Miercoles, 22 de noviembre del 2017
Idioma Es Pt En

Cómo protegerse del fallo de las redes WiFi tras romper el protocolo WPA2

  • Los expertos en seguridad informática insisten en la necesidad de instalar los parches de seguridad que los fabricantes de tecnología manden en los próximos días, ya que un cambio en las claves del router WiFi no evita un posible ataque y robo de datos
ABC - J.M. Sánchez - 17.10.2017, 08:00
disminuir el tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente

Que quede claro: cambiar tu clave del router WiFi de tu casa no sirve para nada en este caso. Nos referimos al descubrimiento de una grave vulnerabilidad que afecta al protocolo WPA2, el más extendido y en seguro en las redes inalámbricas de todo el mundo. Los expertos en seguridad informática han insistido en que la principal medida de contención ante posibles intromisiones es instalar los parches de actualización ya preparados por algunas empresas de tecnología.

¿Qué afecta la vulnerabilidad?

El fallo descubierto por investigadores de la Universidad de Leuven (Bélgica), bautizado como Krack -Key Reinstallation AttaCK, en inglés-, pone en entredicho la seguridad de los routers del planeta. Es decir, el protocolo WPA2 ya no es seguro y, por tanto, todos los usuarios pueden ser objeto de un ciberataque y robo de datos. «Esta vulnerabilidad puede afectar a cualquier red WiFi, incluyendo la del hogar, la oficina o las conexiones públicas», apunta Álex López de Atxer, director general de la firma F5 Networks. Permite que un ciberatacante se introduzca dentro del radio de la red inalámbrica, incluso dentro de las conexiones seguras, e «inyecte distintas clases de virus en ella, apoderándose de contraseñas, números de tarjetas de crédito y fotos enviadas a través de ionternet».

De esta forma, un ataque podría interceptar el tráfico de los usuarios y, en caso de acceder a los dispositivos conectados, robar información sensible como contraseñas, datos bancarios o mensajes. Es decir, el objetivo de esta herramienta destinada a explotar la vulnerabilidad no es robar la clave WiFi, sino interceptar las comunicaciones entre la red inalámbrica y el dispositivo al que se conecta, ya sea un teléfono móvil inteligente, una tableta o un ordenador. Espiar, para entendernos. Todos los equipos, por tanto, son susceptibles de recibir un ataque.

«Esta vulnerabilidad habla de la importancia de garantizar que todas las conexiones dispongan de un cifrado fuerte», señala Rich Campagna, director general de la firma de seguridad informática Bitglass. Son varios los sistemas operativos vulnerables, entre los que se encuentran Android y Linux, los grandes afectados. «Las organizaciones deben tomar medidas para garantizar que tengan visibilidad y control sobre las salidas de datos en caso de que se acceda a ellas desde una red y dispositivo en riesgo».

¿Qué medidas debo adoptar?

Pero, ¿existe alguna medida de contención? Por el momento poco se puede hacer. Los expertos aconsejan navegar por direcciones web bajo el protocolo de cifrado Https que soportan determinadas páginas web, actualizar en la medida de lo posible los parches de seguridad lanzados por las empresas de tecnología (Microsoft o Apple ya han anunciado actualizaciones) y evitar cambiar el sistema WPA2 por otro más inseguro como los anteriores WEP. «El problema es que muchos puntos de acceso no podrán ser parcheados sobre la marcha con lo que usar wifi puede ser inseguro en la mayor parte de los escenarios», añade a ABC Deepak Daswani, experto en seguridad informática.

¿Es mi equipo o móvil vulnerable?

La trascendencia de Krack es importante, pero cabe destacar que para sufrir este ataque el ciberatacante debe encontrarse en la red local y estar dentro del alcance de la red WiFi. Microsoft, por su parte, ya ha encontrado una solución para contrarrestar los efectos de un posible ataque. Ya está disponible para Windows 7 y Windows 10. Afortunadamente, no se han desvelado los procedimientos concretos para realizar un ataque, pero el descubrimiento de un fallo en las conexiones inalámbricas ya es de por sí un asunto gordo. En el caso del sistema Android, el fallo afecta al 41% de los dispositivos basados en este sistema operativo para móviles.

Desde las versiones 6.0 Marshmallow en adelante Krack puede provocar efectos devastadores. Quedan así expuestos a un posible ataque que sepa aprovechar la vulnerabilidad que afecta a las redes WiFi. Y, por el momento, Google, empresa propietaria de la plataforma, no ha logrado desarrollar un parche de actualización, la cual se estima que llegará ya a principios de noviembre. Apple también ha adelantado un parche que estará disponible en los próximos días, mientras que Ubuntu-Linux ya cuenta con el suyo propio.

Consejos y recomendaciones

1.- Cambiar la contraseña del router no sirve, aunque es aconsejable hacerlo periódicamente

2.- Por eso, cambiar y ocultar el nombre de la red WiFi

3.- Como medida rudimentaria, utilizar el cable Ethernet en lugar de la red inalámbrica

4.- Filtrar las conexiones MAC del router para evitar que extraños entren en tu conexión

5.- Evitar navegar por páginas web que no tengan Https

6.- Evita conectarte a redes WiFi públicas

7.- Instalar las actualizaciones de seguridad de los dispositivos cuando estén disponibles

8.- Pese a haber sido roto seguir con WPA2 y no cambiar tu router o punto de acceso a interneta WEP

9.- En la medida de lo posible acceder a internet por medio de una red privada virtual (VPN) o seguir navegando a través de la red de datos móviles

 
« Noviembre 2017 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

 

  



Es una publicación de Cultura, Comunicación y Desarrollo, S.C. Todos los derechos reservados © 2017

Los nombres de los espacios Mediatelecom Minuto a Minuto, Mediatelecom Américas, Sociedad de la Información e Internet y Telecomunicaciones,
Sociedad y Desarrollo son segmentos de Cultura, Comunicación y Desarrollo, S.C que ofrecen un servicio sin fines de
lucro y proporcionan el enlace directo a la fuente original, respetando los derechos de autor del editor y del autor sin alterar o
modificar parcial o totalmente la obra autoral originaria.