Jueves, 14 de diciembre del 2017
Idioma Es Pt En

Sólo 8 de las 16 cámaras de televigilancia están operativas

La Prensa Austral - R Martinez - 06.10.2017, 06:17
disminuir el tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente

Factores climáticos, el avance de la tecnología, los cortes de fibra óptica y la carencia de mantenimiento en dichos aparatos de seguridad han hecho lo propio para dejar inutilizables a la mitad de éstos. Ante esta situación, los fiscales del Ministerio Público manifestaron su preocupación respecto a un medio de prueba esencial en la comisión de los delitos.

 

Constituyen un factor importante como medio de prueba en una investigación criminal, donde la relevancia de lo sucedido se plasma en el material audiovisual que es captado por éstas. Es esa la trascendencia de las 16 cámaras de televigilancia que están instaladas en diversos puntos estratégicos del centro de Punta Arenas, y que con el transcurso de los años han contribuido a esclarecer hechos delictuales que han sucedido en la última década.

En el mes de diciembre del año 2007, y con mucha expectación en la comunidad de la capital regional de Magallanes, fueron instaladas las primeras nueve, que con el pasar del tiempo fueron aumentando en su número hasta llegar a la cifra actual. Sin embargo, casi al cumplir diez años de dicho acontecimiento, la realidad es diametralmente distinta, cuando los factores climáticos, el avance de la tecnología, los cortes de fibra óptica y la carencia de mantenimiento en éstas han hecho lo propio para dejar inutilizables a la mitad.

Efectivamente, el subprefecto de los Servicios de la Prefectura de Carabineros de Magallanes, comandante Andrés Merino, ratificó que sólo 8 de las 16 existentes se encuentran hoy fuera de servicio, aclarando que el último temporal de viento tuvo parte de la responsabilidad en el deterioro de algunas de ellas.

No obstante, la empresa que efectuaba la mantención de estos aparatos finalizó su garantía en diciembre de 2016, finiquitando el contrato que existía con la Municipalidad de Punta Arenas, sin que se haya podido renovar ni pactar nuevamente el servicio.

“Hace un par de años se hizo un proyecto donde se instalaron las 16 cámaras que hay en la actualidad, de las cuales 8 son las que están operativas en la actualidad, y las otras 8, paulatinamente con el tiempo se han ido deteriorando en este último año, por diferentes motivos externos a nosotros, como climáticos o por la acción del viento, y no se han podido restaurar en su operatividad, en atención a que el convenio que existía en este inicial proyecto ya no está vigente, por lo que la empresa que tenía a cargo su mantención no continuó con ésta”, reafirmó el comandante Merino.

Asimismo, en la actualidad sólo una persona se encuentra contratada por la institución para operar estos artefactos de vigilancia, función que cumple únicamente en un turno, y que es respaldada con otros dos operadores que monitorean solamente frente a llamados de emergencias.

“Ellos reciben la información del nivel 133 que, por ejemplo, en Costanera con Colón hay un accidente de tránsito, y para poder tener mayor información respecto a este hecho van a las cámaras y monitorean cuando no está la operadora que está destinada para esto”, complementó, enfatizando en la necesidad real con la que se requiere una modificación y renovación del sistema.

– ¿Cómo afecta el hecho de que solamente esté operativa la mitad de las cámaras en cuanto a la prevención de posibles delitos?

– “Yo no utilizaría el término ‘que nos vaya a afectar’. Yo creo que este instrumento es un apoyo indudable a la función policial sobre todo para poder hacer algún tipo de seguimiento. Es una herramienta tecnológica que es un sostén de la investigación en muchas ocasiones, pero éstas ya son de hace cuatro años atrás y la tecnología va cada año avanzando y mejorando mucho más”.

Preocupación de los fiscales

En otra arista, pero dentro del mismo escenario, dos de los representantes del Ministerio Público que a diario deben revisar causas delictuales, realizar controles de detención, formalizar cargos, entre muchas otras funciones, manifestaron su preocupación respecto a las averías que ostentan estos esenciales y fundamentales medios de prueba, que están distribuidos en la ciudad, y que generalmente dotan de un componente primordial al momento de la investigación de un ilícito.

En este aspecto, el fiscal Oliver Rammsy sostuvo que “el sistema de monitoreo, entendiendo siempre que es un medio de prueba para la comisión de los delitos, sin ningún otra finalidad distinta, es un elemento bastante bueno. Hay varios casos y situaciones que se han resuelto mediante el registro de las cámaras porque son una prueba fundamental, además de que la gente que trabaja en aquello son personas que han sido capacitadas y que pueden llevar a cabo esa función de la mejor manera. Pero que solamente estén funcionando 8 eso nos limita bastante, porque tratándose de delitos que ocurren en espacios públicos como en el centro, donde se da una nueva modalidad de ilícitos, como los ‘lanzazos’, realmente nos podría dificultar mucho nuestra labor. Esperamos que venga un nuevo sistema que sea más amigable, ya que actualmente muchas de las cámaras están fijas”.

En el mismo tenor, el fiscal Felipe Aguirre precisó que “esta situación podría ir en desmedro de las investigaciones y de acreditar principalmente los delitos que se cometen en horas de la madrugada en los sectores céntricos, donde están instaladas estas cámaras. Es una situación que se debe analizar y los entes que están a cargo podrán señalar cuáles son las razones y motivos que están impidiendo que funcionen. Nunca vamos a dejar de perseguir los delitos e investigar porque siempre hay otros medios de prueba, pero las cámaras son un complemento esencial y pueden conyugar en cierta forma”.

El nuevo proyecto

Volviendo a la realidad y a la urgencia que simboliza disponer solamente de ocho cámaras, el subprefecto Merino, dio a conocer un proyecto que contempla la instalación de 20 nuevos aparatos, el cual ha estado impulsando la gobernación de Magallanes en diferentes instancias, y con quienes han sostenido diversos encuentros y mesas de trabajo para llevar a cabo la planificación estratégica y encontrar la solución más acorde para enfrentar esta situación, teniendo en la mira el futuro en asuntos ligados a la seguridad de la ciudad.

Es por esto que Carabineros, a través de una nueva normativa institucional que se ha instaurado a nivel nacional, en la cual se han homologado y estandarizados las centrales de cámaras a lo largo y ancho de Chile, se unió a esta iniciativa, donde se individualizaron los detalles técnicos que se requieren en una comuna como Punta Arenas, como también se establecieron los principales puntos críticos para la instalación de las mismas.

“En esto han trabajado técnicos con observación en dispositivos instalados en las autopistas de Santiago, entre otras acciones que se han efectuado y a través de aquello el sistema se estandarizó. Ya está estipulado y especificado qué tipos de cámaras son las que necesitamos así como los puntos precisos que se establecieron sobre los principales factores de riesgo, sean por ejemplo de delitos o accidentes de tránsito, entre otros elementos. Dentro de esta normativa se exigen algunas situaciones como la cantidad de cámaras que deben existir en cada zona, y cuántas de ellas puede una persona estar monitoreando a la vez, estableciendo algunos patrones en especificaciones técnicas respecto a la eficiencia y eficacia de estos aparatos”, pormenorizó.

Bajo este tenor, aún no se ha definido una fecha concreta para presentar dicho proyecto ante el Consejo Regional, para así conseguir el financiamiento que demanda una obra como tal.

Por otra parte, es evidente la problemática actual en cuanto a la operatividad de las mismas, dado que no está dentro de las funciones del personal uniformado hacerse cargo del sistema de televigilancia, “porque lo ideal es que nosotros como carabineros estemos en la calle haciendo servicios policiales y no monitoreando cámaras”, según acota el comandante. Asimismo, dentro del proyecto se contemplaba la adquisición de los aparatos, pero no la contratación de personal. Es por esto que desde hace unas semanas, se han mantenido reuniones con el alcalde Claudio Radonich, con la finalidad de integrarlo a esta iniciativa tripartita, y cuyo complemento aborde el recurso humano para darle fuerza a la idea original.

En cuanto al espacio físico a utilizar -puesto que la Central de Comunicaciones (Cenco) dejará de utilizarse para esta labor- se está habilitando un lugar en el interior de la Prefectura, que cuente con las especificaciones necesarias y requirentes en el proyecto.

Lugar físico

“Estamos arreglando y habilitando, porque nos exigen también dimensiones de distancia del operario a la pantalla, el mobiliario, el tipo de silla, etcétera, y para eso necesitamos un espacio físico mayor al que estaba, el cual ya lo tenemos y ahora viene que la gobernación presente este proyecto ante el Core para la implementación técnica, para que la municipalidad se encargue de la contratación de las personas que van a operar este sistema”, aseveró.

Finalmente, la autoridad policial auguró porque este nuevo sistema de televigilancia pueda estar en funcionamiento este 2018. “Decir que va a ser en enero, febrero, marzo o abril sería adelantarme, porque siempre este tipo de planes sufre inconvenientes o modificaciones, pero sí esperamos que el próximo año ya esté operativo. Las voluntades están y se está trabajando en eso, ya que es preocupación de las distintas autoridades gubernamentales y comunales el sacar adelante este proyecto que es un apoyo a la función policial, y que pueda acabar con esta sensación de inseguridad que muchas veces aquí en la Región de Magallanes se siente”, puntualizó.

 
« Diciembre 2017 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

 

  



Es una publicación de Cultura, Comunicación y Desarrollo, S.C. Todos los derechos reservados © 2017

Los nombres de los espacios Mediatelecom Minuto a Minuto, Mediatelecom Américas, Sociedad de la Información e Internet y Telecomunicaciones,
Sociedad y Desarrollo son segmentos de Cultura, Comunicación y Desarrollo, S.C que ofrecen un servicio sin fines de
lucro y proporcionan el enlace directo a la fuente original, respetando los derechos de autor del editor y del autor sin alterar o
modificar parcial o totalmente la obra autoral originaria.