Connect with us

COLUMNISTAS

Competencia efectiva para promover inversiones en telecom

Mediatelecom

Published

on

Ernesto Piedras, El Economista

Al término de su administración, el presidente Enrique Peña Nieto, en cumplimiento del mandato constitucional, hizo entrega recientemente de su Sexto Informe de Gobierno, ejercicio de transparencia y rendición de cuentas que reporta los últimos avances en la consecución de las metas establecidas en el Plan Nacional de Desarrollo.

En materia de telecomunicaciones, destacan muy positivamente varios componentes del desempeño del mercado, como el aumento en cobertura y calidad, así como la reducción significativa de precios de los servicios, en línea con el objetivo de democratizar su acceso universal entre los mexicanos.

Asimismo, da cuenta de la entrada de nuevos e importantes competidores al mercado, circunstancia que, aunada a los importantes flujos de inversión privada, gestaron una dinámica competitiva y de crecimiento sectorial.

Precisamente, la inversión en infraestructura de telecomunicaciones reportada alcanzó un monto anual de 63,351 millones de pesos durante el 2017, de los cuales 97.1% (61,484 mdp) correspondió a la formación de capital bruta realizada por agentes privados. El restante 2.9% es atribuible al ejercicio de recursos gubernamentales, es decir, inversión pública, destinada a programas de política pública de conectividad como México Conectado, proyectos de Infraestructura Pasiva, Red Troncal y el Sistema Satelital Mexicano.

El monto absoluto de recursos (1,866 mdp) durante el 2017 fue 14.1% mayor que el año anterior, pero aún por debajo del promedio realizado en los tres años anteriores (2013-2015). La expectativa es que, al finalizar el año, se concrete un ejercicio de 1,187 millones de pesos, con lo que la inversión pública se reducirá 36.4 por ciento.

En un país como México, a cuyo sector de telecomunicaciones le caracteriza un déficit en capital infraestructural, es importante promover todos los mecanismos fiscales, regulatorios, de competencia, comerciales, entre otros, para acelerar el flujo nacional e internacional de recursos productivos para su capitalización.

Si bien no es el principal componente de inversión, resulta deseable que se retome la senda de recursos gubernamentales destinados a la capitalización del sector, que abonan tanto al dinamismo sectorial como a la materialización del escenario de conectividad universal, manifiesto y mandatado en la Constitución.

Pero sin duda el componente más importante en la inversión total es el privado que depende del ambiente de competencia efectiva, toda vez que sistemáticamente el agente económico preponderante ha sido el que menos contribuye a la dinámica de capitalización.

La inversión privada registró una contracción de 27.7%, resultado de la marcada reducción de 46.3% en términos anuales de las inversiones de América Móvil, grupo económico que, a pesar de obtener más de dos tercios de los ingresos totales del sector, únicamente contribuye con 32.2% de los recursos de capital sectorial.

En su segmentación por grupo económico, destaca que Grupo Televisa fue el que realizó mayores adiciones de capital, al invertir 20,027 mdp en el 2017, un tercio del total, monto incluso superior a los 19,804 mdp ejercidos por América Móvil.

Por su parte, el conjunto de otros operadores competidores invirtió 41,680 mdp, una razón 13.5% menor al monto del 2016.

A su vez, en el 2017 tuvieron lugar frescas adiciones de inversión por parte de Altán, desarrollador de la Red Pública Compartida, que destinó 2,352 mdp en el 2017 para alcanzar su primer hito de cobertura durante el primer trimestre del 2018.

Aquí parecería que la fórmula para incentivar la inversión privada es nada más y nada menos la gestación de competencia efectiva, la reconfiguración del mercado y, por supuesto, la implementación efectiva del marco regulatorio para la competencia.

En otras palabras, prevalece la evidencia de que el mejor mecanismo para promover la inversión en infraestructura de telecomunicaciones es la cabal aplicación de la regulación para lograr competencia efectiva en el sector.

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

COLUMNISTAS

Grave atraso tecnológico en servicios móviles

Mediatelecom

Published

on

La Crónica de Hoy – Julio Brito

No sólo se trata de dar internet por darlo, sino de ofrecer la tecnología que hará circular a los autos de manera inteligente o que el refrigerador pueda llevar la lista de alimentos y enviarla al supermercado para que nunca falte lo que se necesita.

Sin embargo, en México hay atrasos muy importantes. Cierto, somos 130 millones y existen 119.5 millones de líneas móviles en uso, pero la distribución denota el atraso en telecomunicaciones, que hará que la tecnología 5G llegue ya muy entrado el próximo decenio.

The Competitive Intelligence Unit, que dirige Ernesto
Piedras nos ofrece datos contundentes, “EL 12.7% operan aún sobre Feature Phones (15.2 millones), los cuales trabajan en su mayoría bajo el estándar 2G. La proporción restante (87.3%) operan en Smartphones (104.3 millones), de los cuales 44.4% son de gama baja, con un costo menor a los 3 mil  pesos, no cuentan con las capacidades tecnológicas para conectarse a las redes 4G. Algunos equipos dentro de la gama media (entre tres y seis mil pesos) son capaces de recibir señales 4G, si bien ello sólo aplica a los modelos más recientes. Por su parte, la gama alta (con costo superior a los 6 mil pesos) tan sólo representan 4.4% de los teléfonos móviles en uso y son los que tienen plenas capacidades para conectarse a las redes 4G o 4.5G.

Ante esta distribución de terminales móviles, comenta Ernesto Piedras que enfrentaremos dificultades para una acelerada transición a la tecnología 5G, toda vez que 1 de cada 8 celulares ni siquiera puede acceder a 3G y más de la mitad no tienen conexión a 4G.
A pesar de ello, el tráfico de datos que se cursa sobre las redes de última generación ya duplica a aquel realizados por 3G y son 184 veces los realizados por las 2G. Esta es la importancia de las redes más modernas, la transmisión de mayores volúmenes información, así como el aprovechamiento de más servicios y aplicaciones en condiciones óptimas de velocidad y latencia.

De la misma manera que el tráfico de datos 3G fue superado por el de 4G al inicio de 2017, se espera que en los primeros años de la implementación de 5G, ésta supere a la previa generación tecnológica. Esto a partir de la masificación de los dispositivos conectados, el pleno aprovechamiento de Internet de las Cosas, la inteligencia artificial y la masificación de consumo de juegos, audio y video en redes móviles.

Continue Reading

COLUMNISTAS

Ley Fintech. Una industria y una promesa

Mediatelecom

Published

on

El Heraldo de México – Bernardo González

A pesar del importante avance en materia de inclusión financiera en los últimos años, una tercera parte de los mexicanos no cuentan con algún producto financiero. El bajo uso de estos servicios implica que éstos no cuentan con la posibilidad de mejorar su calidad de vida y ser más productivos.

Por otro lado, la mayor parte de los activos del sistema financiero mexicano y de su infraestructura están concentrados en pocas instituciones de crédito. Esto, aunque no necesariamente es un indicador de poca competencia, sí apunta a que la oferta de servicios financieros está predominantemente determinada por lo que ocurre con dichas instituciones.

Al mismo tiempo que vemos esta fotografía, se desarrolló una industria en el mundo, y notablemente en México, que ofrece servicios financieros baratos y de fácil contratación. Esta industria representa una promesa para las personas de obtener financiamiento menos costoso, rendimientos más altos, medios para hacer pagos y transferencias a bajo costo, asesoría financiera automatizada, entre otros. A esa promesa se le conoce como Fintech. La combinación de tecnología y finanzas que permite ofrecer servicios financieros de forma innovadora.

Para aprovechar esas oportunidades y mitigar los riesgos asociados con la industria, en México se aprobó la Ley que Regula a las Instituciones de Tecnología Financiera. La ley es la primera en su tipo en el mundo.

En primer lugar, está basada en principios y no en fórmulas fijas escritas en la ley. Deja en regulación secundaria definiciones que pueden irse adaptando en el tiempo conforme evoluciona la industria, pero las cuales deben procurar el equilibrio de seis principios fundamentales: la inclusión financiera, la competencia, la innovación, la protección de los usuarios, la estabilidad e integridad financieras (que no se lave dinero, ni se cometan fraudes p.e. ciberseguridad) y finalmente la neutralidad tecnológica.

En segundo lugar, porque bajo un solo paraguas regula varias actividades como el fondeo colectivo (préstamos e inversiones persona a persona), los monederos electrónicos (pagos, remesas, activos virtuales), los datos abiertos (regulación para que todas las entidades financieras entreguen la información de sus clientes a terceros que los primeros aprueben, para darles, por ejemplo, asesoría financiera en el celular) y finalmente, la posibilidad de contar con modelos novedosos (pilotos, con un tiempo y número de clientes acotados, que permiten probar nuevos modelos de negocios con base en la tecnología).

La ley Fintech es una realidad que ha puesto a nuestro país como un ejemplo mundial de cómo se puede hacer regulación innovadora para promover la inclusión financiera, la competencia y el crecimiento de una industria dando, certidumbre a inversionistas y usuarios, al mismo tiempo que se pueden mitigar los riesgos asociados. Una ley que busca hacer realidad las promesas de la industria.

Continue Reading

COLUMNISTAS

IFT y COFECE ¿A la altura de sus pares internacionales?

Mediatelecom

Published

on

El Heraldo de México – Gonzalo Rojon

A mediados de septiembre, les comentaba que el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) y la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) habían recibido la notificación sobre la intención de compra entre dos gigantes de la industria de contenidos audiovisuales, la cual ha encendido las alertas de autoridades en materia de competencia económica alrededor del mundo. Me refiero, por supuesto, a la adquisición de 21st Century Fox por parte de The Walt Disney Company.

En Estados Unidos, el Departamento de Justicia condicionó la compra de Fox a que, antes de concretarse, esta se deshiciera de una multitud de canales deportivos y de noticias.

La Comisión Europea hizo lo propio pero se limitó a ordenar a Disney deshacerse de su participación en varios canales culturales.

Ambas decisiones buscaron salvaguardar el interés de los consumidores, pues no hacerlo hubiera significado generar problemas de competencia como resultado de su fusión.

En América Latina la operación ha suscitado malos entendidos, pues la separación de la cadena Fox Sports (FS) en Estados Unidos hizo a muchos pensar que sus homónimas latinas tampoco estarían incluidas en la operación.

Sin embargo, FS en América Latina forma parte de una unidad de negocios diferente a la estadounidense, hecho por el cual no fueron afectados por la decisión del Departamento de Justicia. De esta forma, las autoridades de competencia en la región tendrán que enfrentarse a la misma disyuntiva que su contraparte americana, pues aquí también ambas empresas tienen un importante peso en la transmisión de contenido en televisión de paga.

Hace pocos días, el Consejo Administrativo de Defensa Económica (CADE) de Brasil falló en el mismo sentido.

Ello pues consideró que, tras la unión de ambas compañías, Disney ostentaría una posición privilegiada en el segmento deportivo de los canales de TV de Paga y dejaría a operadores y suscriptores con un problema de concentración de mercado preocupante.

El análisis del CADE es destacable en dos sentidos: toma en cuenta la pluralidad y diversidad en contenidos; y remarca la importancia de analizar los canales por géneros y no sólo en conjunto.

En México, las autoridades competentes (IFT y Cofece) se enfrentan a un problema similar, aunque de magnitud incluso mayor, al brasileño.

Esto ya que en Brasil, aún después de la fusión, existiría un gran programador (Globo) con mayor nivel de audiencia que podría competirle en el mismo mercado. En nuestro país este no es el caso pues el gusto del público y los acuerdos de exclusividad de ESPN y FS les dan preferencia sobre el resto. Incluso, son los únicos canales deportivos ofrecidos por todos lo operadores en todos sus paquetes.

Resta esperar, entonces, que las autoridades mexicanas estén a la altura de sus pares internacionales y establezcan límites a la operación en defensa de los consumidores

Continue Reading

GRÁFICAS

DÍA A DÍA

LO MÁS LEÍDO

Bitnami