Viernes, 18 de agosto del 2017
Idioma Es Pt En

En Chile existe una ley que sanciona los delitos cibernéticos. Sin embargo, aquella ley data de 1993 y luego de casi un cuarto de siglo será actualizada, según lo que informa el diario La Tercera.

Para entender un poco el contexto de esto, hay que remitirse a la misma ley 19.223 que está vigente hoy en día. Dicha ley consta de apenas cuatro artículos y a la fecha jamás se le han hecho modificaciones. Es tan corta que se puede leer en su totalidad a continuación:

Artículo 1°.- El que maliciosamente destruya o inutilice un sistema de tratamiento de información o sus partes o componentes, o impida, obstaculice o modifique su funcionamiento, sufrirá la pena de presidio menor en su grado medio a máximo. Si como consecuencia de estas conductas se afectaren los datos contenidos en el sistema, se aplicará la pena señalada en el inciso anterior, en su grado máximo.

Artículo 2°.- El que con el ánimo de apoderarse, usar o conocer indebidamente de la información contenida en un sistema de tratamiento de la misma, lo intercepte, interfiera o acceda a él, será castigado con presidio menor en su grado mínimo a medio.

Artículo 3°.- El que maliciosamente altere, dañe o destruya los datos contenidos en un sistema de tratamiento de información, será castigado con presidio menor en su grado medio.

Artículo 4°.- El que maliciosamente revele o difunda los datos contenidos en un sistema de información, sufrirá la pena de presidio menor en su grado medio. Si quien incurre en estas conductas es el responsable del sistema de información, la pena se aumentará en un grado.

Claramente, los artículos están desactualizados respecto a lo que sucede hoy en internet y específicamente, a la forma en que la gente utiliza internet para hacer prácticamente de todo, incluyendo a los criminales como los de la foto.

¿Y entonces?

El proyecto de ley que se enviará al congreso implica actualizar la legislación actual en base al Convenio de Budapest, un tratado internacional firmado hace ya bastante tiempo (2001) al cual Chile se sumó en abril de 2017 como parte de una renovada política de ciberseguridad.

Los nuevos delitos que se agregarán a la ley son ocho, según lo que indica La Tercera:

  1. Captación visual y sonora de información sin consentimiento
  2. Difusión de ese material
  3. Producción de programas o dispositivos para cometer delitos
  4. Difusión de información de un sistema informático
  5. Manipulación de claves confidenciales y de datos codificados en una tarjeta
  6. Uso de programas o dispositivos para vulnerar la integridad de datos
  7. Alteración o daño de sistemas informáticos
  8. Alteración de datos para acceder a un sistema informático

El proyecto de ley aún no ha sido despachado y todavía está en fase de afinación antes de enviarse a las cámaras baja y alta. Será entonces momento de revisarlo en detalle y de alguna forma anticipar la efectividad del mismo, ya que pese a ser frecuentes hoy en día la mayoría de delitos quedan impunes porque no hay nada que los penalice.

Jaque mate, hackers.

Publicado en Internet

Las redes sociales se han convertido en el diario personal de los usuarios, se suben fotos, se etiquetan, indican su geolocalización, se informa previamente a qué eventos se acuden. Sin embargo, detrás de la ingenua subida masiva de información, hay quien aprovecha esos datos para otros fines que no son el mero cotilleo.

Una de las grandes amenazas es la localización de tu posición actual o su posterior análisis de los lugares que frecuentas. Redes como Instagram o Foursquare están conectadas por Twitter, una plataforma de microblogs abierta a distintas interacciones y visualización del contenido, como apunta Kaspersky Lab.

Por otro lado, durante las vacaciones el hecho de informar en las redes que estás pasando tu tiempo en la playa o en la montaña implica indicar a los ladrones que tu casa está vacía y libre para ser saqueada. Hay que tener en cuanta que si alguna vez se ha etiquetado la casa, no es muy difícil adivinar donde vive el usuario.

Aunque una pareja no sea la que posicione sus planes, si pueden haberlo hecho sus hijos sin que sean conscientes de ello. En este sentido es importante sentar unas bases entre los menores sobre los peligros que acechan en la red, porque pueden quedar expuestos ante otros tipos de criminales independientemente del robo.

Es también habitual encontrar personas que comparten con los usuarios sus nuevas adquisiciones, como puede ser un coche. Se realizan instantáneas que luego se suben a redes abiertas como Instagram o Twitter donde muchos seguidores son tan poco conocidos como sus intenciones.

Restringe tus redes

Desde Kaspersky Lab, aconsejan ciertas pautas para no ser víctima de un robo gracias a la información obtenida en las redes sociales. En primer lugar, el usuario debe restringir sus plataformas de comunicación para poder hacer un filtro manual de los usuarios de su red. En este sentido, se deben extremar las precauciones con el contenido que se publica y en qué tipo de redes sociales se sube, Instagram o Twitter suelen ser usados por los usuarios de manera abierta.

Asimismo, las personas deben ser consecuentes con los «check-in» de geolocalización. No es imprescindible hacer saber en todo momento donde te encuentras o a qué eventos vas a acudir. Por otro lado, evita asociar tus redes privadas a otras más abiertas como Twitter o Instagram. Comprueba sí están habilitadas para desactivar esa opción desde el panel de configuración.

La formación es imprescindible es estos casos y se debe enseñar a los menores de los peligros ocultos que conlleva el «postureo». Hay páginas que informan sobre los riesgos fruto de una irresponsabilidad y te enseñan en qué páginas son visitadas con frecuencia por niños y adolescentes, como el proyecto «Familia Segura».

Publicado en Virtualidad

¿Qué haces si eres jubilado, tienes 72 años y vives en Hawaii? Pirateas películas, obviamente. Porque de eso es lo que se le acusa a John Harding: de ser un pirata. Y por ende, debería pagar.

Lo cierto es que no, Harding no es un pirata. Pero en junio pasado recibió una carta de un abogado diciendo tener evidencia de que desde su IP de la casa se han descargado más de mil películas ilegales de todo tipo, incluyendo pornografía. Y por ende, debe pagar una multa que alcanza los USD $4000.

Obviamente, Harding se defiende diciendo que su uso del computador se reduce a “juegos, correo electrónico y leer noticias”, según le confesó a Hawaii News Now. Por lo tanto, cabe preguntarse por qué su dirección IP aparece marcada en este tipo de actividades tan dañinas para la salud de internet.

Por otra parte, los acusadores aseguran que no es su fin que la gente quede en bancarrota -las multas máximas por descargar una película pirata pueden llegar a USD $150.000– sino que la piratería se detenga. Aunque claro, en este tipo de redadas semi masivas, es probable que caiga gente que no tiene arte ni parte en el lio.

Ya nada es sagrado en esta vida. Ni siquiera la tercera edad.

Publicado en Internet

Más vale tarde que nunca y esa frase aplicaría perfecto para la versión de escritorio de Google Calendar. Varios usuarios reportan que Calendar habría adoptado Material Design, el lenguaje de diseño propuesto por Google hace algunos años y que en poco tiempo se implementaría por completo en los calendarios de los usuarios.

Las imágenes muestran cambios sutiles en tareas básicas como crear eventos o acceder a la lista de calendarios. Google no cambiaría el rostro de Calendar (aunque no vendría mal) sino optimizaría la cantidad de clics y mostraría la información de un modo más atractivo y funcional.

De momento no hay mucha información respecto a cuándo estará disponible ya que Google se encontraría probando este nuevo diseño en un pequeño grupo de personas. En el subreddit de Google ya se han liberado imágenes de algunos usuarios que se encuentran gozando del nuevo diseño.

A continuación pueden revisar algunas imágenes con los cambios, cortesía de aquellos que ya tienen el Calendar actualizado.

Publicado en Virtualidad

Los polémicos centros de tratamiento para jóvenes adictos a internet están en el centro de la polémica en China por la muerte de un muchacho de 18 años en la provincia oriental de Anhui.

El joven había ingresado en una de estas controvertidas instituciones en la ciudad de Fuyang hacía pocos días y sufrió múltiples lesiones que le costaron la vida, según medios locales.

La televisión estatal informó de que el director y otros cuatro miembros del personal han sido detenidos y permanecen bajo custodia policial. Las autoridades decretaron el cierre temporal del centro.

AdolescenteDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGESImage captionAlgunos centros, como este en Pekín, registran la actividad eléctrica en los cerebros de los pacientes.

El caso desató una ola de críticas en los medios de comunicación e internet.

Este es el último incidente registrado en uno de estos centros campamentos, algunos de ellos de estilo militar, en los que se intenta reeducar a los jóvenes con métodos y disciplina propios de las fuerzas armadas.

El objetivo declarado es curarles de su adicción a los videojuegos y a la red. Pero no es la primera vez que se denuncian abusos entre sus muros.

Padres frustrados

Según relató en declaraciones citadas por el diario Anhui Shangbao la señora Liu, la madre del adolescente fallecido, ella y su marido habían decidido confiar a su hijo a uno de estos centros correctivos porque se veían incapaces de enderezarlo, convertido en un adicto a internet.

Frustrados, optaron por la combinación de "tutela psicológica y entrenamiento físico" que ofrecía el campamento y dejaron allí al muchacho el pasado 3 de agosto.

AdolescentesDerechos de autor de la imagenAFP/GETTY IMAGESImage captionAlgunos campamentos prometen disciplina militar.

A los dos días, la familia Liu recibió la noticia de que el joven había ingresado en un hospital con graves lesiones de las que nunca se recuperó.

Lleno de cicatrices

Aunque las causas exactas de la muerte aún no se conocen, Liu explicó que los médicos les dijeron que presentaba más de una veintena de lesiones externas y varias otras internas.

"Estaba completamente cubierto de cicatrices, desde la cabeza hasta los dedos de los pies", dijo la señora Liu tras ver el cuerpo sin vida de su hijo en la morgue.

"Cuando lo envié al centro estaba bien, ¿cómo es posible que esté muerto solo 48 horas después", se preguntó, según el reporte del Anhui Shangbao.

Este último caso ha reavivado el debate en China y los editoriales de muchos periódicos han reclamado a las autoridades un mayor control de estas instituciones.

La controversia en torno a ellas viene de tiempo atrás.

Prácticas como las de golpear a sus pacientes o aplicarles la terapia del electrochoque, y episodios como el del adolescente que el año pasado mató a su madre por enviarlo a uno de estos campamentos los han colocado en el centro del debate público.

Sin embargo, su número no ha dejado de crecer en toda China. Los hay controlados por hospitales del Estado y otros por compañías privadas, pero en el centro de la cuestión está el papel de las familias.

Una muchacha, con uniforme militarImage captionMuchos padres envían a los jóvenes a estos centros porque creen que la violencia puede ayudarles a educarlos

Un editorial publicado en el periódico Mingguang Daily señala que "cuando descubren el problema de sus hijos, algunos padres, en lugar de reflexionar en su responsabilidad para educar a sus hijos, buscan la ayuda de terceros para resolver el problema".

Un comentario en el la red de microblogging Sina Weibo aegura que "en definitiva, todo esto se debe a una falta de educación en la familia".

El impacto del hijo único

Trent Bax, investigador de la Universidad de Mujeres de Ewha de Seúl, Corea del Sur, que ha estudiado el fenómeno de la adicción a internet en China, afirma que muchos de los campamentos usan "una publicidad emotiva" que seduce a los padres que buscan "una solución rápida" para los problemas de sus niños.

Sin embargo, esta es una reacción que debe mucho a la política del hijo único impuesto por el régimen chino.

"Los padres actúan movidos por un miedo real a que el futuro éxito de su único hijo pueda malograrse porque se niega a dejar de jugar frente a la pantalla y ponerse a estudiar", dijo Bax a la BBC.

Por otra parte, en algunos casos, cree Bax, los progenitores tienen una visión tradicional en la que la violencia está llamada a jugar un papel cuando se trata de enderezar a un hijo descarriado.

La pantalla de un teléfono móvilDerechos de autor de la imagenREUTERSImage captionLas compañías tecnológicas están empezando el limitar el tiempo que los menores pueden pasar conectados

El Gobierno presentó este año el borrador de una ley que, de aprobarse, prohibiría explícitamente la aplicación de tratamientos abusivos como el electrochoque a los pacientes sometidos a terapia por su adicción a internet.

También las compañías que ofrecen videojuegos online han empezado a introducir límites al tiempo de uso de los menores, como hizo el mes pasado el gigante de internet Tencent en uno de sus juegos más populares.

Publicado en Usos sociales
«InicioAnterior12345678910SiguienteFinal»
Página 1 de 471
 

« Agosto 2017 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

 

  



Es una publicación de Cultura, Comunicación y Desarrollo, S.C. Todos los derechos reservados © 2017

Los nombres de los espacios Mediatelecom Minuto a Minuto, Mediatelecom Américas, Sociedad de la Información e Internet y Telecomunicaciones,
Sociedad y Desarrollo son segmentos de Cultura, Comunicación y Desarrollo, S.C que ofrecen un servicio sin fines de
lucro y proporcionan el enlace directo a la fuente original, respetando los derechos de autor del editor y del autor sin alterar o
modificar parcial o totalmente la obra autoral originaria.