Connect with us

NEGOCIOS

Los gigantes tecnológicos ponen en la mesa 100.000 millones de dólares en I+D

Mediatelecom

Published

on

Cinco Días – Santiago Millán

Las seis grandes compañías tecnológicas de EE UU han acelerado la inversión en investigación y desarrollo (I+D) en los últimos trimestres, prolongando una estrategia en la que llevan embarcadas muchos años. En el periodo entre enero y junio, las inversiones conjuntas en este segmento de Amazon, Alphabet (matriz de Google), Microsoft, Apple, Facebook e Intel rondaron los 50.329 millones de dólares (unos 43.395 millones de euros), un 21,5% más que en el mismo periodo de 2017.

De mantener el ritmo, podrían alcanzar los 100.000 millones de dólares (cerca de 86.230 millones de euros) en inversión en I+D de forma conjunta este mismo año. En el último ejercicio contabilizado, estas partidas rondaron los 84.000 millones de dólares, según FactSet.

En 2017, Amazon, Alphabet, Microsoft, Apple e Intel fueron las cinco compañías de EE UU, incluyendo todos los sectores, que más invirtieron en I+D, pero con el crecimiento que está registrando Facebook, la tecnología ocuparía los seis primeros puestos del ranking, por delante de las farmacéuticas.

Estas inversiones otorgan a estas compañías una posición de liderazgo tecnológico global, casi inamovible en muchos años. Las empresas creen que la inversión en I+D es crítica para el desarrollo y comercialización futura de productos y servicios.

Amazon, líder

El ranking vuelve a estar encabezado por Amazon. El gigante estadounidense registró una inversión en I+D en el primer semestre de 14.006 millones de dólares (cerca de 12.080 millones de euros), un 35% más que en el mismo periodo de 2017. Si la compañía mantiene este ritmo, rondaría los 28.000 millones en el conjunto del año, por encima de los casi 23.000 millones de 2017.

Amazon registró una inversión en I+D entre enero y junio de 14.006 millones de dólares, un 35% más, con apuestas como Alexa

Una de las grandes apuestas de Amazon ha sido Alexa, su asistente virtual. Su consejero delegado, Jeff Bezos, destacó en la presentación con inversores tras la presentación de las cuentas trimestrales que el grupo tiene miles de desarrolladores en más de 150 países diseñando dispositivos que usen Alexa. El número de equipos con este asistente se ha triplicado en el último año: tablets, televisores inteligentes, automóviles, dispositivos para la hostelería y el hogar inteligente, entre otros. El grupo indicó que Alexa y los altavoces inteligentes Echo llegarán a España antes de final de año.

En cualquier caso, las iniciativas tecnológicas de Amazon son muy numerosas. Amazon Web Services (AWS), su división de servicios cloud, se ha convertido en uno de los pilares de crecimiento del grupo, apoyados en el I+D.

Avance de Google

Alphabet, matriz de Google, se ha consolidado como el segundo grupo tecnológico en este ámbito, con una inversión en I+D en el primer semestre de 10.153 millones de dólares (unos 8.756 millones de euros), un 24% más. De mantener el ritmo, podría superar los 20.000 millones. Ruth Porat, su directora financiera, destacó en el encuentro con inversores tras presentar resultados que, una vez más, el mayor incremento de gastos de la compañía fue en el I+D. “Refleja nuestra continua inversión en talento técnico”, dijo.

Entre otros proyectos, la empresa continuó con los planes de inteligencia artificial con el impulso de Google Assistant y Google Maps, los servicios cloud, la renovación de aplicaciones, la nueva versión de Gmail y YouTube, la expansión de Google Home (está llegando a España), el avance en la plataforma de Android y el desarrollo de smartphones. En el mercado ya se especula con la llegada de nuevos móviles inteligentes bajo la marca Pixel.

Sundar Pichai, consejero delegado de Google, destacó el esfuerzo de la empresa para llevar la tecnología a los nuevos usuarios de internet en países como Indonesia, Nigeria y Brasil, además de mostrar los avances tecnologías de wifi en los ferrocarriles de la India y el apoyo a los proyectos de inteligencia artificial en África, con la apertura de un centro de investigación en Ghana.

La compañía ha seguido ampliando plantilla. Al cierre de junio, Alphabet contaba con 89.058 empleados, 4.008 más que en el trimestre anterior, la mayoría ingenieros y gestores de producto.

Microsoft, por su parte, ya se ha examinado de su ejercicio anual, cerrado junio. La compañía registró una inversión total en I+D de 14.726 millones de dólares (en torno a 12.700 millones de euros), un 13% más que en el ejercicio anterior.

Satya Nadella, consejero delegado de Microsoft, destacó las fuertes apuestas realizadas por la empresa en el cloud inteligente, que ya están dando resultados, así como la expansión en mercados de crecimiento, gracias a la “innovación diferenciada”. Entre otras iniciativas, Microsoft reorganizó sus equipos de ingeniería para posicionarse en las nuevas tecnologías, desde el silicio a la inteligencia artificial.

Dentro de sus apuestas, Microsoft apuntó a la modernización de Windows 10, que ya llega a 700 millones de dispositivos con mayor presencia en el ámbito corporativo; los desarrollos de LinkedIn; la expansión de Dynamics 365 y la “agresiva inversión en Azure”. Además, destacó la aceleración de la innovación y la confianza de los clientes están situando a la compañía en una posición de relevancia para ayudarles en la transformación digital.

Apple y el iPhone

En esta carrera, Apple cerró los nueve primeros meses de su año fiscal, que concluirá en septiembre, con una inversión en I+D de 10.486 millones de dólares (unos 9.044 millones de euros), un 22% más. Si la firma mantiene este ritmo, llegaría a 14.000 millones en el conjunto del ejercicio.

Apple elevó un 22% su gasto en innovación en los nueve primeros meses de su año fiscal, con los nuevos iPhone en el punto de mira

Apple insistió en que la inversión en I+D es fundamental para su crecimiento y para mantener una posición competitiva. “El desarrollo de nuevos productos y servicios son claves en la estrategia de la compañía”, señaló. En el mercado ya se está especulando sobre cuáles pueden ser los productos que Apple presente en su habitual evento de la segunda semana de septiembre, incluidos nuevos modelos de su iPhone. Ya se habla del iPhone XS

Intel cerró el primer semestre con una inversión en I+D de 6.682 millones de dólares (en torno a 5.763 millones de euros), un 1,7% más. En 2017, su gasto fue de 13.100 millones, cifra que le situaba en el tercer puesto del ranking. Ahora, puede ceder esa posición ante Microsoft y Apple. La empresa indicó que ha optimizado los gastos en I+D en el primer semestre. Intel amplió su apuesta por la tecnología de data-centric, así como por los procesadores de 10 nanómetros.

El grupo que no ha dejado de avanzar en el ranking es Facebook. La red social dirigida por Mark Zuckerberg destinó a I+D un total de 4.761 millones de dólares (unos 4.106 millones de euros) en el primer semestre, un 27% más.

Mayor crecimiento en 12 años

La inversión en investigación y desarrollo (I+D) está creciendo en EE UU al mayor ritmo de los últimos 12 años. Las compañías, que también están ampliando su propiedad intelectual, están destinando su dinero en proyectos de innovación con el objetivo de mejorar la productividad, y hacer frente a la competencia de grupos de China y La India.

Los analistas de Zacks Equity Research señalan que los recortes fiscales aprobados por la administración estadounidense están contribuyendo a elevar el gasto en I+D.

De igual forma, las grandes empresas de EE UU, especialmente las grandes tecnológicas han concentrado una liquidez multimillonaria, que les permite mantener este ritmo inversores, junto con agresivas políticas de retribución al accionista. Apple, por ejemplo, tenía 229.000 millones de dólares a final de junio entre tesorería e inversiones a corto y largo plazo.

Al margen de las tecnológicas, las farmacéuticas se sitúan como segundo sector en inversión en I+D en el primer semestre. Merck, con 5.350 millones de dólares, lidera al sector, por delante de Johnson & Johnson y Pfizer. General Motors, Ford, Lockheed Martin, GE y ExxonMobil también están en los primeros puestos.

Los gigantes tecnológicos ponen en la mesa 100.000 millones de dólares en I+D

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

INSTACHARTS

Comcast adquiere la mayoría de las acciones de Sky

Comcast adquiere la mayoría de las acciones de Sky
Comcast pagó 40 mmdd por Sky más otros 21.2 mmdd por las acciones de 21SF

Policy & Law

Published

on

Continue Reading

NEGOCIOS

El Corte Inglés, Inditex y los bancos esquivan el golpe de la ‘tasa Google’ española

Mediatelecom

Published

on

El PaísJesús Sérvulo González

El Gobierno ultima el proyecto de ley del impuesto sobre determinados servicios digitales, conocido como tasa Google, con el que pretende que tributen más en España las corporaciones tecnológicas como Amazon, Facebook y Google o las plataformas nacidas al calor de la nueva econonomía colaborativa como Uber o Airbnb. Este impuesto, impulsado por Bruselas, dejará sin gravar las actividades de comercio tradicional en plataformas digitales. El negocio principal de grupos con gran presencia en el comercio electrónico, como El Corte Inglés, Inditex o los bancos, no tendrá que pagar el nuevo tributo.

El proyecto de ley del impuesto sobre determinados servicios digitales, al que ha tenido acceso EL PAÍS, se ajusta en gran medida a la propuesta planteada por la Comisión Europea el pasado marzo. El objetivo consiste básicamente en establecer un gravamen del 3% a los servicios de publicidad online, los servicios de intermediación online y la venta de datos generados a partir de información proporcionada por el usuario. Se trata de gravar “servicios digitales en los que exista una participación esencial de los usuarios al proceso de creación de valor de la empresa y a través de la cual la empresa monetiza esas contribuciones de los usuarios”, señala el texto legal.

El nuevo tributo, de carácter indirecto, recaerá sobre aquellas empresas con unos ingresos mundiales de al menos 750 millones de euros y una facturación en España superior a tres millones de euros. Se pagará el 3% por cada operación de publicidad, intermediación o venta de datos que realice la empresa.

La memoria del impacto normativo de la nueva ley señala que la recaudación potencial podría ascender a los 800 millones, unos 200 millones más que en una propuesta anterior porque se ha rebajado en España el umbral de actividad de seis millones a tres millones de facturación para que el tributo alcance también a las nuevas plataformas de transporte o alojamiento, como Uber, Booking o Airbnb. Fuentes de la negociación entre el PSOE y Podemos para acordar el proyecto presupuestario de 2019 aseguran que existe una nueva redacción del texto que eleva a más de 1.000 millones la recaudación.

Datos y publicidad ‘online’

La norma, que consta de 16 artículos y tres disposiciones finales, enumera en su artículo 6 las operaciones excluidas: “Las entregas de bienes o prestación de servicios entre usuarios en el marco de un servicio de intermediación en línea”. Según esta redacción, quedarían fuera las plataformas de compraventas de segunda mano. Tampoco se incluirían las ventas de bienes o servicios “contratados a través del portal web del proveedor (las operaciones minoristas de comercio electrónico), ya que para el minorista la creación de valor reside en los bienes y servicios suministrados y la interfaz digital se utiliza únicamente como medio de comunicación”. De esta forma, también quedarían fuera las empresas que solo utilizan sus webs para vender sus productos a través de comercio electrónico y no vendan espacios de publicidad, como las marcas del grupo Inditex, El Corte Inglés y cualquier otra empresa que solo use sus plataformas digitales para vender sus stocks. Estas empresas tendrían que tributar, sin embargo, si venden datos de sus clientes o alojan publicidad ajena en sus plataformas digitales.

9 de septiembre de 2017. Alemania, Francia, Italia y España enviaron una carta al presidente del Eurogrupo en la que le proponían lanzar un plan para que los gigantes de Internet paguen más impuestos. La propuesta consistía en que las corporaciones tecnológicas, como Google, Amazon o Facebook, tributen por el volumen de negocios.

21 de marzo de 2018. La Comisión Europea aprobó un proyecto de directiva que permite a los estados gravar a las tecnológicas.

30 de abril de 2018. El Gobierno de Rajoy envía el programa de estabilidad 2018-2021 a Bruselas. El documento incluía por primera vez el nuevo impuesto sobre servicios digitales.

11 de octubre de 2018. El pacto presupuestario entre el PSOE y Podemos recoge la tasa Google.

El artículo 6 de la ley establece otros supuestos de no sujeción del impuesto. “Las prestaciones de servicios de intermediación online, cuando la única finalidad de dichos servicios prestados por la entidad que lleve a cabo la puesta a disposición de una interfaz digital sea suministrar contenidos digitales a los usuarios o prestarles servicios de comunicación o pago”. Este artículo excluiría a plataformas como Movistar Tv, Netflix, u otras que ofrezcan películas, series, deportes o música, siempre que no comercialicen con los datos de sus usuarios. No obstante, estas plataformas están empezando a comercializar publicidad que sí estaría gravada. Quedarían fuera del impuesto los bancos digitales o filiales de los tradicionales como Openbank, del Santander.

Escaparates

Por el contrario, el nuevo impuesto afectará a empresas cuyo negocio se base en “una interfaz digital, de publicidad dirigida a usuarios (servicios de publicidad online), la puesta a disposición de interfaces digitales multifacéticas que permitan a sus usuarios localizar a otros usuarios o interactuar con ellos, o incluso facilitar la entrega de bienes o prestaciones de servicios subyacentes directamente entre los usuarios (servicios de intermediación online) y la transmisión de los datos recopilados acerca de los usuarios que hayan sido generados por actividades desarrolladas por estos últimos en las interfaces digitales o venta de metadatos (servicios de transmisión de datos)”. Según esta descripción, empresas como Google, Facebook o Amazon tendrían que tributar. Aunque esta última solo por la parte de “market place”, el negocio en el que ofrece su plataforma para que otros comercios ofrezcan sus productos y usen la web de Amazon como escaparate.

“No me gusta dar nombres, pero se trata de intermediación que ponga en conexión comercio con una persona en particular y se descartan plataformas que ponen en contacto ciudadanos con ciudadanos, tampoco hace falta que diga el nombre de esa plataforma. También tributará la venta de datos”, explicó la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, el jueves al presentar el tributo, en referencia a Amazon.

Montero precisó que gravar la intermediación “es una demanda que viene planteada por parte del sector el comercio tradicional. Este sector cree que tienen una mayor fiscalidad que los que se mueven en el entorno digital donde la fiscalidad no se adapta tan bien. Y entienden que hay una competencia desleal”.

Una recaudación de entre 600 y 1.500 millones

El impuesto sobre servicios digitales fue anunciado por el anterior Gobierno de Mariano Rajoy en la primavera pasada, después de que la Comisión Europea recomendara implantarlo. El Ejecutivo popular incluyó el impuesto en el programa de estabilidad 2018-2021 que entonces remitió a Bruselas. En ese documento aseguraba que podría recaudar unos 600 millones de euros este mismo año por el nuevo tributo y otros 1.500 millones en 2019, cuando pudiera aplicarse durante todo un ejercicio completo.

El anteproyecto de ley sobre el impuesto de servicios digitales, al que ha tenido acceso EL PAÍS, señala que “la posible recaudación potencial que generará este nuevo tributo se situará aproximadamente en torno a los 600 millones de euros anuales, como ya se avanzó a la Comisión Europea. Cantidad que, dada la minoración del umbral de actividad en España, podría ascender a los 800 millones de euros”. Pero fuentes de la negociación entre el Gobierno del PSOE y Unidos Podemos para sellar el acuerdo del marco presupuestario de 2019 elevan la recaudación hasta algo más de 1.000 millones de euros.

De hecho, el secretario de Economía de Podemos, Nacho Álvarez, detalló en Twitter que este impuesto aportaría unos 1.200 millones de euros a las arcas públicas. Habrá que esperar al lunes para que la ministra de Hacienda ofrezca la cifra definitiva.

Continue Reading

NEGOCIOS

Empresa pública de telecomunicaciones le apuesta a la firma digital

Mediatelecom

Published

on

El Diario

La Corporación Nacional de Telecomunicaciones (CNT) lanzó un proyecto piloto de firma digital para los contratos de los servicios que ofrece en telefonía fija y móvil, televisión pagada e internet fijo y móvil, con la proyección de extenderse a nivel nacional para el 2019.

Según menciona un comunicado, el proyecto se enmarca en la política cero papeles y de excelencia en el servicio y fue difundido en la reapertura del Centro Integrado de Servicios (CIS) Vivaldi (Amazonas y Corea), en Quito, en que se aplicó la nueva el modelo de servicio personalizado al cliente.

El CIS cuenta con 21 colaboradores para trámites de venta, postventa, recaudación, contratación y servicio técnico. El local cuenta con wifi para los clientes, mesas de atención personalizadas y cajas de recaudación. En el undécimo Centro de servicio a nivel nacional en que se aplica el nuevo modelo de atención.

Continue Reading

GRÁFICAS

DÍA A DÍA

LO MÁS LEÍDO

Bitnami