Domingo, 17 de diciembre del 2017
Idioma Es Pt En
Viernes, 15 Diciembre 2017 09:08

Fin a la neutralidad de la red

El día de ayer, la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés), órgano regulador de Estados Unidos en materia de telecomunicaciones, decidió eliminar el concepto regulatorio conocido como neutralidad de la red.

 

La neutralidad de la red, establecida en la regulación estadounidense desde 2015, bajo la administración de Barack Obama, básicamente impedía que proveedores de servicios de internet pudiesen discriminar entre contenidos que viajan por la red. Es decir, cualquier tipo de contenido tenía la misma oportunidad de circulación en la red, con las mismas velocidades de transmisión.

 

Con la eliminación de este mandato, ahora los proveedores de este servicio podrán decidir qué y cuáles contenidos tendrán preferencia sobre otros. En otras palabras, los proveedores ahora podrán cobrar por privilegiar ciertos contenidos a aquellos generadores de contenidos que puedan pagar por privilegiar la trasmisión de éstos.

 

Incluso, los proveedores de internet ahora podrán darle preferencia a sus propios contenidos, respecto al de otros jugadores de la industria. Por ejemplo, la estadounidense Comcast ahora puede bajarle la velocidad a un servicio tipo Netflix con el fin de hacer más competitivo su propio servicio de video.

 

Esta decisión va a tener implicaciones importantes en el mercado. Tiende a favorecer a las grandes compañías que pueden pagar para que sus contenidos resulten beneficiados y perjudicar a empresas pequeñas que seguramente serán discriminadas.

 

Veremos qué sucede en México. Si el Instituto Federal de Telecomunicaciones seguirá o no a su homólogo estadounidense en este tipo de regulación. Con el enorme poder de mercado y concentración que tiene el principal proveedor de internet en el país, Telmex, no parecería una buena decisión eliminar la neutralidad de la red.

 

En otro tema:

 

Ayer arrancaron las precampañas electorales. Desde el 14 de diciembre y hasta el 11 de febrero los mexicanos nuevamente estaremos inundados de propaganda electoral.

 

En estos menos de dos meses se van a trasmitir 11.1 millones de spots de partidos políticos, así como 6.7 millones de promocionales de las distintas autoridades electorales involucradas en el proceso. Partidos y coaliciones tendrán 30 minutos diarios para anunciarse en cada una de las 3,111 estaciones de radio y TV en todo el país.

 

Con toda franqueza, qué horror de bombardeo. Además de lo monótono y poco interesantes que son todos esos anuncios, los ciudadanos acabamos muy cansados de tanto proselitismo. Y todavía falta el periodo de campaña.

 

Publicado en Banda ancha
Viernes, 15 Diciembre 2017 08:45

Golpe de Profeco a telefónicas

La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), a cargo de Rogelio Cerda, ganó un par de rounds jurídicos a Iusacell y Nextel, empresas que fueron adquiridas por AT&T, a partir de la reforma constitucional en telecomunicaciones. Los amparos ganados por la Procuraduría pueden beneficiar a 5.4 millones de usuarios de Iusacell y a 3.5 millones de consumidores en el caso de Nextel, y son resultado de procesos que comenzaron como acciones colectivas. Los usuarios de Iusacell se quejaron por deficiencias en los servicios de telefonía móvil, y los clientes de Nextel por cobros indebidos realizados desde 2012. En el caso de Iusacell, la Profeco perdió rounds previos, por lo que decidió llevar el caso ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación. En el caso de Nextel, la Profeco logró avanzar en varias instancias. Ahora habrá que esperar para ver el tipo de resarcimiento que la empresa aplicará a esos clientes afectados, si es que aún se mantuvieron con la marca.

Publicado en Organismos
Jueves, 14 Diciembre 2017 08:49

Ley Fintech, ¡se complicó!

No tuvieron explicación clara, pero el grupo parlamentario del PAN (no los diputados del Frente), encabezados por Gina Cruz, de Baja California en la Comisión de Hacienda, tomaron la decisión de ni siquiera considerar la revisión de la minuta que venía del Senado con el voto unánime del pleno.

 

Me refiero a la Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera (Fintech). Me comentan que ante la falta de acuerdo entre PRI y Frente sobre quién encabezará la ASF decidieron bajar todo el paquete legislativo, pararse y reventar la sesión de ayer. La decisión del grupo coordinado por Marko Cortés y Francisco
Martínez Neri de no avalar la pretensión del PRI-Verde de llevar a “consulta popular” el modelo de seguridad pública para definir si prevalece el de Mando Único o Mando Mixto, pareciera independiente de la decisión de “no dar pase automático” (eso comentaron) a la Ley en comento. Pero no fue así. En el paquete todo se paraliza.

 

La negociación de la Ley Fintech lleva 5 años en México, en los últimos tres años ha sido muy complicado transitar con todos los actores de la industria, regulados y no regulados, nacionales e internacionales y, el acuerdo alcanzado incluye un consenso previo importante, para que la Ley sea general y no inhiba la incorporación futura. Pero la Ley Fintech ya no salió este periodo de diputados y tendrán que esperar para que la regulación pueda establecerse, porque
Armando Rivera, vicecoordinador parlamentario del PAN, le ordenó a Gina Cruz, sin siquiera consultarlo con el PRD y MC y  le comunicó a los representantes de los gremios y de Hacienda, que “era muy técnico y requerían tiempo”, no querían legislar al vapor. ¿Qué estarán pidiendo a cambio?, no sé, pero si quieren entender mejor lo que sucede con la utilización de la tecnología financiera, dicen que en México lo que no está prohibido está permitido y, por ahí se ha colado todo un ofrecimiento de activos virtuales y de actividades de crowdfunding, que comienzan a generar pérdidas importantes a ahorradores e inversionistas en México y, que ante la ausencia de un marco legal general y claro que facilite la incorporación de las plataformas de innovación en la prestación de servicios financieros, lo único que propicia es el arbitraje regulatorio y el abuso de los consumidores de servicios financieros.

 

No fueron los integrantes del Frente los que la pararon. El único ofrecimiento (no compromiso) que tienen hoy de la presidente panista de la Comisión de Hacienda es que se buscará, en enero, hacerse de información para conocer la legislación y dictaminarla en febrero.

 

Publicado en Negocios
Jueves, 14 Diciembre 2017 08:24

Radio: más frecuencias para 2018

 

El Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel) publicó ayer en el Diario Oficial el Programa Anual de Uso y Aprovechamiento de Bandas de Frecuencias 2018, donde se incluyen los canales del espectro radioeléctrico en posibilidad de ser concesionados el próximo año para los servicios de telecomunicaciones y radiodifusión.

Nuevas concesiones

En el caso de la radio abierta el número de frecuencias que el Ifetel se propone concesionar durante 2018 es de 110 (54 de FM y 56 de AM). En el caso de las correspondientes a FM, 24 serán para uso comercial; 21 para uso social (comunitarias, indígenas u operadas por universidades privadas) y nueve para ser operadas por organismos públicos. En el de AM, siete frecuencias serán para uso comercial y 49 para uso social. Como puede observarse, el número de frecuencias destinadas para uso social o público rebasa a las de uso comercial.

El número de frecuencias disponibles en México para transmitir radio abierta va en descenso y probablemente también es menor el “apetito” (así dicen en el Ifetel) de los grandes grupos radiofónicos por crecer en gran escala. El interés por obtener nuevas frecuencias para uso comercial se está concentrando en empresarios radiofónicos locales o regionales; lo interesante será ver cuántas organizaciones sociales se interesarán por operar una radiodifusora. 

Licitación exitosa

El número de frecuencias incluido en el Programa correspondiente a 2018 contrasta con el de años anteriores, que permitieron al Ifetel realizar en 2017 una gran licitación de frecuencias (la llamada licitación “IFT-4”). Como se recuerda, el Ifetel puso inicialmente a concurso 257 frecuencias; sin embargo, debido a que algunos de los participantes “se echaron para atrás” y abandonaron el concurso (recuérdese el caso escandaloso de Tecnoradio), solo pudo otorgar 141 concesiones (114 de FM y 27 de AM).

A pesar de ello, el Ifetel consideró que la licitación fue “exitosa” debido a que entre el pago de contraprestaciones por el otorgamiento de frecuencias y el cobro de la “garantía de seriedad” a las empresas que abandonaron la licitación, el organismo regulador recaudó mil 10 millones de pesos, según informó el pasado 26 de noviembre. Veremos si el año entrante, con el remanente de frecuencias de la licitación IFT-4 y las frecuencias incluidas en el Programa de 2018, el Ifetel arma una nueva licitación que sea atractiva para empresarios radiofónicos nuevos o viejos.

Todavía atractiva

¿La radio abierta sigue siendo atractiva para hacer negocio o para expresarse a través de ella? Sí, pero ya no entendida como un medio aislado, sino ubicado en el contexto de la convergencia tecnológica.

En el consumo de radio está ocurriendo el siguiente fenómeno: los audios realizados con “lenguaje radiofónico” (combinación creativa de voz, música, efectos y silencio) no dejan de generar interés entre un gran número de personas; sin embargo, su consumo está migrando del espectro radioeléctrico al entorno digital. De acuerdo con una encuesta muy reciente elaborada por Iab México (levantada en septiembre de este año y publicada en noviembre), el consumo de “programas de radio” es alto en nuestro país; según la encuesta, 90 por ciento de los mexicanos consume habitualmente esa clase de producto auditivo en la siguiente proporción: 46 por ciento lo realiza a través de “aparatos de recepción tradicionales” (radios portátiles, “modulares”, radios de mesa, “radio grabadoras”, “celular convencional”, etcétera); 31 por ciento a través de la red mediante diferentes dispositivos (laptop, iPod, iPad, PC); y 13 por ciento combina las dos plataformas. 

Abierta y en línea

Es decir, el lenguaje radiofónico —expresado en “programas de radio”— sigue teniendo adeptos, pero unos prefieren escucharlo a través de la recepción radiofónica tradicional y otros en internet.  

Por ello, poseer una frecuencia de radio sigue siendo atractivo. Todavía la recepción vía espectro radioeléctrico es mayoritaria con respecto a la que se hace por internet; quizá en algunos años esa relación se invierta a favor de la red, pero ello no significará que a corto plazo la radio abierta desaparezca; seguirá existiendo dentro de la convergencia. El lenguaje radiofónico se transmite por aire y en línea; los radiodifusores —“comerciales”, “sociales” públicos— deberán entender esa realidad.

Publicado en Radio

La efervescencia del mercado de telecomunicaciones español ha explotado definitivamente en octubre, según los datos publicados el 11 de diciembre por la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencian (CNMC), el regulador del sector teleco. Los clientes que cambiaron de operador móvil sin cambiar de número -la portabilidad- marcaron un hito al llegar a 612.394 líneas, la tercera cifra más alta de la historia, y un 28,3% más que el mismo mes de 2016.

Sólo en otras dos ocasiones se había superado la cifra mágica de 600.000 líneas portadas de telefonía móvil en un mes: en enero de 2013, cuando cambiaron de operador 633.616 clientes y en enero de 2014, cuando lo hicieron 674.720 líneas.

Fijas y móviles. Al mismo tiempo, también se ha disparado la portabilidad en redes fijas, y aunque la CNMC no proporciona estadísticas históricas de este mercado, si explica que es el más alto del último ejercicio, y que supone un 46% más que las 139.600 líneas fijas que cambiaron de operador en octubre de 2016. (A todo esto, no estaría de más que la CNMC ofreciera también datos mes a mes de la portabilidad fija. En un mercado convergente en el que las líneas fijas están ya ligadas a las móviles y viceversa, dar las líneas móviles es ofrecer sólo una parte de la realidad)

Este dato es también muy importante, porque da medida del calentamiento del mercado de la convergencia, en la que los clientes reciben el servicio integrado de fijo y móvil e incluso de TV, de forma que el cambio a otro operador supone, en muchas ocasiones, el cambio de todo el consumo de telecomunicaciones y TV de pago del hogar.

La última ocasión en que la portabilidad móvil había superado las 600.000 líneas mensuales fue, por tanto, justo antes del inicio del proceso de consolidación del mercado español, en el que Vodafone cerró un acuerdo para comprar Ono por 7.200 millones de euros (marzo de 2014) que se cerró en julio de ese año.

El objetivo de la convergencia. Es decir, la efervescencia del mercado español de 2014 fue uno de los factores que llevaron a la industria en su conjunto a abordar una consolidación en la que uno de los objetivos principales era el enfriamiento del nivel de competencia en el mercado.

El coste del churn. Hay que tener en cuenta que cuando el mercado se recalienta, y muchos clientes están cambiando de proveedor, pasando de un operador a otro, las compañías que prestan sus servicios se resienten en sus cuentas de resultados. El churn, es decir, las bajas que tiene un operador en su cartera de clientes, le sale bastante caro a la industria, porque sólo el hecho de cambiar de proveedor tiene un alto coste de administración por parte del operador que pierde al cliente, y de administración y de provisión por parte del que lo gana. Y a eso hay que sumar los descuentos asociados a la nueva alta, más las comisiones que recibe el punto de venta que lo haya vendido y las subvenciones a los dispositivos que se entreguen en la operación. El hecho de que se hayan reducido drásticamente las subvenciones no significan que hayan desaparecido por completo.

En definitiva, que el calentamiento del mercado, con muchos clientes pasando de uno a otro proveedor, no es un buen negocio para el conjunto de la industria. Y eso los tres grandes lo saben. Es más rentable un mercado más estable en el que los clientes se muevan poco y en el que no haya una parte importante de clientes con tarifas rebajadas y promocionadas.

Por eso, las condiciones que se daban en enero de 2014, con una portabilidad disparada, fueron un acicate a favor de iniciar el proceso de  consolidación.

Este proceso se inició con la compra de Ono y continuó con la de Digital+ por parte de Telefónica, que finalizó en junio de 2014, y que le costó, en varias fases, 1.500 millones de euros. Posteriormente, en septiembre de 2014, Orange cerró su acuerdo para adquirir Jazztel por 3.400 millones, aunque fue autorizado casi un año después por Bruselas. En definitiva, se desencadenó un proceso en el que los tres grandes grupos desembolsaron 12.100 millones de euros, que llegarían a los 14.000 millones si se suman las compras de la gallega R y Telecable por Euskaltel y las de Pepephone y Yoigo por MásMovil.

La consolidación se inició por parte de Vodafone y Orange para reforzar sus patas de banda ancha fija y poder competir con Movistar Fusión de Telefónica -el primer producto serio que ofrecía fijo y móvil conjuntamente-, y para enfriar el mercado, que desde 2012, había alcanzado niveles de competencia y de guerras de precios difícilmente soportable por las operadoras.

La quiebra de la tendencia en 2016. A partir de ese momento, en el resto de 2014, todo 2015 y el primer tercio de 2016, el objetivo de enfriamiento del mercado se consiguió y  la portabilidad se mantuvo en un descenso continuo, de forma que en todos los meses los volúmenes de intercambio de líneas estaban por debajo de los experimentados un ejercicio antes. Pero a partir de abril del año pasado, la tendencia a la baja se quebró, como explicamos aqui. Y a partir de 2017, el mercado se ha vuelto a calentar claramente.

 

Como se aprecia en la tabla, el crecimiento de las portabilidades móviles durante 2017 se han mantenido en general por encima del 10% mensual (con la única excepción de abril) pero se ha disparado en octubre, rozando ya el 30% de crecimiento interanual.

El low cost. Las razones para ello son variadas, pero los expertos citan principalmente la llegada de las ofertas de bajo coste al negocio de la convergencia, primero con el desembarco de MásMóvil y a partir de enero de 2017 con la llegada a la convergencia de la marca más potente del grupo MásMóvil (Yoigo). Ese desembarco fue seguido por la respuesta de los tres grandes, que han utilizado para ello sus respectivas marcas de low cost, en un intento de no contaminar sus marcas premium, unas marcas convergentes (Movistar Fusión, Orange Love y Vodafone One) a las que han estado llevando en los dos últimos años hacia arriba en precios, productos y contenidos. No hay más que ver que Telefónica ha pasado de un arpu (ingreso medio mensual) de Movistar Fusión de 69,3 euros en diciembre de 2014, justo antes del inicio de las subidas de precio, a uno de 87,6 euros al mes, en el tercer trimestre de 2017, es decir, 18,3 euros más al mes o un 26% de incremento en algo menos de tres años.

Por tanto, la reacción al desembarco y al éxito en el mercado del grupo MásMóvil, se ha traducido en la entrada, tímida hasta ahora -sus casas matrices no les inyectan mucho recursos-, de los productos de low cost de los tres grandes. Así, primero llegó Lowi (Vodafone) al mercado de la convergencia, el pasado mes de mayo. Luego desembarcó Amena (Orange), en junio y, finalmente, aterrizó Tuenti (Movistar) a finales de noviembre. Aquí el problema es que los tres grandes no quieren hacer demasiado ruido con sus marcas baratas para no canibalizar su base de clientes de marcas caras.

La guerra de precios sotto voce. Pero la actividad de las marcas de bajo coste no explica del todo el crecimiento del volumen de clientes que cambian de operador en los últimos meses. La subida paulatina de coste -aunque sea a base de ofrecer mejoras en el producto- también ha colmado la paciencia de muchos, que están empezando a pasarse al low cost, al considerar que no son necesarias, ni tanta velocidad, ni tanta simetría ni tantos contenidos.

Pero del calentamiento global del mercado también son responsables las propias marcas premium, que en un movimiento paradójico han desenterrado el hacha de guerra y están lanzando, especialmente en el caso de Vodafone, que ha sido respondido por Movistar, promociones privadas -que se ofrecen exclusivamente por teléfono- con descuentos muy agresivos como una rebaja del 50% sobre el precio total durante un año.

Publicado en Telefonía móvil
«InicioAnterior12345678910SiguienteFinal»
Página 1 de 1384
 
« Diciembre 2017 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

 

  



Es una publicación de Cultura, Comunicación y Desarrollo, S.C. Todos los derechos reservados © 2017

Los nombres de los espacios Mediatelecom Minuto a Minuto, Mediatelecom Américas, Sociedad de la Información e Internet y Telecomunicaciones,
Sociedad y Desarrollo son segmentos de Cultura, Comunicación y Desarrollo, S.C que ofrecen un servicio sin fines de
lucro y proporcionan el enlace directo a la fuente original, respetando los derechos de autor del editor y del autor sin alterar o
modificar parcial o totalmente la obra autoral originaria.