Sábado, 27 de mayo del 2017
Idioma Es Pt En

Colombia se encuentra en medio de la discusión por licitar la banda de 700 MHz a los operadores móviles para ofrecer mejores servicios o continuar retrasando el acceso a mayor espectro ante la presión de ciertos operadores. La banda de 700 Mhz representa una de las principales oportunidades de los países para incrementar la cobertura y la calidad de los servicios, considerando las capacidades técnicas de la propia banda.

Desde la última licitación de espectro ocurrida en 2014, Colombia tiene asignados 362 MHz de espectro radioeléctrico, lo que representa aproximadamente 27.9 por ciento de la cantidad de espectro recomendada por Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) para 2015 (1,300 MHz) y 21.08 por ciento de las recomendaciones necesarias para cubrir la demanda de datos hacia 2020 (1,720 MHz).

Aunque Colombia se mantiene como uno de los países con la mayor asignación de espectro en América Latina, la creciente demanda de servicios presionan a las empresas por incrementar la inversión en despliegue de nuevas redes de telecomunicaciones.

En Colombia, hasta el cuarto trimestre de 2016 se tenían registradas 58.68 millones de conexiones móviles, lo que significa que había poco más de 120 dispositivos por cada 100 habitantes en el país. Asimismo, se estima que había 23.75 millones de conexiones móviles a Internet, a través de todas las tecnologías y ofertas comerciales disponibles por parte de los operadores.

El uso de 4G mantiene una tendencia de penetración positiva en la población colombiana, conforme los operadores continúan los esfuerzos de despliegue, no sólo en mayor cobertura, sino en mejor calidad. Hasta noviembre de 2016, la disponibilidad de 4G-LTE entre los usuarios móviles colombianos era de 59.81 por ciento del tiempo, según cifras disponibles de OpenSignal hasta noviembre de 2016. OpenSignal también estima que la velocidad de la red LTE en Colombia era de 8.07 Mbps, nivel relativamente más alto al registrado en otros de sus pares latinoamericanos como Brasil (7.43 Mbps) o México (7.93 Mbps), pero por debajo de Chile (8.77 Mbps), Perú (9.11 Mbps) y Uruguay (10.21 Mbps).

En ese sentido, la banda de 700 MHz juega un papel esencial en incrementar la cobertura de las redes 4G para la población, conforme esta red se convierte en uno de los principales habilitadores para llevar Internet a la población.

Proporcionar suficiente capacidad de espectro para los operadores de telecomunicaciones se ha incluido en las agendas públicas de todos los países como un tema prioritario. Esta necesidad ha obligado a una mayor coordinación entre gobierno y operadores de telecomunicaciones que permita accesibilidad y, sobre todo, eficiencia en la gestión y explotación de dicho recurso, que al ser un bien público (recurso natural) es administrado por el Estado.

¿Por qué es tan importante?

La Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), en su recomendación M.1036-4, estableció el uso de la banda de 700 MHz como óptima para la provisión de servicios de banda ancha móvil, debido a que en sus propiedades tiene diversas ventajas como una alta propagación para incrementar la cobertura, facilidad para atravesar paredes y otras barreras físicas, una relativa baja inversión en infraestructura, además de ser apta para tecnologías de cuarta generación (4G LTE).

La ventaja de esta banda radica en su capacidad de cobertura y propagación de la señal, permitiendo un menor despliegue de infraestructura como torres y antenas para los operadores. Derivado de ello, los gobiernos están otorgando acceso a la red para ofrecer mayor cobertura, especialmente en áreas desatendidas o subatendidas, para lo cual han impuesto compromisos de cobertura y despliegue a los operadores concesionarios de esta red donde ha sido licitada.

En términos de infraestructura, un operador en la banda de 700 MHz requiere cinco radiobases menos para cubrir la misma superficie que un operador en la banda de 2,100 MHz.

  

Ventajas de la banda de 700 MHz

  • Amplia cobertura.

  • Economías de escala para los fabricantes de dispositivos móviles.

  • Armonización del espectro a través de la canalización de la Telecomunidad Asia-Pacífico.

  • Oportunidad para los actuales operadores móviles de evolucionar a redes de cuarta generación mediante la tecnología LTE.

  • Oportunidad para descongestionar las redes de datos móviles.

 

Esta banda es popularmente conocida como “dividendo digital”, porque ha sido liberada con el proceso de transición a la Televisión Digital Terrestre (TDT), luego de que estaba destinada a servicios de radiodifusión analógica o seguridad nacional, como es el caso de las Fuerzas Armadas en Colombia.

De acuerdo al estudio Beneficios económicos del dividendo digital, distribuido por la GSMA, se estima que si el “dividendo digital” fuese asignado a la banda ancha móvil, ésta contribuiría con entre 8 mil 296 y 10 mil 815 millones de dólares en los países estudiados: Argentina, Brasil, Colombia, México y Perú; mientras que para el resto de la región el valor sería de entre 3 mil 364 y 3 mil 993 millones de dólares, si se considera la asignación de 60 MHz del espectro.

Fuente: GSMA, Beneficios económicos del dividendo digital.

 

Como lo detalla el estudio de la GSMA y AHSIET presentado desde 2011, en Colombia se pueden generar beneficios por la asignación de entre 366 a 548 millones de dólares, un impacto económico de 313 millones de dólares (mdd) en la adquisición de bienes productivos, de 16 mdd en adquisición de servicios y de 19 mdd en servicios comerciales.

La canalización (segmentación) de esta banda de espectro se puede realizar a través de diferentes estándares. Actualmente, debido a su adopción y la disponibilidad de equipos resaltan dos, principalmente: la canalización A4 estadounidense y canadiense y la de Asia-Pacífico, A5, también conocida como APT700. Esta última fue desarrollada por la comunidad Asia-Pacífico y se coloca como el principal estándar elegido en países de dicha región y de América Latina. Actualmente, dicha segmentación de la banda de 700 MHz ha sido adoptada por diversos países de la región: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, México, Panamá y Uruguay.

La principal diferencia entre ambas canalizaciones radica en que el modelo desarrollado por Estados Unidos, también conocido como A4, establece 24 MHz de espectro (canales del 62 al 64 y del 67 al 69) para servicios de seguridad nacional y servicios públicos, que serán operados a través de asociaciones público-privadas. Dicha segmentación limita la cantidad espectral que se puede destinar para operadores comerciales y su posterior uso para fomentar conectividad a través de banda ancha móvil.

Por su parte, el estándar APT permite la canalización de la banda de 700 MHz en dos porciones de 45 MHz, una para subir datos y otra para descarga, con un espacio o guarda de 10 MHz entre las sub-bandas (bajo el esquema Frequency Division Duplex (FDD)), lo cual permitiría dar espacio a cuatro operadores comerciales, sin segmentos dedicados para servicios de seguridad nacional; o bien, tres operadores comerciales y una reserva para servicios de seguridad nacional. Asimismo, este modelo cuenta con bandas de guarda para proteger de interferencias perjudiciales el espectro adyacente, tanto el de televisión en la parte baja (600 MHz) como el de servicios de voz móviles en la parte alta (800 MHz).

 

 

   

703-748 MHz

 

758-803 MHz

   

Televisión

(600 MHz)

Guarda

Transmisión estación móvil (terminales de usuario)

Separación dúplex

Transmisión estación base

Guarda

Celular

(800 MHz)

 

5 MHz

45 MHz

10 MHz

45 MHz

5 MHz

 

 

 

Adicionalmente, la principal ventaja del estándar APT es que al ser utilizado por una mayor cantidad de países, permite la armonización regional del espectro, permitiendo que los usuarios puedan utilizar sus dispositivos en esta banda en un mayor número de regiones (es el caso del nuevo iPhone 6 y 7).

Además, se garantiza que los fabricantes de equipos transmisores y dispositivos terminales para el usuario final generen economías de escala, permitiendo la reducción de costos y haciendo aún más accesibles los servicios y la infraestructura de telecomunicaciones, como pudiera ser la itinerancia internacional.

Hasta enero de 2017, más de 50 países se habían comprometido, asignado o planeado la asignación de la banda de 700 MHz a servicios móviles avanzados bajo el esquema APT700. Asimismo, se han contabilizado cerca de 550 dispositivos, entre smartphones, tabletas, CPEs y MiFis que operan en esta banda.

La GSA estima que hasta enero de 2017 se habían lanzado comercialmente un total de 34 redes LTE en la banda de 700 MHz.

 

Redes APT700

País

Licitación

Despliegue

Digicel

Papúa Nueva Guinea

abr-12

26/03/2014

FarEasTone

Taiwán

sep-13

03/06/2014

Taiwan Mobile

Taiwán

sep-13

04/06/2014

Vodafone

Nueva Zelanda

oct-13

18/07/2014

Optus

Australia

abr-13

23/07/2014

Telstra

Australia

abr-13

25/07/2014

Spark

Nueva Zelanda

oct-13

28/08/2014

Asia Pacific Telecom

Taiwán

sep-13

24/12/2014

2degrees

Nueva Zelanda

oct-13

26/01/2015

Cable & Wireless

Panamá

 

11/03/2015

Movistar

Panamá

 

27/03/2015

Ambit Microsystems

Taiwan

sep-13

15/05/2015

KDDI

Japón

 

2015

NTT Docomo

Japón

 

2015

Claro

Panamá

 

06/08/2015

Movistar

Perú

may-16

25/07/2016

Digicel

Vanuatu

 

19/01/2016

Telesur

Suriname

 

29/01/2016

TashiCell

Bután

 

02/04/2016

Entel PCS

Chile

feb-14

17/05/2016

Movistar

Chile

feb-14

17/05/2016

Personal

Argentina

 

2016

Bouygues Telecom

Francia

 

2016

Free Mobile

Francia

 

2016

Globe

Filipinas

 

06/06/2016

Smart

Filipinas

 

06/06/2016

Claro

Brasil

sep-14

15/06/2016

TIM

Brasil

sep-14

15/06/2016

Claro

Perú

 

06/09/2016

Glo

Nigeria

 

04/10/2016

Claro

Chile

 

18/10/2016

Telikom

Papúa Nueva Guinea

 

31/10/2016

Unitel

Mongolia

 

01/11/2016

Algar Telecom

Brasil

 

18/11/2016

 

Colombia, ¿a la zaga del desarrollo?

Así, pese a haber liderado el debate sobre la asignación de la banda de 700 MHz, Colombia podría seguir rezagada en la asignación de este importante recurso, que podría no sólo habilitar más servicios para una mayor población, sino el potencial de reactivar el sector de telecomunicaciones colombiano que muestra un crecimiento menor a la economía en general.

Pese a la temprana decisión de liberar la banda de 700 MHz para servicios móviles y ser el primer país en adoptar de manera oficial el estándar APT en la región de América Latina, Colombia no ha definido la licitación de espectro en dicha banda.

Desde el 30 de mayo de 2012, la Agencia Nacional del Espectro (ANE) había anunciado que Colombia adoptaría el estándar APT para la segmentación de la banda de 700 MHz, alineada a la transición a la TDT. En su momento, fue el primer país de la región en confirmar la elección de dicha canalización.

Posteriormente, el 12 de diciembre de 2012, mediante la Resolución 668, la ANE designó la banda de 700 MHz para uso exclusivo de servicios de telecomunicaciones móviles terrestres 4G.

En 2013, Colombia realizó la licitación de las bandas de 1.7 GHz (AWS) y de 2.5 GHz. En esta licitación entraron nuevos competidores sin una robusta capacidad de inversión y despliegue de redes, en tanto que se decidió excluir a Claro de América Móvil de la banda AWS y sólo se le permitió participar en la de 2.5 GHz.

Cabe destacar que en los países donde se ha licitado la banda de 700 MHz, los bloques han sido asignados a los operadores móviles establecidos, precisamente para darles la oportunidad de que amplíen la cobertura y calidad de los servicios, con base en los objetivos de política pública, conectividad y servicio universal definidos por los gobiernos.

En mayo de 2015, Colombia publica la consulta para la asignación de la banda de 700 MHz, y remanente en 900 MHz, 1.9 GHz y 2.5 GHz.

Finalmente, en febrero de 2017 el gobierno retomó el proceso de consulta para la licitación de bandas de 700 MHz y 1,900 MHz. En este momento está el debate que va más allá de la disputa entre los operadores: ¿Colombia quiere detonar nuevamente su sector de telecomunicaciones, acelerar su entrada a la economía digital, ampliar la cobertura de los servicios móviles, incrementar la penetración de tecnología 4G-LTE y sus aplicaciones, cumplir con los objetivos del Plan Vive Digital y contribuir a erradicar la pobreza y contribuir al proceso de paz mediante el empleo de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones?

Si la respuesta es afirmativa, hay que sacar la banda de 700 MHz del cajón donde está ociosa y asignarla a los operadores establecidos, porque la inversión en infraestructura es una aliada del desarrollo en Colombia.

Publicado en Colaboradores

El desarrollo de las comunicaciones móviles que hemos presenciado durante los últimos años tiene un protagonista de primer orden y del que poco escuchamos hablar: el espectro radioeléctrico. Este recurso natural, que es manejado por el Estado, permite que usted y yo podamos disfrutar de servicios como la radio, la televisión y la telefonía móvil.

Para entender qué es el espectro y cuál es su importancia hay que empezar por explicar algunos conceptos relacionados con el tema. El espectro se puede asemejar a una autopista a través de la cual viajan las ondas electromagnéticas. Dicho tránsito se realiza en una serie de carriles (bandas de frecuencia), las cuales tienen características técnicas que definen la velocidad y calidad a las que las ondas pueden viajar. 

Las bandas de frecuencia se dividen en dos segmentos: las bandas altas y las bandas bajas, y son estas últimas las que mayor interés generan entre los operadores de telecomunicaciones móviles. El motivo es simple: las bandas bajas permiten una mayor propagación de ondas con una menor instalación de infraestructura.

El preciado ‘dividendo digital’

En el segmento de las bandas bajas se ubica la banda de 700 megahercios (MHz), también conocida como el ‘dividendo digital’. ¿Qué hace tan especial esta banda de espectro? De acuerdo con cálculos de la Asociación GSM (que reúne más de 300 operadores de telecomunicaciones del mundo), los costos de la instalación de infraestructura para dar cobertura de banda ancha móvil se reducen a una tercera parte cuando se usa la banda de 700 MHz.

La banda de 700 MHz tiene otra característica que la hace sobresaliente frente a otros segmentos de espectro, y es su mayor penetración al interior de edificios y entornos cerrados. Según un documento de la organización 5G Américas, el cual cita estudios de Small Cell Forum, “el 50 por ciento del tráfico de voz y alrededor del 80 por ciento del tráfico de datos móviles se cursa en entornos cerrados. Las bandas bajas, menores a 1.000 MHz, tienen una mayor penetración en estos espacios”.

Debido a las bondades de la banda de 700 MHz para la conectividad móvil, en años recientes muchos países de América Latina han iniciado planes para ‘limpiar’ este segmento del espectro, que en muchos casos se estaba usando para la transmisión de señales de televisión análoga, la cual está siendo apagada para dar paso a la tecnología digital.

El panorama para la subasta de espectro en Colombia

Uno de los países que ha hecho esta transición para limpiar su banda de 700 MHz es Colombia, que en el 2019 espera ‘apagar’ definitivamente la televisión análoga, y usará este espectro para impulsar la conectividad de banda ancha a través de redes móviles.

Como parte de dicho proceso, en febrero de este año el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (MinTIC) y la Agencia Nacional del Espectro (ANE) iniciaron el trámite para adjudicar el ‘dividendo digital’ en Colombia. Como primer paso, el Gobierno presentó para comentarios el borrador del proyecto de asignación para espectro en las bandas de 700 MHz y 1.900 MHz.

Aunque la asignación del ‘dividendo digital’ en el país debe ser gestionada por el Gobierno, el éxito del proceso va a depender en gran parte del interés que muestren los operadores de telecomunicaciones por hacer parte de la subasta.

EL GOBIERNO HA REITERADO SU INTERÉS DE HACER LA SUBASTA DE ESPECTRO.

Ese es precisamente el primer obstáculo que le ha aparecido para el proceso de asignación de la banda de 700 MHz. En un reciente foro organizado por el Ministerio TIC, los principales operadores móviles mostraron cuál es su posición frente a la subasta: si bien todos quieren parte del ‘dividendo digital’, ninguno ve con buenos ojos las condiciones bajo las cuales se está realizando el proceso, por lo que lograr un acuerdo entre los posibles participantes parece una tarea complicada para el Gobierno.

Posiciones encontradas

TigoUne, una de las empresas participantes del foro, dejó claro que no considera que sea el mejor momento para llevar a cabo la subasta. “En el mercado móvil ya está consolidada la posición de un operador dominante y, por eso, es necesario hacer efectivas medidas que solucionen los problemas de competencia que existen para evitar esa concentración en el servicio de voz y datos, ya que eso se traduce en una pérdida de beneficio para los usuarios”, señaló la compañía durante el evento.

Movistar también hizo referencia a las condiciones de mercado en cuanto a demanda de servicios de telecomunicaciones. Aunque las principales preocupaciones de la compañía estuvieron relacionadas con las condiciones de competencia del mercado colombiano, refiriéndose específicamente a Claro y su participación en los mercados de voz y datos.

Por su parte, Claro hizo énfasis en su inquietud frente a la participación del Estado en operadores del sector de telecomunicaciones, un hecho que, según la multinacional, genera asimetrías regulatorias y podría afectar el proceso de subasta.

Poco ‘ambiente’ en el Congreso

El proceso de subasta del ‘dividendo digital’ también fue discutido recientemente en el Congreso de la República, donde los legisladores cuestionaron que el proceso de entrega de espectro se realice en medio de un panorama económico poco favorable para los operadores móviles.

Al igual que para algunas compañías del sector, entre los congresistas también hay señalamientos sobre la posible posición dominante de Claro en el mercado, y el posible efecto a futuro que podría traer el realizar la subasta bajo estas condiciones.

Se espera que en las próximas semanas el Gobierno siga adelantando nuevos foros y espacios de discusión en los que se conozca cómo va a llevar a cabo el proceso de subasta, el cual, según conocedores del sector y fuentes de la industria, está en riesgo de quedarse a mitad de camino.

Publicado en Infraestructura

En una carta dirigida al ministro de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, David Luna, el senador Jorge Enrique Robledo manifestó su inconformidad con el proceso para realizar la subasta del espectro de 700 MHz y advirtió sobre los riesgos de monopolización del mercado de las telecomunicaciones al no excluir al operador dominante, Claro. 

Robledo señaló: “La Superintendencia de Industria y Comercio resaltó el grave problema de concentración de las telecomunicaciones en Colombia (HHI medido en término de usuarios), al manifestar que independientemente de la variable de interés que se tome, tanto en telefonía móvil como en internet móvil se encuentra un nivel de concentración y posible dominancia en el mercado importante”.

Además, afirmó que Claro “concentra el 41 por ciento de los ingresos del sector de las telecomunicaciones y la empresa que le sigue, otra trasnacional, tiene una participación 2,5 veces inferior”. 

El senador finalizó la comunicación planteándole varios interrogantes al ministro: ¿Cuál será el impacto de esta nueva subasta sobre la concentración de usuarios, ingresos y tráfico a manos del dominante? ¿Qué cambió en el mercado de las telecomunicaciones para que Usted en el 2015 dijera que los topes de espectro no se iban a modificar y ahora sí pretenda modificarlos? ¿Cuáles estudios respaldan la subasta que ahora se pretende adelantar? ¿Cuáles contratistas han asesorado al Ministerio en la estructuración de esta subasta? 

En la mañana de este miércoles, Luna está citado en la Comisión Sexta de la Cámara de Representantes para explicar, entre otras cosas, si el mercado de datos móviles está listo para esta subasta y los detalles de cuánto dinero pretende recaudar el Gobierno.

También deberá explicar si la subasta resuelve o agrava los problemas de competencia detectados por la Comisión de Regulación de comunicaciones, CRC, en el mercado de las telecomunicaciones móviles y si podrán participar en la subasta los operadores que en la actualidad ya alcanzaron el tope de espectro. 

Igualmente, el Ministro tendrá que indicar los resultados del despliegue de 4G y explicar los objetivos de la subasta de la banda de 700 MHz, así como el cronograma de adjudicación, cuáles son sus ventajas en términos de costos de despliegue cobertura, velocidades, funcionalidades y los beneficios para la sociedad. 

Luna está llamado a dar detalles sobre el mecanismo de subasta que se utilizará y la forma cómo se garantiza la transparencia del proceso y la maximización de recursos para el Estado en la asignación del espectro radioeléctrico. 

Publicado en Banda ancha

El ministro de las TIC está interesado en los recursos que podría obtener de los derechos de asignación de un pedazo del espectro de la banda electromagnética para la operación del internet móvil, 400.000 millones de pesos por los derechos sobre 70 MHz en la banda de 700 MHz y $20.000 millones por 5 MH, pero el sector le exige unas respuestas previas: definir la situación de competitividad del mercado ante la posición dominante de Comcel-Claro que al tener un 60% de los ingresos, que el Estado defina su doble condición como regulador y competidor al ser dueño del 32,5% de Colombia Telecomounicaciones – Telefónica, y aclarar la “capitalización” que está en proceso, así como resolver las obligaciones de cobertura y roaming asimétricas que favorecen a unos competidores sobre otros.

El último espectro licitado hace tres años (AWS y 2.600 MHz) apenas está siendo utilizada en un 60% de su capacidad planificada.

 
 

El ministro David Luna ha indicado que los recursos se utilizarán en la reconstrucción de Mocoa, a pesar de ser política de estado que los fondos que se recolectan por el Fondo de Comunicaciones se utilicen para financiar proyectos TIC como el Plan Vive Digital y no desvciarlos especialmente en época pre-electoral.

Publicado en Banda ancha

El consumo de datos en Colombia aumentó 35% durante el último año. Garantizar que el país tenga la capacidad de soportar ese tráfico y ritmo de crecimiento es uno de los factores que hacen al gobierno estar seguro de que este es el momento de poner en servicio para móviles más espectro radioeléctrico, la autopista invisible por donde viajan las telecomunicaciones.

Actualmente, el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (Mintic) está discutiendo con los diferentes interesados un proceso de subasta de la banda de 700 MHz, la más apetecida por los operadores móviles, debido a que ofrece gran cobertura y muy buena calidad, dos características difíciles de encontrar juntas en el resto del espectro radioeléctrico.

Sin embargo, han surgido críticas en cuanto al tiempo y las condiciones en el que se desarrolla el proceso. Una de ellas es que se permita la participación del operador más grande del país, Claro, pues, consideran algunos detractores, esto fortalecería su posición de dominio.

En una carta dirigida al ministro TIC, David Luna, el senador del Polo Democrático Jorge Enrique Robledo afirma: “Claro-Comcel sigue siendo, de lejos, la mayor empresa de telecomunicaciones en Colombia. La trasnacional concentra el 41 por ciento de los ingresos del sector de las telecomunicaciones y la empresa que le sigue, otra trasnacional, tiene una participación 2,5 veces inferior”.

El senador se opone a que por iniciativa del Gobierno se quieran cambiar los topes o la cantidad máxima de espectro que puede tener un operador, lo cual permitiría a Claro pujar por la banda 700. Hoy está establecido que en la parte del espectro que ofrece mayor cobertura los operadores pueden tener 30 MHz, pero un borrador del Mintic busca que esa cifra pase a 45 MHz. Claro y Movistar tienen 25 MHz cada uno.

El ministro Luna explicó, al término de un debate en la Cámara de Representantes, que los asuntos sobre la competencia en este sector están a cargo de la Comisión Regulación de Comunicaciones (CRC), “que se encarga de evitar desequilibrios en el mercado”.

Al respecto, un vocero de Claro afirmó: “Según la GSMA (el gremio mundial de móviles), las asignaciones de espectro no se utilizan para resolver factores de competencia. La CRC, en los estudios que ha publicado para comentarios, no identifica el espectro como un elemento que impida la competencia. Por el contrario, asignar espectro invita a los operadores a invertir en favor de calidad y cobertura y a competir en beneficio de los usuarios”.

Otra de las críticas es el momento, la coyuntura. De acuerdo con Marcelo Cataldo, presidente de Tigo-Une, “la situación económica de la industria móvil no es la mejor, ya que se ha presentado un decrecimiento del 5,4% en el último año, lo que ha dificultado el retorno de la inversión y que, sumado con la devaluación del peso colombiano, la caída en el consumo y en los ingresos del país. Esto hace que las condiciones para la subasta sean mucho más complejas”.

Para el Mintic y sus entidades técnicas, sin embargo, no se le puede dar más largas al proceso. “Soportar el tráfico de datos podría estar en riesgo”, señaló el ministro TIC. El funcionario explicó que se continuarán haciendo foros para discutir un tema de gran trascendencia como este, y que la cartera de tecnologías analizará propuestas como ampliar los periodos de adjudicación de espectro (que hoy están en 10 años) hasta 15 o 20 años.

Publicado en Banda ancha
«InicioAnterior12345678910SiguienteFinal»
Página 1 de 63
 
« Mayo 2017 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        

 

  



Es una publicación de Cultura, Comunicación y Desarrollo, S.C. Todos los derechos reservados © 2017

Los nombres de los espacios Mediatelecom Minuto a Minuto, Mediatelecom Américas, Sociedad de la Información e Internet y Telecomunicaciones,
Sociedad y Desarrollo son segmentos de Cultura, Comunicación y Desarrollo, S.C que ofrecen un servicio sin fines de
lucro y proporcionan el enlace directo a la fuente original, respetando los derechos de autor del editor y del autor sin alterar o
modificar parcial o totalmente la obra autoral originaria.