Martes, 27 de junio del 2017
Idioma Es Pt En

¿Por qué estamos dejando de querer a Uber?

  • Uber ha entrado en un proceso en el que sus niveles de aceptación entre la comunidad son cada vez más bajos. Tal vez esto se debe a los recientes escándalos en los que se ha visto inmersa la compañía.
El Economista - Rodrigo Riquelme - 18.06.2017, 07:18
disminuir el tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente

El 2017 no ha sido un buen año para Uber. En los primeros tres meses, las pérdidas de la compañía alcanzaron más de 700 millones de dólares. También enfrenta una transformación de su cultura organizativa y de su estructura de administración, con la que muchos de sus directivos han tenido que salir por la puerta trasera. A esto se añade que cada vez menos personas desean trabajar en esta plataforma digital de transporte, de acuerdo con la consultoría Morning Consult.

En general, las personas afirmaron que no estarían orgullosos de trabajar para Uber, en comparación con otras grandes empresas de bienes de consumo o de tecnología, de acuerdo con el ranking “Los empleadores más admirados” de Morning Consult. Según la consultoría, esto se debe a que la compañía no resulta atractiva en cuanto a las perspectivas de empleo que ofrece y porque no tiene un control de su imagen.

Morning Consult es una compañía dedicada a la investigación, el desarrollo de inteligencia y la difusión en medios acerca de las marcas y compañías más importantes en Estados Unidos. Entre enero y mayo pasados, Morning Consult condujo decenas de miles de entrevistas a adultos estadounidenses sobre si se sentirían orgullosos por trabajar en ciertas compañías. Ellos sólo tenían que responder “sí” o dejar el espacio en blanco.

En este sentido, la consultoría dijo que Uber no sólo ha caído de la gracia de sus potenciales trabajadores, también entre los estadounidenses promedio se ha reducido la simpatía por la empresa. “El 47% de los encuestados dijo tener una visión positiva de la empresa. Esto se compara con un promedio de 73% para las empresas de tecnología incluidas en las encuestas de Morning Consult”.

Uber ha entrado en un proceso en el que sus niveles de aceptación entre la comunidad son cada vez más bajos. Esto tal vez se deba a los recientes escándalos en los que se ha visto inmersa la compañía, que incluyen acusaciones de que la empresa de transporte fomenta un ambiente de trabajo que ha propiciado situaciones de acoso sexual y desacuerdos laborales con sus conductores, a los que no reconoce como trabajadores sino como proveedores de servicio.

En febrero pasado, el ex-CEO de Uber, Travis Kalanick, anunció el inicio de una investigación dentro de la compañía de transporte privado, después de que una exempleada denunció el acoso y el sexismo imperantes en la empresa. Susan Fowler, que trabajó para Uber entre el 2015 y el 2016, denunció que su jefe directo le había hecho insinuaciones sexuales desde su llegada a la empresa.

Semanas después de este altercado, Kalanick fue captado en un video mientras discutía con un conductor de la plataforma sobre las tarifas del servicio y los ingresos de los choferes. "¿Sabe qué? A algunas personas no les gusta asumir responsabilidades. Culpan de todo lo que les ocurre en la vida a los demás. Buena suerte", le dijo Kalanick al conductor para después dar un portazo. A raíz de este incidente, el director de Uber admitió que tenía que “cambiar de forma fundamental y madurar”.

La investigación que la compañía de transporte inició en febrero a raíz de la denuncia de Fowler por acoso sexual dio sus primeros resultados hace apenas algunas semanas. El 6 de junio, Uber anunció que había despedido a 20 empleados y que le había hecho una advertencia a otros 30 de sus trabajadores. Las pesquisa, que dirige el exsecretario de Justicia de Estados Unidos, Eric Holder, en colaboración con bufete Covington & Burling LLP, ha revisado 215 quejas presentadas y en 100 casos decidió que la empresa no debía tomar una medida.

Para complementar estas acciones, el consejo directivo de la plataforma tecnológica de transporte aprobó una serie de recomendaciones sobre la cultura corporativa de la empresa presentadas por el ex secretario de Justicia de Estados Unidos, Eric Holder, entre las que se encontraba la suspensión temporal del director de la compañía.

En este contexto, el 12 de junio pasado, el segundo al mando de Uber, Emil Michel, dejó sus funciones en la empresa. El directivo ha sido acusado de ser el responsable de que dentro de la empresa exista una cultura del acoso y la agresión sexual, que varios trabajadores han denunciado.

Apenas un día después, el director ejecutivo de la empresa, Kalanick, anunció que tomaría licencia sabática. “Es difícil poner un tiempo límite en esto, puede ser más corto o más largo de lo esperado", dijo Kalanick en un correo electrónico dirigido a los empleados de Uber. "Si vamos a trabajar por Uber 2.0, también necesito trabajar en Travis 2.0 para convertirme en el líder que esta compañía necesita y que ustedes merecen”, afirmó.

El 14 de junio, un día después del anuncio de Kalanick, se dio a conocer que el responsable de Uber para Alemania, Austria y Suiza, Rasoul Jalali, también había renunciado. El colmo llegó cuando el director la compañía, David Bonderman, anunció su renuncia al consejo de administración de la misma, tras unas declaraciones que hizo durante una reunión de empleados, que fueron consideradas ofensivas para las mujeres.

Uber se está esforzando por cambiar la imagen de su marca y por aprender a controlarla. El problema es que aún no sabemos si lo está haciendo demasiado tarde. La simpatía que la marca generó cuando comenzó su incursión en muchas ciudades de todo el mundo se está desvaneciendo poco a poco e incluso hay quienes han pronosticado que la compañía se irá a la quiebra en un periodo no mayor a 10 años.

 
« Agosto 2016 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        

 

  



Es una publicación de Cultura, Comunicación y Desarrollo, S.C. Todos los derechos reservados © 2017

Los nombres de los espacios Mediatelecom Minuto a Minuto, Mediatelecom Américas, Sociedad de la Información e Internet y Telecomunicaciones,
Sociedad y Desarrollo son segmentos de Cultura, Comunicación y Desarrollo, S.C que ofrecen un servicio sin fines de
lucro y proporcionan el enlace directo a la fuente original, respetando los derechos de autor del editor y del autor sin alterar o
modificar parcial o totalmente la obra autoral originaria.