Connect with us

COLUMNISTAS

Injusticia digital

Jorge Bravo

Published

on

El Economista – Jorge Bravo

Este artículo arroja una conclusión tan injusta como demostrable. Es injusta porque, en lo individual, muchos funcionarios públicos del sector de las telecomunicaciones y las TIC hicieron un gran esfuerzo por conectar y digitalizar México. Pero como gobierno, el sexenio del presidente Enrique Peña Nieto no cumplió con las metas de conectividad que se planteó en la reforma constitucional en materia de telecomunicaciones. Lo anterior debiera ser una enseñanza y advertencia para el nuevo gobierno de López Obrador que, además, enarbola una cuarta transformación (4T). Sin infraestructura de banda ancha esa 4T será o malograda o fracasada.

Al final de la administración peñista los esfuerzos individuales resultan irrelevantes, porque lo que se evalúa es el cumplimiento o no de los objetivos de inclusión digital. Vivimos en la sociedad de la información y en la industria de las telecomunicaciones los datos hablan por sí mismos.

En ese sentido, el sexenio de Peña Nieto no se distingue de sus predecesores, que desde Ernesto Zedillo, pasando por Vicente Fox y Felipe Calderón, tampoco cumplieron sus metas de conectividad.

Al inicio dije que este artículo arroja una conclusión injusta. La reforma en materia de telecomunicaciones, la ley secundaria y la regulación fueron muy ambiciosas y exigieron muchos recursos, esfuerzo y talento de las autoridades encargadas de implementar ese nuevo marco jurídico y diseño institucional.

El incumplimiento de los objetivos y metas plasmados en la propia Constitución desde 2013 tiene el agravante (a diferencia de los sexenios anteriores) de que no sólo le fallaron a la Carta Magna sino que además incumplieron el derecho fundamental de acceso a las TIC y su progresividad.

Aquí están los datos que lo demuestran:

1. Conectividad de los hogares y móvil

Le reforma constitucional planteó que la política de inclusión digital debía conectar, por lo menos, 70% de todos hogares. Según el Segundo informe trimestral estadístico 2018 del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), hasta junio de ese año, la penetración nacional de accesos del servicio fijo de internet por cada 100 hogares fue de 52 por ciento. El gobierno quedó a deber, pues el crecimiento en cinco años (del segundo trimestre de 2013 al mismo periodo de 2018) fue de apenas 20.9 por ciento.

Ni siquiera el servicio móvil de acceso a internet alcanzó esa meta constitucional, pues a junio de 2018 la teledensidad de internet móvil fue de 66 por ciento.

El último logro que festejó el diluido gobierno de Peña Nieto fue la firma del nuevo tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC). Nuestros socios comerciales tienen una penetración de internet fijo en los hogares de 86 y 100%, respectivamente. Sin duda, nuestra competitividad se ve mermada por un limitado acceso a las TIC, incluida la banda ancha.

2. Internet de alta velocidad para pymes

La política de inclusión digital también previó que 85% de todas las micros, pequeñas y medianas empresas a nivel nacional contaran con acceso de alta velocidad.

También en este rubro el sexenio falló, a pesar de los esfuerzos descomunales de sus funcionarios. Pero no sólo quedó a deber el gobierno federal, también el regulador, porque la Carta Magna señala que “el Instituto Federal de Telecomunicaciones deberá realizar las acciones necesarias para contribuir con los objetivos de la política de inclusión digital universal”.

Según el Anuario estadístico 2018 del IFT, a diciembre de 2017 la penetración de accesos de internet fijo por cada 100 unidades económicas fue de apenas 43 por ciento. A escala nacional existen más de cinco millones de unidades económicas, de las cuales 94% tiene 10 empleados o menos.

3. Internet tan rápido como la media de la OCDE

La reforma estipuló torpemente que las velocidades de descarga estuvieran de conformidad con el promedio registrado en los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Tanto en velocidad de banda ancha fija como móvil, México ocupa la última posición y además está lejos del promedio de los países de la OCDE. En esta otra meta tampoco se cumplió.

En las tres únicas metas mensurables de inclusión digital previstas en el artículo decimocuarto transitorio de la reforma constitucional no se alcanzaron los resultados. Es injusto recalcarlo pero también es objetivo. Pero no es injusto para los funcionarios que tanto se esmeraron pero sin enfocar sus esfuerzos, muchos de ellos incluso desempeñándose transexenalmente, sino para los millones de mexicanos que quedaron excluidos de la oportunidad digital.

Estas tres metas siguen impresas en el texto constitucional y siguen siendo una obligación para la nueva administración y el IFT. Es claro que la 4T elaborará su propia política de inclusión digital y sus muy particulares metas de conectividad y digitalización distintas a las que no cumplió el gobierno saliente. Por la gran importancia económica, política, social y cultural que tiene la conectividad, la cuarta transformación será digital o no será.

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

COLUMNISTAS

Oídos sordos del IFT y COFECE

Mediatelecom

Published

on

El Heraldo de México – Luis Soto

Los conflictos de interés crecen dentro de los órganos reguladores autónomos, pero son pocos los que responden con claridad, como es el caso del IFT y la Cofece.

Hace dos semanas, la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados aprobó, por unanimidad, un punto de acuerdo propuesto por el diputado Gerardo Fernández Noroña, del PT, en el que se citó a una reunión de trabajo a los titulares de dichos órganos para explicar los alcances de la fusión Disney-Fox en nuestro país. Aunado a ello, salieron a la luz elementos de sospecha en el IFT sobre un posible tráfico de influencias en la Unidad de Competencia Económica, encabezada por Georgina Santiago y sus ex jefes -ahora representantes de Disney-ErnestoEstrada y Eduardo Pérez Mota.

Sin embargo, nadie peló dicho exhorto, se quejó el propio Fernández Noroña. Y de qué se asombran, acotan los especialistas quienes recuerdan que el Senado de la República realizó un exhorto similar a los susodichos titulares de esos órganos regulatorios en noviembre pasado, que igualmente fue desoído.

Mientras tanto, el órgano que encabeza Gabriel Contreras prefiere seguir operando en secreto y, en lugar de dar una explicación pública, abierta y transparente sobre la polémica fusión Disney -Fox —hasta donde se lo permita la ley, claro-, trata de suavizar la presión política y a la opinión pública.

¡Pero no hay de qué preocuparse!, podría exclamar Contreras, ya que el lunes de la semana pasada -después de que ese órgano se constituyó en el año 2013- por fin publicaron el Código de Ética que deben seguir los servidores públicos. Vaya compromiso del IFT con la transparencia y la rendición de cuentas.

No en balde, el presidente Andrés Manuel López Obrador celebra que se estén agotando períodos y que algunos de los integrantes de los órganos reguladores estén renunciando para hacer posible su “purificación”.

Continue Reading

COLUMNISTAS

Baja inversión en Telecom

Mediatelecom

Published

on

El Heraldo de México – Rogelio Varela

En la medida en que ha perdido fuerza la competencia en las telecomunicaciones, las inversiones en ese sector han disminuido. La firma Communications Intelligence Unit (CIU) que comanda Ernesto Piedras acaba de realizar una especie de corte de caja de lo que ha significado la inversión en telecomunicaciones en el último lustro.

Las telecomunicaciones son un negocio intensivo en capital, en buena medida por la demanda creciente de servicios y por la innovación, de ahí que sea una condición clave para el desarrollo de ese sector.

A decir de CIU, al no existir un escenario óptimo de promoción de la competencia, se ha registrado un subejercicio de inversión en telecomunicaciones.

El reporte destaca que en los últimos cinco años se ha dado un escaso dinamismo en inversiones del operador principal o preponderante América Móvil que dirige Daniel Hajj, y entre 2013 y 2017 refiere una reducción de 43.3 por ciento las inversiones en México al pasar de 34.9 mil millones de pesos a sólo 19.8 mil millones de pesos.

En contraste, las otras firmas en telecom han elevado sus inversiones al saltar de 25 mil 900 millones de pesos a 41 mil 700 millones, lo que significó una subida de 61.2% en el periodo referido. El crecimiento de la inversión sectorial es atribuible a lo ejercido por operadores foráneos como AT&T y operadores nacionales como Grupo Televisa y Megacable que buscan consolidar su posición de mercado por la vía de las inversiones.

Así, entre 2013 a 2017, la tasa de crecimiento promedio anual de América Móvil fue de -5.4%, mientras que para Telefónica fue de 1.7%; Megacable, de 25.3; Televisa, de 26.9% y AT&T de 42.9 por ciento. El gobierno de Andrés Manuel López Obrador aún no ha hecho pública su estrategia para las telecomunicaciones, pero sería deseable que en dicho plan se incentive la competencia para reactivar inversiones que mucho contribuirán a elevar la conectividad que requiere mejorar el país.

Continue Reading

COLUMNISTAS

El declive de Televisa

Mediatelecom

Published

on

La Jornada – Miguel Pineda

Televisa, de Emilio Azcárraga, no ha logrado encontrar la cuadratura al círculo. Año tras año pierde participación de mercado frente a la competencia y no está claro cuál será el camino a seguir para salir de su profunda crisis de largo plazo.

La competencia en materia de video es cada vez más eficiente y poderosa. En el caso de la producción de series y películas la empresa de Azcárraga no tiene capacidad ni recursos para enfrentarse a Netflix, la cual obtiene ahora grandes reconocimientos por su película Roma.

En materia de deportes, otras empresas ofrecen mejores tratos a los clubes deportivos y en especial a los de futbol de Televisa. En ellos destaca Carso, de Carlos Slim, que puede comprar los derechos de transmisión nacionales o globales, como el Mundial de Futbol. Slim, desde hace años, está listo para ofrecer televisión de paga, pero por alguna extraña razón las autoridades no le han permitido entrar a ese mercado.

Ahora las autoridades de competencia darán un nuevo golpe a Televisa. Se trata de la aprobación, con diversos candados, de la fusión Disney-Fox. Esta integración ya fue autorizada en Europa y en Estados Unidos, y también se llevará a cabo en México, aun con las presiones en contra que realiza el equipo de Emilio Azcárraga. La razón es que no pone en riesgo la competencia porque no concentra una participación de mercado relevante, como sí sucede con Televisa.

Tanto en materia de deportes como en noticiarios la participación de Disney-Fox es mucho menor que la que concentra la empresa dominante en México. Tan sólo en futbol, Televisa concentra alrededor de 60 por ciento de las transmisiones exclusivas.

El concepto de la televisión, tal como se desarrolló a lo largo del siglo XX y en la primera década del actual, ya es obsoleto y ahora la gente quiere ver, escuchar e interactuar mediante imágenes, voz y videos en el momento y lugar que decida.

Esto no lo ofrecen las televisoras tradicionales, que rápidamente pierden clientes y poder económico y político. Este es el fenómeno por el que atraviesa Televisa y se refleja en sus finanzas y en el precio de su acción, que durante el año más reciente perdió la tercera parte de su valor en bolsa.

Continue Reading

GRÁFICAS

DÍA A DÍA

LO MÁS LEÍDO

Bitnami