Sábado, 21 de octubre del 2017
Idioma Es Pt En

¿Quién quiere comprar Telefónica México?

- 16.06.2017, 13:37
disminuir el tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente

El inversionista japonés Softbank, a través de su filial Sprint en Estados Unidos, estaría en búsqueda de adquirir la filial de Telefónica en México, según información que ha circulado en prensa. Hasta ahora ninguno de los dos grupos han negado o confirmado algún tipo de operación, y sólo existe la afirmación de un columnista sobre el inicio del “due dilligence”.

No es la primera vez que se sospecha de la venta de Telefónica México, con supuestos postores como Televisa o Sprint, nada de lo cual ha trascendido el rumor. Sin embargo, se estima que ahora existiría un mayor interés de ambas partes para concretar un acuerdo que potencialmente beneficiaría a ambos grupos.

Por un lado, Sprint buscaría un lugar en México donde la entrada de AT&T abrió el potencial de integración del mercado norteamericano. En repetidas ocasiones, SoftBank, matriz de Sprint, ha acusado a Verizon y AT&T en Estados Unidos de la conformación de un duopolio, por lo que su apuesta ha sido la de fortalecerse a través de la adquisición de otros grupos como su rival T-Mobile en Estados Unidos (fusión negada por la FCC en 2014) y, ahora, Movistar en México.

En el caso de Telefónica, no es un secreto que la compañía de capital español ha tenido diversas dificultades para competir en el mercado mexicano: desde extender la cobertura de su red hasta ampliar su base de usuarios a un segmento más rentable. La entrada de AT&T, con una fuerte apuesta en capital e infraestructura, dificultó todavía más la tarea de la compañía española. Además, la sede central de Telefónica se ha dedicado a buscar activos potenciales para su venta para reducir su deuda financiera, a la vez que busca los fondos necesarios para su proceso de digitalización global.

SoftBank es el tercer operador móvil más importante de Japón con 32.4 millones de suscriptores móviles, un país altamente tecnologizado cuya población realiza un uso intensivo de los dispositivos móviles y la conectividad de banda ancha. Bajo la dirección de su CEO Masayoshi Son, presenta un perfil activo de inversión que se intensificó en los últimos años con un importante enfoque en el sector tecnológico. En octubre de 2016, el directivo anunció la conformación de Vision Fund, un enorme fondo de inversión que buscaría atraer 100 mil millones de dólares para el sector tecnológico, con interés en la nube, Inteligencia Artificial y robótica. En mayo de 2017, SoftBank dio a conocer que logró recaudar 93 mil millones de dólares, convirtiéndose en el más grande del mundo con participantes como Apple y Qualcomm, hasta el gobierno de los Emiratos Árabes Unidos.

Asimismo, a partir de la entrada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos, Son atrajo la atención del mandatario al comprometer la mitad de dicho fondo, 50 mil millones de dólares, en el país, para la formación de 50 mil empleos. El capital estaría en búsqueda de grandes compañías y proyectos tecnológicos.

Aunque no está claro que, de concretarse algún acuerdo, el capital para adquirir Movistar México se obtendría de dicho fondo, la decisión de compra se daría desde SoftBank como matriz de Sprint.

Desde la compra de Sprint en 2013 (antes Nextel), Son se ha enfocado en fortalecer Sprint como operador de telecomunicaciones, luego de las crecientes dificultades financieras de la compañía. Bajo la nueva dirección de Marcelo Claure, aunque los resultados comienzan a mejorar, la compañía ha perdido terreno frente a su principal rival, T-Mobile, filial de Deustche Telekom.

“La tarea de reconstruir Sprint ha resultado más desafiante de lo que inicialmente se había anticipado, pero personalmente he dirigido nuestro esfuerzo en esto, trabajando con el equipo de ingeniería de Sprint y aprovechando toda nuestra sabiduría combinada. Nuestros esfuerzos finalmente han comenzado a mostrar un progreso cuantificable en el aspecto más desafiante e importante -la mejora de la red- y ahora estoy seguro de que daremos vuelta al rendimiento de Sprint y lo veremos contribuir al crecimiento sostenible de Grupo SoftBank”, señaló en su momento Masayoshi Son en una carta a inversionistas en 2016.

Al cierre de año fiscal 2016 finalizado en marzo de 2017, Sprint reportó ingresos anuales por 33 mil 347 millones de dólares, lo que representa un crecimiento de 3.6 por ciento respecto al periodo anterior. Sin embargo, presiones financieras y de inversión en nueva tecnología provocaron una pérdida neta de mil 206 millones de dólares.

La deuda a largo plazo de la compañía para 2016 subió hasta 30 mil millones de dólares, contra 19 mil millones de dólares en capital. Para los analistas es preocupante que Sprint exhiba una tasa de deuda total a capital de 217.54 por ciento, contra 124.23 del promedio de la industria, según datos de Reuters. Lo anterior, refleja una compañía altamente endeudada.

Son considera que la mayor oportunidad de competir frente a AT&T y Verizon es la compra de T-Mobile, compañía que ha registrado un fuerte crecimiento en prácticamente todas sus métricas a través de una oferta agresiva en precio y servicios adicionales como streaming de video gratis. Desde 2015, T-Mobile superó a Sprint como el tercer operador móvil más grande de Estados Unidos, por ingresos y usuarios.

Sprint intentó adquirir T-Mobile en 2014 sin éxito, cuando no obtuvo el visto bueno de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC), bajo el gobierno demócrata de Barack Obama, porque se reduciría el mercado de cuatro a tres operadores móviles. Aunque nunca existió una oferta oficial, se reportó que Son invirtió una buena cantidad de tiempo en negociaciones con el gobierno, pero éste nunca cedió ante sus preocupaciones por reducir el mercado móvil de cuatro a tres grandes operadores.

Bajo la expectativa del nuevo gobierno republicano con una mayor afinidad al sector empresarial, se espera que Son intente nuevamente la adquisición de T-Mobile, la cual se mantiene como su “primera prioridad”, según afirmó en una conferencia con inversionistas el pasado mayo. Si bien agregó que "si se presentan otras opciones favorables, las consideraré con una mente abierta".

No obstante, T-Mobile tambièn ha mostrado interés por adquirir Sprint, en un nuevo intento por consolidar el mercado móvil en la Unión Americana.

¿Será posible que Movistar México sea una de esas “opciones favorables”?

Para el año 2016, Movistar México generó ingresos totales por 1.4 mil millones de euros, los cuales se redujeron 7.2 por ciento (en moneda local) frente al resultado de 2015. Sin embargo, el resultado operativo (OIBDA) de la compañía se mantuvo en terreno positivo con 309 millones de euros, al retroceder 24.5 por ciento (en moneda local).

Pese a las dificultades de crecimiento, la compañía se mantiene como el segundo operador móvil con más suscriptores en México, con 25.6 millones de accesos móviles al cierre de marzo de 2017, el cual se mantuvo sin variación durante los pasados doce meses. La compañía también tiene una participación en el mercado fijo donde atiende a poco más de 974 mil clientes.

Una de las principales debilidades de Telefónica es la composición de su base de usuarios, enfocada en el segmento de menores recursos. Sólo 7 por ciento de sus suscriptores móviles se encuentra en el segmento pospago, que a su vez es una de las causas por las que Movistar tiene el ARPU más bajo de la industria en México con 67.4 pesos, contra 128.4 pesos de Telcel y muy por detrás de los 302 pesos de AT&T, según datos de Bank of America Merrill-Lynch.

Aunque históricamente había logrado una mayor fidelización de sus usuarios, la nueva dinámica competitiva con la entrada de AT&T y las nuevas obligaciones en términos de calidad y conexión de Telcel, además de la decisión de no participar en la última licitación de espectro AWS en México, han provocado una creciente tasa de desconexión para Movistar. Al primer trimestre de 2017, Movistar exhibió un churn de 4.8 por ciento, 1.3 puntos porcentuales superior al mismo periodo de un año antes, y por arriba del 4.2 por ciento exhibido por Telcel.

No es sorpresivo que Telefónica España estuviera abierta a deshacerse de su filial mexicana, luego de que le fuera negada la venta de O2 en Reino Unido, y que forzó a la compañía a buscar nuevas formas de obtener capital fresco, incluida la venta de 40 por ciento de su filial de infraestructura Telxius. Telefónica México aporta apenas 2.7 por ciento de los ingresos totales del grupo.

Aunque la venta de Movistar México no aportaría el mismo nivel de recursos que la venta de O2, la posición de la compañía provocaría cierta dificultad para exigir un pago alto por la filial, considerando además las fuertes inversiones de capital, en términos de infraestructura y compra de espectro, que el nuevo dueño deberá apostar para revertir su débil posición en el mercado, imitando la entrada de AT&T en la construcción de mayor cobertura 4G-LTE.

Posiblemente, las actuales condiciones asimétricas impuestas a Telcel podrían considerarse como un beneficio para el nuevo comprador; sin embargo, esto sería sólo al mediano plazo conforme se obtiene una mayor participación en el mercado y obligue a la instalación de mayor infraestructura.

De concretarse, sería una buena noticia para el mercado mexicano, ya que es de esperar que SoftBank inyecte el capital necesario para impulsar el crecimiento de Movistar, al mismo tiempo que continuará consolidándose un mercado norteamericano de más de 400 millones de clientes con la participación global de tres principales operadores -AT&T, América Móvil y Sprint-, lo cual provocaría una nueva dinámica competitiva que deberá ser considerada por los reguladores de ambos lados del Río Bravo.

 

Para Sprint, el mayor beneficio se centraría en la conformación de una nueva red de telecomunicaciones norteamericana, de manera similar a la que pretende construir AT&T, que obtendría mayores beneficios de la relación comercial cercana entre Estados Unidos y México. Sin embargo, hay ciertos factores a considerar como la potencial renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC) y una oportunidad de compra de T-Mobile en Estados Unidos que sin duda SoftBank perseguiría.

Efrén Páez

Analista económico de Mediatelecom Policy & Law

Síguelo en Twitter: @elpaez

 
« Octubre 2017 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

 

  



Es una publicación de Cultura, Comunicación y Desarrollo, S.C. Todos los derechos reservados © 2017

Los nombres de los espacios Mediatelecom Minuto a Minuto, Mediatelecom Américas, Sociedad de la Información e Internet y Telecomunicaciones,
Sociedad y Desarrollo son segmentos de Cultura, Comunicación y Desarrollo, S.C que ofrecen un servicio sin fines de
lucro y proporcionan el enlace directo a la fuente original, respetando los derechos de autor del editor y del autor sin alterar o
modificar parcial o totalmente la obra autoral originaria.