Martes, 21 de noviembre del 2017
Idioma Es Pt En

La evolución de 4G-LTE en América Latina

- 15.05.2017, 11:25
disminuir el tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente

Las telecomunicaciones son un motor de desarrollo para las naciones y sus avances son impresionantes desde cualquier punto de vista. El cambio generacional hacia redes de banda ancha móvil, así como de teléfonos inteligentes (smartphones), es muestra de ello. La creciente adopción de estos dispositivos y de otros equipos móviles como las tabletas, producen una mayor demanda de capacidades de las redes móviles que permiten un uso de aplicaciones intensivas en datos, tales como video, música y otros servicios.

A nivel mundial el crecimiento de teléfonos inteligentes continúa en ascenso. Este crecimiento es mucho mayor en teléfonos inteligentes con capacidad de LTE y es en economías emergentes donde se produce una mayor adopción. Dentro de estas economías, América Latina juega un papel muy importante, siendo Brasil, México y Colombia los países con una mayor adopción de teléfonos inteligentes en la región. Sin lugar a dudas, este crecimiento se ocurre en función de la popularidad de estos dispositivos, derivado de un mayor uso de aplicaciones como Skype, WhatsApp, Twitter, Facebook, YouTube, entre otras.

En el contexto anterior, los usuarios móviles demandan cada vez más y mejores servicios de datos que son bien manejados por redes 4G-LTE. Este tipo de redes proporcionan mayores velocidades y, al mismo tiempo, son totalmente IP, lo que significa que es una tecnología ideal para el manejo de datos, por lo que sus beneficios van más allá de la velocidad.

En junio de 2016 había 59 redes LTE en 18 países de América Latina. El despliegue de estas redes en la región continúa creciendo. De acuerdo con GSMA, las redes de banda ancha móvil (3G y 4G) representaron 61 por ciento del total de conexiones móviles en América Latina en 2016 y se espera que representen 80 por ciento en el año 2020. En este periodo, la proporción de redes 4G se duplicará de 16 a 38 por ciento.

Argentina

Argentina inició tardíamente el lanzamiento de servicios móviles con tecnología LTE (diciembre de 2014). No obstante, los esfuerzos de los operadores móviles en Argentina han sido significativos. El consumidor argentino tiene cada vez más servicios móviles vía LTE (3 de cada 10 argentinos utilizaban 4G en 2016), aunque con una baja velocidad si la comparamos con otros países de la región (ver figura 1).

Figura 1. Fuente: elaborada con datos de OpenSignal Global State of Mobile Networks (febrero de 2017).

 

Uno de los factores que ha influido en las bajas velocidades de banda ancha móvil es la escasez de espectro que han experimentado los operadores móviles de este país; sin embargo, con la adjudicación de frecuencias en la banda de 700 MHz se está agregando mayor capacidad a las redes móviles. Se espera que el tema de la velocidad, así como la calidad de servicios, mejore en función del despeje de la banda de 700 MHz que estaba ocupada por operadores básicamente de televisión digital en UHF. Con la liberación de este espectro se inicia el proceso de ingreso de nuevos Operadores Móviles Virtuales (OMVs).

Sin embargo, existen conflictos para los OMVs. Las licencias de la banda de 700 MHz que fueron otorgadas en diciembre de 2014 ya han sido asignadas a los operadores móviles con excepción de Buenos Aires. En la capital del país, Telecentro no ha entregado a las autoridades la banda que utiliza para dar servicios de televisión. La disputa por esta banda ha imposibilitado la entrada de Virgin Mobile en Argentina en función de la imposibilidad de Virgin Mobile de llegar a acuerdos con los operadores móviles en la cuidad de Buenos Aires, dado que la banda está ocupada. No obstante lo anterior, la liberación de este espectro les permitirá a los tres grandes operadores argentinos cumplir con los tiempos pactados para el despliegue de su red 4G.

Por otra parte, las inversiones del sector de telecomunicaciones se han ido concentrando en el desarrollo de redes 4G en función del compromiso de los operadores móviles de mantener las mismas cuando se licitaron las frecuencias. Estas se podrían incrementar en función del despeje de la banda de 700 MHz, ya que existe un compromiso real por parte de los operadores móviles en materia de inversiones que les permita proporcionar cobertura, servicios y conectividad. Al mismo tiempo, los operadores requieren continuar invirtiendo para responder a las demandas de los usuarios móviles que requieren cada vez más servicios 4G.

El Decreto de Convergencia liberado por el presidente Macri en enero de 2017 considera la entrada de Cablevisión al mercado móvil, ofreciendo servicios de 4G vía Nextel. En marzo de 2017, el regulador Argentino, Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom), aceptó que Cablevisión pueda canjear los 20 MHz de la banda de 2.5 GHz por otros 20 MHz en la banda de 700 MHz, siempre y cuando Cablevisión dé cobertura y servicios a 147 localidades donde aún no opera.

Brasil

La introducción de LTE en el mercado brasileño se realizó en 2012, después de la subasta de la banda de frecuencias de 2.5 GHz. Para poder dar servicios de banda ancha móvil con esta tecnología, la Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel) estableció varias condiciones a los operadores. Una de ellas fue cubrir todas las ciudades en donde se realizaría la Copa Mundial de Futbol de 2014 antes de finalizar 2013. También se condicionó a los operadores a cubrir todas las ciudades con más de 20 mil habitantes a más tardar a finales de 2015, así como proporcionar servicios 4G en ciertas áreas rurales que utilizaban la banda de 450 MHz.

Los requerimientos emitidos por el regulador y los esfuerzos de los operadores hicieron factible que 81 municipios de Brasil tuvieran cobertura 4G, incluidas 12 ciudades en donde se efectuaría la Copa Mundial de Futbol a finales de 2013.

En el último trimestre de 2014, la Anatel subastó la banda de 700 MHz para servicios 4G; sin embargo, el despeje de la banda fue lento en función de que estaba ocupada por operadores de televisión y los operadores móviles debían pagarles por la transición de televisión analógica a digital, lo cual produjo una gran controversia.  

Datos de 5G Américas manifiestan que en el primer trimestre de 2016, 55.1 por ciento de la población estaba cubierta con tecnología LTE, un 10 por ciento de incremento con respecto al año anterior. En ese mismo trimestre, había 178 millones de conexiones de banda ancha móvil utilizadas por teléfonos inteligentes, de los cuales 145.5 millones eran 3G y 32.4 millones, 4G.

Al día de hoy, la velocidad promedio en Brasil de la banda ancha móvil es cada vez más rápida, siendo el operador Claro el líder en este aspecto y desplazando en este rubro a TIM, de acuerdo con OpenSignal. El operador mexicano tiene velocidades promedio de 27.5 Mbps, el doble que TIM y Oi. Sin embargo, en términos de cobertura, TIM es el líder, siendo el primer operador móvil en utilizar la banda de 2,600 MHz y en optimizar la banda de 1,800 MHz para servicios 4G. TIM prepara su red en la banda de 700 MHz a efecto de tener una buena cobertura en interiores, así como en zonas rurales para dispositivos habilitados para 4G.

Sin lugar a dudas, la adopción de tecnología 4G en Brasil mantendrá un crecimiento positivo, ya que no obstante la recesión económica que ha enfrentado Brasil, la tasa de crecimiento de teléfonos inteligentes fue de 53 por ciento en 2016. Lo que implica que para soportar el creciente tráfico por parte de los teléfonos inteligentes será necesario tener redes 4G cada vez más robustas.

Colombia

Colombia fue uno de los pioneros en el desarrollo de LTE en América Latina, introduciendo servicios de banda ancha móvil con esta tecnología en 2012, un poco después de jugadores como Sprint y T-Mobile en Estados Unidos. El crecimiento de esta plataforma tuvo un importante auge en 2014, con una cobertura poblacional de 50 por ciento, una vez que se subastaron 3 bloques de la banda AWS y 4 bloques de la banda de 2.5 GHz en junio del 2013, lo cual también detonó importantes inversiones.

No obstante lo anterior, la demorada licitación de la frecuencia de 700 MHz ha limitado el crecimiento de LTE en Colombia. De acuerdo con 5G Américas, la penetración de LTE en Colombia se ubicó en 12.29 por ciento en el segundo trimestre de 2016 (ver figura 2), por debajo del promedio de América Latina que fue de 14.18 por ciento. La mencionada licitación ha venido retrasándose hasta ahora, entre otras cosas por estar ocupada por operadores de televisión abierta. No obstante, en marzo de 2017 el gobierno de Colombia inició una consulta pública para realizar la licitación de la banda de 700 MHz, así como la de 1,900 MHz; sin embargo, la subasta ha dividido opiniones en el Congreso, lo cual podría demorar aún más la asignación de este preciado recurso para los operadores móviles de este país.

Figura 2. Fuente: 5G Americas.

 

Por otra parte, el total de líneas LTE representaban 7.6 por ciento (4.3 millones) del total de líneas móviles en Colombia en 2015, de acuerdo con datos de 5G Américas. A finales de 2016 el número de conexiones LTE llegaron a 7.2 millones, un crecimiento de 67 por ciento, ubicando a Colombia como el cuarto país en América Latina con más conexiones de LTE en América Latina.

Al igual que en el resto de la región, el crecimiento de los teléfonos inteligentes tendrá un impacto positivo en el desarrollo de LTE. Cifras de 451 Research señalan que en 2015 existían 17.9 millones de teléfonos inteligentes y que esta cifra llegará a 35.1 millones, un crecimiento de 77.1 por ciento, lo cual indica que será importante una mayor cantidad de infraestructura LTE que soporte un mayor número de teléfonos inteligentes.

México

La reforma en materia de telecomunicaciones de 2013 ha traído importantes avances en el mercado de telecomunicaciones. México ahora cuenta con las tarifas más bajas en soluciones móviles en América Latina. La entrada de nuevos operadores ha agregado una mayor competencia. AT&T llegó al mercado a finales de 2014 con la adquisición de Iusacell y, posteriormente, con la adquisición de Nextel, introduciendo precios agresivos así como una mayor expansión de infraestructura 4G. Por su parte, América Móvil ha continuado expandiendo y actualizando su red 4G, mientras que Movistar ha incursionado con 4G en áreas donde no estaba presente.

Las inversiones de estos operadores están focalizadas en infraestructura 4G que les permita incrementar su cobertura a nivel nacional. AT&T anunció inversiones por 3 mil millones de dólares hasta 2018 con el objetivo de dar cobertura a 75 por ciento de la población en 2016 y 100 por ciento en 2018.

El proyecto de la Red Compartida, cuyo ganador fue el Consorcio Altán, tiene el propósito de dar cobertura a 92.2 por ciento de la población con tecnología LTE en la banda de 700 MHz, comprometiendo inversiones por 7 mil millones de dólares. La Red Compartida deberá iniciar operaciones en 2018 proporcionando cobertura a 30 por ciento de la población. Lo anterior representa un potencial crecimiento de la tecnología LTE en el país.

Ultravisión es otro jugador dispuesto a ofrecer servicios de 4.5G. La primera fase del despliegue de red será en la segunda mitad de 2017 y estará soportada en 700 sitios para dar servicios a siete estados de la República.

En materia de espectro, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) autorizó la compra de América Móvil de 60 MHz de la banda de 2.5 GHz que pertenecía a MVS. El resto de la banda (130 MHz) será licitada en la segunda mitad de 2017; en el segundo trimestre del año se proporcionarán las bases de la licitación y en el tercer trimestre iniciará el proceso. Lo anterior otorgará un mayor espectro a todos los operadores para ofrecer soluciones 4G en México.

En cuanto a estadísticas, los suscriptores de 3G y 4G representaban 52 por ciento del total de suscriptores únicos en el país a finales de 2015, de acuerdo con GSMA. Es importante señalar que México es el segundo país con mayor cobertura de LTE, por debajo de Perú. Mientras que la cobertura de LTE en México es de 64.17 por ciento, la de Perú es de 67.01 por ciento.

Por otra parte, en materia de disponibilidad de 4G, AT&T supera a sus competidores con 71.5 por ciento, seguido por América Móvil con 69.4 por ciento y Movistar con 53.3 por ciento; sin embargo, América Móvil es líder en materia de velocidad con 24.81 Mbps. Lo anterior de acuerdo con el más reciente análisis de OpenSignal

Otros países

El desarrollo de LTE en otros países de la región ha mostrado avances significativos y continúa con una tendencia ascendente. Por ejemplo, Digicel planea invertir 450 millones de dólares en una red 4G en El Salvador en los próximos cinco años, mientras que Flow Barbados ha lanzado oficialmente servicios 4G en la isla. Ejemplos como los anteriores hay varios en la región que muestran una tasa de adopción de 4G muy favorable.

Contracción de inversiones

En América Latina el mercado móvil empieza a recuperar terreno en materia de precios en función de un mayor uso de datos por parte de los consumidores. Los servicios de voz cada vez representan un menor porcentaje del total de ingresos de los operadores. No obstante, en materia de inversión, se observará una contracción derivada de que el ciclo de inversión de LTE e infraestructura de fibra óptica para soportar el crecimiento de los datos móviles en los últimos tres años, ha llegado al tope y ahora los operadores más importantes en la región esperan la recuperación de sus inversiones.

Necesidad de espectro radioeléctrico

Es de vital importancia manifestar que la adopción de tecnologías 4G-LTE requiere de una mayor asignación de espectro radioeléctrico. De acuerdo con las recomendaciones de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), la región debería tener asignados 1,300 MHz de espectro; sin embargo, América Latina promedia (ya con la autorización del IFT a América Móvil de adquirir los 60 MHz de la banda de 2.5 GHz de MVS), 350 MHz de espectro asignado. Para el año 2020 la UIT recomienda asignar 1,720 MHz, lo cual representa un gran reto para los reguladores de la región.

Por último, es importante manifestar que la asignación de espectro en América Latina es crítica para el desarrollo de tecnologías 4G-LTE y más aún cuando en el escenario se vislumbran tecnologías mucho más sofisticadas como 5G. Cabe señalar que aunque la tecnología 5G tardará en ser adoptada en la región en función de la necesidad de los operadores móviles de recuperar sus inversiones en 4G-LTE, será de vital importancia que los reguladores tomen en cuenta las necesidades de espectro para ambas tecnologías. El trabajo en conjunto entre el regulador y la industria será vital para el desarrollo de la banda ancha móvil en América Latina.

Servando Vargas

Servando Vargas es consultor independiente especializado en telecomunicaciones.

Síguelo en Twitter: @ServandoVargas

 
« Noviembre 2017 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

 

  



Es una publicación de Cultura, Comunicación y Desarrollo, S.C. Todos los derechos reservados © 2017

Los nombres de los espacios Mediatelecom Minuto a Minuto, Mediatelecom Américas, Sociedad de la Información e Internet y Telecomunicaciones,
Sociedad y Desarrollo son segmentos de Cultura, Comunicación y Desarrollo, S.C que ofrecen un servicio sin fines de
lucro y proporcionan el enlace directo a la fuente original, respetando los derechos de autor del editor y del autor sin alterar o
modificar parcial o totalmente la obra autoral originaria.