Martes, 27 de junio del 2017
Idioma Es Pt En

Cartagena, Colombia. Incrementar la conectividad a través de la instalación de infraestructura de telecomunicaciones es el objetivo principal del Organismo Promotor de Inversiones en Telecomunicaciones (Promtel) de México, a través de los proyectos de la Red Compartida y la política de arrendamiento de instalaciones del gobierno federal.

 

Durante el Seminario “Banda ancha para todos en México: proyectos para impulsar el acceso universal” del 5to. Congreso Latinoamericano de Telecomunicaciones, representantes del gobierno de México, país invitado del CLT17, presentó los proyectos del Programa de Conectividad Digital como parte de la política de inclusión digital de la reforma constitucional en materia de telecomunicaciones y radiodifusión de 2013.

 

Los diez proyectos del Programa son la transición a la Televisión Digital Terrestre, Red Compartida, Proyectos de Infraestructura Pasiva del Estado, Red Troncal, Sistema Satelital Mexicano – Mexsat, Política Satelital, México Conectado – Internet en sitios públicos, Puntos México Conectado, Red Nacional para la Investigación Científica, Tecnológica y la Educación (Nicté) y el Programa Nacional de Espectro Radioeléctrico.

 

Fernando Borjón, director General del Promtel, explicó que los dos objetivos del organismo son garantizar la instalación de la Red Compartida y promover la inversión para el desarrollo de infraestructura de telecomunicaciones. Adicionalmente, busca mayor eficiencia en costos, facilitar el despliegue de infraestructura y promover más servicios. El Promtel vigilará que se cumpla el contrato de la Red Compartida, el despliegue de la red y los compromisos de cobertura social. Contempla una multa de 4 millones de pesos al mes por incumplimiento de cobertura.

 

Mauricio Desdier, director de Soluciones y Operadores de Latinoamérica Norte de Nokia (uno de los dos desarrolladores que instalarán la Red Compartida junto con Huawei), explicó que la Red Compartida será un operador mayorista móvil proveedor de capacidad para los operadores existentes sin discriminación. Nokia diseñará una red desagregada de infraestructura que reducirá al máximo el bit por segundo.

 

Publicado en Noticias

El inversionista japonés Softbank, a través de su filial Sprint en Estados Unidos, estaría en búsqueda de adquirir la filial de Telefónica en México, según información que ha circulado en prensa. Hasta ahora ninguno de los dos grupos han negado o confirmado algún tipo de operación, y sólo existe la afirmación de un columnista sobre el inicio del “due dilligence”.

No es la primera vez que se sospecha de la venta de Telefónica México, con supuestos postores como Televisa o Sprint, nada de lo cual ha trascendido el rumor. Sin embargo, se estima que ahora existiría un mayor interés de ambas partes para concretar un acuerdo que potencialmente beneficiaría a ambos grupos.

Por un lado, Sprint buscaría un lugar en México donde la entrada de AT&T abrió el potencial de integración del mercado norteamericano. En repetidas ocasiones, SoftBank, matriz de Sprint, ha acusado a Verizon y AT&T en Estados Unidos de la conformación de un duopolio, por lo que su apuesta ha sido la de fortalecerse a través de la adquisición de otros grupos como su rival T-Mobile en Estados Unidos (fusión negada por la FCC en 2014) y, ahora, Movistar en México.

En el caso de Telefónica, no es un secreto que la compañía de capital español ha tenido diversas dificultades para competir en el mercado mexicano: desde extender la cobertura de su red hasta ampliar su base de usuarios a un segmento más rentable. La entrada de AT&T, con una fuerte apuesta en capital e infraestructura, dificultó todavía más la tarea de la compañía española. Además, la sede central de Telefónica se ha dedicado a buscar activos potenciales para su venta para reducir su deuda financiera, a la vez que busca los fondos necesarios para su proceso de digitalización global.

SoftBank es el tercer operador móvil más importante de Japón con 32.4 millones de suscriptores móviles, un país altamente tecnologizado cuya población realiza un uso intensivo de los dispositivos móviles y la conectividad de banda ancha. Bajo la dirección de su CEO Masayoshi Son, presenta un perfil activo de inversión que se intensificó en los últimos años con un importante enfoque en el sector tecnológico. En octubre de 2016, el directivo anunció la conformación de Vision Fund, un enorme fondo de inversión que buscaría atraer 100 mil millones de dólares para el sector tecnológico, con interés en la nube, Inteligencia Artificial y robótica. En mayo de 2017, SoftBank dio a conocer que logró recaudar 93 mil millones de dólares, convirtiéndose en el más grande del mundo con participantes como Apple y Qualcomm, hasta el gobierno de los Emiratos Árabes Unidos.

Asimismo, a partir de la entrada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos, Son atrajo la atención del mandatario al comprometer la mitad de dicho fondo, 50 mil millones de dólares, en el país, para la formación de 50 mil empleos. El capital estaría en búsqueda de grandes compañías y proyectos tecnológicos.

Aunque no está claro que, de concretarse algún acuerdo, el capital para adquirir Movistar México se obtendría de dicho fondo, la decisión de compra se daría desde SoftBank como matriz de Sprint.

Desde la compra de Sprint en 2013 (antes Nextel), Son se ha enfocado en fortalecer Sprint como operador de telecomunicaciones, luego de las crecientes dificultades financieras de la compañía. Bajo la nueva dirección de Marcelo Claure, aunque los resultados comienzan a mejorar, la compañía ha perdido terreno frente a su principal rival, T-Mobile, filial de Deustche Telekom.

“La tarea de reconstruir Sprint ha resultado más desafiante de lo que inicialmente se había anticipado, pero personalmente he dirigido nuestro esfuerzo en esto, trabajando con el equipo de ingeniería de Sprint y aprovechando toda nuestra sabiduría combinada. Nuestros esfuerzos finalmente han comenzado a mostrar un progreso cuantificable en el aspecto más desafiante e importante -la mejora de la red- y ahora estoy seguro de que daremos vuelta al rendimiento de Sprint y lo veremos contribuir al crecimiento sostenible de Grupo SoftBank”, señaló en su momento Masayoshi Son en una carta a inversionistas en 2016.

Al cierre de año fiscal 2016 finalizado en marzo de 2017, Sprint reportó ingresos anuales por 33 mil 347 millones de dólares, lo que representa un crecimiento de 3.6 por ciento respecto al periodo anterior. Sin embargo, presiones financieras y de inversión en nueva tecnología provocaron una pérdida neta de mil 206 millones de dólares.

La deuda a largo plazo de la compañía para 2016 subió hasta 30 mil millones de dólares, contra 19 mil millones de dólares en capital. Para los analistas es preocupante que Sprint exhiba una tasa de deuda total a capital de 217.54 por ciento, contra 124.23 del promedio de la industria, según datos de Reuters. Lo anterior, refleja una compañía altamente endeudada.

Son considera que la mayor oportunidad de competir frente a AT&T y Verizon es la compra de T-Mobile, compañía que ha registrado un fuerte crecimiento en prácticamente todas sus métricas a través de una oferta agresiva en precio y servicios adicionales como streaming de video gratis. Desde 2015, T-Mobile superó a Sprint como el tercer operador móvil más grande de Estados Unidos, por ingresos y usuarios.

Sprint intentó adquirir T-Mobile en 2014 sin éxito, cuando no obtuvo el visto bueno de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC), bajo el gobierno demócrata de Barack Obama, porque se reduciría el mercado de cuatro a tres operadores móviles. Aunque nunca existió una oferta oficial, se reportó que Son invirtió una buena cantidad de tiempo en negociaciones con el gobierno, pero éste nunca cedió ante sus preocupaciones por reducir el mercado móvil de cuatro a tres grandes operadores.

Bajo la expectativa del nuevo gobierno republicano con una mayor afinidad al sector empresarial, se espera que Son intente nuevamente la adquisición de T-Mobile, la cual se mantiene como su “primera prioridad”, según afirmó en una conferencia con inversionistas el pasado mayo. Si bien agregó que "si se presentan otras opciones favorables, las consideraré con una mente abierta".

No obstante, T-Mobile tambièn ha mostrado interés por adquirir Sprint, en un nuevo intento por consolidar el mercado móvil en la Unión Americana.

¿Será posible que Movistar México sea una de esas “opciones favorables”?

Para el año 2016, Movistar México generó ingresos totales por 1.4 mil millones de euros, los cuales se redujeron 7.2 por ciento (en moneda local) frente al resultado de 2015. Sin embargo, el resultado operativo (OIBDA) de la compañía se mantuvo en terreno positivo con 309 millones de euros, al retroceder 24.5 por ciento (en moneda local).

Pese a las dificultades de crecimiento, la compañía se mantiene como el segundo operador móvil con más suscriptores en México, con 25.6 millones de accesos móviles al cierre de marzo de 2017, el cual se mantuvo sin variación durante los pasados doce meses. La compañía también tiene una participación en el mercado fijo donde atiende a poco más de 974 mil clientes.

Una de las principales debilidades de Telefónica es la composición de su base de usuarios, enfocada en el segmento de menores recursos. Sólo 7 por ciento de sus suscriptores móviles se encuentra en el segmento pospago, que a su vez es una de las causas por las que Movistar tiene el ARPU más bajo de la industria en México con 67.4 pesos, contra 128.4 pesos de Telcel y muy por detrás de los 302 pesos de AT&T, según datos de Bank of America Merrill-Lynch.

Aunque históricamente había logrado una mayor fidelización de sus usuarios, la nueva dinámica competitiva con la entrada de AT&T y las nuevas obligaciones en términos de calidad y conexión de Telcel, además de la decisión de no participar en la última licitación de espectro AWS en México, han provocado una creciente tasa de desconexión para Movistar. Al primer trimestre de 2017, Movistar exhibió un churn de 4.8 por ciento, 1.3 puntos porcentuales superior al mismo periodo de un año antes, y por arriba del 4.2 por ciento exhibido por Telcel.

No es sorpresivo que Telefónica España estuviera abierta a deshacerse de su filial mexicana, luego de que le fuera negada la venta de O2 en Reino Unido, y que forzó a la compañía a buscar nuevas formas de obtener capital fresco, incluida la venta de 40 por ciento de su filial de infraestructura Telxius. Telefónica México aporta apenas 2.7 por ciento de los ingresos totales del grupo.

Aunque la venta de Movistar México no aportaría el mismo nivel de recursos que la venta de O2, la posición de la compañía provocaría cierta dificultad para exigir un pago alto por la filial, considerando además las fuertes inversiones de capital, en términos de infraestructura y compra de espectro, que el nuevo dueño deberá apostar para revertir su débil posición en el mercado, imitando la entrada de AT&T en la construcción de mayor cobertura 4G-LTE.

Posiblemente, las actuales condiciones asimétricas impuestas a Telcel podrían considerarse como un beneficio para el nuevo comprador; sin embargo, esto sería sólo al mediano plazo conforme se obtiene una mayor participación en el mercado y obligue a la instalación de mayor infraestructura.

De concretarse, sería una buena noticia para el mercado mexicano, ya que es de esperar que SoftBank inyecte el capital necesario para impulsar el crecimiento de Movistar, al mismo tiempo que continuará consolidándose un mercado norteamericano de más de 400 millones de clientes con la participación global de tres principales operadores -AT&T, América Móvil y Sprint-, lo cual provocaría una nueva dinámica competitiva que deberá ser considerada por los reguladores de ambos lados del Río Bravo.

 

Para Sprint, el mayor beneficio se centraría en la conformación de una nueva red de telecomunicaciones norteamericana, de manera similar a la que pretende construir AT&T, que obtendría mayores beneficios de la relación comercial cercana entre Estados Unidos y México. Sin embargo, hay ciertos factores a considerar como la potencial renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC) y una oportunidad de compra de T-Mobile en Estados Unidos que sin duda SoftBank perseguiría.

Publicado en Noticias

La recientemente concluida licitación IFT-4 ofreció concesiones para 257 estaciones radiodifusoras y recibió posturas para 178 de ellas, distribuidas en 147 en la banda de FM y 31 en la de AM.

Fue un evento histórico porque fue la primera ocasión que se asignaban frecuencias por un mecanismo de mercado, toda vez que anteriormente se asignaban en forma discrecional por parte del Estado, conforme a las viejas costumbres donde los factores políticos de clientelismo, cabildeo, influencia y reparto de privilegios eran los factores determinantes para obtener una concesión. Toda frecuencia asignada anterior a esta licitación tiene una historia propia de cómo se obtuvo y los derechos adquiridos que han pasado de generación en generación.

La licitación de referencia, al concluir, presentó una anormalidad de un participante respecto al comportamiento del resto. En un conjunto de 65 participantes con posturas ganadoras, un solo participante fue ganador de 20 por ciento de las frecuencias con posturas, lo cual se interpretó inicialmente como la entrada de un nuevo gran grupo radiodifusor que sería rival de magnitud para los grupos radiodifusores incumbentes, con un efecto procompetitivo en los mercados locales de publicidad y con una mayor variedad a favor de las audiencias. El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) tal vez se regocijó con tal escenario y las voces en los medios se cuestionaron quién o quiénes eran, en particular, aquellos identificados con los concesionarios incumbentes.

Sin embargo, tal oferta relativamente masiva por un quinto de las estaciones con posturas resultó fallida al no realizarse el pago por las 37 estaciones que conformaban las posturas de tal participante, por lo que las estaciones a ser asignadas se redujo de 163 a 122, además de otras 19 posturas de otros participantes por las que tampoco se recibió pago.

El IFT informó que se ejercerían las garantías de seriedad que tales participantes habían depositado. En los casos donde hubiera una segunda mejor oferta, el participante correspondiente podría ejercer el derecho a recibir la concesión. Conviene recordar el caso de la segunda cadena nacional de televisión, en la cual el falló de la oferta presentada por Grupo Radio Centro fue inevitable.

¿Cual es la racionalidad del comportamiento de Tecnoradio al presentar en forma masiva posturas que resultan ganadoras y al final no presentar pago por ninguna de ellas y perder las garantías depositadas?

Una explicación se atribuye a que el diseño de la licitación y el esquema de garantías funcionan como una opción financiera; la garantía es el pago por el derecho más no por la obligación de honrar la postura realizada y acceder a una mejor información sobre el mercado potencial de tales estaciones y, al final, considerar que, si ellas tienen un valor estimado inferior a la postura ofrecida, entonces abandonar la postura y, por lo tanto, limitar las pérdidas a las garantías y no incurrir en pérdidas mayores en la operación comercial de las estaciones radiofónicas que fueron de interés.

Otra explicación es que dicho participante representó una amenaza creíble a los grupos radiofónicos incumbentes y éstos le “ofrecieron” un premio a dicho participante, que más que compensaba la perdida de las garantías depositadas con tal de que se abstuviera de entrar a todos los mercados locales que conformaban sus posturas.

Cabe señalar que Tecnoradio se hubiera convertido en un concesionario con presencia en 18 entidades del país. Es decir, liquidó el valor de la amenaza creíble de entrar a dichos mercados: tal conducta sería semejante a una colusión entre incumbentes y un entrante potencial. Otras explicaciones más triviales es la posibilidad de hacer ofertas sin tener los recursos garantizados para liquidar su postura en caso de ser ganadora, es decir, ofertas inviables desde un principio y que debieron activar alertas tempranas en el IFT al ver un comportamiento anormal de un determinado postor.

Si bien es cierto que el IFT tiene como objetivo tácito maximizar el número de competidores en cada mercado del cual es regulador (lo cual no necesariamente es igual a maximizar el entorno competitivo), esto lo lleva a ser demasiado laxo en sus requerimientos de participación en licitaciones. Por ejemplo, mediante el “descuento” a nuevos competidores en relación con radiodifusores existentes, bajo la lógica de maximizar la concurrencia a las frecuencias, con sus típicos instrumentos asimétricos para favorecer a nuevos competidores.

Cabe señalar que “máxima concurrencia” implica mayor eficiencia en la asignación de concesiones; pero tratamientos asimétricos actúan en sentido contrario, generando un efecto adverso: incentivar la entrada de ofertas que no debieran participar por su inviabilidad financiera o sólo por el oportunismo de entrar esperando algún trato diferenciado por parte de la autoridad licitante. Es decir, bases de licitación relativamente laxas, incluido el mecanismo de garantías, genera un efecto de selección adversa: incentiva que se presenten posturas en falso o que pretenden otro objetivo diferente a concurrir en el mercado cuya entrada se está licitando.

En la licitación IFT-4 la conducta de un postor con una oferta atípica debió activar mecanismos de alerta, en la cual un recurso asimétrico de escrutinio y de ejercicio de garantías adicionales debió de haberse activado para minimizar el riesgo de un daño en la asignación esperada de un conjunto de estaciones económicamente viables y, por lo tanto, asignables.

Espero que las lecciones de la licitación de referencia sean adoptadas en la licitación de 148 frecuencias de televisión abierta, producto de la fragmentación de la segunda cadena nacional que quedó desierta tras la oferta fallida que se presentó por ella. Sin duda, tener televisoras locales es una alternativa superior a la inicial de dos cadenas nacionales que la reforma constitucional le impuso al IFT, entre otros mandatos que le fueron impuestos, y que deberían de haber sido producto de evaluaciones técnicas y no por mandato de Ley. Las bases de dicha licitación denominada IFT-6 han sido emitidas pero pueden modificarse para el caso de ofertas atípicas como la que se presentó en la IFT-4.

Tanto en las bases de licitación IFT-4 de radio como en las de la licitación IFT-6 de televisoras locales se establece que la garantía a ser entregada es por lote (por frecuencia), es decir, es aditiva. El interesado en una estación presenta la garantía que corresponde a dicho lote, mientras el que presenta posturas por 10 ó 20 estaciones presenta la garantía por cada una de las 10 ó 20 estaciones de interés. Lo anterior ignora que el riesgo de cada postor no sólo es la suma de las posturas que presenta sino también el acumulado de sus posturas, por lo que debiera incluirse una garantía adicional y tratamiento asimétrico con base en el número de estaciones por las cuales un solo postor presenta pujas.

Como todo proceso de licitación es perfectible, es de esperarse que también cambie conforme la experiencia adquirida en procesos anteriores. En particular, la licitación de estaciones locales de televisión abierta digital deberá de internalizar que, dada la penetración de nuevas plataformas de acceso a contenidos audiovisuales, es posible que no se observe la concurrencia que se observó en la licitación de radio AM y FM. La exigencia de contenidos es mucho mayor en televisoras que en radiodifusoras para atraer una misma audiencia.

Ambas licitaciones representan un hito en los medios radiodifundidos en México. La posibilidad de transacciones posteriores entre los nuevos concesionarios no excluye en el futuro radiodifusores de mayor alcance que surjan de esta primera asignación por licitación en radio, al igual que sucederá en la de televisoras.

Pero es necesario insistir en que las lecciones de las licitaciones IFT-1, de frecuencias de cadena nacional, y de la IFT-4 de radio AM y FM, no se ignoren las diferencias en incentivos entre los participantes. Debe aprenderse de ellas y modificar el mecanismo de licitación y de escrutinio de los participantes con mayor rigor y atención a comportamientos atípicos. 

Publicado en Colaboradores

La licitación de frecuencias de 191 frecuencias de FM y 66 de AM cumplió con sus objetivos de recaudación, cobertura y pluralidad al beneficiar a más de 22 millones de mexicanos, pese a dificultades como algunas frecuencias desiertas, otras no pagadas y una empresa acusada por omitir información relevante sobre sus accionistas, evaluó Alejandro Navarrete, titular de la Unidad de Espectro Radioeléctrico del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT).

En entrevista para Mediatelecom, Navarrete destacó que “la radio está más viva que nunca y la mejor muestra es el resultado de la licitación”, aunque admitió que habrá lecciones a aprender, modelos, mecanismos y procedimientos a ser evaluados, tomando en cuenta que es la primera vez que en México se lleva un proceso de licitación para asignar frecuencias de radio, contra la forma “discrecional” en que se asignaban anteriormente.

Indicó que se tienen 122 nuevas estaciones de radio en el país después de más de 22 años de que no se asignaban frecuencias, “y por primera vez se hace mediante una licitación pública, transparente, de cara a la sociedad, abierta y pública”. “Estamos por aumentar 10 por ciento el número de estaciones comerciales de radio en el país, lo que implica más pluralidad, más diversidad, mayor competencia y promoción de la libertad de expresión que tanta falta nos hace”, sentenció.

Licitación a revisión

Advirtió que la licitación no se pueden clasificar como negativa, “pero no significa que no pueda ser perfectible”. En ese sentido, indicó que el IFT procederá a evaluar dos principales aspectos de la licitación que podrían ser modificados para futuros procedimientos.

Relató que durante la licitación de frecuencias de TV abierta el proceso inició con la entrega física de documentación al IFT, para posteriormente realizar la conformación de grupos de interés económico, que fueron evaluados por el Pleno del IFT, el cual determinó quiénes podían participar. En la licitación de frecuencias de radio se decidió recibir toda la documentación mediante un solo procedimiento electrónico, “lo que le dio complejidad al proceso y, por supuesto, fueron parte de los retos a aprender”.

Navarrete explicó que se reunieron en uno solo todos los procesos “para reducir al máximo los tiempos y se pudieran tener las frecuencias en uso, de lo contrario se hubieran añadido hasta 4 meses. Es lo que vamos a evaluar, no es que haya estado mal, pero hay que evaluar si nos conviene separar las etapas, máxime que el estudio de competencia económica es bastante complejo y toma mucho tiempo”, añadió.

El otro aspecto a evaluar, según el funcionario, fue la determinación de los precios de referencia y las garantías de seriedad. En la licitación de radio se utilizó como referencia la fórmula para los pagos de prórrogas de concesiones que realizan los radiodifusores, mientras que las garantías de seriedad se establecieron al doble de ese precio.

Navarrete destacó que la decisión causó múltiples críticas de la industria, la cual consideró que las “prórrogas eran demasiado altas”. Sin embargo, explicó que en Cancún una frecuencia que inició con un precio de salida de 1.6 millones, se subastó en 86.5 millones de pesos, lo cual demostró el interés del mercado por las frecuencias.

Valor de las frecuencias

“Tuvimos una dificultad muy grande para la fórmula de las contraprestaciones, un embate mediático. Pero ahora resulta que (a la industria) sí está de acuerdo con la fórmula de las prórrogas, porque la ley señala que cuando hay un valor de mercado debe ser necesariamente el referente para el cálculo de las prórrogas de las concesiones”, explicó. Es decir, ahora los radiodifusores se verán obligados a pagar los precios de mercado establecidos en la reciente licitación, a la vez que futuras subastas iniciarán con los precios alcanzados en la precedente.

En el caso de las garantías de seriedad, la industria -en voz de columnistas y grupos de interés- consideró que deberían ser actualizadas según las posturas presentadas por los participantes. Lo anterior, como respuesta a la participación de Tecnoradio que llamó la atención al ofertar cerca de 280 millones de pesos por 37 frecuencias de AM y FM y que finalmente no se presentó a pagar.

Sin embargo, para Navarrete, este procedimiento daría mayor complejidad al proceso. “En este caso que no son grandes corporativos de telecomunicaciones con oficinas en la Ciudad de México, detener la licitación para que cada quien regrese a su banco por una nueva garantía de seriedad actualizada tiene los problemas de ser una barrera de entrada para los pequeños participantes, y se tendría que detener el proceso con 257 concursos simultáneos, uno por uno”.

Affaire Tecnoradio: mitos y realidades

Navarrete descartó las críticas dirigidas al IFT por la fallida participación de Tecnoradio, que llamó la atención por realizar fuertes apuestas por las frecuencias, y que posteriormente se reveló que tenía vínculos familiares con otro grupo radiofónico, aún cuando se presentó al concurso como nuevo entrante. Sin embargo, para el funcionario los datos demuestran que este grupo no infló los precios ni puso en riesgo la licitación.

Detalló que en Cancún, una de las plazas donde se registró la mayor alza de precios, no participó Tecnoradio. En 11 de 37 frecuencias para las que apostó, fue el único participante, “por lo que se mantuvo el nivel mínimo de referencia”. En otras cuatro plazas fueron lotes múltiples, donde el número de frecuencias igualó el número de postores, “y no se pudo haber inflado absolutamente nada”. De las 20 posturas económicas más altas de toda la licitación, 12 corresponden a concesionarios establecidos en la industria. “Entonces no se puede decir que los nuevos entrantes subieron los precios. Fueron los propios grupos ya establecidos los que apostaron”, precisó.

Adicionalmente, Tecnoradio, donde no fue participante ganador, estuvo en dos lugares en séptimo lugar, es decir, “otros seis apostaron más”, en otros dos en sexto sitio, en tres en quinto lugar, en 7 en cuarto, en 4 en tercero y en 7 en segundo.

Por otro lado, respecto a la información omitida por Tecnoradio que le permitiría obtener un 15 por ciento de descuento como nuevo entrante, Navarrete indicó que “es imposible garantizar que alguien no hará trampa, siempre existe la posibilidad, tan es posible que las bases de licitación prevén lo que sucede en ese caso”, a la vez que consideró que estos casos se repiten en cualquier parte del mundo.

Asimismo, destacó la complejidad de esta situación como parte de la investigación del IFT. En el caso de Radiorama, grupo presuntamente vinculado a Tecnoradio, “hablamos de más de 40 personas físicas que son accionistas del grupo, para cada una de ellas, si quisiéramos ser ‘exhaustivos’, buscaríamos quiénes son sus cónyuges y de ellos quiénes son sus hermanos, sus papás, abuelos y sobrinos. Y para todo ello actas de matrimonio y nacimiento”. No obstante la complejidad, las bases de licitación sí contemplaban esa prohibición.

Beneficios

El proceso de licitación de frecuencias de radio aún está a la espera de asignar 25 frecuencias que no fueron pagadas por los correspondientes ganadores, por lo que serán asignadas a los participantes subsecuentes, quienes tendrán un plazo de 30 días hábiles para realizar el pago correspondiente. Este procedimiento se realizará hasta que sean finalmente asignadas o sean declaradas desiertas.

Por su parte, los concursantes ganadores tendrán un plazo máximo de 180 días hábiles para la presentación de los planos de instalación de las estaciones. Por ello, el titular de la Unidad de Espectro Radioeléctrico del IFT descarta casos de especulación o retención de frecuencias.

Para Navarrete, el resultado de la licitación demuestra que existe un mercado de radio sano, pese a que también se había criticado que está siendo reemplazado por nuevas tecnologías o que comienza a perder atractivo como negocio.

“Si los concursante están dispuestos a pagar varias decenas más el valor de salida de las frecuencias, quiere decir que ven una oportunidad de retorno de su inversión. En los reportes del IFT se ve que la publicidad en radio sigue creciendo, aunque no significa que la radio no enfrente, como otros medios, una muy fuerte competencia, especialmente de plataformas digitales. Ahora se exigirá que (los radiodifusores) sean más creativos”, concluyó.

El IFT tendrá la oportunidad de implementar las lecciones aprendidas. El Programa Anual de Trabajo 2017 del IFT señala que el regulador iniciará en el último trimestre de 2017 la consulta pública y el proceso de licitación de 47 frecuencias de FM y 11 de AM, a las cuales se sumarán las que quedaron desiertas en la reciente subasta. De acuerdo con el Plan de Trabajo, los beneficios de la llamada “Licitación 8” serán “incrementar los servicios de radiodifusión sonora en el país y la competencia en ese sector. Adicionalmente, será posible aumentar las opciones de acceso a contenidos y la diversidad de los mismos”.

Publicado en Entrevistas

Los operadores de telecomunicaciones se encuentran a la entrada de una nueva etapa, en la que pasarán de operadores de telecomunicaciones a proveedores de soluciones basadas en Internet de las Cosas. Con ese propósito, AT&T inauguró en México su Centro de Experiencia Empresarial, para impulsar la innovación y crecimiento de empresas mexicanas.

Actualmente, AT&T atiende a 3.5 millones de empresas en el mundo, con cobertura en 150 países. La compañía señaló que este nuevo Centro es el primero de la compañía en América Latina que cuenta con más de 800 m2 donde se exhibirán las últimas soluciones en Internet de las Cosas (IoT), para nuevos servicios, incrementar la seguridad y conectar ciudades.

“Vamos a evolucionar a un proveedor de soluciones de negocios, y con la apertura del Centro de Experiencia empieza el primer capítulo. Lanzaremos un nuevo portafolio de productos y servicios para negocios, para incrementar su potencial de mayores ingresos, reducir sus costos, mejorar sus operaciones y fortalecer la seguridad de sus redes”, señaló Kelly King, CEO de AT&T México en conferencia.

Destacó la instalación de la red LTE-M en Estados Unidos enfocada para conexiones Máquina a Máquina (M2M), la cual estará también instalada en México a finales del 2017 para ofrecer servicios IoT.

“Queremos convertirnos en catalizador de los negocios para contribuir a un México más competitivo”, señaló Carlos Blanco, COO de AT&T México. Indicó que la innovación impulsada por el Centro se manifestará en tres áreas: IoT, donde AT&T conecta 32 millones de cosas en Estados Unidos y cuenta con más de 3 mil cosas certificadas para conectarse a su red; la segunda relacionada con ciberseguridad para protegerse contra ataques malignos en la red; y finalmente, virtualización de red.

En específico, algunas de las soluciones presentadas en cada área incluyen control de flotilla y gestión de activos, NetBond que permite conectar la VPN de las empresas a diversos proveedores de nube de forma segura y FlexWare que reemplaza la infraestructura compleja de hardware por funciones desempeñadas por software.

Por su parte, Rogelio Garza, subsecretario de Economía, consideró que “este centro es lo que necesita el país que brinden a las Pymes la oportunidad de subirse a la economía digital, para ser más productivas y competitivas”.

Mike Zeto, gerente general de smart cities para AT&T, reiteró que AT&T busca “no ser sólo una compañía de telecomunicaciones, sino una compañía tecnológica”. El directivo señaló que la compañía tiene múltiples experiencias de soluciones para smart cities en ciudades como Atlanta, Chicago, Dallas, entre otras, en diversas áreas como seguridad, energía y conectividad.

 

Publicado en Noticias
«InicioAnterior12345678910SiguienteFinal»
Página 1 de 247
 
« Agosto 2016 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        

 

  



Es una publicación de Cultura, Comunicación y Desarrollo, S.C. Todos los derechos reservados © 2017

Los nombres de los espacios Mediatelecom Minuto a Minuto, Mediatelecom Américas, Sociedad de la Información e Internet y Telecomunicaciones,
Sociedad y Desarrollo son segmentos de Cultura, Comunicación y Desarrollo, S.C que ofrecen un servicio sin fines de
lucro y proporcionan el enlace directo a la fuente original, respetando los derechos de autor del editor y del autor sin alterar o
modificar parcial o totalmente la obra autoral originaria.