Viernes, 24 de noviembre del 2017
Idioma Es Pt En

Hillary Clinton se ha unido a otros célebres de la industria tecnológica y ha afirmado que no estamos preparados para la llegada de la Inteligencia Artificial.

Hace unos cuantos meses, un grupo de expertos de la industria tecnológica firmaron un manifiesto en el que alertaban de los peligros de la Inteligencia Artificial, ya que aseguraban que los seres humanos no debíamos darles el control absoluto de sus movimientos.

Entre ellos se encontraban figuras tan reconocidas como Elon Musk, Bill Gates o Stephen Hawking.

Pues bien, la última en advertir sobre los problemas de este fenómeno ha sido Hillary Clinton, que asegura que el mundo no está preparado para la IA.

Pero, ¿qué motivos tiene? Según la exsecretaria de Estado, su argumento principal está relacionado con algo que todos deseamos conservar: nuestro empleo.

“¿Qué vamos a hacer cuando tengamos coches autónomos? Parece una gran idea. Pero, ¿cuántos millones de personas, camioneros, repartidores de paquetes, taxistas y conductores de Uber se quedarán sin trabajo? ¿Qué haremos con toda esa gente? Por esto creo que no estamos preparados para la IA”, ha señalado la política en el programa de radio de Hugh Hewitt.

Cuánta autonomía deberíamos darle a una Inteligencia Artificial

Además, desarrolló más esta opinión y señaló dos líneas principales de preocupación relacionadas con el desarrollo de la Inteligencia Artificial: la primera de ellas es la misma que la de otros expertos, es decir, el peligro de la supervivencia de la humanidad; la segunda está relacionada con la Cuarta Revolución Industrial y con la automatización de procesos de la tecnología.

Aunque Clinton no se extendió mucho más sobre el tema, destacó que esto debería regularse. De hecho, añadió que si ella hubiera llegado a ser presidenta de los EEUU habría elaborado una serie de políticas para este tipo de sistemas.

Publicado en Opinión

Las aplicaciones de la inteligencia artificial son posiblemente infinitas, y más cuando esta tecnología apenas está surgiendo en servicios que usamos a diario. Las empresas en todo el mundo, sin importar de qué sector sean, están buscando la forma de implementar aplicaciones de inteligencia artificial en sus negocios.

Desde la industria financiera, pasando por la salud, hasta la educación, la AI es una forma de potencializar el trabajo humano, no de reemplazarlo. Así lo afirma Juan Camilo Nates, embajador de City AI para Bogotá. City AI es una organización mundial que busca crear una comunidad de inteligencia artificial en todo el mundo. Está presente en más de 40 ciudades, y entre sus objetivos está integrar a las empresas, personas y emprendimientos interesados en aprender, aplicar e implementar AI.

Hablamos con Nates, que también es el fundador de Colombia Games (una empresa que desarrolla videojuegos) sobre qué aplicaciones de AI se están usando en todo el mundo para las empresas, y sobre el estado de esta tecnología en Colombia.

¿Cuáles son los objetivos de City AI Bogotá?

Esta comunidad está enfocada promover el uso de la AI en los negocios para que puedan en realidad hablar de un cambio, de una revolución. Somos pocas ciudades en Latinoamérica las que estamos afiliadas a las organización. Estamos hasta ahora Sao Paulo, Bogotá y La Paz.

Entre nuestros objetivos está, primero, descubrir quién está implementando AI, ya sean las universidades, empresas o emprendimientos que están adoptando la tecnología. Adicionalmente, buscamos conectar a todas las partes: ser el centro donde la gente llega y pregunta si conocemos desarrolladores o startups que le pueden ayudar a sus negocios. O viceversa: ofrecer servicios de tecnología. Y, finalmente, queremos compartir a través de actividades y talleres en los que las empresas cuentan su experiencia con el uso de AI.

¿Qué aplicaciones de AI para empresas son las más usadas en este momento?

Siempre decimos que la AI se puede aplicar en todo. Lo que pasa es que es un gran mundo que abarca muchas cosas. Pero podemos decir que el gran ‘boom’ reciente está propiciado por ‘machine learning’, que es cómo la máquina está aprendiendo. Los sectores que más lo usan es financiero y salud, porque manejan mucha información.

Por ejemplo, los bancos la usan para prevención de fraude, predecir si sus clientes van a pagar la cuota, y así no tienen que llamar. Se ahorran el dinero que cuesta alquilar un call center. En el sector de salud se está usando para diagnóstico. Un caso que conocimos es el de una máquina que aprende a detectar enfermedades. Se le alimenta con fotos de manchas que pueden ser o no ser cáncer de piel. El sistema entonces aprende a detectar cuáles son las imágenes con cáncer, y así cuando se le muestra otra imagen ya sabe diagnosticar una enfermedad. En las pruebas que se han hecho demostró ser igual o más acertada que un grupo de médicos experimentados.

¿Cómo están usando AI las empresas medianas y pequeñas?

La AI tiene otros campos, como el reconocimiento del lenguaje natural, que es la tecnología se usa en los chatbots. Una empresa puede comenzar a dejar desgastarse en cosas como la captura de leads [o intentar que un visitante se quede en el sitio]. Puedes poner un chatbot que reciba a la gente en tu sitio web o en redes sociales. Estos sistemas tienen una inteligencia básica, que después se vuelve más elaborada con lo que vaya aprendiendo. Se puede usar para labores como soporte técnico o servicio al cliente, que tienen un curso de acción estándar.

¿Qué proveedores de inteligencia artificial hay en Colombia?

Como tal una empresa desarrolladora de servicios de inteligencia artificial creo que no la hay, y sinceramente, no se si tiene mucho sentido que exista. Es que este tema es tan amplio y requiere de mucha especialización. Alguien que tiene especialización en servicios para el sector financiero, no puede realizar servicios para el sector salud.

Lo que sí existe en el país son startups. Incluso dentro de grandes empresas como bancos, que están creando sus propios departamentos internos de inteligencia artificial. En su caso, va ser algo muy importante para ellos. Estos sistemas les puede disminuir el fraude o las cobranzas en millones de dólares. Y ellos no lo quieren tercerizar.

Hay muchas startups que están resolviendo problemas puntuales. Por ejemplo, tenemos un sistema de dudas médicas. Primero, pusieron a un médico a responder preguntas de salud. El sistema comenzó a aprender de estas preguntas y respuestas y ahora es la máquina la que responde las dudas, en mucho menos tiempo.

Pero, en general, esa es una de las tareas que tenemos. En Bogotá, pueden consultarnos y preguntarnos cómo consigo una solución y vemos qué tipo de inteligencia artificial necesitan, qué problema quieren solucionar y buscamos quien está apto. O incluso cómo pueden armar un equipo.

¿Qué tan costoso es implementar una aplicación con AI?

Es un poco complejo hablar de costos de AI por dos motivos. El primero, es que no hay mucho talento de AI disponible. Es una tecnología tan nueva, que un ingeniero de ‘machine learning’ o desarrollador de chatbot, es difícil de encontrar. Y esto pasa no solo en Colombia, sino también Estados Unidos. Esta es una barrera importante. Aunque en realidad no todo requiere mucho nivel de expertise. Hay sistemas que se pueden implementar un poco más fácil,como los chatbots.

Y el segundo, es que los proyectos de AI son distintos a otros, cómo instalar un sitio web, en el que uno puede preguntar ¿para cuándo está listo? El asunto con la AI es que nunca va a estar listo. Con ‘machine learning’ le enseñas a la máquina a hacer cada vez mejor tus procesos. ¿Cuánto tiempo le quieres enseñar? El sistema va a funcionar con lo que le enseñaste en determinado tiempo. Siempre decimos que esto es un proceso de investigación y desarrollo.

¿Cómo ha sido la respuesta de las empresas colombianas frente a la AI?

En realidad nos ha sorprendido, porque hemos descubierto que hay empresas muy avanzadas en el tema, como el sector financiero los bancos ya saben sobre el tema y ya ya están haciendo aplicaciones. Sin embargo, hay muchas empresas que no saben, o creen que no están listas, o en un caso extremo le tienen miedo a las máquinas, porque creen que ‘roban’ empleos. Pero de eso se trata esta comunidad que se acerquen y pregunten. Que entendamos que no se van a quitar empleos, si no que va a facilitar las labores. Haremos que el ser humano se centre no en tareas mecánicas, sino tareas de decisión o creativas. Queremos que la AI sea como el computador, que actualmente nos ayuda a trabajar mejor.

Publicado en Empresas

Veloz, «inteligente», casi sin marcos y contra la marea del precio. El Huawei Mate 10 es, sin lugar a dudas, el mejor teléfono móvil inteligente fabricado por la firma china. Supone un notable esfuerzo por integrar, dentro del propio dispositivo, Inteligencia Artificial y modelos basados en «machine learning» o aprendizaje automático capaz de «aprender» de la actividad del propio usuario.

De buen rendimiento, el dispositivo alberga en su interior el procesador Kirin 970, de fabricación propia, de ocho núcleos con unidad de procesamiento de redes neurales. ¿Qué implica esto? que, entre otras cosas, es capaz de reconocer lo que tiene delante nada más abrir la cámara: un rostro, un paisaje, un animal, comida, un sujeto en movimiento, una escena nocturna. Pero también tiene la capacidad de ir «aprendiendo» a medida que lo utilizamos, de forma que no responde nunca a una configuración preestablecida, sino que la va modificando según sean sus propias «experiencias».

Su desempeño y fluidez en su manejo es abrumador. Puede reconocer 2.005 imágenes por minuto y su velocidad es más de 20 veces superior a la de una CPU convencional. El Kirin 970 puede analizar hasta 300 fotos en 6 segundos, un trabajo que a una CPU convencional le cuesta 120 segundos.

Ficha técnica

Pantalla
5,99 pulgadas ratio 16:9
Dimensiones
150,5 x 77,2 x 8,2 mm
Resolución
Quad HD (2.560 x 1.440)
Chip
HiSilicon Kirin 970 de ocho núcleos (4×2.4 GHz Cortex-A73 & 4×1.8 GHz Cortex-A53) con N.P.U
RAM
4 GB
Memoria
64 GB (ampliables microSD)
Cámara
Trasera dual de 12 + 20 megapíxeles F1.6, zoom híbrido y frontal de 8 megapíxeles
Batería
4.000 mAh
SO
Android 8.0 Oreo

Descata especialmente por su silueta y estética. Al igual que hiciera Samsung, LG o Xiaomi (y recientemente también Apple), se mete en la batalla de las pantallas alargadas que cubren prácticamente una de las dos caras del dispositivo. Casi sin marcos, se logra un mejor aprovechamiento de la superficie y no le pasa factura el tamaño. Es cómodo y compacto. El nuevo terminal incorpora una pantalla de 5.9 pulgadas (2.560 x 1.440 píxeles y HDR) y formato 16:9, mientras que hay una versión Pro que crece hasta las 6 pulgadas (OLED, con resolución de 2.160 x 1.080 píxeles), y adopta un formado de 18:9.

Su brillo, de 730 bits, garantiza que podremos ver claramente la pantalla incluso a plena luz del sol. Ambos modelos son resistentes al agua, aunque en diferente medida. Así, terminal cuenta con la certificación IP53, lo suficiente como para aguantar el tipo bajo la lluvia y el Pro con la IP67, que le permite permanecer sumergido durante treinta minutos a un máximo de un metro de profundidad.

Dotado con una doble cámara principal (una de 20 megapixeles monocroma y otra de 12 megapixeles en color), tiene además una apertura de F1.6, lo que le permite captar mucha más luz en escenas nocturnas o poco iluminadas. El terminal, además de todo, apuesta por la duración de batería. Integra una pila de 4.000 mAh de densidad capaz de aguantar perfecamente un día hasta la siguiente carga. Otra de sus virtudes es haberse distanciado de otras marcas y conservar un precio, 799 euros, que pese a ser todavía caro es bastante inferior a muchas propuestas recientes.

Publicado en Gadgets

La bocina inteligente Amazon Echo, junto con Alexa, tienen un historial tan curioso como irregular de fallas en su funcionamiento. Desde recomendarle porno a niñoshasta caer en las bromas torcidas de un episodio deSouth Park, pero nunca había terminado provocando la intervención de la policía para desactivar el dispositivo.

La historia sucedió por la madrugada de este sábado 4 de noviembre en Hamburgo, Alemania, dentro del apartamento de un tal Oliver Haberstroh, que se encontraba fuera de su hogar pero, por algún motivo, Alexa se activó sola para  iniciar una fiesta, reproduciendo música movida a todo volumen.

Los vecinos, según relata el propio Haberstroh en una publicación dentro de su Facebook, creían que era él quien importunaba a altas horas de la noche y comenzaron a quejarse tocando a su puerta, sin obtener respuesta alguna, por lo que terminaron llamando a la policía.

Las fuerzas de la ley llegaron al lugar y no obtuvieron ninguna respuesta del inquilino, mientras la fiesta seguía a tope, de modo que siguieron el protocolo en estos casos, para derribar la puerta del apartamento y armar la incursión en busca de Haberstroh, para verificar en qué condiciones se encontraba.

La sorpresa es que el hogar estaba vacío y el Amazon Echo con Alexa tuvo que ser desactivado manualmente para callar el ruido. La policía entonces contrató a un cerrajero nocturno para que reparara la puerta del inquilino y le dejó una nota para que recogiera su nueva llave en la estación, junto con sus respectivos cargos.

 

Oliver Haberstroh asegura que él no activó el parlante inteligente a distancia, y no encuentra cómo fue que Alexa se encendió a esas horas de la madrugada para fastidiar a todos en el edificio.

Las primeras teorías apuntan a que el Amazon Echo pudo haber captado la voz de algún vecino o alguien en la calle para activarse. Básicamente igual que sucedió con el incidente de South Park.

Pero hasta el momento todo es un misterio.

Publicado en Gadgets

Stephen Hawking es un genio que jamás ha mostrado reparo alguno en advertir sobre los riegos que implica el desarrollo desmedido y sin regulación de nuevas plataformas de Inteligencia Artificial (IA).

Desde hace dos años el científico advierte que estos sistemas pueden exterminar a la raza humana si no son controlados, y su más reciente conferencia, durante su participación en la Web Summit 2017 no fue la excepción.

Aunque aligeró un poco lo inflexible su vieja postura, abriendo la posibilidad a que todo salga bien, siempre y cuando la humanidad sea responsable:

Tal vez con las herramientas de esta nueva revolución tecnológica, podamos deshacer parte del daño causado al mundo natural por la industrialización.Apuntaremos a finalmente erradicar la enfermedad y la pobreza. Cada aspecto de nuestras vidas se transformará.

En resumen, el éxito en la creación de una Inteligencia Artificial efectiva será el evento más grande en la historia de nuestra civilización o el peor evento en la historia de nuestra civilización. Simplemente no lo sabemos.

A menos que aprendamos a prepararnos para evitar los posibles riesgos, la Inteligencia Artificial podría ser el peor suceso en la historia de nuestra civilización. Ya que conlleva peligros, como poderosas armas autónomas, o nuevas formas para que unos pocos opriman a los muchos. Podría traer una gran interrupción a nuestra economía…

Hawking hizo un llamado a impulsar las labores de investigación en este campo, particularmente aquellas relacionadas con el desarrollo de sistemas disciplinarios para las plataformas de IA.

El científico se dijo optimista por la oportunidad de desarrollar una Inteligencia Artificial que trabaje en beneficio de la humanidad. Pero es responsabilidad de la propia raza.

Publicado en Software
«InicioAnterior12345678910SiguienteFinal»
Página 1 de 108
 
« Noviembre 2017 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

 

  



Es una publicación de Cultura, Comunicación y Desarrollo, S.C. Todos los derechos reservados © 2017

Los nombres de los espacios Mediatelecom Minuto a Minuto, Mediatelecom Américas, Sociedad de la Información e Internet y Telecomunicaciones,
Sociedad y Desarrollo son segmentos de Cultura, Comunicación y Desarrollo, S.C que ofrecen un servicio sin fines de
lucro y proporcionan el enlace directo a la fuente original, respetando los derechos de autor del editor y del autor sin alterar o
modificar parcial o totalmente la obra autoral originaria.