Miercoles, 18 de octubre del 2017
Idioma Es Pt En

El apetito voraz de SoftBank

Expansión - Miriam Prieto - 12.07.2017, 08:42
disminuir el tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente

La operadora de telecomunicaciones japonesa ha destinado en el último lustro alrededor de 100.000 millones de dólares a inversiones y adquisiciones como la del fabricante de chips ARM.

¿Qué comparten el fabricante de chips ARM, la operadora estadounidense de telecomunicaciones Sprint, el gigante chino Alibaba o la empresa de robots Boston Dynamics? Todas ellas son propiedad o están participadas por la operadora japonesa SoftBank. Fundada por Masayoshi Son en 1981, SoftBank ha extendido sus tentáculos adquiriendo compañías en áreas como las telecomunicaciones, el comercio electrónico, la tecnología o la robótica. En la actualidad, SoftBank no es sólo una de las mayores compañías japonesas, sino también uno de los grupos nipones más ambicioso internacionalmente.

El pequeño distribuidor de software que fundó Masayoshi Son en los ochenta del pasado siglo se ha convertido en un conglomerado tecnológico internacional que no duda en endeudarse para mantener su apetito voraz. SoftBank cerró hace un año su mayor operación hasta la fecha, la compra del fabricante británico de chips ARM por 32.000 millones de dólares, una apuesta ambiciosa con la que busca controlar una de las partes más importantes de la industria tecnológica: los chips que usan buena parte de los smartphones -entre ellos, el iPhone- y que también serán un elemento esencial en próximas revoluciones como la del Internet de las Cosas.

Pero SoftBank es mucho más que un actor en megacompras. En las últimas décadas, la empresa de Masayoshi Son ha invertido en centenares de start up, a la búsqueda del próximo gran éxito tecnológico. Muchas de ellas han resultado fallidas -SoftBank sufrió en Bolsa y en sus finanzas las consecuencias del estallido de la burbuja tecnológica a comienzos de siglo-, pero Son también ha cosechado éxitos.

El éxito con Alibaba

El primero de la lista es Alibaba, una empresa en la que empezó a invertir en el año 2000, cuando la compañía china de comercio electrónico era una desconocida. SoftBank arrancó con una mínima inversión de 20 millones de dólares y fue ampliando su participación hasta alcanzar un 34% de Alibaba en 2014, cuando el grupo chino protagonizó una salida a Bolsa que valoró la compañía de comercio electrónico en 231.000 millones de dólares.

El mayor fondo tecnológico

SoftBank es la impulsora, junto con el fondo soberano de Arabia Saudí, del mayor fondo tecnológico hasta la fecha, Vision Fund, que contará con 100.000 millones de dólares. SoftBank ha comprometido una inversión de 28.000 millones de dólares en Vision Fund, que cuenta con inversores como Apple, Foxconn o Qualcomm.

Son anunció hace un año la venta de acciones de Alibaba por valor de 10.000 millones de dólares para hacer caja con la que reducir deuda, que asciende a 130.00 millones de dólares.

Telecomunicaciones

Sin embargo, los planes con Sprint no han salido como esperaba Son. El multimillonario japonés pagó 22.000 millones de dólares en 2012 para hacerse con el control de Sprint con el objetivo de fusionarla con T-Mobile. Cinco años después, Sprint sigue anclada como cuarta operadora móvil en Estados Unidos. En mayo, Bloomberg aseguraba que las dos compañías habían retomado conversaciones para abordar una posible fusión.

Pero los tentáculos de SoftBank llegan a muchas más áreas. En abril, invirtió 5.500 millones de dólares en Didi Chuxing, el Uber chino, donde había entrado un año antes una inversión de 4.500 millones de dólares. Y en mayo destinó 1.400 millones a Paytm, una start up china de pagos digitales.

La agresiva política de adquisiciones e inversiones de SoftBank también ha llevado al conglomerado tecnológico a explorar negocios de futuro, como la robótica. SoftBank ha adquirido en los últimos años la francesa Aldebaran -creadora del robot Pepper- y, recientemente, el negocio de robótica de Google.

El ambicioso Masayoshi Son

Masayoshi Son (59 años), fundador de SoftBank, es el hombre más rico de Japón, con una fortuna estimada de 20.400 millones de dólares, según 'Forbes'. En los setenta, mientras estudiaba en Berkeley (California) hizo su primer negocio al vender un diccionario electrónico a Sharp. En los 80, Son volvió a Japón, donde fundó SoftBank. La compañía dio su gran salto en 2006, cuando Son adquirió a Vodafone su negocio de telecomunicaciones en el país nipón. Son había perdido 70.000 millones de dólares con el estallido de la burbuja puntocom.

 

 

  



Es una publicación de Cultura, Comunicación y Desarrollo, S.C. Todos los derechos reservados © 2017

Los nombres de los espacios Mediatelecom Minuto a Minuto, Mediatelecom Américas, Sociedad de la Información e Internet y Telecomunicaciones,
Sociedad y Desarrollo son segmentos de Cultura, Comunicación y Desarrollo, S.C que ofrecen un servicio sin fines de
lucro y proporcionan el enlace directo a la fuente original, respetando los derechos de autor del editor y del autor sin alterar o
modificar parcial o totalmente la obra autoral originaria.