COMUNIDAD MEDIATELECOM

COLUMNISTAS

Congreso: en vías de cumplimiento

Mediatelecom

Publicado

en

Milenio – Javier Orozco

A 14 días del plazo que fijó la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) para que el Poder Legislativo emita una ley de propaganda gubernamental y cumpla así la sentencia de amparo, se encuentra en “vías de cumplimiento”. Recordemos que la SCJN valoró que la omisión legislativa en esta materia genera condiciones para un uso arbitrario y discrecional del gasto y reparto de la publicidad oficial, lo que puede constituir un mecanismo de censura indirecta.

Así, es importante conocer y analizar la minuta que tiene el Senado sobre lo que aprobaron los diputados, pues lo que se busca al descalificar el proyecto es el desacato y poner en jaque al Congreso.

Las críticas desconocen los beneficios y novedades de la minuta, aunado a que el cumplimiento de cualquier sentencia estará siempre sujeto a revisión de los tribunales, del mismo modo que la aplicación de la ley.

La minuta de la Ley General de Comunicación Social no solo tiene la bondad de cumplir con la sentencia de amparo de la SCJN; además, contiene previsiones que innovan en la materia; el proyecto de ley establece un mayor control, transparencia y revisión del gasto público en materia de propaganda gubernamental. Veamos algunos puntos.

Da uniformidad a las reglas de comunicación social para la Federación, estados y municipios, al dictar reglas específicas en materia presupuestarias y de fiscalización de esos recursos, crea un sistema público de seguimiento y de información que registrará y que podrá dar seguimiento al gasto que se realice: se conocerá mensualmente a quién, cuánto y cómo se gastó; no podrá haber gasto en propaganda a través de contratación de deuda; se aprovecha la experiencia institucional de la Secretaría de Gobernación y de las dependencias locales que han ejercido atribuciones en la materia, a fin de evitar crear nuevas burocracias.

Indudablemente es un avance que se da bajo figuras de política pública de carácter objetivo: programas, padrones, informes, reglas de transparencia y revisión, lo que asegura un mayor orden y control en el gasto de la propaganda gubernamental.

Hagamos a un lado las estridencias y las críticas sin sentido; no hay leyes perfectas e inmutables, la discusión se debe dar en torno a cómo cumplir con la sentencia y lo que ordena el artículo 134 constitucional; y este proyecto conjuga el respeto a dos derechos humanos: la libertad de expresión y el derecho a la información.

Tarde o temprano, la última palabra la tendrá nuevamente la SCJN.

COLUMNISTAS

Tendencias audiovisuales

Mediatelecom

Publicado

en

La Razón – Eduardo Ruíz Vega

El crecimiento exponencial y sostenido que han tenido las plataformas para el consumo de contenidos en línea, conocidas como OTT (over the top), como Netflix, Clarovideo y Amazon Prime, por mencionar algunas, es innegable.

De acuerdo con cifras dadas a conocer por un diario de circulación nacional, la semana pasada, basadas a su vez en los datos del regulador de las telecomunicaciones de nuestro país (IFT) y de la consultora The Competitive Intelligence Unit (CIU), los suscriptores de plataformas OTT, al cierre de 2017 sumaban en México alrededor de 7.7 millones; mientras que los usuarios de la televisión de paga alámbrica llegaron a los 9 millones.  Otro rubro de esta ecuación, relativo a los suscriptores de televisión de paga satelital, o DTH, encabezó la tabla, con alrededor de 10.7 millones de suscriptores.

El fenómeno de las OTTs, abordado en diversas ocasiones en este espacio, aparece sin duda alguna, como un evento disruptivo para los mercados tradicionales de consumo de contenidos audiovisuales en México y otros países.  Su escenario más extremo, que ya está sucediendo principalmente en Estados Unidos, se traduce en la sustitución completa de esta modalidad de consumo en línea por el de las redes tradicionales de paga, acción, o más bien, decisión de los consumidores, a la que se ha denominado “cortar el cable”.

Bajo el escenario señalado en el párrafo anterior, ciertos tipos de usuarios deciden cancelar su servicio de televisión de paga para consumir, exclusivamente, los contenidos que les interesan a través de las OTTs. En otras palabras, se elimina el buffet audiovisual que ofrecen las compañías tradicionales por un servicio a la carta en su máxima expresión.

Muchos son los factores, sin embargo, que resultarían necesarios para la configuración mayoritaria del escenario extremo al que nos hemos referido. La decisión de cortar el cable y migrar por completo a una realidad en línea está relacionada, por ejemplo, con los hábitos de los consumidores; la penetración y dispersión real de servicios de banda ancha asequibles para la población, indispensables para soportar con calidad el funcionamiento de las plataformas OTT, así como la amplitud, y oportunidad, de la oferta de contenidos en línea versus los contenidos ofrecidos a través de las plataformas tradicionales.

El último de los factores mencionados, el relativo a la oferta de contenidos a través de las plataformas OTTs, es el más crítico para satisfacer a muchos usuarios.  Lo es, ya que la oferta de contenidos, la o las plataformas en que los mismos se difunden, así como el tiempo o ventana para acceder a los mismos, son condiciones determinadas por los propietarios de los derechos de autor correspondientes.  Es así como los grandes estudios cinematográficos que invierten en producciones multimillonarias durante años han preservado el negocio de la exposición de sus obras en salas de cine, controlando la ventana de exposición por regiones o países, y también por plataformas. Si las grandes producciones cinematográficas pudieran verse simultáneamente en el cine, y en plataformas de paga en casa, tal vez estas salas hubieran empezado a cerrar sus puertas, en lugar de continuar creciendo.

Algo similar, por el momento, está ocurriendo entre las redes tradicionales y las OTTs, al grado de que las últimas han empezado a producir sus propios contenidos exclusivos para tratar de contrarrestar este efecto y adquirir así una base más amplia de suscriptores.  En suma, la repercusión y tendencias que las OTTs están generando son claros; no así, al menos en el mediano plazo, si esto mismo dará lugar a una reconfiguración total del mercado.

*Analista en Telecomunicaciones

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO

COLUMNISTAS

Se va Ericsson del país

Mediatelecom

Publicado

en

El Universal – Alberto Barranco

A la constitución de Teléfonos en México la firma le dio vuelta al timón para enfocarse como proveedor de tecnología y equipos para compañías de telecomunicaciones.
A la vez se creó el llamado Tecnoparque Ericsson en la zona de Azcapotzalco, que en su mayor auge llegó a tener una nómina de 3 mil ingenieros en cinco aéreas.
De éstos, sólo quedan mil 200.
La firma ha perdido contratos y posibilidad a los últimos meses. Así, la empresa Sprint no le renovó uno que venció en febrero del año pasado, lo que obligó a cancelar 600 plazos.
Ericsson había abierto un centro de atención frente a los requerimientos de la contratante.
La razón esgrimida por la firma estadounidense fue que le había prometido al presidente Donald Trump repatriar 5 mil empleos.
En paralelo, Altan Redes desechó la posibilidad de incorporar a Ericsson como socio tecnológico para la red compartida de la banda de 700 Megahercios.
Los proveedores seleccionados fueron Huawei y Nokia.
La primera, de origen chino, también se convirtió en la principal proveedora de AT&T México.
En paralelo a sus tropiezos en México, la compañía sueca sufrió descalabros a escala internacional que le produjeron en 2017 una pérdida operativa global de 2 mil 526 millones de dólares.
En enero pasado se anticipó que este año habría una caída global de 2% en la facturación.
Del otro lado de la moneda, Huawei cerró 2017 con una ganancia de 7 mil 300 millones de dólares, lo que representó un salto de 28%. Sus ventas globales equivalieron a 92 mil 500 millones de dólares, en este caso con un salto de 15.7%.
Desde el año pasado trascendió que Eri- csson enfocaba sus baterías hacia la India.
De hecho, atiende desde el país asiático a operadoras que no anexan en su contrato una cláusula que exige la atención de ingenieros mexicanos o de la región.
Los casos más emblemáticos son América Móvil y Verizon.
Sin embargo, se afectaron también servicios que desde Tecnoparque se ofrecían a operadores de Sudamérica, con énfasis en Brasil.
En la pelea de las tres firmas globales, la sueca lleva la peor parte, dado que destinó en 2017 apenas tres veces menos que Huawei en materia de R&D, es decir, 4 mil 600 millones de dólares, frente a los 12 mil millones de la empresa china.
La firma europea Nokia destinó, a su vez, 6 mil millones de dólares.
En el último foro internacional sobre estándar para generación 5G, Ericsson envió a sólo 17 ingenieros, en tanto Huawei mandó 40, la coreana Samsung 41, Qualcom 30 y Nokia Network 18.
Al evento, celebrado hace un mes en Chenai, India asistieron 400 ingenieros de 176 compañías.
Digamos que entre el poderío chino y la obsesión de Trump de recuperar empleos le enrarecieron el panorama a la firma sueca.
Se va Ericsson.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO

COLUMNISTAS

Altan y Telcel desairan la licitación de la 2.5 GHz

Mediatelecom

Publicado

en

El Universal – Irene Levy

Sólo AT&T y Telefónica decidieron entrar a la licitación de los 120 MHz que quedaban en la banda de los 2.5 GHz después de que MVS cediera el uso de sus 60 MHz a América Móvil. Vaya sorpresa, Altán decidió no participar en este proceso, ello tiene diversas lecturas que ahora plantearé. Telcel tampoco entró, a pesar de que las bases de licitación le permitían participar en la segunda fase y ahora le platicaré la lógica de por qué no lo hizo.

La banda de 2.5 GHz es una banda de capacidad. Esto significa que tiene la bondad de que a través de ella se pueden transmitir grandes cantidades de información. No es una banda óptima de cobertura, tiene alrededor de 6 veces menor alcance que la de 700 MHz, mientras que esta última, que es la que utiliza Altán en la red compartida, no es una banda de capacidad, esto quiere decir, que son bandas complementarias.

Altán. Sorprendió que Altán decidiera no participar: recordemos que ellos -y también Rivada- cabildearon para que en 2016 la propia Subsecretaría de Comunicaciones, todavía a cargo de Mónica Aspe, solicitara al Instituto Federal de Telecomunicaciones que retrasara el proceso licitatorio para que el ganador de la red compartida pudiera participar en él; pidieron precios más bajos y lograron que su dinero valiera 30% más que el del resto de los participantes; también está el incentivo para todos de diferir el inicio de la vigencia de la concesión y con ello retrasar el pago de derechos por dos años.

Telcel. De Telcel no sorprende tanto. El diseño de las bases, y el hecho de que ya tienen 60 MHz en esta banda, los que MVS les cedió, aunado a los altos derechos que se deberán pagar anualmente, hizo que decidiera declinar. La cuestión es que Telcel, por un tema de competencia económica, solo podía participar en la segunda fase y por un solo bloque, pero las bases señalan que el participante que no presente una oferta por al menos un bloque en la fase uno o dos al iniciar la actividad en la ronda, será descalificado y con ello se le ejecutará la garantía de seriedad de 700 millones de pesos (apéndice B, página 20 de las Bases de Licitación). Así que, si el espectro que sobraba en la segunda fase no era del interés de Telcel, de cualquier forma tendría que comprarlo o perder la garantía. Ante la posibilidad, que Telcel tenía clara, de que no participara Altán, y con ello se dieran adjudicaciones casi directas en la primera fase, prefirió no entrarle.

Todo esto nos lleva a plantear lo siguiente:

  1. Es indudable que el monto de derechos, situación imputable a la Secretaría de Hacienda, es alto; es necesario repensar el esquema tributario general en materia de espectro radioeléctrico.
  2. Altán manda una muy mala señal al no participar en esta licitación, la banda de 2.5 GHz es compañera natural del proyecto de la compartida, es la que satisfaría la demanda de capacidad, vaya, hasta se menciona en la reforma constitucional. ¿Será que no ven el proyecto como una inversión a largo plazo? ¿Será que sus socios no quisieron ya invertir para obtener la garantía de seriedad?
  3. ¿Se garantiza la viabilidad del proyecto de la red compartida, aún sin la banda de 2.5 GHz? ¿Saldrá el secretario Gerardo Ruiz Esparza a explicarnos qué pasó o seguirán festejando la puesta en marcha? ¿Qué dirá PROMTEL?
  4. ¿Hay verdaderas condiciones de competencia en esta licitación, en una licitación de dos jugadores? ¿Debería el IFT considerar suspenderla?
  5. ¿Cómo evitará el IFT que AT&T y Telefónica se pongan de acuerdo?
  6. Si se adjudica la banda en el valor mínimo de
    referencia por no haber suficientes jugadores, ¿qué dirá MVS que pagó casi 2 mil millones de pesos de aprovechamiento por 60 megas sin cobertura nacional, mientras que la misma cantidad de MHz, con cobertura nacional, podrían adjudicarse a la mitad de
    precio?

Hay muchas dudas aún en el aire, solo le digo que lo que está pasando con la banda de 2.5 GHz sin duda no es lo que se esperaba, el IFT debe hacer un ejercicio de control de daños y la SCT dejar de festejar y salir a explicar, más allá de los dos párrafos del comunicado de prensa de Altán en el que anuncia que no participará en la licitación, cómo impacta esto al proyecto de la red compartida.

En la sobremesa. Internet en casa. AT&T está ofreciendo el servicio de internet fix wreless. Resulta que usted podrá, como ya sucede en otros países, ir a la tienda de la empresa, contratar el servicio y llevarse el módem a su casa, lo conecta a la luz y listo, tiene servicio de internet inalámbrico. Funciona con las mismas bandas que utiliza la empresa para prestar telefonía, por lo tanto, en las zonas donde no tiene cobertura pues no servirá. Hay dos paquetes, el de 10 megas por 350 pesos y el de 5 megas por 200 pesos mensuales. El módem cuesta mil 200 pesos precio de contado o 30 mensualidades desde 20 pesos. Se ve muy bien esta oferta para atender la demanda en zonas en las que llegar con cable es más caro y para aquellos que no quieren paquetes ni de tv ni de telefonía fija, ojalá les funcione.

Libro y amparo. Clara Luz Álvarez presentó su libro Telecomunicaciones y Radiodifusión en México en el CIDE. Gran evento, gran libro. Clara Luz, además de estupenda académica, es una incansable luchadora. No quita el dedo del renglón y aunque el Poder Judicial insiste en hacérsela cansada con su amparo contra los lineamientos de clasificación que emitió Segob, seguirá insistiendo, así es como se construye la ciudadanía, tenemos mucho que agradecerle a ella y a su trabajo, y yo por aquí empiezo.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO

GRÁFICAS

DÍA A DÍA

abril 2018
L M X J V S D
« Ene    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

RELEVANTE

Bitnami

Notice: ob_end_flush(): failed to delete and flush buffer. No buffer to delete or flush in /opt/bitnami/apps/wordpress/htdocs/wp-content/plugins/http-https-remover/http-https-remover.php on line 54