Jueves, 21 de septiembre del 2017
Idioma Es Pt En

El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, ha advertido de que la digitalización «no es una época de cambio, es un cambio de época» y que adaptarse a ella no es una opción, sino que es algo «imprescindible» para las empresas y los países.

En una mesa redonda organizada con motivo del I Congreso de Industria Conectada 4.0, Álvarez-Pallete destacó que «la oleada» que viene con el 5G lo cambiará todo más, con la inteligencia artificial o el internet táctil, por lo que es necesario adaptarse «como personas, empresas y como países». Así, el primer ejecutivo de Telefónica subrayó que tanto Europa como España, que ha sido capaz de pasar a ser el país con mayor conectividad de Europa, tienen una «gran oportunidad» en este cambio de época, que será «cuatro veces el tamaño de la Revolución Industrial y lo va a cambiar todo».

No obstante, valoró la necesidad de contar con valores en esta época de cambios de reglas, ya que «se va a crear mucha riqueza pero también se corre el riesgo de que haya mucha disrupción». «Que ese reparto de riqueza sea justo», dijo. Además, Álvarez-Pallete señaló que para afrontar este reto de la digitalización, para el que Telefónica es «un buen socio», las empresas deberán contar con «confianza, talento y coraje». «Formar talento no solo en las capacidades más técnicas. También hacen falta abogados digitales, filósofos digitales... Las ciencias sociales van a ser esenciales, ya que las máquinas podrán emular pero no podrán ser», añadió al respecto.

El cliente en el «centro de todo»

Por su parte, la presidenta y CEO de Siemens España, Rosa García, destacó la importancia de poner al cliente «en el centro de todo» dentro de este proceso de digitalización. «Lo que hay es un cliente distinto, que espera cosas diferentes, productos personalizados, que las soluciones se adapten a lo que necesita y el retorno valor sea máximo», dijo. Por ello, García consideró que las empresas están obligadas «a cambiar, a maximizar la eficiencia de lo que se hace», ya que si no se aborda esta transformación se «perderá el tren».

Mientras, el presidente de Indra, Fernando Abril-Martorell, lamentó que actualmente existe «una escasez de talento digital» con el que cubrir la demanda existente y pidió concienciarse de la situación de urgencia que supone este cambio, ya que «se esta cambiando a mucha velocidad y si no se lidera como empresa, sector o país, se puede quedar en la parte más negativa de la transformación digital». Para Abril-Martorell, todos los agentes se deben plantear cómo debe de ser su posicionamiento y qué deben tener para contar con éxito en esta época de transformación, para la que es necesario contar con liderazgo, talento y una estructura de gobierno «en las empresas ágil».

Finalmente, el presidente de Accenture Iberia, Juan Pedro Moreno, valoró que la digitalización supone una ventana de oportunidad «para todo el mundo», ya que se puede «competir en el mercado internacional y prácticamente todos parten de cero». Moreno coincidió en que el cambio ha sido mucho más acelerado en todo lo que tiene que ver con el consumidor y subrayó que la industria tiene ahora el reto de ver «cómo incorpora la tecnología y se redefine el producto».

Publicado en Usos sociales

La investigación de un equipo de científicos de la Universidad de Bari, en Italia, podría representar un salto en la prevención del Alzheimer. Como todos los trabajos que provienen del ámbito experimental hay que tomarlo con cautela. Las conclusiones de momento solo son preliminares y, en todo caso, pasará tiempo hasta que un sistema así esté disponible en el ámbito médico.

Pero esto no quita mérito a los científicos de la Universidad de Bari. Estos han desarrollado un sistema de inteligencia artificial capaz de detectar el Alzheimer con diez años de antelación. Lo hace a través del estudio del cerebro del paciente, detectando los deterioros cognitivos leves.

El equipo de científicos lo ha hecho, además, mediante una técnica no intrusiva. Sencillamente se trata de analizar detalladamente los escáneres cerebrales obtenidos mediante resonancia magnética.

El sistema de inteligencia artificial desarrollado por los investigadores pertenece a la categoría de machine learning. Se encuadra por tanto dentro de los algoritmos capaces de aprender de la información a la que tienen acceso. Pero para eso se necesita un entrenamiento. Los responsables del proyecto nutrieron a su software con 67 resonancias**** magnéticas cerebrales. De ellas, 38 pertenecían a pacientes con Alzheimer, mientras que otras 29 pertenecían a personas sin la enfermedad.

Para elevar la precisión del estudio, los científicos dividieron en pequeñas partes las imágenes por resonancia. De esta manera el sistema analiza el cerebro región a región, para evaluar la conectividad neuronal entre ellas.

A partir de este entrenamiento, se mostró al algoritmo un conjunto de escáneres cerebrales. En concreto fueron 148, de los que 52 pertenecían a cerebros sin la enfermedad, 48, con Alzheimer y 48 con deterioro cognitivo leve. Esto último es un síntoma del Alzheimer. Y normalmente desemboca en la enfermedad al cabo de entre tres y nueve años.

Alzheimer

El algoritmo fue capaz de distinguir entre los cerebros con y sin enfermedad con un 86% de precisión. Mientras que la diferenciación entre los cerebros sanos y aquellos que tenían deterioro cognitivo leve tuvo éxito en un 84%.

 

Dada la importancia del deterioro cognitivo leve en el Alzheimer se piensa que el algoritmo podría diagnosticar hasta con 10 años de antelación la enfermedad. El software sería capaz de identificar los pequeños cambios cerebrales que se adelantan a los síntomas clínicos. A partir de ese momento se podría trabajar para retrasar la enfermedad.

Publicado en Gadgets

El responsable de los sistemas de Seguridad e Inteligencia de China, Meng Jianzhu, ha propuesto a la Policía usar inteligencia artificial para poder prevenir ataques terroristas, informó hoy el diario independiente South China Morning Post.

Tras una reunión celebrada este martes en Pekín con las fuerzas de seguridad chinas, Meng señaló que se deberían estudiar “los patrones que se dan en casos de ataques terroristas y elaborar un modelo de análisis de datos que mejore su capacidad para detectarlos”.

No es la primera vez que el representante gubernamental, que ocupó el cargo de ministro de Seguridad Pública entre 2007 y 2012, subraya la necesidad de utilizar alta tecnología como para fortalecer la red de vigilancia china y combatir el terrorismo.

“La inteligencia artificial puede completar tareas con una precisión y velocidad inigualables para los seres humanos”, aseguró Meng, quien insistió en que los diferentes servicios de seguridad de un mismo país “deben romper cualquier barrera” en el intercambio de datos para una mejor integración de sus sistemas.

Según el South China Morning Post, el Consejo de Estado de China presentó el pasado mes de julio un plan nacional de desarrollo de inteligencia artificial con el objetivo de invertir en esta industria más de 150.000 millones de yuanes (unos 22.800 millones de dólares) para el año 2020.

El programa estatal establece aplicar la inteligencia artificial para mejorar el análisis de imágenes de cámaras de vídeo de seguridad o identificar sospechosos a través de tecnología biométrica, a partir de cálculos con los rasgos biológicos.

La robótica -de la que forma parte la inteligencia artificial- es una de las diez áreas señaladas por Pekín como prioritarias en su estrategia “Made in China 2025”, que pretende remodelar la base industrial del país para orientarla hacia áreas más intensivas en tecnología y menos en mano de obra.

Publicado en Internet

A Fundação de Amparo à Pesquisa do Estado de São Paulo e a Microsoft Brasil anunciaram nesta segunda, 18/9, uma Chamada de Propostas para seleção e apoio a projetos de pesquisa sobre visão computacional aliada à Inteligência Artificial. 

Segundo a Fapesp, a seleção busca aplicações em mobilidade urbana, segurança pública e industrial e de infraestrutura. O valor compartilhado pelas duas partes para apoio por até quatro anos a projetos selecionados, desenvolvidos em cooperação, pode chegar a R$ 4,5 milhões.

Leer más: http://www.convergenciadigital.com.br/cgi/cgilua.exe/sys/start.htm?UserActiveTemplate=site&infoid=46251&sid=3

Publicado en Empresas

La robótica y la inteligencia artificial avanzan y, con ellas, el miedo a un futuro en el que las máquinas dominen todos los sectores de la vida humana, empezando por el mercado de trabajo. Las estimaciones más positivas, como la realizada por el McKinsey Global Institute, mencionan 1,1 millones de empleos en todo el mundo amenazados por la tecnología. Otras, como la del Foro Económico Mundial, cifran en más de cinco millones los puestos en riesgo de robotización en los 15 países más industrializados del mundo. Hay, sin embargo, un lado bueno en la llamada cuarta revolución industrial: la recompensa generada por el aumento de productividad gracias a la tecnología puede ser utilizada para mejorar la calidad de vida y ofrecer beneficios a los trabajadores. Esa es la conclusión del último informe presentado por el Trades Union Congress (TUC), la central sindical británica, que indica que las ganancias financieras deben traducirse, por ejemplo, en mayores sueldos y más tiempo de jubilación.

La inteligencia artificial generará un crecimiento del 10% del PIB británico hasta 2030, según la consultora PwC. “Con esos beneficios, debería ser una prioridad permitir que más personas disfruten de una jubilación decente”, comenta en una conversación telefónica Kate Bell, directora de Economía del TUC. Actualmente, el Gobierno británico considera la posibilidad de ahorrar el 0,3% del PIB al elevar a 68 años la edad de jubilación, lo que afectaría a los trabajadores que ahora tienen 40 años. “En una sociedad envejecida, en la que la gente tiene que trabajar por más tiempo, la robótica puede revertir ese escenario. Sería una forma de garantizar que las nuevas tecnologías permitan una parte más justa de las recompensas del trabajo y ayudar a aquellos cuya vida laboral se ha visto afectada por los robots”, afirma la economista.

El informe menciona que el riesgo de no promover la distribución igualitaria de las ganancias de la automatización es volver al escenario de la revolución industrial de 1950, cuando uno de cada tres trabajadores estaba en la industria manufacturera y solo uno de cada 12 trabajaba en servicios profesionales y técnicos. En 2016, las cifras se habían invertido, pero los empleos perdidos en la manufactura no fueron reemplazados por otros similares y, según la publicación, los sueldos en las antiguas zonas industriales están todavía un 10% por debajo del promedio laboral.

Bell considera que los beneficios compartidos también permiten aumentar la inversión en formación en el lugar de trabajo y dar a los trabajadores la oportunidad de negociar directamente con los dueños de las empresas para obtener una parte de las ganancias económicas de la tecnología a través de aumentos salariales. “Eso daría a los trabajadores el derecho de replantearse aspectos de su carrera cuando están en la mediana edad”, analiza la economista.

Entrenamiento y adaptación

El informe señala que, aunque las anteriores olas de cambio tecnológico no han llevado a una pérdida general de puestos de trabajo, sí han cambiado el mercado laboral. El historiador económico James Bradford, de la Universidad de Berkeley, recuerda que, hasta 1970, el rápido progreso tecnológico destruyó trabajos que exigían fuerza muscular, pero creó una demanda de trabajadores que supieran operar los nuevos aparatos. “Y la mayor productividad generó aumentos salariales y la gente empezó a invertir más en ocio, lo que consecuentemente creó más oportunidades en ese sector”, añade.

"En una sociedad envejecida, en la que la gente tiene que trabajar por más tiempo, la robótica puede revertir ese escenario"

Frances O’Grady, secretaria general del TUC, comparte esa visión: “Algunos de los trabajos actuales no sobrevivirán, pero se crearán nuevos puestos y la gente debe estar capacitada para ocuparlos si su labor se vuelve obsoleta”, defiende Frances O’Grady, secretaria general del TUC. La central sindical defiende la importancia de invertir en el entrenamiento no solo de jóvenes, sino también de los trabajadores en las fábricas para que se adapten a los cambios introducidos por la robótica y la inteligencia artificial. El informe indica que esa adaptación es más fácil cuando los trabajadores tienen voz a la hora de definir el uso de nuevas técnicas de producción.

Un ejemplo es el centro de producción de Airbus en Hamburgo, donde trabajan 12.500 personas y que empezó a implementar en 2015 su plan de industria 4.0, es decir, la fabricación informatizada con todos los procesos interconectados por Internet de las Cosas (IoT). Para ello, miembros de la dirección de la empresa se reunieron con el sindicato de trabajadores, expertos y autoridades alemanas para elaborar juntos la hoja de ruta de la implementación y las partes llegaron a un acuerdo: todos los trabajadores recibirán entrenamiento en robótica e inteligencia artificial y no habrá reducción de puestos hasta 2020. El resultado fue, en palabras de Jan Hinz, vicepresidente del Consejo General de Empresa de Airbus Alemania, “la fusión de tecnología, empleo y productividad”.

Publicado en Hardware
«InicioAnterior12345678910SiguienteFinal»
Página 1 de 101
 
« Octubre 2013 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

 

  



Es una publicación de Cultura, Comunicación y Desarrollo, S.C. Todos los derechos reservados © 2017

Los nombres de los espacios Mediatelecom Minuto a Minuto, Mediatelecom Américas, Sociedad de la Información e Internet y Telecomunicaciones,
Sociedad y Desarrollo son segmentos de Cultura, Comunicación y Desarrollo, S.C que ofrecen un servicio sin fines de
lucro y proporcionan el enlace directo a la fuente original, respetando los derechos de autor del editor y del autor sin alterar o
modificar parcial o totalmente la obra autoral originaria.