Connect with us

COLUMNISTAS

Red Troncal: política de Estado, no de gobierno

Mediatelecom

Published

on

El Economista – Ernesto Piedras

Hace poco más de un lustro se estableció a nivel constitucional el proyecto de la Red Troncal Nacional de Telecomunicaciones, estrategia del Estado para alcanzar acceso universal de las telecomunicaciones entre mexicanos, especialmente, en aquellas regiones remotas con escasa o nula oferta, así como para aumentar la cobertura, capacidad y calidad de la infraestructura de redes fijas. El proyecto forma parte de la estrategia y esfuerzos gubernamentales derivados de la reforma constitucional enfocados en alcanzar acceso y cobertura universales, en línea con el mandato del Artículo 6º constitucional.

Así, es claro que hoy la política de conectividad no se limita a un sexenio o una administración presidencial, sino que debe constituir una política de Estado.

La importancia de esta red reside no sólo en la búsqueda de materializar un escenario de conectividad en la que una gran mayoría de hogares y mipymes, al menos 70% y 85% respectivamente, cuenten con acceso efectivo a Internet. También constituye una adición significativa de capital de infraestructura que contribuirá fuertemente a la reducción del déficit de redes y a la dotación de capacidad de transmisión/descarga suficiente, ante la creciente demanda de datos por parte de las personas, los hogares y las unidades económicas en el país.

Asimismo, al proveer de servicios mayoristas en condiciones no discriminatorias, venta desagregada, neutralidad tecnológica y a precios competitivos, se reducirán las barreras de entrada y desarrollo de operadores competidores (fijos y móviles) que podrán ofrecer de manera más efectiva y competitiva servicios de voz, datos y video a los usuarios finales.

Desafortunadamente este proyecto fue demorado en su planeación y ejecución. Sin embargo, finalmente el pasado 29 de junio se dieron a conocer las bases para definir al desarrollador del proyecto, a través de un formato de Asociación Público-Privada (APP). Se prevé contar con el fallo del concurso el 24 de octubre para celebrar el contrato de la APP un mes después, el 23 de noviembre y, a partir de entonces, el desarrollador tendrá 180 días naturales para iniciar el despliegue de la red.

El desarrollador se debe comprometer a ofrecer una cobertura de al menos 80% de la población, máximo 42 meses después de la ejecución del acuerdo, con 12 meses adicionales para cumplir los compromisos de cobertura adicionales prometidos. Adicionalmente, deberá iniciar operaciones comerciales dentro de los primeros 270 días naturales posteriores a la firma del contrato de la APP. También debe cubrir todos los costos derivados de la ejecución del proyecto, en el entendido de que ninguna entidad Estado hará aportaciones adicionales a los dos pares de hilos de fibra óptica oscura de CFE y el derecho de acceso a puntos de demarcación y conexión.

Como única contraprestación, el desarrollador percibirá los ingresos generados por la operación de la red por un periodo máximo de 40 años. Adicionalmente, deberá transferir a Telecomm 1% de sus ingresos anuales o, en su defecto, 28 millones de pesos, la cantidad que resulte mayor.

Amerita destacar que, de no concretarse la definición del desarrollador en los plazos previstos en las bases, tocará a la próxima administración presidencial imprimir un sentido de urgencia, ante el mandato constitucional que obliga a la constitución de la Red Troncal.

Estamos frente a un caso de política pública sectorial de Estado que no está sujeta al calendario de administración de gobierno.

Ante la eventual coincidencia de la implementación de proyectos como éste y la transición de titularidad del Poder Ejecutivo, es imperante la definición de líneas de acción transexenales, con motivo de dotar de certeza y materialización cierta de éstos, sea cual sea la administración en turno.

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

COLUMNISTAS

#Disney/Fox

Mediatelecom

Published

on

Excélsior – Alicia Salgado

Como anticipamos, el #EfectoAMLO hizo que todos los comisionados del IFT, que preside Gabriel Contreras, le pusieran lupa con aumento doble a la resolución preliminar que había presentado la Unidad de Competencia. La decisión es mucho más parecida a lo que ocurrió en Estados Unidos, pues Disney acepta la demanda del regulador (lo mismo ocurrió en Brasil) de no adquirir Fox Sports.

Si el compromiso se da en este sentido, dejaría de haber peligro de concentración en el mercado de contenidos deportivos para las cadenas de televisión por cable y satelitales, y sólo bastó una señal mañanera del Presidente para que se replanteara, desde las empresas, esta propuesta en México.

Continue Reading

COLUMNISTAS

Infraestructura e inversiones en telecom

Mediatelecom

Published

on

La Razón – Roberto García Requena

El sector de las telecomunicaciones es uno de los más dinámicos de cualquier economía del mundo, en términos de la constante inversión tecnológica que requieren hacer los distintos operadores para mantenerse actualizados.

El avance vertiginoso de la tecnología hace que, para permanecer competitivos en el mercado, los concesionarios hagan cuantiosas inversiones en capital, a efecto de no rezagarse respecto a sus competidores.

Además de lo anterior, también es cierto que la población es cada vez más demandante de servicios más complejos y sofisticados, y que esta población va en crecimiento y se dispersa a territorios cada vez más grandes o lejanos, y que las compañías tienen que incluir en su huella de cobertura para brindar el servicio. Esto sólo se logra invirtiendo en redes, sistemas, e infraestructura, con capacidades cada vez mayores.

¿Cuál es la situación en México? Llama la atención que, en este país, el operador preponderante (América Móvil) no ha invertido lo esperado. Considerando que ingresa casi el 70 por ciento del mercado total, sólo invierte 1 de cada 3 pesos que le ingresan para el desarrollo de infraestructura.

Para poner este dato en contexto, alrededor del mundo, los operadores invierten en proporción a su tamaño en el mercado. Por ejemplo, según datos de The Competitive Intelligence Unit, un concesionario que obtiene el 30 por ciento de los ingresos totales, se espera invierta una proporción similar en el desarrollo de su red. Claramente esto no ocurre con el preponderante mexicano.

Otros datos que dan una idea del grado de inversión de distintos operadores, son los que dio el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) para el periodo 2013-2017. En este lapso, el coeficiente Inversiones/Ingresos señala que América Móvil invirtió 11.2%; Televisa 38%; AT&T 24.0%; y Megacable 23.3%. Es decir, Televisa invirtió casi 4 veces más, y AT&T y Megacable dos veces más, respecto a los ingresos recibidos.

Si bien no hay regulación que obligue al operador preponderante a decidir sobre su plan de negocios e inversión, sí sería deseable que este concesionario destinará mayores recursos al desarrollo de su red e infraestructura, particularmente en aquellas zonas más alejadas y marginadas del país. Sin duda, la competencia está haciendo un mejor esfuerzo.

En otro tema. El IFT continúa en la revisión de la posible compra de Disney por parte de Fox. El tema es de análisis altamente técnico y su resolución tendrá que ser impecable, sobre todo a la luz de que hasta el presidente López Obrador ha manifestado públicamente inquietudes al respecto. Que se tomen su tiempo los comisionados del IFT, aunque ya no les quede mucho.

Continue Reading

COLUMNISTAS

Barreras ficticias en telecomunicaciones

Mediatelecom

Published

on

La Crónica de Hoy – Claudia Villegas

Fue hace un par de años cuando un alto ejecutivo de una de las empresas que compiten con Telmex —la joya de la corona de América Móvil— me dijo que México tenía una barrera ficticia que impedía a los usuarios de servicios de telecomunicaciones acceder a nuevas tecnologías como las que proporcionaban las redes de tercera y cuarta generación. Le pregunté a qué se refería y abundó sobre el tema: ¿No te has preguntado por qué aquí en México tardan tanto en llegar los nuevo modelos de dispositivos móviles? Hasta entonces —debo confesarlo— no era un tema que me preocupara porque me conformaba —como millones de mexicanos— con pagar tarifas altas, onerosos planes de datos y, por supuesto, con usar modelos de dispositivos móviles que no formaban parte de la última generación.

El ejecutivo de la compañía competidora de Telmex continuó con la explicación: ¿A quién le conviene que la tecnología en dispositivos móviles tarde más tiempo en llegar al mercado mexicano? La respuesta era obvia. A los consumidores no, por supuesto. Al jugador preponderante sí, por supuesto, porque en la medida en que se retrasara la llegada de nuevos equipos las inversiones también tenderían a postergarse, al menos de su parte, y a los competidores les costaría más caro llegar al mercado.  Me contó, incluso, una historia sobre bodegas llenas de equipos nuevos de ultima generación que nunca llegarían al mercado porque resultaba más barato conservarlas que invertir en infraestructura. Después se aprobó la reforma al sector de las telecomunicaciones y bajaron las tarifas. Se congelaron por algunos años las tarifas de interconexión que se pagaban a Telmex. También vino la declaratoria de preponderancia para Telmex por parte del Instituto Federal de Telecomunicaciones. Cambió, entonces, el escenario para los consumidores y varios jugadores de la industria comenzaron a invertir y casualmente los usuarios en este sector vimos cómo se amplió la gama de dispositivos y tecnologías. La competencia siempre es buena.  El problema es que el preponderante sigue siendo el preponderante y la caída en sus inversiones siempre afectan al sector. De acuerdo con los analistas de la consultoría The CIU, en la experiencia internacional e histórica, los operadores invierten en proporción a la dimensión de su operación. Por ejemplo, es de esperar que un operador con una ponderación de 30% de los ingresos totales invierta una proporción similar o superior para conservar su huella en el mercado. En México,  el operador principal/incumbente/preponderante en telecomunicaciones (América Móvil, Telmex-Telnor/Telcel) ha escatimado en el agregado de años pasados su aplicación de recursos a la capitalización. Uno de sus efectos incluso ha sido mencionado recientemente por el presidente López Obrador en términos de la insuficiente cobertura de servicios en la geografía nacional. Mientras tanto, Grupo Televisa ostenta 32.6% de las inversiones totales ejercidas en el sector de telecomunicaciones, seguido por América Móvil con 32.2%, AT&T 15.8%, Megacable 7.4%, Telefónica 6.0% y el conjunto de otros operadores menores 6.0%. Así,  al comparar el monto de inversión de los operadores como proporción de sus ingresos, nuevamente se identifica una subinversión por parte del operador preponderante. La mala noticia es que ese retraso en inversiones por parte del preponderante  tiene un impacto directo en el PIB por el efecto multiplicador que tiene esta industria.

Continue Reading

GRÁFICAS

DÍA A DÍA

LO MÁS LEÍDO

Bitnami