Viernes, 23 de junio del 2017
Idioma Es Pt En

 

Cartagena, Colombia. ¿Cuál debe ser el marco regulatorio modelo para la convergencia en América Latina? Esta pregunta reunió a reguladores, operadores, plataformas y consultores de la economía digital en América Latina, quienes coincidieron en la necesidad de contar con una regulación convergente que permita a todos los participantes de la industria TIC incorporarse a la economía digital.

 

Fran González, analista de Analysys Mason, expuso que la cadena de valor de la economía digital incluye creación de contenidos, desarrollo de aplicaciones, aplicaciones de comunicación, plataformas de agregación, equipamiento, alojamiento o portal, transporte de datos y dispositivos digitales.

 

Las compañías de Internet han emergido de forma disruptiva en servicios tradicionales de telecomunicaciones como comunicación, video o voz. Lo anterior ha creado un fenómeno de sustitución de servicios de mensajería breve y voz celular. Empresas como Google y Facebook acaparan 70 por ciento del tráfico móvil en América Latina. Este mismo tráfico de datos en América Latina crecerá 2.5 veces entre 2015 y 2020, según cifras de Cisco.

 

González reconoció que el cierre de la brecha digital exigirá cuantiosas inversiones y asignaciones de espectro; reconoció que América Latina ha asignado apenas 30 por ciento de lo que la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) recomienda como asignación de espectro radioeléctrico para comunicaciones móviles avanzadas.

 

También alertó que los ingresos de los operadores de telecomunicaciones se han ralentizado.

 

Sugirió revisar la política pública y la regulación con especial atención en los OTT de servicios tradicionales y nuevos servicios. Dijo que la economía digital requiere un rediseño del marco regulatorio e institucional apoyado en criterios de sustitubilidad, desagregación de red y servicio y sostenibilidad de la inversión.

 

Los criterios que debieran analizar los reguladores son neutralidad tecnológica, incentivos al despliegue de infraestructura, promoción de competencia y protección a usuarios.

 

Durante su intervención, Juan Sebastián Rozo, viceministro General TIC del MinTIC, aseguró que el regulador debe ser un administrador de la irrupción digital y fomentar el diálogo con todos los actores del ecosistema digital.

 

Natalia Iregui, vicepresidenta de Cono Norte de AT&T, dijo que la empresa estadounidense da respuesta a lo que el usuario pide y por eso adquirió DirecTV y más recientemente Time Warner.

 

Refirió que los retos de convergencia institucional retrasan la inversión y que urge revisar los marcos regulatorios obsoletos y las cargas regulatorias excesivas, así como los impuestos.

 

Refirió que la piratería en televisión por suscripción en la región es un reto importante porque comprueba que los usuarios buscan contenidos. Para producir contenidos de calidad se requieren inversiones, concluyó.

 

Gabriel Contreras, comisionado Presidente del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) de México, refiriéndose a los OTT, dijo que hay que tener cuidado con regular plataformas y servicios disruptivos para no afectar innovación.

 

Rodrigo Ramírez Pino, subsecretario de Telecomunicaciones de Chile, advirtió que el regulador debe ser innovador porque los recursos del espectro son finitos y hay que hacer un uso más eficiente. Todo regulador debe tener una unidad de innovación y desarrollo para conocer los avances de la tecnología y las tendencias de la economía digital.

 

El modelo de regulador convergente debe romper con la verticalidad para dar entrada a nuevos actores del ecosistema digital. Reconoció que el régimen de concesionamiento es lento y burocrático que no fomenta el desarrollo de la industria.

 

Robert Pepper, responsable de Política de Tecnología y Conectividad Global de Facebook reconoció que empresas como Facebook no existirían sin conectividad pero las compañías de Internet generan la demanda para que las empresas paguen por el ancho de banda que cada vez es mayor.

 

Pepper propuso cambiar la nomenclatura de las empresas Over the Top por el de Aplicaciones Ricas Interactivas con múltiples funciones. Dijo que claramente los OTT no son el mismo servicio de telecomunicaciones, por eso no se les aplican las mismas reglas.

 

Explicó que en la era de la regulación de las telecomunicaciones se regulaba un servicio que era la voz, la unidad de medida era el minuto que tenía un costo incremental porque si se hablaba más costaba más o existían cargos por distancia. Sin embargo, actualmente las redes son distintas, ahora son datos, la unidad de medida es por capacidad y no existe distancia sino que la transmisión es binaria.

 

Actualmente, existen modelos regulatorios que no son flexibles y que no permiten la innovación y colaboración con los operadores de red.

 

Santiago Pardo, vicepresidente de Asuntos Regulatorios y Relaciones Institucionales de Claro Colombia, se pronunció a favor de la competencia por infraestructura. Dijo que actualmente la tendencia era más hacia la compartición y no hacia la inversión y competencia por infraestructura para soportar las aplicaciones de la economía digital.

 

Refirió que las medidas regulatorias deben ser transitorias y proporcionales y que en un entorno de economía digital no se requiere la regulación ex ante.

 

Gilbert Camacho, presidente del Consejo de la Superintendencia de Telecomunicaciones de Costa Rica, dijo que el regulador debe ser un facilitador, un promotor de la competencia entre operadores y que la regulación ex ante debe ser mínima.

 

La principal función del regulador es proteger a los usuarios de telecomunicaciones para que reciban servicios de calidad. Adicionalmente, la legislación en Costa Rica contempla el Fondo Nacional de Telecomunicaciones (Fonatel) para proveer servicios a quienes no pueden acceder a ellos.

 

Finalmente, Héctor Huici, secretario de TIC del Ministerio de Comunicaciones de Argentina, señaló que el regulador debe tener sentido común.

 

Publicado en Noticias

Cartagena, Colombia. Pablo Bello, director Ejecutivo de la Asociación Iberoamericana de Empresas de Telecomunicaciones, advirtió que la digitalización de la economía es actualmente la política pública más importante de América Latina.

 

En referencia a la definición de la banda ancha que busca que Colombia tenga una velocidad de descarga de 25 Mbps a partir de 2019 para impulsar la economía digital, Bello señaló que los gobiernos, además de preocuparse por la velocidad de Internet, primero deben buscar cerrar la brecha digital.

 

Un informe de McKinsey, denominado “Where Will Latin America’s Growth Come From?”, advierte que la digitalización y la automatización de los procesos productivos son fundamentales para evitar el estancamiento de la región.

 

Aunque reconoció avances en los últimos años, 50 por ciento de la población de América Latina todavía no tiene acceso a Internet.

 

Destacó que para tener banda ancha ultra rápida se requiere inversión en infraestructura, confianza en el ecosistema digital y políticas públicas. En cuanto a inversión, se requieren 300 mil millones de dólares los próximos años para cerrar la brecha digital en la región.

 

Para ello deben crearse condiciones de confianza legales y regulatorias entre todos los actores de la economía digital.

 

“El diseño de la política pública para la economía digital requiere un entorno de confianza para hacer acciones disruptivas”, destacó.

 

Por su parte, Gonzalo Navarro, director Ejecutivo de la Asociación Latinoamericana de Internet (ALAI), recalcó que sin confianza y seguridad no existe la economía digital. Se requiere desregulación para impulsar la economía digital y desarrollar la industria de Internet en América Latina.

 

Publicado en Noticias

Cartagena, Colombia. Para que la economía de América Latina crezca en los próximos años es indispensable incrementar su productividad y para ello es necesaria la digitalización de la economía, lo cual permitirá sostener el crecimiento social de los últimos años, aseguró el consultor Raúl Katz.

 

Dentro del panel “El papel del Estado en la economía digital”, del 5to. Congreso Latinoamericano de Telecomunicaciones, Katz explicó que la economía digital es un nuevo contexto socioeconómico e industrial que resulta de la adopción masiva de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC).

 

Katz enumeró las formas como el Estado participa en la economía digital: mediante la reducción de los costos de capital para que los operadores y las empresas puedan invertir.

 

Creando condiciones adecuadas a la inversión. Participando activamente en las industrias. En la creación de los mercados digitales.

 

El gobierno de Colombia lanzará un Observatorio de la Economía Digital que le permitirá conocer y generar indicadores que permitan promover la economía digital. Entre los objetivos del Observatorio se encuentran analizar los sectores o industrias proclives a la digitalización, así como las cadenas productivas estratégicas.

 

Para el académico de la Universidad de Colombia la digitalización de los procesos productivos combina innovación tecnológica con transformación productiva de las industrias. La digitalización permitirá reducir costos en insumos, modificar el procesamiento de bienes y servicios, así como la distribución de los mismos.

 

Internet de las cosas, robótica e Inteligencia Artificial son algunas de las tecnologías emergentes producto de la digitalización de los procesos productivos.

 

Sin embargo, el especialista identificó una falta de acumulación de capital intangible, razón por la cual América Latina permanece rezagada en sus procesos industriales.

 

La transformación de las industrias incluye automatización, redefinición de los procesos productivos, refundar la estructura de las empresas y los modelos de negocio.

 

Raúl Katz señaló que, aunque las políticas públicas son importantes, éstas no son suficientes y hace falta la responsabilidad de la empresa privada para realizar las inversiones y digitalizar los procesos productivos.

 

El consultor de Telecom Advisory Services que las principales barreras a transformación digital de las industrias son la falta de prioridad de la administración, la falta de capital humano, la resistencia al cambio, que no forma parte de la estrategia de la empresa, la preocupación regulatoria, una responsabilidad de implantación no definida, la falta de coordinación entre funciones, la falta de visión de la función de sistemas o que estos sistemas no están preparados.

 

Publicado en Noticias

Las telecomunicaciones son un motor de desarrollo para las naciones y sus avances son impresionantes desde cualquier punto de vista. El cambio generacional hacia redes de banda ancha móvil, así como de teléfonos inteligentes (smartphones), es muestra de ello. La creciente adopción de estos dispositivos y de otros equipos móviles como las tabletas, producen una mayor demanda de capacidades de las redes móviles que permiten un uso de aplicaciones intensivas en datos, tales como video, música y otros servicios.

A nivel mundial el crecimiento de teléfonos inteligentes continúa en ascenso. Este crecimiento es mucho mayor en teléfonos inteligentes con capacidad de LTE y es en economías emergentes donde se produce una mayor adopción. Dentro de estas economías, América Latina juega un papel muy importante, siendo Brasil, México y Colombia los países con una mayor adopción de teléfonos inteligentes en la región. Sin lugar a dudas, este crecimiento se ocurre en función de la popularidad de estos dispositivos, derivado de un mayor uso de aplicaciones como Skype, WhatsApp, Twitter, Facebook, YouTube, entre otras.

En el contexto anterior, los usuarios móviles demandan cada vez más y mejores servicios de datos que son bien manejados por redes 4G-LTE. Este tipo de redes proporcionan mayores velocidades y, al mismo tiempo, son totalmente IP, lo que significa que es una tecnología ideal para el manejo de datos, por lo que sus beneficios van más allá de la velocidad.

En junio de 2016 había 59 redes LTE en 18 países de América Latina. El despliegue de estas redes en la región continúa creciendo. De acuerdo con GSMA, las redes de banda ancha móvil (3G y 4G) representaron 61 por ciento del total de conexiones móviles en América Latina en 2016 y se espera que representen 80 por ciento en el año 2020. En este periodo, la proporción de redes 4G se duplicará de 16 a 38 por ciento.

Argentina

Argentina inició tardíamente el lanzamiento de servicios móviles con tecnología LTE (diciembre de 2014). No obstante, los esfuerzos de los operadores móviles en Argentina han sido significativos. El consumidor argentino tiene cada vez más servicios móviles vía LTE (3 de cada 10 argentinos utilizaban 4G en 2016), aunque con una baja velocidad si la comparamos con otros países de la región (ver figura 1).

Figura 1. Fuente: elaborada con datos de OpenSignal Global State of Mobile Networks (febrero de 2017).

 

Uno de los factores que ha influido en las bajas velocidades de banda ancha móvil es la escasez de espectro que han experimentado los operadores móviles de este país; sin embargo, con la adjudicación de frecuencias en la banda de 700 MHz se está agregando mayor capacidad a las redes móviles. Se espera que el tema de la velocidad, así como la calidad de servicios, mejore en función del despeje de la banda de 700 MHz que estaba ocupada por operadores básicamente de televisión digital en UHF. Con la liberación de este espectro se inicia el proceso de ingreso de nuevos Operadores Móviles Virtuales (OMVs).

Sin embargo, existen conflictos para los OMVs. Las licencias de la banda de 700 MHz que fueron otorgadas en diciembre de 2014 ya han sido asignadas a los operadores móviles con excepción de Buenos Aires. En la capital del país, Telecentro no ha entregado a las autoridades la banda que utiliza para dar servicios de televisión. La disputa por esta banda ha imposibilitado la entrada de Virgin Mobile en Argentina en función de la imposibilidad de Virgin Mobile de llegar a acuerdos con los operadores móviles en la cuidad de Buenos Aires, dado que la banda está ocupada. No obstante lo anterior, la liberación de este espectro les permitirá a los tres grandes operadores argentinos cumplir con los tiempos pactados para el despliegue de su red 4G.

Por otra parte, las inversiones del sector de telecomunicaciones se han ido concentrando en el desarrollo de redes 4G en función del compromiso de los operadores móviles de mantener las mismas cuando se licitaron las frecuencias. Estas se podrían incrementar en función del despeje de la banda de 700 MHz, ya que existe un compromiso real por parte de los operadores móviles en materia de inversiones que les permita proporcionar cobertura, servicios y conectividad. Al mismo tiempo, los operadores requieren continuar invirtiendo para responder a las demandas de los usuarios móviles que requieren cada vez más servicios 4G.

El Decreto de Convergencia liberado por el presidente Macri en enero de 2017 considera la entrada de Cablevisión al mercado móvil, ofreciendo servicios de 4G vía Nextel. En marzo de 2017, el regulador Argentino, Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom), aceptó que Cablevisión pueda canjear los 20 MHz de la banda de 2.5 GHz por otros 20 MHz en la banda de 700 MHz, siempre y cuando Cablevisión dé cobertura y servicios a 147 localidades donde aún no opera.

Brasil

La introducción de LTE en el mercado brasileño se realizó en 2012, después de la subasta de la banda de frecuencias de 2.5 GHz. Para poder dar servicios de banda ancha móvil con esta tecnología, la Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel) estableció varias condiciones a los operadores. Una de ellas fue cubrir todas las ciudades en donde se realizaría la Copa Mundial de Futbol de 2014 antes de finalizar 2013. También se condicionó a los operadores a cubrir todas las ciudades con más de 20 mil habitantes a más tardar a finales de 2015, así como proporcionar servicios 4G en ciertas áreas rurales que utilizaban la banda de 450 MHz.

Los requerimientos emitidos por el regulador y los esfuerzos de los operadores hicieron factible que 81 municipios de Brasil tuvieran cobertura 4G, incluidas 12 ciudades en donde se efectuaría la Copa Mundial de Futbol a finales de 2013.

En el último trimestre de 2014, la Anatel subastó la banda de 700 MHz para servicios 4G; sin embargo, el despeje de la banda fue lento en función de que estaba ocupada por operadores de televisión y los operadores móviles debían pagarles por la transición de televisión analógica a digital, lo cual produjo una gran controversia.  

Datos de 5G Américas manifiestan que en el primer trimestre de 2016, 55.1 por ciento de la población estaba cubierta con tecnología LTE, un 10 por ciento de incremento con respecto al año anterior. En ese mismo trimestre, había 178 millones de conexiones de banda ancha móvil utilizadas por teléfonos inteligentes, de los cuales 145.5 millones eran 3G y 32.4 millones, 4G.

Al día de hoy, la velocidad promedio en Brasil de la banda ancha móvil es cada vez más rápida, siendo el operador Claro el líder en este aspecto y desplazando en este rubro a TIM, de acuerdo con OpenSignal. El operador mexicano tiene velocidades promedio de 27.5 Mbps, el doble que TIM y Oi. Sin embargo, en términos de cobertura, TIM es el líder, siendo el primer operador móvil en utilizar la banda de 2,600 MHz y en optimizar la banda de 1,800 MHz para servicios 4G. TIM prepara su red en la banda de 700 MHz a efecto de tener una buena cobertura en interiores, así como en zonas rurales para dispositivos habilitados para 4G.

Sin lugar a dudas, la adopción de tecnología 4G en Brasil mantendrá un crecimiento positivo, ya que no obstante la recesión económica que ha enfrentado Brasil, la tasa de crecimiento de teléfonos inteligentes fue de 53 por ciento en 2016. Lo que implica que para soportar el creciente tráfico por parte de los teléfonos inteligentes será necesario tener redes 4G cada vez más robustas.

Colombia

Colombia fue uno de los pioneros en el desarrollo de LTE en América Latina, introduciendo servicios de banda ancha móvil con esta tecnología en 2012, un poco después de jugadores como Sprint y T-Mobile en Estados Unidos. El crecimiento de esta plataforma tuvo un importante auge en 2014, con una cobertura poblacional de 50 por ciento, una vez que se subastaron 3 bloques de la banda AWS y 4 bloques de la banda de 2.5 GHz en junio del 2013, lo cual también detonó importantes inversiones.

No obstante lo anterior, la demorada licitación de la frecuencia de 700 MHz ha limitado el crecimiento de LTE en Colombia. De acuerdo con 5G Américas, la penetración de LTE en Colombia se ubicó en 12.29 por ciento en el segundo trimestre de 2016 (ver figura 2), por debajo del promedio de América Latina que fue de 14.18 por ciento. La mencionada licitación ha venido retrasándose hasta ahora, entre otras cosas por estar ocupada por operadores de televisión abierta. No obstante, en marzo de 2017 el gobierno de Colombia inició una consulta pública para realizar la licitación de la banda de 700 MHz, así como la de 1,900 MHz; sin embargo, la subasta ha dividido opiniones en el Congreso, lo cual podría demorar aún más la asignación de este preciado recurso para los operadores móviles de este país.

Figura 2. Fuente: 5G Americas.

 

Por otra parte, el total de líneas LTE representaban 7.6 por ciento (4.3 millones) del total de líneas móviles en Colombia en 2015, de acuerdo con datos de 5G Américas. A finales de 2016 el número de conexiones LTE llegaron a 7.2 millones, un crecimiento de 67 por ciento, ubicando a Colombia como el cuarto país en América Latina con más conexiones de LTE en América Latina.

Al igual que en el resto de la región, el crecimiento de los teléfonos inteligentes tendrá un impacto positivo en el desarrollo de LTE. Cifras de 451 Research señalan que en 2015 existían 17.9 millones de teléfonos inteligentes y que esta cifra llegará a 35.1 millones, un crecimiento de 77.1 por ciento, lo cual indica que será importante una mayor cantidad de infraestructura LTE que soporte un mayor número de teléfonos inteligentes.

México

La reforma en materia de telecomunicaciones de 2013 ha traído importantes avances en el mercado de telecomunicaciones. México ahora cuenta con las tarifas más bajas en soluciones móviles en América Latina. La entrada de nuevos operadores ha agregado una mayor competencia. AT&T llegó al mercado a finales de 2014 con la adquisición de Iusacell y, posteriormente, con la adquisición de Nextel, introduciendo precios agresivos así como una mayor expansión de infraestructura 4G. Por su parte, América Móvil ha continuado expandiendo y actualizando su red 4G, mientras que Movistar ha incursionado con 4G en áreas donde no estaba presente.

Las inversiones de estos operadores están focalizadas en infraestructura 4G que les permita incrementar su cobertura a nivel nacional. AT&T anunció inversiones por 3 mil millones de dólares hasta 2018 con el objetivo de dar cobertura a 75 por ciento de la población en 2016 y 100 por ciento en 2018.

El proyecto de la Red Compartida, cuyo ganador fue el Consorcio Altán, tiene el propósito de dar cobertura a 92.2 por ciento de la población con tecnología LTE en la banda de 700 MHz, comprometiendo inversiones por 7 mil millones de dólares. La Red Compartida deberá iniciar operaciones en 2018 proporcionando cobertura a 30 por ciento de la población. Lo anterior representa un potencial crecimiento de la tecnología LTE en el país.

Ultravisión es otro jugador dispuesto a ofrecer servicios de 4.5G. La primera fase del despliegue de red será en la segunda mitad de 2017 y estará soportada en 700 sitios para dar servicios a siete estados de la República.

En materia de espectro, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) autorizó la compra de América Móvil de 60 MHz de la banda de 2.5 GHz que pertenecía a MVS. El resto de la banda (130 MHz) será licitada en la segunda mitad de 2017; en el segundo trimestre del año se proporcionarán las bases de la licitación y en el tercer trimestre iniciará el proceso. Lo anterior otorgará un mayor espectro a todos los operadores para ofrecer soluciones 4G en México.

En cuanto a estadísticas, los suscriptores de 3G y 4G representaban 52 por ciento del total de suscriptores únicos en el país a finales de 2015, de acuerdo con GSMA. Es importante señalar que México es el segundo país con mayor cobertura de LTE, por debajo de Perú. Mientras que la cobertura de LTE en México es de 64.17 por ciento, la de Perú es de 67.01 por ciento.

Por otra parte, en materia de disponibilidad de 4G, AT&T supera a sus competidores con 71.5 por ciento, seguido por América Móvil con 69.4 por ciento y Movistar con 53.3 por ciento; sin embargo, América Móvil es líder en materia de velocidad con 24.81 Mbps. Lo anterior de acuerdo con el más reciente análisis de OpenSignal

Otros países

El desarrollo de LTE en otros países de la región ha mostrado avances significativos y continúa con una tendencia ascendente. Por ejemplo, Digicel planea invertir 450 millones de dólares en una red 4G en El Salvador en los próximos cinco años, mientras que Flow Barbados ha lanzado oficialmente servicios 4G en la isla. Ejemplos como los anteriores hay varios en la región que muestran una tasa de adopción de 4G muy favorable.

Contracción de inversiones

En América Latina el mercado móvil empieza a recuperar terreno en materia de precios en función de un mayor uso de datos por parte de los consumidores. Los servicios de voz cada vez representan un menor porcentaje del total de ingresos de los operadores. No obstante, en materia de inversión, se observará una contracción derivada de que el ciclo de inversión de LTE e infraestructura de fibra óptica para soportar el crecimiento de los datos móviles en los últimos tres años, ha llegado al tope y ahora los operadores más importantes en la región esperan la recuperación de sus inversiones.

Necesidad de espectro radioeléctrico

Es de vital importancia manifestar que la adopción de tecnologías 4G-LTE requiere de una mayor asignación de espectro radioeléctrico. De acuerdo con las recomendaciones de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), la región debería tener asignados 1,300 MHz de espectro; sin embargo, América Latina promedia (ya con la autorización del IFT a América Móvil de adquirir los 60 MHz de la banda de 2.5 GHz de MVS), 350 MHz de espectro asignado. Para el año 2020 la UIT recomienda asignar 1,720 MHz, lo cual representa un gran reto para los reguladores de la región.

Por último, es importante manifestar que la asignación de espectro en América Latina es crítica para el desarrollo de tecnologías 4G-LTE y más aún cuando en el escenario se vislumbran tecnologías mucho más sofisticadas como 5G. Cabe señalar que aunque la tecnología 5G tardará en ser adoptada en la región en función de la necesidad de los operadores móviles de recuperar sus inversiones en 4G-LTE, será de vital importancia que los reguladores tomen en cuenta las necesidades de espectro para ambas tecnologías. El trabajo en conjunto entre el regulador y la industria será vital para el desarrollo de la banda ancha móvil en América Latina.

Publicado en Colaboradores

Cerrar la brecha digital en América Latina implica múltiples retos, que tienden a ser diversos y complejos entre cada uno de los países que conforman la región.

Aunque se reportan avances, se estima que apenas cuatro de once países analizados por la Asociación Interamericana de Empresas de Telecomunicaciones (ASIET) se encuentran en una etapa avanzada para llevar nueva tecnología a toda su población, los cuales han avanzado en áreas como inversión, nueva regulación y trabajo con operadores.

El estudio Desafío 2020 elaborado por el Cet.la y Convergencia Research evalúa el avance de los países en tres ejes principales: diálogo público-privado, entorno jurídico y regulatorio (certidumbre), y niveles tributarios, lo cuales consideran factores adicionales referentes a cada uno.

Mediatelecom platicó con Juan Jung, coordinador del Cet.la y director de Políticas Públicas de ASIET para conocer los retos persistentes en la región y cómo enfrentan los países nuevos desafíos como la demanda de mayor infraestructura y regulación de la convergencia.

- Si se considera que ésta es una segunda parte del estudio Desafío 2020, ¿cuánto han avanzado los países en asegurar la inversión para cerrar la brecha digital?

- La tendencia muestra cómo el esfuerzo inversor que está haciendo el sector en América Latina es considerable. En la región se han invertido más de 330 mil millones de dólares acumulados entre 1996 y 2014. La tasa anual de crecimiento compuesta de la inversión en telecomunicaciones entre 2006 y el 2014 fue de 8 por ciento. Sólo en 2014 se invirtieron cerca de 30 mil millones de dólares. Y esa tendencia ha continuado hasta la actualidad, con despliegues de redes de última generación e introducción de nuevas tecnologías.

Por citar un ejemplo, cuando se elaboró la primera parte del estudio en 2012, sólo un puñado de países en la región había lanzado servicios con tecnología LTE. Hoy son ofrecidos en todos los países de la región. Los precios de conectividad han venido bajando consistentemente en los últimos años, tal como lo reflejan los datos de la CEPAL. La calidad de las redes se ha venido incrementando; por ejemplo, podemos apreciar que la velocidad promedio de conexión en banda ancha fija ha aumentado más de 120 por ciento desde 2010, según Akamai. Las brechas en torno a personas que utilizan Internet o la cantidad de hogares conectados se está reduciendo considerablemente con respecto a los países avanzados.

- Buena parte de los países incluidos en el estudio han impulsado nueva regulación para fomentar la competencia, pero al mismo tiempo esto parece inhibir la inversión. ¿Qué se puede aprender en América Latina de la experiencia de Europa o Estados Unidos que también tienen operadores incumbentes, pero han logrado fomentar un ambiente más competitivo?

- La competencia sana y sostenible es lo que impulsa la inversión y el desempeño eficiente de los mercados. Cuando hablamos de competencia, tenemos que comprender los cambios paradigmáticos que ha tenido este sector en los últimos años. La manera de concebir los mercados hoy es distinta de la que era hace algunos años atrás. Hoy en día, hablar de competencia implica hablar todos los actores que forman parte del ecosistema digital, porque las fronteras de los mercados están cambiando. En el mundo la regulación evoluciona de forma más lenta que los avances tecnológicos, pero aun así existen ejemplos que pueden destacarse en la materia.

La nueva propuesta europea en materia de privacidad establece un abordaje integral que aplica a todos los actores del ecosistema digital y, por lo tanto, contribuye a generar ese ambiente más competitivo. De igual forma, el BEREC establece una clasificación de servicios OTT que incorpora criterios para determinar si compiten o no con los servicios tradicionales y, como resultado, si forman parte de un mismo mercado. Todavía no podemos decir que exista un ejemplo concreto de marco regulatorio perfecto para la era de la convergencia plena, pero hay iniciativas que van en esa dirección. Ello es fundamental para generar un ambiente competitivo, sin asimetrías, que estimule la inversión y la innovación.

- Según el estudio, existe baja incertidumbre en el sector (promedio 45.5) ¿Cuál es la influencia de los aspectos políticos relacionados con el rápido avance en el sector?

- El nivel de la variable “incertidumbre” depende del contexto de cada país, no se puede generalizar. Evidentemente, cuando los aspectos políticos terminan generando cambios en reglas de juego o en la seguridad jurídica, ello genera dificultades importantes para el desarrollo del sector, particularmente para impulsar las necesarias inversiones. La estabilidad en las reglas de juego y en la seguridad jurídica es crucial para fomentar el rápido avance del sector. Existen casos donde para dar una respuesta de corto plazo a una demanda de la opinión pública se han terminado adoptando medidas que van contra el interés general y la maximización del bienestar social.

Un ejemplo de ello, que hemos visto en varios municipios de distintos países en la región, son las barreras que se terminan imponiendo -bajo la forma de restricciones u ordenanzas municipales excesivas- al despliegue de antenas para mejorar la conectividad a través de tecnologías móviles, por temores vinculados a temas de salud -totalmente injustificados, de acuerdo con la evidencia científica- de una parte de la ciudadanía.

- Existe en general un interés por fomentar la convergencia de servicios, pero las leyes no han tomado un paso decisivo. ¿Se requiere de reguladores más enérgicos para permitir una competencia más equilibrada entre todos los operadores?

- Se necesita de más acciones regulatorias que sean consistentes con la era en la que vivimos, que es la era de la convergencia. Para ello es esencial comprender los cambios paradigmáticos que han ocurrido en el sector en los últimos años. Es imposible concebir un mercado en 2017 con los paradigmas del año 2000 o 2005. Se necesitan marcos regulatorios basados en el principio de neutralidad tecnológica. La nueva generación de modificaciones regulatorias debe ir en ese sentido.

- Y también en convergencia, ¿qué tan preparados están los reguladores en la región para presentar una regulación que considere los servicios en Internet? Hasta ahora ese segmento se ha mantenido desregulado, algo que los operadores de telecomunicaciones también han aprovechado.

- Es fundamental que los reguladores de la región puedan contar con un abordaje integral que, basado en el principio de la neutralidad tecnológica, establezca regulaciones equivalentes para servicios equivalentes. Si para enviar un texto los usuarios pueden optar indistintamente por enviar un SMS o usar una aplicación de mensajería de Internet, es porque para el usuario son servicios sustitutos. Lo mismo podemos decir con las llamadas de voz, o con la TV por suscripción, donde plataformas OTT ofrecen servicios que compiten con los tradicionales. Esto no es otra cosa que el resultado de la convergencia, que bajo el principio de neutralidad tecnológica genera que múltiples servicios puedan ser ofrecidos desde múltiples plataformas. Hasta que ello no sea resuelto desde el punto de vista regulatorio, no estaremos en una situación de competencia sana y equitativa en el ecosistema digital. 

- ¿Qué recomendaciones tiene el cet.la para conciliar una agenda destinada a la rentabilidad de los operadores con los objetivos del gobierno de lograr mayor uso de las TIC?

- Los objetivos de los sectores públicos y privados en la materia son convergentes: masificar la conectividad para todos los ciudadanos y promover el desarrollo de las TIC. No hay aquí objetivos divergentes. Por lo tanto, la recomendación aquí es que puedan cooperar, tanto empresas como gobiernos, cada uno en su rol, para lograr esos objetivos. Las empresas tienen su tarea de competir, invertir e innovar; los gobiernos, por su parte, deben promover un marco regulatorio equilibrado y que incentive la inversión, sin asimetrías ni distorsiones.

- El documento señala la necesidad de políticas fiscales flexibles, pero ¿cómo se puede equilibrar la necesidad de los Estados de generar ingresos a través de recursos como el espectro, pero al mismo tiempo fomentar una política destinada al incremento de la cobertura?

- Los gobiernos no deben tener como objetivo un afán recaudatorio en el desarrollo de concursos de espectro. Cuando ese es el caso y se cobran montos desproporcionados por asignaciones de espectro, se está condicionando el desarrollo del sector, porque esos recursos que las empresas destinan a las arcas del Estado son recursos que podrían destinarse al despliegue de redes para incrementar la cobertura o la introducción de las últimas tecnologías.

De esta forma se está perjudicando el interés general de largo plazo, para dar respuesta a una necesidad fiscal de corto plazo. La propuesta aquí es que se comprenda que el espectro no es valioso en sí mismo, sino por el potencial que cuenta para mejorar el bienestar social, a través de servicios móviles de calidad en manos de la totalidad de la población, a bajos precios. Los concursos de espectro deben diseñarse teniendo eso en cuenta, estableciendo precios base razonables, en caso de subastas, o promoviendo la realización de concursos de belleza donde los operadores compitan por cobertura e inversiones.

 

Publicado en Entrevistas
«InicioAnterior12345678910SiguienteFinal»
Página 1 de 64
 
« Junio 2017 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    

 

  



Es una publicación de Cultura, Comunicación y Desarrollo, S.C. Todos los derechos reservados © 2017

Los nombres de los espacios Mediatelecom Minuto a Minuto, Mediatelecom Américas, Sociedad de la Información e Internet y Telecomunicaciones,
Sociedad y Desarrollo son segmentos de Cultura, Comunicación y Desarrollo, S.C que ofrecen un servicio sin fines de
lucro y proporcionan el enlace directo a la fuente original, respetando los derechos de autor del editor y del autor sin alterar o
modificar parcial o totalmente la obra autoral originaria.