Martes, 21 de noviembre del 2017
Idioma Es Pt En

En telecomunicaciones y TI, como en otros sectores económicos, hay gente que sabe y otros que dicen saber sobre regulación, mercado, competencia, tecnología y de su convergencia para conseguir beneficios sociales y de empresa o experiencia de política pública. José Felipe Otero Muñoz es de los primeros; también es portorriqueño por nacimiento, pero avecindado en Texas y andado por Colombia y Uruguay. Es un ciudadano latinoamericano y es tratado así en Futurecom 2017 por sus colegas de la industria que lo reconocen y escuchan cuando habla sobre una industria tan compleja y de tantos intereses como es la de telecom.

La distinción de los demás para consigo es de adentro y deriva igual por su experiencia ganada en más de 25 años de andar por el sector, y no pese a que en su equipo directo trabajan para él un argentino, un mexicano y una brasileña que lo buscan y acompañan a cada stand o conferencia que se mete de la edición del Futurecom 2017.

 

Despacha en la dirección latinoamericana de la organización 5G Americas -un trade association conformado por muchos actores de toda la industria telecom y de TI- y hasta donde su cargo se lo permite sin verse comprometido con nadie, cita ejemplos de casos regulatorios, de subasta de espectro -una de sus pasiones- y de cómo algo que no se ve y que es tan intangible como lo son las frecuencias radioeléctricas pueden mejorar la vida de las personas en su diario cotidiano o en casos de desastres, como el ocurrido en México con el mortal terremoto del 19 de septiembre y también de cómo el huracán María se llevó por los aires a la infraestructura telecom de su natal Puerto Rico, hecho del que al respecto -dice en una plática muy aparte- se siente “indignado” por la respuesta de Donald Trump para con la isla y de la acción de éste de arrojarles papel higiénico a sus paisanos de San Juan.

 

Para Trump, Otero tiene un calificativo y es el mismo que para el Senado mexicano cuando el reportero le pregunta por un comentario sobre el relajo que se armó el martes en la Cámara alta con la designación de un nuevo jefe para el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), pero prefiere que esa palabra no se cite; no porque sea de un lenguaje chabacano ni porque tenga una cordial relación con la SCT y los reguladores o con algunos regulados mexicanos, sino porque su posición en 5G Americas le obliga a conducirse con cierta diplomacia cuando sus opiniones van por los canales de la prensa.

 

En 5G Americas tiene un trabajo que bien equivaldría al rango de un ministro de Estado de cualquier país para el sector telecom y no es extraño que un día apareciera como el regulador de algún mercado; su experiencia ganada en el sector, principalmente como consultor, en Londres y Washington son la garantía que hallarán sus potenciales empleadores, aunque a decir verdad se licenció con conocimiento de literatura, por eso es que una de sus colegas mexicanas lo considera como uno de “los dos intelectuales” de entre los analistas latinoamericanos para el sector -el otro considerado es un mexicano-.

 

José Otero es un volcán de emociones que apunta con la mirada fija cuando un argentino no se expresa con propiedad por lo ocurrido con los ciclones en el Caribe, pero igual es risueño cuando explica un tema técnico como el espectro radioeléctrico, que es sobre la que trata su entrevista de 12.5 minutos con este medio:

 

— Gracias por el tiempo, José. Qué aprendizaje consideras, en materia de telecomunicaciones, nos dejan y dejan a las autoridades y empresas los resultados de los desastres ocurridos en el Caribe, pero sobretodo en México con el terremoto; esto, porque se congestionaron las redes y ha habido quien ha dicho que es la falta de infraestructura, la falta de espectro o el mal estado de ambas lo que acentuó las caídas de servicios.

— Cuando estamos hablando de desastres, recuperación y de tecnología, por ejemplo LTE… Cuando hablamos de esos desastres, tanto de aquellos que no se pueden predecir, como los que se sabe que se están acercando, se tiene que ver toda una imagen; no sólo un sector y pensar así.

 

Tampoco debemos limitarlo todo solamente a un segmento de lo que viene siendo el mercado; tenemos que verlo como un todo. No es que si las redes LTE están conectadas y dando un servicio, pueden seguir así, operando sin estar conectadas a otro tipo de redes; de alguna manera, todas las redes van estar conectadas, por microonda, fibra, cable, cobre, etc; o sea, que si tienes a la perfección toda la infraestructura móvil, pero hay un corte en esos otros cables te puedes quedar sin el servicio, eso es lo que hay que pensar y parece que no ocurrió; como dices, aunque parezca lógico.

 

— Insisto, suena lógico; pero has de comprender que muchas veces las autoridades que ocupan esos cargos son políticos y no siempre tienen la sensibilidad de prevenir… ¿Entonces?

— Lo primero y lo importante en estos casos es cumplir con las recomendaciones la Unión Internacional de Telecomunicaciones, en todo lo que viene siendo recuperación. Tener un plan de logística siempre es necesario ante cualquier posibilidad de interrupción que afecten los servicios, también tener un poco de redundancia. Por ejemplo, en el caso de Puerto Rico lo que hemos visto con las camionetas que lanzan señal o los generadores de electricidad ha sido positivo o que algunos, en otros casos, se conecten con telefonía satelital para sustituir mientras la conectividad “tradicional” supone un esfuerzo y al respecto, lo que hicieron las operadoras en México de abrir sus redes para que las personas se comunicaran en un momento así es de reconocerse. Actuaron; hicieron su parte.

 

— Y qué debe ser más, ¿un plan o un plan con planes cuando un golpe así?

— En ese particular también es un deber asegurarse los insumos para las redes de telecomunicación estén disponibles, como los combustibles y tener preparados otros aspectos en zonas alejadas; creerás que no, pero no ocurre siempre.

 

Obviamente, también, hay que definir prioridades: cuáles son los sitios que de una forma urgente deben ser conectados, porque no se pueden dejar sin conexión ni electricidad hospitales, centros de emergencia o de la policía, a una urbanización de clase media o alta; siempre la prioridad en conectividad tiene que ser todas las entidades que son responsables de ayudar a la ciudadanía y una vez estando eso cumplido, se debe continuar arropando a los demás segmentos de la población.

 

— Hablando más de un tema comercial o más bien sobre oportunidades de negocio y auxilio con proyectos de conectividad, por ejemplo la Red Compartida, ¿qué se podría hacer de ella? ¿Un MVNO?

— Por mi posición no puedo hablar mucho de ello. Pero en ese aspecto que dices, si se puede montar un operador móvil virtual, si su objetivo final es ofrecer servicios de seguridad y de eso ya estamos hablando de un aspecto puramente comercial, entonces será estrategia comercial de la entidad que decida comprarle capacidad a la Red Compartida o a otro operador inalámbrico del mercado; oportunidades tocará hallarlas a ellos.

 

— Sigamos con espectro, pero no sobre los 700 MHz -Red Compartida-, sino en los 2.5 GHz. ¿Crees que sólo con el despliegue de la banda de 2.5 se puede crecer en LTE Advanced o con lo que tienen los operadores mientras es suficiente para avanzar con esa tecnología en México?

— Debes considerar varias cosas: que los distintos operadores están ofreciendo en las distintas regiones de México distintas ofertas en distintas porciones de espectro y con distintas cantidades de espectro; obviamente la Región 9 (centro del país), tradicionalmente, es la que acumula la mayor cantidad de usuarios, por ende no es lo mismo que estés en un lugar donde estés usando una gran cantidad del espectro que tienes asignado con baja densidad de población, a hacerlo donde hay un área sobrepoblada. México no es un país heterogéneo para ninguna red de telecomunicaciones; la demanda y tráfico va generándose a distintas maneras en cada localidad del país; el país es único, pero su consumo y radiografía no. Es lo que hay que comprender (para la industria).

 

— Entiendo eso. Estamos a seis meses de que la Red Compartida eche su primera señal al aire. Algunos le echan flores y otros no. ¿Qué podrías decir tú?

— Nosotros estamos observando la Red Compartida y es importante. Independientemente del progreso de la Red, cumplir los requisitos mínimos de cobertura poblacional de los primeros años será bastante fácil. Quedará ese porcentaje de población que no tiene cobertura como reto.

 

Desde la perspectiva de lo que independiente esté haciendo la Red Compartida, si vemos las recomendaciones de la UIT, en cuanto a los límites de lo que se tiene que entregar a los operadores para que se pueda promover el uso de la banda ancha móvil, entonces México está lejos de lo que había que tener para 2015 y bastante más lejos de lo que tiene que tener para 2020: se necesita que se entregue más espectro; sabemos de que va muy bien en los 600 MHz, que está en camino el 2.5, pero aún con la entrega de este espectro para que se explote de forma inmediata nos seguimos quedando lejos de lo que recomienda la UIT.

 

— Pero, sin afán defensa del regulador mexicano, sabemos que no es fácil y que no será antes de 2020 que se considere más espectro en colocación…

— Todo depende de quién lo esté ocupando y la facilidad que tenga el IFT para limpiarlas y ponerlas en disponibilidad inmediata para la oferta de servicios móviles. ¿En qué bandas (habría más posibilidades de explotación? En 450 MHz, por ejemplo; pero la disponibilidad de equipos la hace bastante dificultosa, pero la banda está allí y creemos que el regulador sabe hacer las cosas. Aparte, una clave de México (para otras naciones) es que hay que ir mirando a dónde van las naciones del NAFTA, porque los tres países están armonizando la ruta de espectro para los próximos años.

 

— ¿Y entonces no puedes comentar nada sobre el Senado?

— No; eso mejor defínelo tú.

 

Publicado en Organismos

La participación de mercado de LTE en las suscripciones celulares de América Latina se incrementó a 23 por ciento al cierre de junio de 2017, casi duplicándose en la región durante los últimos doce meses desde 12 por ciento en 2016. El número de conexiones LTE llegó a 159 millones al segundo trimestre, luego de sumar 77.6 millones durante los últimos doce meses.

Según un nuevo reporte sobre el estado de LTE elaborado por 5G Américas, se espera que el número de conexiones LTE alcance 198.6 millones de conexiones al cierre de 2017 (el pronóstico incluye M2M) y una participación de mercado de 28 por ciento. En 2021, se proyecta que LTE alcanzará 458 millones de conexiones (la proyección incluye M2M) y 59 por ciento de participación de mercado, con un total de conexiones que alcanzarán los 777 millones.

“La región se beneficiará de diversas pruebas de LTE-Advanced Pro en mercados que abarcan desde Argentina en el Sur hasta Antigua y Barbuda en el Caribe. A medida que se asigne más espectro en los mercados del Caribe y América Central y que se incremente la cobertura de redes con LTE, su adopción se acelerará”, observó José Otero, Director de 5G Americas para América latina y el Caribe.

A nivel mundial, las conexiones LTE crecieron 59 por ciento desde junio de 2016 hasta junio de 2017 para alcanzar los 2.37 mil millones. La participación de mercado de LTE comparada con todas las demás tecnologías inalámbricas móviles alcanzó 30 por ciento al cierre del segundo trimestre de 2017, un incremento de diez puntos porcentuales en el lapso de un año. Se sumaron 878 millones de suscripciones nuevas a LTE en un año, según datos de Ovum correspondientes al segundo trimestre de 2017.

Las proyecciones indican que LTE sostendrá su ímpetu a nivel mundial, alcanzando más de 2.5 mil millones de conexiones para fines de 2017, 3 mil millones en 2018 y 4.9 mil millones de conexiones en 2022. Se prevé que 5G acumulará conexiones a partir de 2019 y que para 2022 contará con 389 millones de conexiones en todo el mundo.

 

La región América del Norte alcanzó 327 millones de suscripciones LTE a fin de junio de 2017, con lo que alcanzó una tasa de penetración de 90.5 por ciento. Esta tasa de penetración se compara con las siguientes dos regiones, Europa Occidental y Oceanía, Asia Oriental y Sudeste asiático, ambas con una penetración de 54 por ciento. Se prevé que en América del Norte, la penetración de LTE superará 100 por ciento en 2018, respecto a la población total.

Publicado en Noticias

El acceso a la red y a las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) se mantiene como un reto para América Latina; sin embargo, se prevé que para 2025 la penetración de Internet en la región alcanzará a 85 por ciento de la población, y tendrá 459 millones de usuarios de Internet móvil según datos de la consultora Frost & Sullivan.

En el marco de un seminario web ofrecido por 5G Américas, la consultora presentó los datos sobre la transformación digital en América Latina hacia 2025. Se proyecta que la región cuente con alrededor de 2.5 millones de dispositivos conectados, lo cual equivale a 3.5 dispositivos conectados por persona.

De acuerdo a la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) entre el 2010 y 2015 el número de hogares conectados a Internet en América Latina y el Caribe creció 14.1 por ciento promedio anual, esto significa que se alcanzó el 43.4 por ciento en 2015.

La conectividad móvil, el big data, la nube y el Internet de las Cosas (IoT), destacan como los principales impulsores de la transformación digital. La firma considera que estas fuerzas cambiarán los modelos de negocios y generarán disrupción.

Frost & Sullivan también destaca los impactos a la economía con una una contribución estimada en 360.3 millones de dólares al producto interno bruto (PBI) proveniente del ecosistema móvil.

Asimismo, se proyecta que el PBI total de América Latina llegue a 7.3 billones de dólares, del cual Brasil y México representará 45 por ciento. El 68 por ciento del PBI se atribuye que será por el sector de servicios, y empleará a más de 60 por ciento de la población.

Para la consultora, el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP, Trans-Pacific Partnership) traerá más comercio y oportunidades con Asia y el Pacífico.

 

Por otra parte, en el aspecto social, la consultora espera una mayor participación de las mujeres en la fuerza laboral, la cual llegará a 50 por ciento. Además, se prevé que los trabajos que requieran rasgos humanos únicos, como la educación y el cuidado de personas, entre otros, serán los menos propensos a ser automatizados.

Publicado en Noticias

La penetración LTE alcanzó 22.5 por ciento de la población al avanzar 8.3 puntos porcentuales en el cuarto trimestre de 2016 con respecto al segundo trimestre de 2016. Uruguay, Argentina, Chile, Brasil y Costa Rica exhibieron tasas de penetración superior al promedio de la región, según el último reporte de la asociación empresarial 5G Américas.

5G Américas identifica como importantes pilares del crecimiento de LTE en la región la mayor cobertura que posee esta tecnología y su impulso en algunos mercados por la disponibilidad para utilizar las frecuencias liberadas por el dividendo digital (700 MHz) para expandir la cobertura de esta tecnología en zonas suburbanas y rurales. Esta cobertura ampliada, junto con una mayor cantidad de usuarios con dispositivos capaces de conectarse a esta tecnología, han contribuido a un uso más extendido de LTE.

Uruguay continúa como líder indiscutible en la adopción de LTE en América Latina con una penetración de 79.6 por ciento de esta tecnología en el mercado. No obstante, este liderazgo en LTE aún no se traslada a la adopción de servicios de LTE-A, que todavía no se ofrecen de forma comercial en este país. 5G Americas considera que la gran capilaridad de fibra óptica y un perfil de usuario inclinado a adoptar rápidamente nuevas tecnologías presentan un mercado favorable para la rápida adopción de LTE-A una vez se comercialice.

En tanto, Argentina continuó su rápido crecimiento de LTE sobrepasando a Chile como el segundo mercado con mayor nivel de penetración de esta tecnología a nivel regional. Una mayor cantidad de dispositivos capaces de conectarse a LTE sirven para explicar el éxito de esta tecnología en este mercado.

En este mismo plazo, explica 5G Americas, Chile se colocó como el tercer lugar regional con una penetración LTE de 30.8 por ciento (ganancia de 4.4 puntos porcentuales). Brasil y México se colocaron en el cuarto y quinto lugar del índice al alcanzar penetraciones de LTE de 28.9 y 21 por ciento respectivamente, un incremento en más de 10 puntos porcentuales entre el segundo y el cuarto trimestre 2016.

 

Bolivia fue el único mercado que registró una variación negativa en la penetración de LTE, saliendo así de los primeros lugares de la clasificación. Paraguay cayó tres posiciones y registró una de las tasas de crecimiento LTE más reducidas.

 

Publicado en Noticias

Las conexiones a internet móvil de alta velocidad son cada vez más importantes en Colombia. Así lo muestra la más reciente edición del Índice 5G Americas de Penetración LTE en América Latina, en el cual Colombia terminó el año 2016 con un 18,7 por ciento de penetración de líneas LTE sobre el total de la población. 

El índice deja en buena posición a Colombia si se compara con las cifras de mediados de 2016, cuando se registraba un 14,18 por ciento de penetración de esta tecnología. Además, el país ganó un puesto frente a dicha medición, ubicándose en la séptima posición entre 18 países.

Uruguay lidera adopción de LTE

Sin embargo, al analizar las cifras frente a otros países de América Latina, Colombia aparece a mitad de camino en adopción de la tecnología LTE. Muy lejos se encuentra Uruguay, donde el índice de penetración ya alcanza un 76,6 por ciento, mientras que el promedio regional se ubica en 22,5 por ciento.

“Sólo cinco mercados exhibieron niveles de penetración de LTE superiores a los de América Latina como región: Uruguay, Argentina, Chile, Brasil y Costa Rica. Esto no debe interpretarse como un bajo nivel de adopción en otras plazas, como lo demuestran los crecimientos de LTE registrados en México, Panamá, Colombia y Ecuador durante el segundo semestre de 2016”, destaca la organización 5G Americas.

También te puede interesar: ¿En qué va la subasta del ‘dividendo digital’ que quiere hacer Colombia?

De acuerdo con el más reciente informe de la industria de las telecomunicaciones, elaborado por el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones a partir de la información enviada por los operadores móviles, al cierre de 2016 Colombia contaba con 4,8 millones de conexiones 4G LTE, lo que la convierte en la tecnología de mayor participación en el segmento de internet móvil.

En Colombia, la tecnología LTE se ofrece desde 2012, cuando la compañía UNE EPM Telecomunicaciones lanzó comercialmente planes de internet de alta velocidad. Luego, tras una subasta de espectro de la cual participaron los principales operadores del país, se estableció una hoja de ruta para llevar este tipo de conexiones a más municipios del país.

Publicado en Banda ancha
«InicioAnterior1234SiguienteFinal»
Página 1 de 4
 
« Noviembre 2017 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

 

  



Es una publicación de Cultura, Comunicación y Desarrollo, S.C. Todos los derechos reservados © 2017

Los nombres de los espacios Mediatelecom Minuto a Minuto, Mediatelecom Américas, Sociedad de la Información e Internet y Telecomunicaciones,
Sociedad y Desarrollo son segmentos de Cultura, Comunicación y Desarrollo, S.C que ofrecen un servicio sin fines de
lucro y proporcionan el enlace directo a la fuente original, respetando los derechos de autor del editor y del autor sin alterar o
modificar parcial o totalmente la obra autoral originaria.