Connect with us

COLUMNISTAS

Un lustro del Instituto Federal de Telecomunicaciones

Mediatelecom

Published

on

La Razón – Roberto García Requena

El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) cumplió el pasado 11 de septiembre 5 años de haber nacido, en los cuales se ha dado impulso a la competencia; se han reducido los precios de los servicios y se ha fomentado la participación de más jugadores en el mercado de radio y televisión abierta.

De los logros que se han obtenido en estos 5 años se encuentran, entre otros, y de acuerdo con el IFT, los siguientes:

•Los precios de la telefonía móvil bajaron 43 por ciento gracias a la eliminación de la larga distancia nacional y a la disminución de las tarifas de interconexión.

•Mayor participación en el PIB nacional. La participación en los sectores de Telecomunicaciones y Radiodifusión era en promedio de 1.6 por ciento entre 2011 y 2013; ésta aumentó, llegando a 2.4 por ciento en marzo de 2018.

•Hubo un incremento de la penetración de la TV de paga de 31 por ciento. En junio de 2013, 51 de cada 100 hogares contaban con este servicio; mientras que para marzo de 2018 ya eran 67.

•México es el primer país de América Latina en migrar a la Televisión Digital Terrestre.

•La cobertura de banda ancha fija estaba estancada antes de la reforma. Desde 2013, el servicio ha crecido 26.8 por ciento y ahora, más de la mitad de los hogares cuenta con Internet.

•En 2018, la velocidad de Internet fijo de entre 10 y 100 Mbps representa 80 por ciento de los accesos a Internet fijo; mientras que a principios de 2013 era solo 8 por ciento.

•Desde la creación del IFT, el espectro radioelectrónico asignado (para uso comercial) ha crecido 163 por ciento, pasando de 222 a 584 MHz.

Hay que decir que la Reforma en Telecomunicaciones de 2013, con la consecuente creación del nuevo órgano regulador, es de los logros más visibles de esta administración. Sin lugar a duda, los datos duros son alentadores en cuanto a crecimiento y penetración de servicios, así como en la disminución en los precios de éstos.

Sin embargo, hay un dato relevante que sigue preocupando, que es la concentración. Aunque se empieza a visualizar una leve tendencia a la baja, lo cierto es que el agente económico preponderante en las Telecomunicaciones permanece con concentraciones de mercado que están muy lejos de un entorno de competencia.

Los propios datos del IFT: en banda ancha móvil, Telcel en 2013 concentraba 82 por ciento de las líneas, ahora es 70 por ciento. En telefonía fija, Telmex tenía 70 por ciento de las líneas en 2013, y en 2018 concentra 60 por ciento. En telefonía móvil, Telcel en 2013 acaparaba 69 por ciento y ahora es de 64 por ciento. Estos datos reflejan que el mercado continúa altamente concentrado.

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

COLUMNISTAS

Segmento móvil al tercer trimestre de 2018

Mediatelecom

Published

on

El Heraldo de México – Gonzalo Rojon

Durante el tercer trimestre de 2018, el segmento de telecomunicaciones móviles en México continuó su dinámica de ascenso tanto en líneas como en ingresos.

En líneas, se contabilizaron 119.5 millones activas alcanzando una tasa anual de crecimiento de 5.7 por ciento, la mayor en los últimos cinco años.

Lo anterior se deriva del importante ejercicio de recursos de capital en infraestructura para mejorar la cobertura y calidad de los servicios, sobre todo por parte de los operadores competidores del preponderante.

En cuanto a los esquemas de pago, el segmento de telefonía móvil en México históricamente se encontraba compuesto por 15 por ciento de pospago y 85 por ciento de prepago, sin embargo, con la entrada en vigor de la Reforma a la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión y la llegada de AT&T, los precios sufrieron una disminución drástica, permitiendo que un mayor número de personas pudieran migrar a planes, de esta forma, al tercer trimestre, 18.2 por ciento de las líneas se contabilizan en pospago y 81.8 por ciento corresponden a Prepago.

Dentro de los operadores en el segmento, AT&T es la empresa con mayor proporción de usuarios de pospago con 34.9 por ciento de sus líneas en dicha modalidad, seguido por Telcel con una proporción de 17.8 por ciento.

Por su parte, 9.1 por ciento de las líneas de Movistar son de pospago haciéndolo así el operador con mayor proporción de líneas prepago.

Respecto a los ingresos, estos registraron un incremento de 10.4 por ciento respecto al mismo periodo de 2017.

El incremento en el consumo de datos y servicios de valor agregado, así como la expansión de la base de suscriptores pospago fueron las causas que generaron un ascenso en los ingresos del segmento móvil alcanzando 71 mil 186 millones de pesos.

Analizando los ingresos por operador, Telcel registró un aumento de 15 por ciento con respecto a lo reportado en el mismo periodo del año anterior, con ingresos de 50 mil 555 millones de pesos.

AT&T se mantiene como el segundo operador con mayor cantidad de ingresos obteniendo 13 mil 882 millones de pesos, que equivale a un crecimiento anual de 5.1 por ciento.

Por su parte, Movistar suma ingresos por 6 mil 448 millones de pesos, una reducción de 8.5 por ciento año con año. Finalmente, los Operadores Móviles Virtuales cuentan con una participación de 0.4 por ciento del mercado, registrando ingresos por 302 millones de pesos.

Esperemos que la estacionalidad de fin de año, impulsado por el buen fin y las fiestas decembrinas, permitan que el mercado de telefonía móvil continué con un marcado ascenso en generación de líneas e ingresos.

Será importante darle seguimiento a las promociones que ofrezcan los operadores en los próximos días pues de ellas dependerá el aumento de los ingresos del segmento así como el desarrollo de todo el ecosistema de empresas y servicios (apps, dispositivos, etc) que se encuentran ligados al segmento móvil.

Continue Reading

COLUMNISTAS

Regulación: el Fénix digital

Mediatelecom

Published

on

Reforma – Jorge Fernando Negrete P.
“Sobrerregular es detener los beneficios de nuevos servicios y la cobertura a los ciudadanos y, con ello, el legítimo derecho a sus más recientes innovaciones”
El Fénix era un ave inmortal que cada 500 años se enfrentaba a su muerte. Se incineraba a sí misma y renacía de un huevo que ella generaba. La regulación del universo digital nació con un enorme reto: mutar, cambiar, quitarse la piel y adaptarse a una sociedad que evoluciona compulsivamente, a la velocidad de la tecnología; sin embargo, los marcos jurídicos son los más vulnerables a los cambios y a la vez los más difíciles de transformar.

Una vez establecido un marco jurídico, el proceso de su creación impide la facilidad de su actualización. La ley es lenta en su evolución. Apenas nace una tecnología y ya hay que pensar en su impacto en la vida política, económica, social y su caducidad.

Los marcos regulatorios en el mundo, particularmente de los países menos desarrollados, se pensaron para un universo analógico y de servicios fijos, pero incluso los más recientes marcos legales de las telecomunicaciones, a pocos años de nacer comienzan a ser obsoletos. El mundo se encuentra en una batalla donde la regulación se debate entre la ideología o proteger derechos, fomentar cobertura y la innovación de los mercados. El debate por el nuevo modelo regulatorio del universo digital en Occidente se está dando entre la Unión Europea y Estados Unidos (Strand).

La UE piensa en generar protección a los ciudadanos y para ello genera leyes y regulación en materia de libertad de expresión, protección de datos y regulación de contenidos para plataformas digitales, le pide a empresas como Netflix 30% de producción local.

En materia económica, la UE busca generar más competencia incentivando la entrada de nuevos operadores en cada país, regular de manera más intensa los precios, el acceso a los insumos, compartir más

infraestructura y fijar impuestos especiales a las empresas digitales. Todo ello en un escenario de 28 países fragmentados.

El enfoque de la UE para gestionar el desarrollo del sector digital no ha creado incentivos para la inversión en banda ancha de próxima generación, por el contrario, ha logrado que los operadores de telecomunicaciones diversifiquen sus inversiones en el mundo para no depender de Europa.

Alrededor de tres cuartas partes de los europeos usan DSL para banda ancha, y el Reglamento General para la Protección de Datos parece propaganda ideológica para hacer que la norma de la UE sea la global.

Hace 10 años la UE esperaba liderar el mundo en telefonía móvil y los fabricantes europeos de teléfonos representaban la mitad de los teléfonos del mundo. Hoy no quedan fabricantes de teléfonos europeos relevantes y Estados Unidos ha superado a Europa con 4G LTE.

Estados Unidos estudia a profundidad y genera argumentaciones para regular sin regular porque el mercado resuelve. EUA confía en el mercado para innovar. Con sólo 5% de la población, EUA representa una cuarta parte del total mundial de la inversión telecom; la UE representó un tercio de la inversión mundial en infraestructura telecom en la década pasada, hoy se colapsó a menos de un quinto.

EUA deja que el mercado determine sus inversiones; la UE orienta la inversión. EUA deja que el mercado determine precios al usuario; la UE determina la política de precios. EUA deja que el mercado establezca los precios de insumos; la UE los determina. EUA tiene las empresas digitales y operadores telecom más grandes del mundo; Europa no lidera nada.

El mito del ave Fénix aparece y comienza a incendiarse sobre sí misma. La competencia no es un objetivo en sí mismo, la competencia no genera cobertura, la sobrerregulación no genera innovación ni modelos de negocios ni nuevos paquetes de servicios; las empresas serán más grandes, globales, concentrarán más servicios.

Sobrerregular es detener los beneficios de nuevos servicios y la cobertura a los ciudadanos y, con ello, el legítimo derecho a sus más recientes innovaciones. México está en Norteamérica con un marco de libre comercio nuevo y necesita incrementar inversiones socialmente útiles, pero rentables; que garanticen derechos fundamentales, pero la viabilidad de las empresas; un regulador con todas sus facultades concentradas y no dispersas o sujetas a interpretación, capaz de enfrentar la innovación, paradojas y Cisnes Negros con sabiduría regulatoria.

Para ello necesita de su independencia del Gobierno, generar nueva política regulatoria y repensar el horizonte digital vestido de Fénix, incendiado de nuevas ideas, abierto a lo posible, abandonando atavismos regulatorios y conduciendo con urgencia el futuro digital de México.

Miembro del Consejo Consultivo del Instituto Federal de Telecomunicaciones

@fernegretep

Continue Reading

COLUMNISTAS

Concesiones a Televisa y TV Azteca y el saqueo a la nación

Mediatelecom

Published

on

Sin Embargo, Ruben Martín

Suele ser costumbre que un Gobierno a punto de terminar su gestión, cierre de manera apresurada, y hasta descuidada, algunos compromisos que el gobernante por salir adquirió con familiares, amigos, contratistas o grupos de poder que le ayudaron a llegar al poder. El Gobierno de Enrique Peña Nieto no es la excepción. El pasado 6 de noviembre el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) anunció la prórroga de concesiones por 20 años más a Televisa, TV Azteca y Multimedios.

A Televisa se le prorrogaron 225 estaciones mediante un pago de 5,666.6 millones de pesos (mdp); a TV Azteca se le renovaron 179 estaciones por 3,880.8 mdp; Multimedios, en tanto, pagará 207.9 mdp por siete concesiones televisivas para las siguientes dos décadas.

El anuncio provocó críticas por los tiempos de autorización de las concesiones: a un mes de que termine el Gobierno de Peña Nieto y a tres años de que se terminaran las actuales concesiones que tienen dichas televisoras. Pero en el IFT encontraron esta argucia legal para hacer estas renovaciones ahora: “De acuerdo con lo establecido en el citado artículo 114 (de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión), es necesario que el concesionario solicite la prórroga al Instituto dentro del año previo al inicio de la última quinta parte del plazo de vigencia de la concesión. Al respecto, todas las concesiones involucradas tienen fecha de vencimiento al 31 de diciembre de 2021 y durante el 2018 inició la última quinta parte de la vigencia de las mismas, por lo que todas las solicitudes de prórroga fueron presentadas con la debida oportunidad, conforme al marco legal que les resulta aplicable”.

En estricto sentido, las concesiones terminarían justo a la mitad del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, y sin embargo, el Gobierno de Peña Nieto adelantó más de tres años la autorización para renovar esas 411 concesiones a Televisa, TV Azteca y Multimedios. Huele a pago de favores, parece pago de favores, luce como pago de favores. Seguramente lo es.

Pero más allá de la interpretación de esta decisión que en resumidas cuentas confirma que Peña Nieto fue una figura política impulsada por las televisoras y que al final de su mandato les extiende las concesiones por 20 años más, quiero detenerme en las implicaciones económicas de esta determinación, hasta ahora no comentada.

Según lo reportado por el IFT, Televisa pagará 5,666.6 mdp por la renovación de 225 concesiones televisivas; TV Azteca desembolsará 3,880.8 mdp por 179 concesiones y Multimedios 207.9 mdp por siete televisoras, todas por 20 años. En total estas tres empresas pagarán a la Hacienda nacional 9,755.3 millones de pesos por 411 concesiones de televisión abierta. Parece no sonar mal que ingresen casi 10 mil mdp a las arcas nacionales.

Pero si nos detenemos en los detalles, vemos que se trata de una ganga, de un saqueo de los bienes nacionales, en este caso la concesión del espectro radioeléctrico.

Veamos cuanto paga cada televisora por una concesión de 20 años. En el caso de Televisa, al pagar 5,666.6 mdp por 225 estaciones, significa que por cada estación pagará por 20 años 25.18 mdp. Si dividimos por cada año, significa un pago de 1.2 mdp por estación, 104,937 pesos mensuales. Por la explotación comercial de cada televisora, Televisa pagará apenas 3,497 pesos diarios.

En el caso de TV Azteca, desembolsará 3,880.8 mdp por 179 concesiones, lo que implica un pago por cada televisora de 21.6 mdp. Al dividirse por 20 años, cada televisora del Ajusco pagará al año un millón 80 mil pesos, 90 mil pesos por mes y apenas tres mil pesos diarios por cada televisora explotada comercialmente. Números semejantes ofrecen los pagos que Multimedios realizará por la renovación de siete concesiones.

Se trata, a todas luces, de cobros irrisorios que el Estado concede a estas corporaciones privadas para utilizar un espacio radioeléctrico que deja enormes ganancias en su explotación comercial.

Televisa tuvo ventas netas el año pasado por 94,274 mdp, con 20,366 mdp por ingresos de publicidad y una utilidad neta de 6,577 mdp (según su informe a accionistas de 2017). Sólo como ejercicio comparativo, eso implica que Televisaingresó 418.9 mdp por cada una de las 225 concesiones que tiene, y sin embargo, pagará al Estado apenas un millón 200 mil pesos cada una de ellas.

Por su parte, TV Azteca tuvo ingresos en 2017 por 13,829 mdp, lo que le arrojó una utilidad neta de 1,417 mdp. En promedio TV Azteca ingresó 77.2 mdp por cada una de las 179 concesiones que tiene, y apenas pagará al Estado 1.08 mdp por cada televisora explotada comercialmente.

Según la teoría hacendaria liberal, las recaudaciones que se exige a los contribuyentes deben ser proporcionales. Pero pensemos en lo siguiente: un locatario en un mercado municipal de Guadalajara debe pagar 560 pesos mensuales por un espacio de venta de cuatro por ocho metros; una vendedora de tamales puede pagar hasta 50 pesos diarios al municipio por su lugar en la calle; un taxista, sólo al levantarse, ya debe 600 pesos entre liquidación y gasolina para usar el taxi.

Entre tanto, por explotar un espacio radioeléctrico que pertenece a la nación, Televisa paga en promedio 3,497 pesos diarios por cada televisora concesionada (en promedio) y TV Azteca apenas tres mil pesos por cada una de sus 197 concesiones.

Los irrisorios cobros de derechos por explotación de concesiones televisivas facilitados por el Estado mexicano, permite a las empresas privadas hacer enormes y jugosos negocios. Por ejemplo, Televisa cobra este año en su Canal 2, un spot de 20 segundos transmitido desde la Ciudad de México en el horario de 16:30 horas a 24:00 horas, 333,545 pesos el costo más bajo hasta un millón 700 mil pesos en horario estelar. Esto quiere decir que con un solo spot de 20 segundos, Televisa podría pagar la concesión de todo un año. Así de lucrativo es este negocio de las concesiones a las televisoras privadas.

El anuncio de la extensión de las concesiones a Televisa, TV Azteca y Multimedios ha generado comentarios políticos sobre el pago de favores del Presidente saliente a los dueños de estas empresas. Pero además debe llamarnos a reflexionar sobre el uso del Estado, sus leyes e instituciones, para favorecer grandes negocios mediante el otorgamiento de concesiones a corporaciones privadas.

Lo que muestra este caso de las concesiones a las televisoras es que el Estado funciona como una gran palanca para favorecer ciertos negocios a ciertos actores privados, es decir, como una enorme palanca de acumulación de capital. Algunos lo llaman “capitalismo de cuates”, o el pago de favores entre políticos y empresarios, pero bien podríamos quitarle apellidos y nombrarlo por su nombre: es el capitalismo funcionando.

Continue Reading

GRÁFICAS

DÍA A DÍA

LO MÁS LEÍDO

Bitnami