.

 

Es comprensible que tales operadores traten de protegerse; sin embargo, es evidente que debieron realizar el análisis sobre esta posibilidad y, sin duda, debieron haber hecho las reservas económicas en caso de la eliminación de la tarifa cero de interconexión.

 

La resolución de la SCJN en el sentido de reconocer que es competencia del IFT establecer la tarifa de interconexión y no el Congreso, eliminaría el artículo 131 y produciría un reacomodo del sector. Sin embargo, la alta participación de mercado no debe ser una justificación para aplicar una tarifa cero de interconexión. El subsidio que reciben los competidores del preponderante vía esta medida regulatoria asimétrica, va en contra de cualquier lógica económica. ¿Podría el gobierno mexicano dar una tarifa cero de agua y luz para sus habitantes? La lógica sería, si esto lo hace para gigantes de telecomunicaciones extranjeros, ¿por qué no para sus habitantes? La tarifa cero de interconexión es, entonces, populismo en las telecomunicaciones.

 

Para finalizar, imaginemos que esta situación se replicara en la economía más grande del mundo, en donde AT&T fuera el preponderante y América Móvil fuera su competidor en un escenario similar al que existe en estos momentos en México. ¿Permitiría la FCC que AT&T no le cobrará a América Móvil por la terminación de sus llamadas? ¿Qué diría Mr. Trump?

 

Publicado en Colaboradores

Colombia realizó una de las más importantes asignaciones de espectro en su historia en 2013. Cinco operadores (Claro, DirecTV, Avantel, Tigo y Movistar) obtuvieron bloques en las bandas de 2.5 GHz y AWS (1700-2100 MHz). Adicionalmente al pago por las frecuencias, los operadores tuvieron compromisos de cobertura y, al mismo tiempo, proporcionar tabletas a estudiantes de bajos ingresos, así como migrar a la Policía y el Ejército a redes 4G.

El gobierno colombiano recaudó por la subasta 400 millones de dólares, muy por arriba de lo inicialmente planeado. Claro, por ser considerado el operador dominante, no se le permitió participar en la subasta de la banda AWS.  Por su parte, Tigo llegó al tope de espectro permitido de 85 MHz, por lo que derivado de su fusión con UNE que contaba con 50 MHz de espectro, superó el límite establecido por la regulación colombiana y ha tenido que devolver paulatinamente 50 MHz al gobierno colombiano.

Colombia es uno de los pioneros en 4G-LTE en América Latina, siendo el primer país de América del Sur en lanzar servicios 4G-LTE. UNE inició operaciones con esta nueva plataforma en diciembre de 2011, siendo su proveedor tecnológico, Ericsson. Los servicios de banda ancha de UNE operaban en la banda de 2.5 GHz y estaban dirigidos a la población de altos ingresos. Colombia se posicionaba de esta manera como un líder indiscutible en la adopción tecnológica en la región, a los ojos de la comunidad internacional de telecomunicaciones. 

En 2012, las acciones implementadas por el gobierno colombiano en materia de TICs, fue reconocida por Asociación Mundial de Operadores Móviles (GSMA) como la mejor política pública de acceso a la banda ancha, lo cual manifiesta el grado de avance que Colombia estaba desarrollando en el sector de telecomunicaciones. Su Plan Vive Digital le continúo dando reconocimientos importantes a nivel mundial. En febrero de 2016, la misma GSMA le otorgó el reconocimiento como el país con la mejor estrategia gubernamental para la gestión de espectro para comunicaciones móviles de banda ancha. El reconocimiento fue derivado de la gestión de espectro que estaba realizando el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (MinTIC)  y la  Agencia Nacional del Espectro (ANE) para administrar el crecimiento esperado de las conexiones a Internet móvil y la planeación a largo plazo para cumplir con las metas del Plan Vive Digital. El reconocimiento fue dado en el Mobile World Congress de Barcelona en su edición 2016.

No obstante lo anterior, la subasta de la frecuencia de 700 MHz, considerada como la más viable para servicios 4G-LTE, anunciada desde que se entregaron las frecuencias a Claro, DirecTV, Avantel, Tigo y Movistar en junio de 2013,  ha sido demorada hasta ahora.

En febrero de 2017, el MinTIC y la ANE anunciaron el inicio de una consulta pública de un borrador para la asignación de espectro de las bandas de 700 MHz y 1,900 MHz. La consulta tuvo el propósito de conocer los comentarios de todos los actores del mercado con el objetivo de avanzar en la subasta de las bandas de frecuencia señaladas.

El borrador de las autoridades colombianas manifiesta la intención del gobierno de aumentar los límites de espectro permitido por operador; para las bandas bajas (689 MHz a 960 MHz) el aumento sería de 30 MHz a 45 MHz por operador y en las banda altas (1710MHz a 2690 MHz) de 85 MHz a 90 MHz. El borrador objeto de la consulta pública señala que en la subasta podrían participar tanto operadores nacionales como extranjeros y los ganadores podrán explotar el espectro por un periodo de diez años con posibilidad de renovación. Las obligaciones a que estarán sujetos los ganadores serán dar una cobertura en zonas rurales de 30 por ciento en el primer año, 70 por ciento en el segundo año y 100 por ciento en el tercer año, conectividad, gestión y operación de zonas Wi-Fi.

Parecería inminente la subasta de las bandas de 700 MHz y  de 1,900 MHz después de tantos retrasos; sin embargo, las posiciones de los operadores, así como las del Congreso colombiano, parecen encontradas.

Por parte de los operadores, Tigo pide posponer la subasta de 700 MHz hasta que las condiciones macroeconómicas de Colombia mejoren y, al mismo tiempo, las condiciones de competencia en el mercado se regularicen.  Movistar también señala que no existen condiciones de competencia en el mercado, mientras que Claro manifiesta el conflicto de interés al tener el Estado colombiano participación accionaria del 32.5 por ciento en  la española Movistar, lo cual repercutirá en la subasta de espectro.

En el Congreso, los legisladores también cuestionan un ambiente económico poco favorable para efectuar la subasta y, al mismo tiempo, manifiestan la posible posición dominante de Claro.

En el contexto anterior habrá que considerar que la banda de 700 MHz presenta una serie de beneficios sobre bandas más altas como la de 2.5 GHz. Uno de estos beneficios es sin duda su cobertura que, al permitir acceder a mayores áreas, reduce sustancialmente las inversiones que los operadores deben realizar. De acuerdo con la GSMA puede ser 70 por ciento más económico desplegar una red en la banda de 700 MHz que con la banda de 2.5 GHz, es decir, más cobertura a un menor costo; no obstante, más allá de aspectos técnicos y debates entre operadores y legisladores,  es importante señalar que el demorar más la subasta de la frecuencia de 700 MHz tendrá un impacto negativo en el consumidor colombiano.

Colombia se ha distinguido por una fuerte adopción de banda ancha derivado de su Plan Vive Digital. En 2016 llegó a 9.4 millones de conexiones de banda ancha móvil, un crecimiento de 35.6 por ciento comparado con 2015.  La cifra es más representativa si consideramos que la tasa de crecimiento de la banda ancha fija fue de sólo 7.3 por ciento en el mismo periodo. Lo anterior significa que cada día los colombianos utilizan más dispositivos móviles y que a su vez demandarán más ancho de banda que les permita hacer uso de aplicaciones móviles confiables y seguras.  En este contexto, se espera una fuerte explosión de datos móviles en el presente y en el futuro, por lo cual la necesidad de espectro es vital.

En este sentido, Colombia tiene actualmente 355 MHz de espectro asignado. La recomendación de la UIT de 2015 manifiesta que el espectro asignado debería ser de 1,300 MHz y para 2020, la asignación debería ser de 1,720 MHz.  El retraso de la subasta de la banda de 700 MHz y la de 1,900 MHz complicarán cumplir con las recomendaciones de la UIT que están basadas en las tasas esperadas de crecimiento del tráfico de datos móviles, en función de un mayor número de dispositivos móviles, así como un mayor consumo de aplicaciones móviles.

Habrá que señalar que muchos poblados colombianos no tienen buena cobertura de servicios móviles y no han accedido a tecnologías como 4G, por lo cual la subasta de espectro es necesaria para poder dar cobertura de servicios móviles a esos poblados.

Por otra parte, si Tigo no ve condiciones económicas para la subasta de espectro y existe un conflicto de intereses por la participación accionaria del gobierno colombiano en Movistar y se cuestiona la posición de la mexicana Claro,  entonces ¿se debería cancelar la subasta de espectro? Estas tres compañías poseen más del 90 por ciento de suscriptores móviles. El reto es ahora del regulador, el cual deberá tomar decisiones que permitan la subasta de espectro que, a su vez, promueva el desarrollo de la banda ancha móvil en Colombia. El usuario no debe ser olvidado en este proceso.

Por último, la contribución de los servicios móviles al producto interno bruto es significativo. La GSMA señaló que en 2015, esta contribución fue de 5.0 por ciento y para el año 2020 será de 5.5 por ciento en América Latina. El retraso de la subasta de espectro en Colombia iría en contra del desarrollo del sector, así como del crecimiento del PIB y, de esta manera, el ejemplo que Colombia dio al mundo en materia de banda ancha y manejo de espectro se lo habrá llevado el viento.

Publicado en Colaboradores

Las telecomunicaciones son un motor de desarrollo para las naciones y sus avances son impresionantes desde cualquier punto de vista. El cambio generacional hacia redes de banda ancha móvil, así como de teléfonos inteligentes (smartphones), es muestra de ello. La creciente adopción de estos dispositivos y de otros equipos móviles como las tabletas, producen una mayor demanda de capacidades de las redes móviles que permiten un uso de aplicaciones intensivas en datos, tales como video, música y otros servicios.

A nivel mundial el crecimiento de teléfonos inteligentes continúa en ascenso. Este crecimiento es mucho mayor en teléfonos inteligentes con capacidad de LTE y es en economías emergentes donde se produce una mayor adopción. Dentro de estas economías, América Latina juega un papel muy importante, siendo Brasil, México y Colombia los países con una mayor adopción de teléfonos inteligentes en la región. Sin lugar a dudas, este crecimiento se ocurre en función de la popularidad de estos dispositivos, derivado de un mayor uso de aplicaciones como Skype, WhatsApp, Twitter, Facebook, YouTube, entre otras.

En el contexto anterior, los usuarios móviles demandan cada vez más y mejores servicios de datos que son bien manejados por redes 4G-LTE. Este tipo de redes proporcionan mayores velocidades y, al mismo tiempo, son totalmente IP, lo que significa que es una tecnología ideal para el manejo de datos, por lo que sus beneficios van más allá de la velocidad.

En junio de 2016 había 59 redes LTE en 18 países de América Latina. El despliegue de estas redes en la región continúa creciendo. De acuerdo con GSMA, las redes de banda ancha móvil (3G y 4G) representaron 61 por ciento del total de conexiones móviles en América Latina en 2016 y se espera que representen 80 por ciento en el año 2020. En este periodo, la proporción de redes 4G se duplicará de 16 a 38 por ciento.

Argentina

Argentina inició tardíamente el lanzamiento de servicios móviles con tecnología LTE (diciembre de 2014). No obstante, los esfuerzos de los operadores móviles en Argentina han sido significativos. El consumidor argentino tiene cada vez más servicios móviles vía LTE (3 de cada 10 argentinos utilizaban 4G en 2016), aunque con una baja velocidad si la comparamos con otros países de la región (ver figura 1).

Figura 1. Fuente: elaborada con datos de OpenSignal Global State of Mobile Networks (febrero de 2017).

 

Uno de los factores que ha influido en las bajas velocidades de banda ancha móvil es la escasez de espectro que han experimentado los operadores móviles de este país; sin embargo, con la adjudicación de frecuencias en la banda de 700 MHz se está agregando mayor capacidad a las redes móviles. Se espera que el tema de la velocidad, así como la calidad de servicios, mejore en función del despeje de la banda de 700 MHz que estaba ocupada por operadores básicamente de televisión digital en UHF. Con la liberación de este espectro se inicia el proceso de ingreso de nuevos Operadores Móviles Virtuales (OMVs).

Sin embargo, existen conflictos para los OMVs. Las licencias de la banda de 700 MHz que fueron otorgadas en diciembre de 2014 ya han sido asignadas a los operadores móviles con excepción de Buenos Aires. En la capital del país, Telecentro no ha entregado a las autoridades la banda que utiliza para dar servicios de televisión. La disputa por esta banda ha imposibilitado la entrada de Virgin Mobile en Argentina en función de la imposibilidad de Virgin Mobile de llegar a acuerdos con los operadores móviles en la cuidad de Buenos Aires, dado que la banda está ocupada. No obstante lo anterior, la liberación de este espectro les permitirá a los tres grandes operadores argentinos cumplir con los tiempos pactados para el despliegue de su red 4G.

Por otra parte, las inversiones del sector de telecomunicaciones se han ido concentrando en el desarrollo de redes 4G en función del compromiso de los operadores móviles de mantener las mismas cuando se licitaron las frecuencias. Estas se podrían incrementar en función del despeje de la banda de 700 MHz, ya que existe un compromiso real por parte de los operadores móviles en materia de inversiones que les permita proporcionar cobertura, servicios y conectividad. Al mismo tiempo, los operadores requieren continuar invirtiendo para responder a las demandas de los usuarios móviles que requieren cada vez más servicios 4G.

El Decreto de Convergencia liberado por el presidente Macri en enero de 2017 considera la entrada de Cablevisión al mercado móvil, ofreciendo servicios de 4G vía Nextel. En marzo de 2017, el regulador Argentino, Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom), aceptó que Cablevisión pueda canjear los 20 MHz de la banda de 2.5 GHz por otros 20 MHz en la banda de 700 MHz, siempre y cuando Cablevisión dé cobertura y servicios a 147 localidades donde aún no opera.

Brasil

La introducción de LTE en el mercado brasileño se realizó en 2012, después de la subasta de la banda de frecuencias de 2.5 GHz. Para poder dar servicios de banda ancha móvil con esta tecnología, la Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel) estableció varias condiciones a los operadores. Una de ellas fue cubrir todas las ciudades en donde se realizaría la Copa Mundial de Futbol de 2014 antes de finalizar 2013. También se condicionó a los operadores a cubrir todas las ciudades con más de 20 mil habitantes a más tardar a finales de 2015, así como proporcionar servicios 4G en ciertas áreas rurales que utilizaban la banda de 450 MHz.

Los requerimientos emitidos por el regulador y los esfuerzos de los operadores hicieron factible que 81 municipios de Brasil tuvieran cobertura 4G, incluidas 12 ciudades en donde se efectuaría la Copa Mundial de Futbol a finales de 2013.

En el último trimestre de 2014, la Anatel subastó la banda de 700 MHz para servicios 4G; sin embargo, el despeje de la banda fue lento en función de que estaba ocupada por operadores de televisión y los operadores móviles debían pagarles por la transición de televisión analógica a digital, lo cual produjo una gran controversia.  

Datos de 5G Américas manifiestan que en el primer trimestre de 2016, 55.1 por ciento de la población estaba cubierta con tecnología LTE, un 10 por ciento de incremento con respecto al año anterior. En ese mismo trimestre, había 178 millones de conexiones de banda ancha móvil utilizadas por teléfonos inteligentes, de los cuales 145.5 millones eran 3G y 32.4 millones, 4G.

Al día de hoy, la velocidad promedio en Brasil de la banda ancha móvil es cada vez más rápida, siendo el operador Claro el líder en este aspecto y desplazando en este rubro a TIM, de acuerdo con OpenSignal. El operador mexicano tiene velocidades promedio de 27.5 Mbps, el doble que TIM y Oi. Sin embargo, en términos de cobertura, TIM es el líder, siendo el primer operador móvil en utilizar la banda de 2,600 MHz y en optimizar la banda de 1,800 MHz para servicios 4G. TIM prepara su red en la banda de 700 MHz a efecto de tener una buena cobertura en interiores, así como en zonas rurales para dispositivos habilitados para 4G.

Sin lugar a dudas, la adopción de tecnología 4G en Brasil mantendrá un crecimiento positivo, ya que no obstante la recesión económica que ha enfrentado Brasil, la tasa de crecimiento de teléfonos inteligentes fue de 53 por ciento en 2016. Lo que implica que para soportar el creciente tráfico por parte de los teléfonos inteligentes será necesario tener redes 4G cada vez más robustas.

Colombia

Colombia fue uno de los pioneros en el desarrollo de LTE en América Latina, introduciendo servicios de banda ancha móvil con esta tecnología en 2012, un poco después de jugadores como Sprint y T-Mobile en Estados Unidos. El crecimiento de esta plataforma tuvo un importante auge en 2014, con una cobertura poblacional de 50 por ciento, una vez que se subastaron 3 bloques de la banda AWS y 4 bloques de la banda de 2.5 GHz en junio del 2013, lo cual también detonó importantes inversiones.

No obstante lo anterior, la demorada licitación de la frecuencia de 700 MHz ha limitado el crecimiento de LTE en Colombia. De acuerdo con 5G Américas, la penetración de LTE en Colombia se ubicó en 12.29 por ciento en el segundo trimestre de 2016 (ver figura 2), por debajo del promedio de América Latina que fue de 14.18 por ciento. La mencionada licitación ha venido retrasándose hasta ahora, entre otras cosas por estar ocupada por operadores de televisión abierta. No obstante, en marzo de 2017 el gobierno de Colombia inició una consulta pública para realizar la licitación de la banda de 700 MHz, así como la de 1,900 MHz; sin embargo, la subasta ha dividido opiniones en el Congreso, lo cual podría demorar aún más la asignación de este preciado recurso para los operadores móviles de este país.

Figura 2. Fuente: 5G Americas.

 

Por otra parte, el total de líneas LTE representaban 7.6 por ciento (4.3 millones) del total de líneas móviles en Colombia en 2015, de acuerdo con datos de 5G Américas. A finales de 2016 el número de conexiones LTE llegaron a 7.2 millones, un crecimiento de 67 por ciento, ubicando a Colombia como el cuarto país en América Latina con más conexiones de LTE en América Latina.

Al igual que en el resto de la región, el crecimiento de los teléfonos inteligentes tendrá un impacto positivo en el desarrollo de LTE. Cifras de 451 Research señalan que en 2015 existían 17.9 millones de teléfonos inteligentes y que esta cifra llegará a 35.1 millones, un crecimiento de 77.1 por ciento, lo cual indica que será importante una mayor cantidad de infraestructura LTE que soporte un mayor número de teléfonos inteligentes.

México

La reforma en materia de telecomunicaciones de 2013 ha traído importantes avances en el mercado de telecomunicaciones. México ahora cuenta con las tarifas más bajas en soluciones móviles en América Latina. La entrada de nuevos operadores ha agregado una mayor competencia. AT&T llegó al mercado a finales de 2014 con la adquisición de Iusacell y, posteriormente, con la adquisición de Nextel, introduciendo precios agresivos así como una mayor expansión de infraestructura 4G. Por su parte, América Móvil ha continuado expandiendo y actualizando su red 4G, mientras que Movistar ha incursionado con 4G en áreas donde no estaba presente.

Las inversiones de estos operadores están focalizadas en infraestructura 4G que les permita incrementar su cobertura a nivel nacional. AT&T anunció inversiones por 3 mil millones de dólares hasta 2018 con el objetivo de dar cobertura a 75 por ciento de la población en 2016 y 100 por ciento en 2018.

El proyecto de la Red Compartida, cuyo ganador fue el Consorcio Altán, tiene el propósito de dar cobertura a 92.2 por ciento de la población con tecnología LTE en la banda de 700 MHz, comprometiendo inversiones por 7 mil millones de dólares. La Red Compartida deberá iniciar operaciones en 2018 proporcionando cobertura a 30 por ciento de la población. Lo anterior representa un potencial crecimiento de la tecnología LTE en el país.

Ultravisión es otro jugador dispuesto a ofrecer servicios de 4.5G. La primera fase del despliegue de red será en la segunda mitad de 2017 y estará soportada en 700 sitios para dar servicios a siete estados de la República.

En materia de espectro, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) autorizó la compra de América Móvil de 60 MHz de la banda de 2.5 GHz que pertenecía a MVS. El resto de la banda (130 MHz) será licitada en la segunda mitad de 2017; en el segundo trimestre del año se proporcionarán las bases de la licitación y en el tercer trimestre iniciará el proceso. Lo anterior otorgará un mayor espectro a todos los operadores para ofrecer soluciones 4G en México.

En cuanto a estadísticas, los suscriptores de 3G y 4G representaban 52 por ciento del total de suscriptores únicos en el país a finales de 2015, de acuerdo con GSMA. Es importante señalar que México es el segundo país con mayor cobertura de LTE, por debajo de Perú. Mientras que la cobertura de LTE en México es de 64.17 por ciento, la de Perú es de 67.01 por ciento.

Por otra parte, en materia de disponibilidad de 4G, AT&T supera a sus competidores con 71.5 por ciento, seguido por América Móvil con 69.4 por ciento y Movistar con 53.3 por ciento; sin embargo, América Móvil es líder en materia de velocidad con 24.81 Mbps. Lo anterior de acuerdo con el más reciente análisis de OpenSignal

Otros países

El desarrollo de LTE en otros países de la región ha mostrado avances significativos y continúa con una tendencia ascendente. Por ejemplo, Digicel planea invertir 450 millones de dólares en una red 4G en El Salvador en los próximos cinco años, mientras que Flow Barbados ha lanzado oficialmente servicios 4G en la isla. Ejemplos como los anteriores hay varios en la región que muestran una tasa de adopción de 4G muy favorable.

Contracción de inversiones

En América Latina el mercado móvil empieza a recuperar terreno en materia de precios en función de un mayor uso de datos por parte de los consumidores. Los servicios de voz cada vez representan un menor porcentaje del total de ingresos de los operadores. No obstante, en materia de inversión, se observará una contracción derivada de que el ciclo de inversión de LTE e infraestructura de fibra óptica para soportar el crecimiento de los datos móviles en los últimos tres años, ha llegado al tope y ahora los operadores más importantes en la región esperan la recuperación de sus inversiones.

Necesidad de espectro radioeléctrico

Es de vital importancia manifestar que la adopción de tecnologías 4G-LTE requiere de una mayor asignación de espectro radioeléctrico. De acuerdo con las recomendaciones de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), la región debería tener asignados 1,300 MHz de espectro; sin embargo, América Latina promedia (ya con la autorización del IFT a América Móvil de adquirir los 60 MHz de la banda de 2.5 GHz de MVS), 350 MHz de espectro asignado. Para el año 2020 la UIT recomienda asignar 1,720 MHz, lo cual representa un gran reto para los reguladores de la región.

Por último, es importante manifestar que la asignación de espectro en América Latina es crítica para el desarrollo de tecnologías 4G-LTE y más aún cuando en el escenario se vislumbran tecnologías mucho más sofisticadas como 5G. Cabe señalar que aunque la tecnología 5G tardará en ser adoptada en la región en función de la necesidad de los operadores móviles de recuperar sus inversiones en 4G-LTE, será de vital importancia que los reguladores tomen en cuenta las necesidades de espectro para ambas tecnologías. El trabajo en conjunto entre el regulador y la industria será vital para el desarrollo de la banda ancha móvil en América Latina.

Publicado en Colaboradores
«InicioAnterior1234SiguienteFinal»
Página 1 de 4
 

« Agosto 2017 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

 

  



Es una publicación de Cultura, Comunicación y Desarrollo, S.C. Todos los derechos reservados © 2017

Los nombres de los espacios Mediatelecom Minuto a Minuto, Mediatelecom Américas, Sociedad de la Información e Internet y Telecomunicaciones,
Sociedad y Desarrollo son segmentos de Cultura, Comunicación y Desarrollo, S.C que ofrecen un servicio sin fines de
lucro y proporcionan el enlace directo a la fuente original, respetando los derechos de autor del editor y del autor sin alterar o
modificar parcial o totalmente la obra autoral originaria.