Connect with us

TELECOM

Macri da el primer paso para abrir el mercado de AT&T a favor de Slim y Movistar

Mediatelecom

Published

on

El Economista – Nicolás Lucas

Argentina dio esta semana el primer paso para habilitar el ingreso de los operadores de la telefonía celular al negocio de la televisión por satélite y también se propuso aventajar a su política regulatoria de telecomunicaciones al nivel de la experiencia internacional, al plantearse el uso compartido de infraestructura entre las empresas del sector.

La intención es consolidar la convergencia de servicios de cuádruple play en el país, al permitir que en adelante todas las compañías cuenten con la posibilidad de vender servicios de telefonía fija, móvil, Internet y televisión de paga por cable o por satélite en un solo producto. Sumado a lo anterior, la compartición de torres, ductos, cables, fibra óptica y otros elementos de infraestructura deberá fomentar las inversiones y la competencia con el despliegue de nuevos paquetes de servicios en favor del consumidor argentino.

Ese es el plan del presidente argentino Mauricio Macri, que entre el jueves y viernes envió al Senado de su país un proyecto que básicamente plantea dos grandes reformas a dos legislaciones promovidas por el kirchnerismo: las leyes de Servicios de Comunicación Audiovisual y de Argentina Digital que fueron herencia de Cristina Fernández de Kirchner, pero que Macri identifica sólo como las Leyes 26522 y 27078 en su iniciativa de reforma.

En esta tentativa de Mauricio Macri es el Congreso quien definirá y de lo que termine sancionando el Senado significará la dimensión de los impactos para toda la industria argentina de telecomunicaciones.

Se advierte que la iniciativa enviada por Macri al Congreso es una promesa cumplida para los operadores celulares como Movistar de la española Telefónica y Claro de la mexicana América Móvil, que por años han demandado un acceso a la TV satelital, legalmente vedado para las telefónicas y por ahora coto de DirecTV, controlada por AT&T, por lo que la apertura de ese mercado pensada desde la Casa Rosada alterará cualquier plan que hubiese previsto la compañía estadounidense para su filial argentina, inclusive una potencial venta regional como se filtró en la prensa económica desde 2017.

Cualquier cambio que haga el Senado argentino al marco regulatorio de la televisión por satélite modificará las condiciones de AT&T para andar por ese mercado.

El plan de Macri, si es aprobado, será además una herramienta que servirá de contrapeso para ser aprovechado por Claro y Movistar para competir contra el gigante del cuádruple play que pronto nacerá a partir de la fusión de Telecom del también mexicano David Martínez con Cablevisión-Nextel del poderoso Grupo Clarín, operación a la que el gobierno de Mauricio Macri le dijo sí a mitad del año pasado.

Macri llama a su proyecto iniciativa de “ley corta”, pero ésta tiene un nombre largo: “Ley de Fomento de Despliegue de Infraestructura y Competencia de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones en la República Argentina” y entre algunos de sus argumentos, el jefe del Ejecutivo de aquel país dice que las “asimetrías”, como la exclusividad de DirecTV en la televisión satelital, han provocado que los usuarios cuenten con una oferta magra de servicios de calidad o de cobertura.

“Las asimetrías han llevado a los usuarios a quedar sin posibilidad de optar por otros licenciatarios en la prestación del servicio de TV por suscripción satelital, particularmente de aquellos que viven en áreas rurales o donde no existen redes que operen este servicio por vínculo físico o radioeléctrico (…) La nueva conformación y las realidades del mercado aconsejan acelerar los procesos de incorporación de tecnologías diversas que introduzcan mayor competencia entre servicios de un mismo mercado y complementen las ofertas de servicios de los distintos prestadores en beneficio de los consumidores, por lo que a efectos de eliminar la distorsión a la competencia… se hace necesario sustituir algunas disposiciones legales”, dice el proyecto de Macri en su página cuatro.

Con la compartición de infraestructura, el gobierno argentino intenta emular políticas públicas que favorezcan el despliegue de servicios con el aprovechamiento eficiente de la infraestructura ya instalada y con un menor costo de inversión en la creación de nuevas redes, estrategias ya empezadas en otros países latinoamericanos como México que ahora mismo avanza con un plan con el que las empresas de radiodifusión y de telecomunicaciones pueden utilizar inmuebles de la administración pública federal para configurar sus redes y otras ofertas de servicios.

La Argentina de Macri quiere que los empresarios del sector compartan y accedan a infraestructura pasiva como radiobases, postes, ductos, fibra óptica, cables, antenas y otros equipos para detonar nuevos productos. Es una intención similar a la de México con la compartición de infraestructura de la CFE, Pemex y de edificios de gobierno, por el lado del sector público, y por la política regulatoria que pesa sobre Telmex-Telcel-Telnor de apertura de redes por ser las empresas dominantes del sector en el país, según lo establece la reforma sectorial mexicana.

“El uso compartido de infraestructura permite una utilización más eficiente del capital, acelera el despliegue de redes, respeta en mayor medida el medio ambiente y redunda en una disminución de los costos del sector y por ende, facilita la reducción de los precios de los servicios de telecomunicaciones a los usuarios finales. Por tanto, teniendo en cuenta el marco regulatorio vigente y las experiencias internacionales, es necesario establecer lineamientos y condiciones para el fomento del despliegue y uso compartido de infraestructura pasiva (…) El propósito es promover una competencia genuina y sostenible”, dice el documento llevado por el Ministerio de Modernización a los senadores.

Macri empuja a Slim y Movistar para alcanzar a Martínez

Las telefónicas Claro y Movistar ya tenían desde enero de este año el permiso de incursionar en la televisión de paga por la vía de las redes fijas, gracias a un decreto presidencial de Mauricio Macri, el Decreto 1340/2016, con el que operadoras de TV restringida pueden ofrecer telefonía móvil y las de ése mercado ir a la televisión.

El decreto de Mauricio Macri abrió así en 2017 el mercado del cuádruple play para Movistar y Claro en Buenos Aires, Córdoba y Rosario desde el 1 de enero de 2018, las tres ciudades donde se concentra más de un tercio de la población argentina.

Pero en julio de 2017, Telecom y Cablevisión confirmaron el plan de crear la primera empresa convergente de Argentina con la fusión de ambas compañías para ir por un mercado de 44 millones de personas con 60 millones de líneas sólo en telefonía celular. La acción ya la esperaba la industria pero no antes del 2 de enero de 2018, cuando se hiciera efectivo el ingreso de las telefónicas a la TV de paga a través de las redes de cable.

De esta manera, David Martínez empezaba a adelantarse a Carlos Slim en el cuádruple play, que hasta antes del proyecto de Macri de esta semana, no contaba con más posibilidades que comprar al cablero Telecentro o apresurar el tendido de sus redes de fibra óptica. Movistar también se encontraba en una posición similar al tampoco poder entrar a la TV satelital.

Martínez, un financiero de Monterrey, será dueño del 41% de la nueva compañía, gracias a su 40% de Cablevisión y su 44% directo de Telecom. Si la Comisión de Defensa de la Competencia del Ministerio de Producción aprueba la fusión entre Telecom-Cablevisión, la nueva empresa controlará el 36% de todo lo que significa telecomunicaciones en Argentina, según diversos especialistas.

Ahora, Macri intenta emparejar las oportunidades para todos los actores del sector con un proyecto de ley que primero debe pasar por el visto bueno del Congreso y no por medio de un decreto, como anteriormente fue costumbre del presidente, platica Juan Gnius, consultor en la firma de análisis en telecomunicaciones Telracom.

“El proyecto rompe el coto de DirecTV en la televisión satelital de paga. Tanto Telefónica como Claro utilizarán redes cableadas donde el retorno de inversión sea lo más rápido posible y TV vía satélite en aquellas áreas más alejadas de las ciudades donde no posean redes fijas y cuya población supere los 80,000 habitantes. Igualmente, hasta el 1 de enero de 2019 no podrán empaquetar servicios. No descarto un futuro escenario de consolidación; es decir, Telefónica y Claro podrían comprar operadores de TV paga con redes y tampoco se puede descartar el uso de un TV satelital por parte de Cablevisión para extender su llegada”, afirma Juan Gnius.

Movistar y AMX se previnieron para la TV satelital

Telefónica y América Móvil ya advertían desde tiempo atrás que su ingreso a la televisión por satélite en Argentina era cuestión de tiempo.

El mercado argentino de la TV de paga es valioso, cuenta Carlos Blanco, de la consultora Dataxis; el ARPU que generan las empresas del sector equivale a 30 dólares por mes, contra 20 dólares, por ejemplo, que produce el mercado en México.

El proyecto de reformas de Mauricio Macri animará ahora Telefónica a elevar su apuesta por Argentina, luego que mantiene el plan de llevar su filial Movistar a la Bolsa de Buenos Aires y de Nueva York para levantar capital que le permita expandirse por ese mercado y de paso tratar de disminuir la deuda de su matriz española.

Telefónica, independientemente del destino su intención de llevar a Movistar Argentina a los mercados, tiene planeado invertir 2,000 millones de dólares hasta 2019 en el país austral.

América Móvil no ha desvelado sus inversiones para Argentina, pero un hecho ocurrido el año pasado indica que AMX se interesa de manera importante en ese mercado.

En agosto de 2017, el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) aprobó y registró a Claro la modificación de sus estatutos corporativos que habilitan próximo el ingreso de la filial de AMX al mercado de la televisión y del video en el país suramericano. América Móvil se aseguró entonces de que los estatutos permitieran a Claro ofrecer “servicios fijos, móviles, alámbricos, inalámbricos o cualquier otro” y por “modalidades y sistemas actuales o futuros… y por cualquier tecnología actualmente conocida o por conocerse en el futuro”.

Es la manera en que ambas compañías pudieran responder al plan de inversiones por 5,000 millones de dólares anunciado por Telecom y Cablevisión para los siguientes años.

AT&T, por su parte, analiza desde 2017 la venta de DirecTV Panamericana, que incluye a Argentina, por cerca de 8,000 millones de dólares, por lo que cualquier decisión que tome el Senado argentino le repercutirá.

La propuesta de reformas planteadas por Mauricio Macri ya está en la Comisión de Sistemas, Medios de Comunicación y Libertad de Expresión del Senado argentino. Si es aprobada, irá a la Cámara de Diputados y continuará su camino.

“Macri cumplió con su palabra. Pero no debe dejarse pasar que el tratamiento de la ley puede llevar tiempo y sufrir modificaciones en el Congreso”, agrega Juan Gnius, de Telracom. “Es llamativo que todos los cambios a la arquitectura legal fueron por decreto y este proyecto, que equilibra la cancha para Claro y Telefónica frente a Cablevisión-Telecom, sea por ley. El tratamiento del proyecto llevará su tiempo y mientras tanto, el beneficiado será Telecom-Cablevisión”.

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

TELECOM

Telefónica España paga el último plus a la espera del próximo convenio colectivo

Mediatelecom

Published

on

Cinco Días – Santiago Millán

Telefónica va a pagar esta semana, en la nómina de octubre, el último plus incluido en el actual convenio colectivo en España, el denominado Convenio de Empresas Vinculadas (CEV), establecido para los empleados de las tres grandes divisiones, Telefónica de España, Telefónica Móviles y Telefónica Soluciones. Es el quinto plus establecido en el actual marco colectivo de la compañía y asciende a 250 euros.

Este plus tiene la opción de ser consolidable en 2019, si Telefónica cumple una serie de objetivos de Oibda-Capex durante el actual ejercicio. Según fuentes sindicales, la decisión se adoptará una vez que se presenten las cuentas a final de febrero de 2019.

A lo largo del periodo de vigencia del CEV, entre 2015 y 2018, Telefónica ha abonado una serie de pluses a los empleados: 200 euros en octubre de 2015, 200 euros en enero de 2016, 350 euros en octubre de ese año y otros 250 euros en octubre de 2017, cifra que fue consolidable en el salario de 2018, y por lo tanto revalorizable con las subsiguientes revisiones salariales, según el sindicato CC OO.

Estos pluses se unen a las revisiones salariales anuales establecidos en el CEV: un 1,9% en 2016, 1,5% en 2017 y otro 1,5% en 2018 sobre la masa salarial teórica global. CC OO indica que a estas cifras habría que añadir los bienios de antigüedad.

La cuestión ahora se centra en el futuro marco laboral que se va a establecer en Telefónica. Y es que la vigencia del actual CEV finaliza en diciembre de este año. En principio, ambas partes deberían sentarse a negociar el nuevo convenio. Ahora bien, el actual escenario va a forzar un retraso con toda probabilidad.

Telefónica de España celebrará elecciones sindicales durante la próxima primavera, entre abril y mayo posiblemente, con lo que la negociación con la cúpula de la empresa se retrasará hasta después de los comicios. En las anteriores elecciones, UGT se impuso a CC OO, si bien ambas tuvieron los mismos representantes en el comité intercentros, manteniendo una mayoría que se ha extendido durante los últimos años.

Continue Reading

TELECOM

Telefónica: “sin remedios fuertes, el acuerdo entre Vodafone y Liberty en Alemania debe ser bloqueado”

Mediatelecom

Published

on

El consejero delegado de Telefónica Deutschland, Markus Haas, ha pedido hoy a las autoridades de la competencia de la Comisión Europea que, en interés de los consumidores y la competencia en Alemania impongan fuertes remedios al acuerdo de Vodafone y Liberty en dicho mercado. “En ausencia de condiciones efectivas y apropiadas, la operación debe ser prohibida”, ha dicho.

El ejecutivo ha afirmado que la integración, tal y como está planteada, provocará la creación de un ‘cuasimonopolio’ en el negocio de la televisión por cable en el mercado alemán.

Según el directivo, integrante del comité ejecutivo de Telefónica, esta operación significaría el fin de la competencia en el mercado del cable y en el de las redes de banda ancha fija en Alemania. “No podemos permitir un cuasimonopolio en partes claves de las infraestructuras, que tienen una importancia decisiva en el futuro de la economía alemana”, ha dicho Haas.

En mayo pasado, Vodafone cerró un acuerdo con Liberty para la compra de su filial alemana Unitymedia y de otros países del centro de Europa por cerca de 18.000 millones de euros, en la que es la mayor adquisición del grupo británico de la última década.

Según Reuters, Vodafone ha pedido permiso a las autoridades de la Competencia de la Comisión Europea, que tiene hasta el 27 de noviembre de plazo para tomar una decisión sobre la revisión de la transacción. Podría aprobarlo con o sin concesiones o abrir una investigación en profundidad.

Deutsche Telekom también criticó la alianza entre Vodafone y Liberty, si bien no ha pedido hasta ahora a las autoridades de la competencia que impidan el acuerdo entre sus competidores.

Alemania es un país clave para Telefónica al aportar en la actualidad cerca de un 15% de los ingresos del grupo. La compañía, que en 2014 cerró la adquisición de E-Plus, cerró el primer semestre con 47,17 millones de clientes, de los que casi 43 millones son de telefonía móvil. La posible integración de Liberty y Vodafone en Alemania, junto con el tradicional posicionamiento de Deutsche Telekom, dejaría a Telefónica Deutschland en una posición más vulnerable ante el posible crecimiento del segmento de las tarifas convergentes fijo-móvil.

Para Vodafone, Alemania es el primer país en aportación de ingresos. Hace cinco años, la teleco cerró la compra de Kabel Deutschland, con la que entraba con fuerza en el segmento de la banda ancha fija en este mercado.

Continue Reading

TELECOM

El IFT nunca ha favorecido a nadie: Gabriel Contreras

Mediatelecom

Published

on

El Economista – Nicolás Lucas

Gabriel Contreras Saldívar, comisionado presidente del Instituto Federal de Telecomunicaciones de México (IFT), fue de los pocos reguladores que presentaron una cara de satisfacción en Futurecom 2018, el encuentro de la industria de telecomunicaciones más grande en el subcontinente americano. De la mano del jefe del IFT, México llegó a este foro con logros como la adjudicación de la banda de los 2.5 GHz, la operación en pleno de la Red Compartida; la baja de 70% en los precios de los megabytes por usuario y con la reciente noticia de haber “limpiado” todo el espectro de los 600 MHz para futuros servicios sobre IoT y 5G.

Esta edición de Futurecom, que se realiza anualmente en São Paulo, Brasil, se enfocó más al mercado brasileño y habló menos español, pero Contreras tuvo el honor de presentar el primer keynote del evento, el lunes, y de ser el único regulador en comentar los temas de 5G durante la conferencia magistral del miércoles. Incertidumbre política en Brasil, crisis financiera en Argentina, congelamiento de bandas radioeléctricas en Chile y una red dorsal que no retorna las inversiones necesarias en Perú, entre muchos otros impactos que ha sufrido la industria en lo que va del año en América Latina, también fueron motivo para que el IFT de México se convirtiera en una de las estrellas de Futurecom.

Contreras charló con El Economista en São Paulo. En esta entrevista, aceptó que ya se estudia la nueva tarifa asimétrica de interconexión que Telmex cobrará en 2019 tras el fallo de la Suprema Corte en abril; habló de que el impedimento de el ingreso del Telmex al sector de video no es una medida de preponderancia, sino de título de concesión, y sobre el plan del Congreso de regular a los OTT. Pero sobre todo, platicó de que entregará un órgano regulador eficiente, con fuerza para crecer su autonomía.

―Gabriel, pasó el primer año de aquella polémica elección de presidente en el Senado y el argumento ganador de su candidatura fue la consolidación del IFT. ¿Cómo va el cumplimiento de esa promesa?

―La agenda de este último año es una agenda de consolidación. Se concretaron proyectos que traíamos en ruta, como los términos de la separación funcional de Telmex y se concluyó exitosamente la licitación de la banda de 2.5 GHz, que era de lo más esperado. Es toda la institución, la que ha actuado con la convicción de cumplir con la reforma constitucional; de consolidar los mandatos y de seguir con una agenda que cada vez se hace más compleja. Este año comienza una nueva etapa de seguir mejorando las condiciones oferta-precio-calidad para los usuarios.

Tenemos una institución sólida con funcionarios técnicos especializados, a la altura de los mejores del mundo, que entienden muy bien los temas y lo hacen con la clara convicción de tener mejores servicios y empresas. Los resultados están a la vista.

―¿Cómo protegerán al capital humano especializado de los planes de austeridad del nuevo gobierno? ¿Se perfilan recortes de personal en el IFT?

―Viene el Presupuesto de Egresos de la Federación y en él estarán previstas las remuneraciones de toda la administración pública. Confío en que esta situación de alta especialización, prevista por el artículo 127 constitucional, será reconocida en los siguientes instrumentos que los diputados aprobarán. Tenemos personas altísimamente calificadas, que hacen un trabajo de la mayor complejidad; no sólo cuestiones que van del espectro radioeléctrico, licitaciones o los protocolos de interconexión; hay muchos otros temas que implican la toma de decisiones muy relevantes para los mexicanos.

En el IFT estamos haciendo todo lo posible para retenerlos; entendemos que hay una política de austeridad y yo quiero señalar que desde que este órgano nació, han sido públicas sus políticas de austeridad. De hecho, año con año y en términos reales, nuestro presupuesto ha decrecido y ha habido una implementación muy rigurosa de políticas de austeridad y de uso eficiente del gasto. No quiero que haya recorte. La estructura con la que se encuentra ahora el IFT ya es la mínima para poder cumplir con nuestro mandato constitucional de regular sectores.

―En la industria, la academia y los analistas hay quien se preocupa por la autonomía del IFT ante el nuevo gobierno y en si el regulador será fuerte con los regulados. Por ejemplo, si en algún momento incumple, ¿sancionará el IFT a una empresa que contrató a una periodista por la que el presidente siente afinidad? ¿Impactará el IFT a la empresa que pudiera tener cercanías con quien será jefe de la Oficina de la Presidencia? ¿De veras no habrá intocables?

―El instituto es autónomo porque ha cumplido con todos sus mandatos constitucionales y las pruebas son todas y cada una de sus resoluciones. (…) El IFT no se va a meter a pelear con nadie. El IFT va a cumplir con su obligación, como lo ha hecho hasta ahora. El IFT tiene un mandato muy claro en la Constitución, nunca ha privilegiado a un actor respecto de otro, nunca ha favorecido a nadie, no importa quién sea. Nuestras resoluciones no son populares, aunque muchas veces afectan intereses muy importantes, pero todos son en beneficio de los consumidores y las audiencias, para eso nos pagan y va a seguir pasando en el IFT. Todo conforme a la ley.

―En Futurecom ha sido una buena noticia la 2.5 y la Red Compartida y se ha recibido con sorpresa el tema de la banda de los 600 MHz, ¿pero no cree que debido a las dinámicas del mercado o el estado de la economía las promesas como el 5G o el IoT lleguen tarde? ¿Cree que todos esos adelantos provocarán una reconfiguración o una necesaria consolidación del mercado en México?

―Las consolidaciones las estamos viendo producto de las innovaciones tecnológicas que ya existen. (…) Este es un ecosistema muy complejo y donde es muy común por las economías de escala y adelantos que veamos consolidaciones, ahí hay que resaltar que el IFT está atento a que eso no genere un problema de libre competencia.

El trabajo del regulador es tener la mesa puesta; entregar cada uno de los incentivos y reducir cada una de las barreras para que el sector se desarrolle de forma eficiente. Este es un ecosistema muy complejo, que pasa incluso por cuestiones macroeconómicas, de riesgo país y de estabilidad financiera. Nuestro trabajo será que haya todo el espectro disponible, toda la infraestructura. Se hará todo lo necesario para tener la mesa puesta, pero para tener la inversión no basta el esfuerzo del regulador. Las telecomunicaciones no son lo que eran hace diez años; es mucho más que llevar un teléfono. El desarrollo de las redes es de todos.

 

Continue Reading

GRÁFICAS

DÍA A DÍA

LO MÁS LEÍDO

Bitnami