Connect with us

COLUMNISTAS

Lo único pirata en el caso Roku son los fallos en su contra

Mediatelecom

Published

on

El Economista – José Soto Galindo

En un estado de derecho todos tenemos derecho a un juicio justo, a esperar que los jueces sean imparciales y a que quienes nos señalen de cometer un delito lo demuestren, o como dicen los abogados: que lleven la carga de la prueba. En el caso de Roku, desarrollador de una plataforma de televisión por internet prohibida temporalmente en México, nada de eso ha sucedido y en cambio los jueces que han conocido las acusaciones de Cablevisión de Grupo Televisa contra la plataforma han dictado sentencias abusivas y claramente improcedentes. Se ha evidenciado otra vez a un sistema de justicia que opera bajo consigna, más propio de un estado autoritario y de un capitalismo clientelar que al de una democracia.

La historia comienza con la llegada de Roku al mercado mexicano en 2015. Roku conecta a productores de contenido directamente con los consumidores. Al ser una plataforma de libre acceso, permite que cualquier persona construya su canal y lo entregue a la audiencia directo en su televisor. Esto ha motivado que académicos, universidades o iniciativas de contenido como las Ted Talks creen canales (aplicaciones) y sus contenidos tengan mayor alcance. También ha permitido que piratas profesionales distribuyan contenido que infringe derechos de autor. Como lo hace cualquier aparato de cómputo o servicio digital: a través del iPhone, pueden reproducirse películas, libros, revistas o música descargada de manera ilegal. En Facebook Live es posible encontrar la transmisión sin licenciamiento de un partido de futbol y Google ofrece en sus resultados de búsqueda ligas a contenidos que violan los derechos de autor.

Para Cablevisión —una compañía de televisión por cable propiedad de Grupo Televisa, que tiene 61.8% del mercado en México—, Roku “coadyuva a descifrar y distribuir” ilegalmente las señales de Telehit, Ritmoson, Bandamax, Unicable, De Película, Golden, Golden Edge, Telenovelas, Distrito Comedia, TiiN, Las Estrellas, Foro TV, Canal 5, Gala TV, a través de aplicaciones de terceros como MachtTV, Quarks PRO, RokuTV, Neo, AXSTV, MiTV, PIX y UnderTV. Por ello demandó —con todo derecho— a los distribuidores de Roku (Latamel Distribuidora) por su participación en la supuesta violación de derechos de autor (en este caso, derechos conexos).

La demanda de Cablevisión se presentó el 8 de mayo de 2017. Once días después (¡sí: once!), la jueza Alejandra Beltrán Torres atendió el llamado y ordenó:

  1. suspender la importación de Roku a México;
  2. suspender la venta de los aparatos en 24 establecimientos minoristas (Walmart, Mercado Libre, El Palacio de Hierro, Liverpool, Coppel, entre otros);
  3. suspender la recepción de depósitos en las cadenas Oxxo, 7-Eleven y Extra, además de los depósitos en bancos como BBVA, Banorte, HSBC y Santander a favor de supuestos piratas que comercializan los contenidos licenciados por Cablevisión, y
  4. suspender los depósitos a favor de los supuestos piratas a través de Compropago, una plataforma mexicana de pagos en línea.

La resolución de la titular del Juzgado Trigésimo Octavo de lo Civil de la Ciudad de México, de 5 páginas y 2,583 palabras, no precisa los fundamentos legales para ordenar la suspensión (medidas de apremio) ni determina su periodo de vigencia. Simplemente levanta la mano y ordena, aun cuando el tema no es de su competencia: sólo las autoridades judiciales y administrativas competentes en materia de propiedad intelectual pueden ordenar la suspensión de importaciones. Basta leer la Ley Aduanera (artículo 144) y el Reglamento Interno del Servicio de Administración Tributaria (artículo 19 fracción LXIV).

El siguiente abuso contra Roku y sus socios de negocio ocurrió el 9 de marzo de 2018, cuando la jueza Gabriela López de los Santos, titular del Juzgado Segundo de Distrito del Centro Auxiliar de la Decimoprimera Región en Coatzacoalcos, Veracruz, le negó el amparo indirecto a Roku contra la suspensión de la importación y la venta de sus aparatos en México. El argumento debe preocuparnos, pues de aceptarse podría ser empleado para negar la protección judicial en situaciones similares: según López de los Santos, no se tiene interés jurídico ni legítimo y por tanto no se afecta la esfera jurídica cuando una autoridad prohíbe a terceros que lo que tú produces, que no ha sido declarado como ilegal, sea importado y vendido en México.

Nótese que la supuesta violación a la propiedad intelectual, esgrimida inicialmente por Cablevisión contra Roku, no aparece en las sentencias citadas. La razón es obvia: no se puede acreditar que Roku sea responsable de las transmisiones que infringen los derechos de autor, como no se puede responsabilizar a un automóvil que es utilizado para atropellar a una multitud en la vía pública o al refresco carbonatado utilizado para torturar a alguien. Los actos ilícitos son responsabilidad de las personas que los ejecutan y no de los aparatos o las cosas con que se realizan. Las juezas le sacan la vuelta al tema de fondo para —la primera— dictar una suspensión sin argumentos y —la segunda— negar la protección ante una afectación irreparable al negocio de Roku, que le ha impedido comercializar sus productos en México durante más de un año.

Cablevisión está en su legítimo derecho de defender su modelo de negocio. Pero jamás podrá competir, incluso teniendo a los jueces de su lado, contra las afectaciones que nuevos servicios digitales, sea Roku o Netflix o cualquier otro, supongan para los operadores tradicionales y la manera como los consumidores reclaman su soberanía.

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

COLUMNISTAS

Fuerte caída en inversión en sector telecom

Mediatelecom

Published

on

La Razón – Roberto García Requena

En mi entrega pasada celebraba en este espacio el cumpleaños número cinco del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), reconociendo muchos de los logros alcanzados en el sector después de la reforma en telecomunicaciones de junio de 2013.

También señalé que, si bien vamos en la ruta correcta, uno de los grandes pendientes de la reforma es que no se han podido abatir los altos índices de concentración que permanecen en los mercados de telefonía fija, telefonía móvil, y banda ancha.

Pues hay otro indicador que preocupa, y mucho. Resulta que en el 2017 las inversiones en el sector de las telecomunicaciones se redujeron 28 por ciento. La caída se debió principalmente a la contracción en inversiones del 46 por ciento que el agente económico preponderante, América Móvil, tuvo en el mismo año.

Aunque las decisiones de inversión corresponden a cada concesionario en lo individual, lo relevante es que mientras América Móvil redujo considerablemente sus montos de inversión en el sector, la competencia sostuvo los niveles de 2016, al tiempo que el preponderante recibió el 59 por ciento de los ingresos y el resto de los operadores el 41 por ciento restante.

En boletín publicado por el Instituto del Derecho de las Telecomunicaciones (IDET), publicado esta semana se considera que: “Otro aspecto a valorar, es que a pesar de los amplios márgenes de ganancias que América Móvil mantuvo en México, durante el presente sexenio, únicamente destinó en promedio el 9% de sus ingresos a inversiones en infraestructura, mientras que en otros países de la región, en los que también presta servicios de telecomunicaciones, como Brasil, su porcentaje de inversión se ubicó en 21% de sus ingresos, en promedio”.

¿Qué sucede cuándo se cae la inversión? Pues se cae la calidad de los servicios; y se afectan los planes de cobertura y penetración, en demérito de los usuarios. Se podría asumir que, si el preponderante es el que está reduciendo sus niveles de inversión, sólo este operador tendrá pérdida en la calidad de sus servicios. Pero esto no es así, dado que las redes de telecomunicaciones están interconectadas. La baja de calidad les pega a todos los operadores.

La subinversión del preponderante es resultado de la alta concentración que este operador mantiene en los mercados. En la medida que se vayan consolidando condiciones de competencia efectiva en el sector de las telecomunicaciones, los incentivos de todos los operadores será mantener o incrementar sus niveles de inversión.

Éste es en realidad el gran pendiente que tiene el IFT como órgano regulador del sector. Los próximos años serán decisorios en lograr mercados en competencia.

Continue Reading

COLUMNISTAS

Falta competencia en telecomunicaciones: CIU

Mediatelecom

Published

on

La Crónica de Hoy – Julio Brito

El escenario de competencia efectiva ha resultado evasivo en el sector de telecomunicaciones en México, señala Ernesto Piedras, director de The Competitive United, y se apoya en una recomendación de la OCDE, que dirige José Angel Gurría: “En México, la falta de competencia en telecomunicaciones ha generado mercados ineficientes que imponen costos significativos a la economía mexicana y que inciden de manera negativa en el bienestar de su población”.

A pesar de los esfuerzos regulatorios por alcanzar un rebalanceo del terreno competitivo, parece que hemos vuelto al panorama que diagnosticaba la OCDE. “En México las decisiones en favor de la competencia han surgido con lentitud y, una vez tomadas, han sido frustradas por la ineficacia de los sistemas de regulación y legal”.

El Instituto del Derecho de las Telecomunicaciones (Idet) en su reciente boletín, que indica que a partir de la reforma de telecomunicaciones se registró un alza en la inversión total sectorial, pero que esa capitalización se contrajo 27.7% en 2017, atribuible a que el preponderante redujo su ejercicio de capital en infraestructura en 46.3% respecto a 2016.

Bajo un escenario de alta concentración de mercado, existen limitados incentivos para que este operador ejerza montos óptimos de inversión. En contraste, los operadores competidores mantuvieron sus niveles de inversión, en donde destaca Televisa Telecom como el operador que realizó mayores adiciones de capital, al destinar 20 mil 027 millones de pesos o un tercio del total durante 2017.

Continue Reading

COLUMNISTAS

En riesgo, reforma en telecomunicaciones

Mediatelecom

Published

on

La Crónica de Hoy – Claudia Villegas

Durante 2017 las inversiones en la industria de las telecomunicaciones cayeron 28 por ciento, contracción que fue provocada, en su mayoría, por el ajuste a las inversiones de capital de América Móvil en un sector clave para la economía. De acuerdo con el Instituto del Derecho de las Telecomunicaciones (Idet), las inversiones del gigante del sector presentaron una contracción de 46 por ciento entre 2016 y 2017.

El Idet, preside Gerardo Soria, recuperó información del Sexto Informe de Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto y destaca que entre 2013 y 2017, la inversión privada en el sector de telecomunicaciones ascendió a 328 mil 700 millones de pesos, de los cuales 61 mil 484 millones de pesos correspondieron al ejercicio 2017.

Reforma en riesgo. Gracias a la reforma en este sector, en 2013 se presentaron inversiones históricas. Sin embargo, en 2017 el efecto negativo fue evidente, lo que genera preocupación en el sector. De 2016 a 2017, el total de las inversiones realizadas por los operadores del sector de telecomunicaciones sufrió una caída del orden del 27.7%, esto es, que de un año a otro, se dejaron de invertir un total de 23 mil 596 millones de pesos. Un efecto que, en menor grado, solo se había observado en 2014.

El agente preponderante en telecomunicaciones, América Móvil, optó por reducir en 46.3 por ciento sus inversiones en comparación con 2016. Algo similar hizo entre 2013 y 2014.

Lo que llama la atención, de acuerdo con los datos de los expertos y abogados del Idet, es que a diferencia de América Móvil, el resto de operadores del sector, tanto del segmento fijo como móvil, mantuvieron el año pasado niveles de inversión similares a los realizados en 2016. Lo anterior resultó clave para que la inversión total del sector en 2017, no presentara una contracción mayor.

Así las cosas, la totalidad de operadores que intentan competirle al operador dominante, representaron el 68% de las inversiones efectuadas en 2017, mientras que América Móvil únicamente representó el 32% restante.

Para el Idet, este comportamiento toma relevancia si se considera que al momento de sumar los ingresos que obtuvieron todos los operadores de telecomunicaciones durante el mismo periodo por la prestación de sus servicios (telefonía fija, telefonía móvil, banda ancha fija, banda ancha móvil y televisión de paga), América Móvil percibió el 59% del total, mientras que el resto de operadores representó el 41% restante.

Otro aspecto a valorar es que, a pesar de los amplios márgenes de ganancias que América Móvil mantuvo en México durante el presente sexenio, únicamente destinó en promedio el 9% de sus ingresos a inversiones en infraestructura, mientras que en otros países de la región en los que también presta servicios de telecomunicaciones, como Brasil, su porcentaje de inversión se ubicó en 21% de sus ingresos, en promedio.

Desde el punto de vista del Instituto del Derecho de las Telecomunicaciones (Idet), el desempeño de la inversión del preponderante en telecomunicaciones se ubica por debajo de los porcentajes de inversión que realizan operadores similares en otros países, con marcos regulatorios que también prevén medidas asimétricas para nivelar el terreno competitivo.

 

Continue Reading

GRÁFICAS

DÍA A DÍA

LO MÁS LEÍDO

Bitnami