COMUNIDAD MEDIATELECOM

ANÁLISIS

Tendencia en reducción de precios de servicios móviles

• La competencia convergente debe permitir que ahora bajen de precio los paquetes
• La reducción de precios de telefonía móvil no es resultado exclusivo de la reforma constitucional y las medidas regulatorias
• La reducción es consecuencia de la dinámica competitiva y las transformaciones del sector

Policy & Law

Publicado

en

Uno de los beneficios que más han difundido las autoridades sectoriales y regulatorias en México después de la aprobación de la reforma constitucional en materia de telecomunicaciones es la reducción en los precios de la telefonía móvil.

En efecto, en los primeros cuatro años de la reforma, de abril de 2013 a marzo de 2017, el índice de precios de telefonía móvil disminuyó 40.85 por ciento. La autoridad atribuye esta considerable caída en los precios a la reforma misma, las medidas regulatorias, la declaratoria de preponderancia en el sector de las telecomunicaciones, el nuevo entorno competitivo con la entrada de AT&T al mercado inalámbrico mexicano y la llamada “tarifa cero” de interconexión.

Sin duda, los usuarios de telefonía móvil en México se han beneficiado de estas reducciones en las tarifas desde que se aprobaron la reforma constitucional, la ley secundaria y entró en vigor de declaratoria de preponderancia, entre otras medidas asimétricas

Sin embargo, un análisis de la secuencia histórica del Índice de precios de telefonía móvil obliga a una reflexión más ponderada y a un diagnóstico menos triunfalista que otorgue todo el mérito a esas medidas. Y es que de enero de 2011 a marzo de 2013, es decir, el periodo de 49 meses (tres años y tres meses) previo a la reforma constitucional, el índice de precios de telefonía móvil descendió 38.97 por ciento.

Lo anterior significa que el descenso en las tarifas de telefonía móvil no es resultado exclusivo de la reforma constitucional de 2013 sino más bien una tendencia histórica. Prácticamente, durante los tres años previos a la aprobación de la reforma el descenso en los precios fue similar al de los cuatro años siguientes, pero sin todo el aparato legal y regulatorio implementado por el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT).

Es evidente que las transformaciones recientes del sector de las telecomunicaciones, la innovación tecnológica, la proliferación de nuevos servicios, la flexibilidad de planes de contratación, el surgimiento de nuevos competidores y la propia dinámica competitiva han influido para que el precio del servicio de telefonía móvil haya descendido como se aprecia en la gráfica. En siete años el descenso real en el precio de la telefonía móvil ha sido de casi 80 por ciento.

Cabe señalar que durante 2010 el Banco de México llevó a cabo el cambio de base, canasta y ponderadores del Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC), el cual se aplicó a partir de la primera quincena de enero de 2011. Es por ello que la gráfica anterior no muestra los valores previos a enero de 2011, cuando el servicio que se ponderaba era el de telefonía local. A partir de la actualización de la canasta en 2011 se incorporó el Servicio de Telefonía Móvil como un nuevo producto genérico. En la canasta anterior, previa a 2011, la telefonía móvil estaba considerada como un producto específico dentro del genérico de Telefonía Fija.

Los precios de las tarifas de telefonía se obtienen de las diferentes empresas que prestan el servicio. El índice debe conservar la representatividad y confiabilidad necesarias para reflejar el comportamiento de los precios del servicio de telefonía móvil, tomando en cuenta las diferentes tarifas, planes y servicios adquiridos (voz, SMS y datos).

En los últimos años, el servicio móvil adquirió mayor importancia. “El mayor gasto en telefonía obedece en lo principal a la mayor cobertura que se ha alcanzado con la telefonía móvil”, señala el Banco de México.

El economista francés Thomas Pikety nos recuerda la importancia del análisis histórico de las secuencias económicas y no sólo destacar el momento como pretende la autoridad al atribuirle a la reforma constitucional y a las decisiones regulatorias el mérito en la baja de los precios de la telefonía móvil, pues es evidente que esta reducción venía produciéndose incluso de forma más acelerada.

Si invertimos el análisis, cabe preguntarse ¿hasta qué punto el paquete regulatorio impidió que la disminución de tarifas fuera incluso mayor? La baja de tarifas trae aparejado un beneficio político, pero ¿beneficia a la industria? ¿Tarifas tan reducidas favorece a un sector de las telecomunicaciones con altos requerimientos de inversión intensiva en capital y capacidad de innovación? ¿La reducción de tarifas es realmente positiva? ¿Dónde está el estudio del IFT que plantee el límite saludable de una acelerada baja en las tarifas? ¿Dónde empieza la guerra de precios? ¿Qué medidas regulatorias y de promoción de la competencia permitirían servicios aún más económicos para el consumidor final pero con mayores retornos para los operadores? ¿Un regulador puede permanecer impávido ante un fenómeno que sale de su control?

Un precio demasiado bajo termina provocando escasez: escasez de innovación, de velocidad de navegación, de planes comerciales, de promociones, de redes sociales incluidas, de minutos incluidos en los paquetes, de Internet “ilimitado”.

Ahora que las autoridades sectoriales y regulatorias saben que la reducción en el índice de precios de telefonía móvil no es resultado exclusivo de su intervención legal, sino resultado de la dinámica competitiva y la rápida transformación del sector de las telecomunicaciones, ¿qué piensan hacer para que esa tendencia se mantenga en beneficio tanto de consumidores como de operadores, y sobre todo que impacte a otros servicios que no sólo no han bajado sino que se han incrementado, como la TV de paga? El siguiente paso es promover la competencia convergente para que comiencen a bajar de precio los paquetes triple y cuádruple play y no sólo algunos servicios.

Empresa consultora especializada en el análisis estratégico de las políticas públicas de las telecomunicaciones, las TIC y la economía digital.

ANÁLISIS

El mundo se arma para la guerra mundial 5G… excepto América Latina

Margarita Cruz

Publicado

en

La mayoría de los operadores de telecomunicaciones han establecido el año 2020 como el inicio de la era de la tecnología móvil de quinta generación (5G), por lo que desde hace más de siete años empresas tecnológicas y proveedores de servicios de telecomunicaciones se han aliado para trabajar de la mano en el desarrollo de esta tecnología. El gobierno, en algunos casos, también se ha unido a este proyecto para ayudar a acelerar los esfuerzos de la industria.

La ambición por ser el primer operador en ofrecer comercialmente 5G ha provocado que las empresas realicen aceleradamente pruebas e incluso hablen de un lanzamiento preliminar para 2019. Un claro ejemplo son los eventos deportivos que durante 2018 y 2020 serán ideales para poner a prueba los primeros ensayos.

Además, durante la Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones de 2019 (CMR-19), organizada por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) y que se llevará a cabo el último trimestre de ese año en Egipto, se definirá qué es 5G y qué características tendrá, así como decidir las bandas de frecuencia del espectro radioeléctrico que se requerirán para el desarrollo de esta tecnología, lo cual impactará en el futuro de 5G.

Aunque el panorama pinta positivamente, existe preocupación por parte de las empresas y organismos respecto de los países que no muestran interés para estar a la par de otras regiones.

Hossein Moiin, director general de Nokia Mobile Networks, declaró en junio de 2017 que en lo referente  al despliegue y regulación, Europa podría rezagarse en 5G en comparación con Estados Unidos, debido a las “ambiciones elevadas” para esta tecnología. La compañía sueca Ericsson también hizo un llamado de alerta a finales del mismo año para que la región no quede detrás de países como el estadounidense.

Ambas empresas europeas no están preocupadas sobre el desarrollo tecnológico, ya que ellas han firmado convenios con distintos operadores para realizar ensayos 5G en otros países, sino en los obstáculos que ven para los prestadores de servicio móvil al no existir un trabajo acelerado por parte de la Comisión Europea (CE).

Asia, primermundista en 5G

En contraste con Europa, China, Corea del Sur, India, Japón y Rusia hacen que el continente asiático luzca como la región que lidera hasta ahora en el desarrollo de 5G. Los gobiernos de estos cuatro países han mostrado su disposición para apoyar a los operadores de telecomunicaciones mediante reuniones con las empresas, licitaciones y asignación de espectro para realizar ensayos de 5G, la realización de foros o inversiones para investigación y desarrollo de la tecnología.

En China, por ejemplo, el Ministerio de Industria y Tecnología de la Información (MIIT)

comenzó con la primera prueba de 5G en 2017 (consistió en tres fases: verificación de la tecnología clave, verificación de la solución técnica y verificación del sistema), en la cual participó el fabricante nacional ZTE. Además, a finales de ese año el ministerio reservó las bandas de 3,300-3,600 MHz y 4,800-5,000 MHz para 5G.

En Corea del Sur, el Ministerio de Ciencia y TIC subastará espectro para 5G en las bandas de 3.5 GHz y 28 GHz en junio de 2018, y a inicios del año su ministro Yoo Young-min se reunió con los operadores del país para pedirles acelerar en conjunto el proceso de despliegue de 5G. El ministerio también solicitó la ayuda del operador KT para realizar las primeras pruebas de comunicación móvil 5G en los Juegos Olímpicos de Invierno en PyeongChang en febrero.

Rusia también realizará sus primeros ensayos 5G en 2018 aprovechando que es la sede de la Copa Mundial de Futbol; por tal motivo, los operadores Mobile TeleSystem (MTS) y Megafon han entablado acuerdos con fabricantes de telecomunicaciones para experimentar con la red durante el evento. Además, la Comisión Federal de Radiofrecuencias (SRFC) otorgó a principios de 2018 espectro a MegaFon y Rostelecom en las bandas de 3.4 GHz, 3.8 GHz y 29.50 GHz para ambos operadores, así como en la banda de 24.25 GHz para Rostelecom y 25.25 para MegaFon. En 2017, el Ministerio de Comunicaciones y Medios de Comunicación presentó un proyecto para establecer la construcción de redes 5G en ocho ciudades con más de un millón de habitantes para 2020 y con pronóstico del despliegue de redes en 15 ciudades rusas para 2025.

El gobierno de Japón también respalda a los operadores nacionales en sus esfuerzos hacia 5G. En 2017 proporcionó fondos a los operadores para instalar una nueva y mejor infraestructura de fibra óptica, considerando las futuras demandas de transmisión de datos de las redes 5G. El Ministerio de Comunicaciones también se ha reunido con el sector privado y trabaja en la promoción de investigación y desarrollo de la tecnología de próxima generación.

En 2017 el gobierno de India anunció una serie de acciones para apoyar el desarrollo de 5G en el país, desde la realización de un foro para diseñar una hoja de ruta y desplegar temprano las redes de 5G, la inversión de 5 mil millones de rupias para financiar investigación y desarrollo, hasta el anuncio de una subasta de espectro en frecuencias superiores a los 3 GHz y de espectro restante en bandas como la de 800 MHz, 900 MHz, 1,800 MHz, 2,100 MHz, 2,300 MHz y 2,500 MHz.

Europa en riesgo

Arun Bansal, director de Ericsson para el área de mercado de Europa y América Latina, señala que 5G en el continente europeo es “prematuro” y pronostica que el despliegue en la región ocurrirá despacio, que no iniciará en 2018 sino muy posiblemente en la segunda mitad de 2019 de forma gradual.

En Francia, el regulador de las comunicaciones, Arcep, otorgará en 2018 licencias temporales de espectro en las bandas de 3.4 GHz a 3.8 GHz y 26 GHz para que operadores e industrias verticales ejecuten pruebas 5G, además de que prepara un plan para la asignación de licencias de 5G.

A finales de enero, la Agencia Federal de la Red de Alemania (Bundesnetzagentur) lanzó a consulta pública una propuesta para realizar una subasta de espectro para 5G bajo ciertas condiciones. La agencia pretende llevar a cabo la licitación en 2018 y comenzar la construcción de la red en 2019; sin embargo, fuentes locales han señalado que el cambio de gobierno en 2018 podría afectar las condiciones finales de la subasta.

El Ministerio de Desarrollo Económico (Mise) de Italia se dio a la tarea el primer trimestre de 2017 de elegir cinco ciudades para realizar los primeros experimentos 5G. También dijo que pondría espectro disponible a subasta para ensayos 5G en las bandas de 3.4 GHz y 3.8 GHz. Algunos gobiernos municipales, por su parte, han firmado acuerdos con Telecom Italia (TIM) para que la compañía realice los ensayos en sus ciudades. TIM firmó el año pasado acuerdos con los gobiernos de San Marino, Milán y Turín. Asimismo, TIM, Fastweb y Huawei presentaron al Mise un plan conjunto que busca activar los primeros escenarios de uso de 5G en junio de 2018 en las ciudades de Bari y Matera.

A finales de 2018 el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital de España presentó su Plan Nacional de 5G, que incluye entre sus medidas la licitación de espectro en las bandas de frecuencia de 3.6 GHz y 1.5 GHz a realizarse este año, ya que se busca que comiencen a desplegarse las primeras redes 5G en el verano.

En el Reino Unido el desarrollo de 5G lleva al menos medio año de retraso, luego de que la subasta de espectro para 4G y 5G en las bandas de 2.3 GHz y 3.4 GHz aún no se realiza ante la oposición del operador Three a los límites de frecuencia propuestos por la Oficina de las Comunicaciones (Ofcom). El regulador estimaba completar la licitación a finales de 2017, pero volverá a iniciar el proceso de subasta este año. El gobierno británico cuenta con una estrategia de 5G que incluye compromisos para crear una Red de Innovación 5G y un programa de Pruebas y Ensayos 5G.

En Austria, la Autoridad Reguladora de Radiodifusión y Telecomunicaciones (RTR) planea realizar una adjudicación de frecuencias en la banda de 3.4 GHz a 3.8 GHz para servicios 5G a mediados de 2018.

La hoja de ruta de la Unión Europea para 5G establece la liberación de la banda de 700 MHz en la región para utilización de la banda ancha inalámbrica por parte de los operadores de telefonía móvil. El plan de acción prevé que la puesta en marcha de las redes 5G tempranas se dé antes de finalizar 2018 y su comercialización sea antes de finales de 2020. Incluso el Parlamento Europeo destacó que es crucial que exista coordinación entre los Estados miembros para evitar retrasos.

Estados Unidos contra el mundo

Estados Unidos es un caso particular, pues aunque una posible subasta de espectro 5G todavía no se lleva a cabo (con una posición del presidente de la Comisión Federal de Comunicaciones, Ajit Pai, en contra de realizarla, y la advertencia de la comisionada Jessica Rosenworcel de que la nación cederá el liderazgo a otras nacionales si no se aprueban los preparativos para una subasta), no es impedimento para las empresas que ya han comenzado con ensayos privados.

La FCC señala en su portal que ha realizado diversas actividades para aumentar la cantidad de espectro para redes y servicios 5G, reducir las barreras de despliegue de infraestructura inalámbrica y garantizar la disponibilidad competitiva de backhaul, aunque se trata fundamentalmente de eventos y comentarios hechos durante la presidencia de Tom Wheeler.

La FCC también ha apoyado a los operadores mediante la aprobación de la apertura de recursos adicionales de espectro mmWave para uso móvil y respaldar el desarrollo de servicios 5G.

La más reciente polémica generada en la administración de Donald Trump es la propuesta de una financiación de una red nacional “5G segura, de alto rendimiento y de liderazgo mundial”, que surge ante las supuestas amenazas chinas en el país.

Los recursos del gobierno que ha dado hasta el momento a los operadores son bien aprovechados por ellos para realizar sus respectivos ensayos de 5G. AT&T ha trabajado junto con fabricantes como Ericsson e Intel en diversas pruebas y espera ser la primera empresa de Estados Unidos en ofrecer el servicio móvil 5G en una docena de mercados a finales de 2018.

Verizon ha firmado colaboraciones de trabajo con Cisco, Ericsson y Samsung y tiene planeado desplegar 5G en cinco mercados estadounidenses como reemplazo para su servicio de banda ancha residencial. Además, realizó pruebas de las velocidades de red 5G en el Bank Stadium durante el Super Bowl LII utilizando video de alta resolución y realidad virtual, además de hacer la primera videollamada 5G en tabletas de Samsung enlazando Minneapolis con Seúl con ayuda de la red de prueba 5G de KT.

T-Mobile ha realizado pruebas de la tecnología con Ericsson, y prevé comenzar su implementación de 5G en 2019 y llevarla a nivel nacional para 2020.

U.S. Cellular realizó en 2017 ensayos de varios casos de uso de 5G a 28 GHz junto con Ericsson, y en 2016 realizó pruebas con la misma banda junto con Nokia.

Sprint, el cuarto operador más grande de Estados Unidos, ha entablado alianzas con Qualcomm, Altice y Cox, y ha fijado la meta de construir la primer red 5G nacional a principios de 2019.

Pero el interés por 5G también ha llegado a otros sectores, como el operador de cable Charter que ha realizado pruebas inalámbricas fijas 5G en seis ciudades del país en la banda de 3.5 GHz, y Apple, que ha iniciado conversaciones con fabricantes como Intel para el diseño y fabricación de un módem 5G para futuros modelos de iPhone.

Aunque el gobierno actual de Donald Trump ha propiciado algunos conflictos con el sector tecnológico y de telecomunicaciones en distintas áreas (incluso con la industria extranjera), no ha sido impedimento para aumentar esfuerzos en la lucha por ser líderes en 5G. Si se tratara de una guerra mundial, la batalla final sería entre Estados Unidos, China, Japón, Corea del Sur y Europa.

Fabricantes aprobados en desarrollo ✔

Quienes se llevan un diez de calificación por su compromiso con el desarrollo tecnológico de 5G son los fabricantes tecnológicos, pues han sido los primeros en impulsar sobremanera las soluciones e infraestructura que permitirán un excelente aprovechamiento de la tecnología de próxima generación.

Entre los principales fabricantes a nivel mundial que se han involucrado con 5G están Ericsson, Nokia, Huawei, Qualcomm, Samsung, Intel, ZTE, LG, Sony y HTC, por mencionar algunos. En el último año estas empresas han dado de qué hablar diariamente con sus innovaciones, alianzas, ensayos y predicciones para el lanzamiento cada vez más cerca de 5G.

Recientemente, Qualcomm presentó su módem X50 5G con el cual operadores y fabricantes podrán comenzar pruebas en dispositivos móviles, esperando contar con los primeros modelos 5G en 2019. Entre los operadores aliados se encuentran AT&T, BT, China Telecom, China Mobile, China Unicom, Deutsche Telekom, KDDI, KT, LG Uplus, NTT Docomo, Orange, Singtel SK Telecom, Sprint, Telstra, TIM, Verizon y Vodafone. En la parte de los socios fabricantes están Asus, Fujitsu, HMD, HTC, LG, Oppo, Sharp, Sony, Vivo, Xiaomi y ZTE, por mencionar algunos.

Qualcomm y Nokia también han realizado en conjunto pruebas de interoperabilidad de la interfaz 5G NR (New Radio) para que empresas como BT-EE, Deutsche Telekom, Elisa, KT, LG Uplus, NTT Docomo, Optus, SKT, Telia y Vodafone comiencen su despliegue de red 5G para pruebas a gran escala y despliegues comerciales en 2019.

¿América Latina rezagada?

Los dos casos anteriores fueron retomados por una particularidad: que, al menos con Qualcomm, no se mencionó a ningún operador de América Latina como socio. Tal pareciera que la región sólo es espectadora de la guerra mundial 5G y hace poco por hacerse de armamento e intervenir.

América Móvil anunció la implementación de la red 4.5G en México para finales de 2017, y dijo que 5G estaría en operación para 2020. En enero de 2018 la filial colombiana Claro firmó un acuerdo de colaboración con Nokia para trabajar en el desarrollo de la tecnología 5G, realizando las primeras pruebas bajo un permiso otorgado por el Ministerio TIC al fabricante finés, pero sin anunciar la fecha tentativa para contar con la nueva red en el país.

El operador Tigo-Une se atribuye la primicia en la realización de las primeras pruebas de 5G en Colombia junto con Huawei y la supervisión de la Agencia Nacional del Espectro (ANE), al llevar a cabo la fase indoor a finales de 2017 y anunciando la fase outdoor a desarrollarse en el primer semestre de 2018.

En Argentina, Movistar (Telefónica) y Ericsson realizaron una prueba de laboratorio de 5G con espectro de 28 GHz a finales de 2017, considerada como la primera de América Latina. Allí, el vicepresidente de Ericsson para Sudamérica, Nicolás Brancoli, pidió al gobierno reglas claras para la asignación de espectro e inversiones en investigación y desarrollo.

Claro y Nokia también realizaron las primeras pruebas de 5G de Chile con apoyo de la Subsecretaría de Telecomunicaciones (Subtel) pocos días antes de finalizar 2017. Por otra parte, Ericsson firmó un contrato con Entel para encargarse de preparar la evolución de la red hacia 5G, aunque no se dio a conocer cuándo se obtendrán resultados.

En Perú, Movistar también inició con pruebas de Gigabit Class LTE en colaboración con Samsung, Ericsson y Qualcomm, tecnología considerada por la compañía como la antesala para la llegada de 5G al país.

El gobierno de Brasil realizó en septiembre de 2017 la primera transmisión de Internet 5G con tecnología nacional al hacer una breve teleconferencia entre dos bloques de la Explanada de los Ministerios en Brasilia. Durante el evento Futurecom 2017, la Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel) presentó un estudio que demuestra la posibilidad técnica para hacer uso de la banda de 26 GHz para los servicios de 5G. El país también firmó un acuerdo de cooperación con la Unión Europea, Estados Unidos, Corea del Sur, Japón y China para el desarrollo de 5G. No obstante, ningún operador ha anunciado la ejecución de ensayos de la tecnología en los últimos meses.

Un artículo de Luigi Gambardella y Alfredo Valladao para Mediatelecom Policy & Law señala que “en materia de 5G, Brasil se quedó atrás y los operadores de telecomunicaciones que están invirtiendo en 4G -ya con mucho retraso- no demuestran ninguna intención de realizar ahora nuevas inversiones en 5G, prefiriendo la idea de hacer una simple actualización de 4G”. Este caso puede que se esté replicando en los demás países de la región.

Los operadores extranjeros dan preferencia al desarrollo de 5G en sus respectivos países, dejando en segundo plano a sus filiales, por lo que los pronósticos de contar con redes 5G en 2020 podrían aplazarse aún más para regiones como América Latina, parte de Asia o de África donde cuentan con más operadores de otras naciones y con empresas nacionales que tienen en mente otros objetivos antes que buscar el liderazgo en 5G.

Los operadores de América Latina están a la expectativa de las investigaciones, el desarrollo de 5G, las inversiones y los despliegues comerciales iniciales en las regiones de Estados Unidos, Europa y Asia, lo cual evidencia su dependencia tecnológica respecto de esas regiones. Otro síntoma de la cautela en América Latina tiene que ver con los reguladores de telecomunicaciones, los cuales no han diseñado planes o estrategias para la liberación del espectro radioeléctrico necesario para 5G, también a la espera de la decisión que tome la UIT al respecto y las iniciativas en otros países.

Incluso en el continente africano también se llevan a cabo pruebas. El proveedor de telecomunicaciones MTN se unió con Ericsson para realizar la primera prueba de tecnología y aplicaciones 5G en Sudáfrica en enero de 2018. Comsol también realizó su primer ensayo en Sudáfrica en asociación con proveedores de servicios de Internet. Además, Vodacom y Nokia se asociaron en noviembre de 2017 para realizar una prueba de Internet de alta velocidad 5G en el país.

Otro factor de riesgo a considerar es la política y la regulación, pues el cambio de gobierno en varios países implica modificaciones en los objetivos del desarrollo tecnológico de cada nación, además de que las reglas para regular el espectro llegan a generar inconformidades entre los interesados. Ambos casos provocan retrasos en los avances hacia la tecnología de próxima generación. Lo cierto es que 5G está a la vista y en la conflagración mundial las regiones de Asia, Europa y Estados Unidos se están armando para enfrentar la nueva guerra mundial 5G, mientras que América Latina se limita a mirar cómo otros otros ejércitos comienzan a tomar posiciones estratégicas en lo más elevado de las tecnologías móviles avanzadas.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO

ANÁLISIS

Beneficios e inversión de la reforma fiscal de Trump: compromisos, promesas y cautelas

Ante la reforma fiscal de Donald Trump algunas empresas tecnológicas ya se pronunciaron, pero la mayoría ha guardado silencio. En este análisis se muestran los posibles beneficios, las consecuencias que puede acarrear y las cautelan que han mostrado algunas de las empresas de tecnología más grandes del mundo.

Efrén Páez

Publicado

en

Donald Trump logró su propia reforma fiscal, con la promesa de ayudar a las clases más bajas de Estados Unidos, pero con relevantes beneficios fiscales para los grandes corporativos, con lo que se espera una liberación de importantes flujos de efectivo que permitan la reactivación de la economía estadounidense.

La visión republicana, actualmente en poder del gobierno de Estados Unidos, se basa en una ideología económica liberal, convencida de que el “gobierno es el problema” -como lo afirmara durante su presidencia Ronald Reagan- y que la mayor eficiencia económica se logrará a partir de la reducida intervención del Estado en el rendimiento del mercado.

Aún es muy pronto para conocer con certeza los resultados de las acciones del gobierno de Trump. Aunque en teoría la baja de impuestos debería permitir el incremento de la inversión y el consumo al dejar un mayor flujo de efectivo en manos del sector privado, lo cierto es que la práctica de la llamada “Reaganomics” no dio los resultados esperados e, incluso, fue contraria a los objetivos pronosticados.

Sin embargo, al corto plazo ya ha causado las primeras declaraciones y acciones por parte de los corporativos estadounidenses. Hasta ahora todas las grandes empresas de telecomunicaciones y tecnológicas han mostrado su (inusual) respaldo al gobierno al afirmar que la nueva reforma fiscal les permitirá la repatriación de su efectivo desde cajas extranjeras, incrementar la inversión y hasta la repartición de bonos a inversionistas y empleados.

AT&T

AT&T, el mayor operador de telecomunicaciones de Estados Unidos por ingresos, celebró la decisión tomada por el Congreso y el presidente Trump para recortar la tasa impositiva. Dijo que 200 mil empleados obtendrían un bono especial de mil dólares, además de que incrementaría en mil millones de dólares la inversión en capital durante 2018. AT&T estima que por cada mil millones de dólares invertidos en el sector de telecomunicaciones, son creados 7 mil nuevos empleos.

Las promesas de la compañía de telecomunicaciones podrían verse aún algo tímidas y de poco alcance. Aunque la repartición de un bono son buenas noticias para sus empleados, este tipo de acciones tienen un efecto más limitado hacia el corto plazo, sin el efecto multiplicador de una inversión de capital.

Por otro lado, este anuncio se vio opacado por la noticia de que un sindicato de trabajadores demandó a AT&T por “despidos masivos”, mientras subcontrata puestos de trabajo.

Hay que señalar, además, que un esfuerzo de mil millones de dólares más en inversión no es una cifra que indique un mayor esfuerzo de la compañía, tanto como una recuperación de la inversión. De acuerdo con los reportes financieros de AT&T, en 2015 su gasto de capital fue por 20 mil 15 millones de dólares, para subir 11.9 por ciento en 2016 hasta 22 mil 408 millones de dólares cuando se llevó a cabo la licitación por incentivos de la banda de 600 MHz; después de lo cual bajó nuevamente en 2017 a 21.5 mil millones.

Comcast

Comcast también se unió a la celebración con un bono similar por mil dólares para sus 100 mil empleados para las fiestas decembrinas. Asimismo, indicó que “gastaría más de 50 mil millones de dólares durante los próximos cinco años en infraestructura para mejorar radicalmente y extender nuestra planta y capacidad de banda ancha, y nuestra oferta de televisión, películas y parques temáticos”, según señaló en un comunicado después de la aprobación de la nueva ley fiscal.

Aunque la compañía afirmó que con esta nueva inversión “esperaría añadir miles de nuevos empleos directos e indirectos”, se dio a conocer a principios de 2018 que Comcast habría despedido cerca de 500 empleados del área de ventas, con 405 más de sus instalaciones en Atlanta. Comcast atribuye lo anterior a la constante reorganización de personal.

En sus resultados del cuarto trimestre de 2017, Comcast reportó 12.7 mil millones de dólares en beneficios atribuidos a la nueva ley, principalmente debido a una reducción de pasivos por impuestos diferidos netos.

Durante los últimos cinco años, Comcast ha invertido un total de 41 mil 200 millones de dólares, incluidas sus divisiones de cable y contenido, por lo que la promesa hecha a partir de la reforma fiscal representa efectivamente un avance significativo.

La compañía se estaría centrando en el lanzamiento de una oferta convergente con servicios móviles, además de la actualización de su red de cable para ofrecer servicios gigabit. A principios de 2017, la compañía anunció una alianza con Charter para cooperar en el lanzamiento de sus respectivos servicios móviles con base en la red de Verizon.

Apple

Apple, la compañía con la mayor valoración en la historia moderna, siempre ha resistido los cuestionamientos por parte del gobierno y analistas sobre la decisión de mantener la mayor parte de su manufactura fuera de Estados Unidos, así como de guardar grandes cantidades de dinero en filiales extranjeras.

Tanto Steve Jobs, fundador de Apple, como Tim Cook, actual presidente y CEO de la compañía, habían sostenido que mantener la manufactura de sus dispositivos fuera del país obedecía más a razones técnicas y de disponibilidad de recursos humanos.

Ahora, después de la aprobación de la reforma fiscal, Apple también prometió una inversión a cinco años por 350 mil millones de dólares, lo que incluye 20 mil nuevos empleos a través de la apertura de un nuevo campus que será anunciado más tarde. En 2018 iniciará la inversión de 55 mil millones de dólares.

En un comunicado, Apple reveló que el campus será establecido en una nueva ciudad y utilizado en una primera etapa para apoyo técnico para clientes. Detalla que más de 10 mil millones de dólares de la inversión serán destinados a abrir nuevos centros de datos en Estados Unidos.

Adicionalmente, la compañía también adelantó que pagaría alrededor de 38 mil millones de dólares en impuestos por repatriación de efectivo. Se estima que Apple tiene 256 mil millones de dólares en reservas de efectivo alrededor del mundo, aunque aún no se sabe cuánto de ese monto planea repatriar.

Apple también planea expandir el fondo de fabricación avanzada que comenzó la primavera pasada, de mil millones a 5 mil millones de dólares, con el propósito de apoyar la innovación en la manufactura estadounidense y ayudar a otros a establecer una presencia en el país. El fondo ya funciona en proyectos de Kentucky y Texas rural.

Verizon

El otro gigante de las telecomunicaciones en Estados Unidos, Verizon, reportó noticias mixtas pese a las dos buenas noticias para sus operaciones recibidas a finales del 2017: la derogación de las reglas de 2015 sobre neutralidad de la red y el nuevo paquete fiscal con un mayor recorte de la tasa impositiva.

Verizon indica en su reporte que registrará un impacto positivo en su flujo de efectivo durante 2018 de aproximadamente entre 3.5 mil millones a 4 mil millones de dólares. Verizon prometió que los trabajadores “compartirán el éxito de la compañía” al recibir acciones valuadas por un total de 400 millones de dólares para 155 mil empleados.

Sin embargo, Verizon fue algo menos entusiasta que Apple o AT&T. La compañía dejó en claro que los ahorros en impuestos “se usarán principalmente para fortalecer el balance de Verizon”.

El director de tecnología de Verizon, Hans Vestberg, explicó ante inversionistas que la menor tasa impositiva no resultará en un aumento de Capex, ya que la compañía preferiría ser consistente año tras año en la cantidad de dinero que aporta para mejorar la cobertura de redes fijas e inalámbricas.

“Probablemente no se desea tener grandes picos en la asignación de capital porque, al final, genera ineficiencias. Queremos ser coherentes”, dijo Vestberg. “Desde el punto de vista de la ejecución, se desea ser constante”.

En ese sentido, la compañía planea mantener su inversión en infraestructura en el rango de 17 mil millones a 17.8 mil millones de dólares, incluido el nuevo estándar 5G, sin ir demasiado lejos de lo reportado en 2017 por 17.2 mil millones.

Cisco

Cisco es otra de las compañías con una de las mayores cajas de efectivo en el extranjero. Hasta el momento, Chuck Robbins, CEO de Cisco, se ha limitado a celebrar la aprobación de la reforma fiscal, sin ofrecer mayores detalles sobre los potenciales usos del dinero disponible.

Cisco tiene una de las mayores acumulaciones de efectivo en el extranjero. De los 70.5 mil millones en efectivo y valores negociables de Cisco, alrededor de 67.5 mil millones, o 95.8 por ciento, se mantiene en el extranjero, según datos compilados por Bloomberg.

En una entrevista con CNBC, Robbins habló en términos generales de los beneficios que podría obtener Cisco al repatriar el dinero. “Queremos tener acceso a ese dinero en efectivo y nos daría la capacidad de hacer muchas cosas diferentes desde una perspectiva de inversión de capital”, indicó en entrevista. Y agregó: “vemos mayor M&A, vemos inversión en innovación y centros de innovación, vemos la capacidad de hacer dividendos y recompras también. Así que apalancamos el dinero en efectivo a través de todos los aspectos de nuestra estrategia de capital”.

Al igual que Cisco, Microsoft tampoco ha respondido directamente a los beneficios esperados de la nueva reforma fiscal, a la vez que también mantiene una de las mayores reservas de efectivo fuera de Estados Unidos. De acuerdo con información de Bloomberg, la compañía posee cerca de 132.1 mil millones de dólares en el extranjero, 95.4 por ciento de todas su reserva de efectivo.

Otros

Otros gigantes de Internet no se han pronunciado respecto de los beneficios obtenidos por la reforma fiscal. Un análisis de la firma financiera Cowen estima que Google se ahorrará cerca de 2.28 mil millones de dólares, Facebook 1.56 mil millones y Amazon 723 millones de dólares.

Aunque la mayoría de las empresas tecnológicas han evitado dar una respuesta directa al efecto que tendrá el recorte de impuestos en sus balances, se espera una liberación de importantes montos de efectivo, ya sea de sus operaciones nacionales o la repatriación de beneficios de filiales extranjeras.

Riesgos:

Más fusiones y adquisiciones

Bonos para accionistas

Pago de deudas

Impuestos por repatriación

El razonamiento detrás de la reforma fiscal es precisamente provocar la liberación de efectivo y permitir que los agentes privados utilicen estos recursos de la manera más eficiente. En la ley no se puede obligar a las empresas a destinar un monto predeterminado a la inversión, por lo que aún se corre el riesgo de que este nuevo flujo de efectivo se utilice únicamente para la repartición de bonos y dividendos o el pago de deudas. Si bien, aún representan decisiones positivas para las empresas y sus empleados, no tienen el mismo efecto multiplicador que las inversiones en capital.

Esta liberación de efectivo, en conjunto con una regulación más laxa desde la autoridad antimonopolio, podría traer consigo una nueva ronda de compras y consolidaciones entre grandes corporaciones. La última experiencia en Estados Unidos al respecto sucedió durante el periodo de Reagan, cuando se estima que de 1981 a 1988 se realizaron 22 mil 810 compras con un valor total de 1.1 billones de dólares, siendo la más notable y polémica la compra de RJR Nabisco por parte de Kohlberg Kravis Roberts por más de 24.5 mil millones de dólares en 1988.

En el sector tecnológico, las fusiones y adquisiciones se han utilizado cada vez más como una herramienta que permite el acceso a tecnología naciente, talento humano o acceso a nuevos mercados. Anterior a la reforma fiscal se había registrado una constante actividad de compras y adquisiciones, desde las múltiples compras de startups por parte de Cisco, hasta grandes acuerdos como Dell-EMC.

Según una encuesta de Deloitte entre múltiples industrias en Estados Unidos, alrededor de 68 por ciento de ejecutivos en corporaciones estadounidenses y 76 por ciento de los líderes en firmas de capital privado dicen que el flujo de operaciones aumentará en los próximos 12 meses. Además, la mayoría de los encuestados cree que el tamaño de los acuerdos aumentará (63%) o se mantendrá igual (34%), en comparación con los acuerdos negociados en 2017.

Oportunidades:

Repatriación de efectivo

Inversión en capital

Generación de empleos

Equilibrio de la balanza comercial

El mismo estudio señala que la adquisición de activos tecnológicos ahora ocupa el primer lugar como un incentivo estratégico de acuerdos de fusiones y adquisiciones. El 20 por ciento cita la adquisición de activos tecnológicos como la razón principal detrás de los acuerdos, un aumento de 6 por ciento respecto a la primavera de 2016.

La expansión de las bases de clientes en los mercados existentes y el aumento de las ofertas de productos o la diversificación de servicios se encuentran entre los dos siguientes incentivos estratégicos.

Atracción de capital

Más allá de simplemente incentivar las inversiones de capital al interior de Estados Unidos, Trump espera que con estos beneficios fiscales las compañías estadounidenses con presencia internacional puedan repatriar sus preciados fondos desde cajas extranjeras, no sólo para la creación de infraestructura y empleos, sino incluso para ayudar a equilibrar su balanza comercial.

Aunque se espera que en el corto plazo no existan impactos visibles en la economía mexicana, las nuevas condiciones en Estados Unidos cambian el panorama para la economía y las empresas. No se juega únicamente la competitividad del país para la atracción de nuevas inversiones en infraestructura, sino la capacidad de las propias empresas para competir e integrarse al mercado estadounidense, especialmente frente a la posibilidad de creación de nuevos gigantes corporativos.

Como se dijo anteriormente, una nueva ronda de fusiones y adquisiciones podría llevar a la creación de nuevos corporativos con grandes capacidades financieras y tecnológicas, que fortalezcan su presencia más allá de su mercado local, como es el caso de AT&T si efectivamente logra sumar a sus activos a Time Warner o, incluso,Netflix adquiriendo otras empresas por su propiedad intelectual en contenido.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO

ANÁLISIS

La licitación de la banda 2.5 GHz, el costo de capital y la Red Compartida

Ramiro Tovar

Publicado

en

¡Al fin se licita!, después de una tortuosa y larga historia de las frecuencias de la banda de 2.5 GHz, la cual se prolongó desde finales del sexenio pasado hasta la fecha. Fue en 2012 cuando el conflicto entre las entidades reguladoras de aquel entonces (Cofetel y SCT), por un lado, y MVS, el entonces tenedor de tales frecuencias, se mantuvo pero sin explotar dicha banda, hasta que se concretó su rescate por parte del Estado. Después de una larga pausa, posteriormente ocurrió la transferencia de las frecuencias que conservó MVS a Telcel en la transacción más importante en el mercado secundario de espectro para usos de mercado hasta la fecha, con lo cual se dio inicio al tan rezagado uso de tan relevante porción de espectro.

La más reciente subasta de frecuencias para telecomunicaciones se llevó a cabo entre noviembre de 2015 y febrero de 2016 con la licitación de hasta 80 MHz de espectro radioeléctrico en la banda de frecuencias de 1710-178O MHz/2110-2180 MHz (Banda AWS), en la cual obtuvieron asignaciones de bloques los concesionarios AT&T y Telcel.

En aquel tiempo, las condiciones macroeconómicas y financieras no eran las mejores pero, sin duda, las actuales representan un mayor reto que las de finales de 2015 y principios de 2016.

La asignación por medio de licitación es un mecanismo eficiente porque las mayores ofertas o posturas representan a aquellos concesionarios que darán el uso más eficiente a la explotación de tales frecuencias en el mercado.

Las condiciones macroeconómicas y financieras no eran las mejores pero las actuales representan un mayor reto que las de finales de 2015 y principios de 2016

Para ello, cada concesionario hará su postura en función del valor presente neto que le aportará el proyecto de adquirir tales frecuencias a su actual desempeño competitivo en el mercado.

Costo de capital y tasas de interés

Un factor crucial en las estimaciones de valor presente neto es el costo de capital y las obligaciones de cobertura que ahora se exigirán al licitar la banda de 2.5 GHz, lo cual tiene su efecto en el componente de los beneficios netos esperados en tales estimaciones.

El costo de capital es el parámetro que señala el rendimiento a ser superado por los ingresos netos esperados del proyecto de incorporar, en este caso, bloques de espectro en la banda de 2.5 GHz para cada concesionario que participe en la licitación.

El costo de capital de cada concesionario depende del promedio ponderado del costo de oportunidad del capital propio y del costo, en el margen, de la deuda en que ha incurrido o podría incurrir para financiar dicho proyecto. La evolución de las tasas de interés nacionales y de referencia internacionales en los mercados de fondos prestables es crucial para determinar el costo de capital.

De principios de 2016 a la fecha la tasa de interés de referencia del Banco de México ha aumentado de 3.25 a 7.50 por ciento. La tasa de referencia de los fondos de la FED en Estados Unidos subió de 0.38 a 1.41 por ciento, ambas tasas con expectativa de incrementos en 2018.

No sólo eso, también la curva de rendimiento de los bonos, tanto de México como de Estados Unidos, ha aumentado en todos sus plazo como consecuencia de los incrementos en las tasas. Lo anterior significa que el costo de oportunidad del capital para financiar las posturas en la licitación de la banda de 2.5 GHz se ha incrementado sustancialmente respecto de las condiciones que imperaban en la licitación para telecomunicaciones inmediata anterior.

A lo anterior se agregan los cambios en el régimen impositivo corporativo en Estados Unidos, que hace más atractivo invertir en activos fijos en aquel país que en México, dada la diferencia actual de tasa. Se redujo la tasa corporativa del ISR federal de 35 a 21 por ciento y ahora existe la deducción inmediata de inversiones excepto en inmuebles. La deducción inmediata de las inversiones tiene un impacto significativo en la tasa efectiva de imposición para los activos beneficiados: reduce la tasa marginal a 0 por ciento. En general, todos los proyectos de inversión con una misma rentabilidad antes del ISR serán más atractivos para los inversores si se realizan en Estados Unidos que en México.

A partir de sus informes financieros recientes, AT&T (como un todo) tiene un costo promedio de su capital de 5.5 por ciento real en tanto que América Móvil tendría un costo de capital real de 7.9 por ciento. La diferencia en los costos de capital es un factor que puede ser compensado con mayores ingresos netos, de tal manera que el valor presente neto de América Móvil le permita ofrecer posturas competitivas respecto de las que pudiera presentar AT&T, en caso de que las circunstancias le permitan participar, dado que hay topes en la acumulación de espectro. Telcel está cerca de los límites establecidos en las bases de la litación de referencia. En la fase I hay un límite de 194.46 MHz y en la fase II de 209.42 MHz; las actuales tenencias de espectro de AT&T y Telcel son de 121.82 MHz y 177.92 MHz, respectivamente.

Red Compartida

Sin embargo, es motivo de preocupación (respecto de las condiciones atípicas en el costo de capital que tiene el concesionario de la banda de 700 MHz) que no enfrente restricción de participar en la licitación de referencia, a pesar de sus obligaciones de ser el responsable de los objetivos del proyecto de la Red Compartida. En cambio, tiene incentivos al obtener términos de ventaja en las bases de licitación por una condición de “nuevo competidor”, que no lo es dado que tiene un mandato específico y limitado a servicios mayoristas.

La aportación del Estado en forma de dotación de capital en especie que hizo al proyecto, al no licitar la banda de 700 MHz y las condiciones de financiamiento que tuvo el consorcio ganador para operar el proyecto de la Red Compartida, hacen pensar que no existe paridad competitiva de Altán respecto de los demás concesionarios, dado que su costo de capital puede estar sustancialmente apalancado por la participación estatal en el proyecto y las condiciones de financiamiento obtenidas, en las que forman parte instituciones de banca de desarrollo que ofrecen condiciones preferenciales de financiamiento.

¿Cuál será el costo de capital propio (equity) que Altán se imputará cuando la parte sustantiva de su capital fue una aportación del Estado?

Es necesario recordar que la asignación de los 90 MHz en la banda de 700 MHz a la Red Compartida (Altán) se realizó por virtud de un precepto de ley y no por un mecanismo de mercado. Típicamente, sólo un mecanismo de mercado puede asignar un recurso escaso al uso de mayor beneficio neto social. En tal principio se basa el mecanismo de “precio” en una economía de mercado y, por ello, existen licitaciones o subastas para que se asignen los recursos al destino y/o al agente económico que revele el que pueda obtener el mayor beneficio social, incluido el privado, posible por medio de la oferta económica que ofrezca.

Sin duda, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público deberá estar arrepentida de haber incurrido en un sacrificio fiscal de tal magnitud al no licitar dicha banda y, en cambio, aportarla como capital al concesionario Altán.

Caben las preguntas, en caso de que Altán decida participar en la licitación de referencia:

  1. ¿Cuál será el costo de capital propio (equity) que Altán se imputará cuando la parte sustantiva de su capital fue una aportación del Estado? Evidentemente, el capital que el consorcio ha aportado no puede considerarse como el único capital existente.
  2. ¿Cuál es el costo de la deuda que se imputará Altán cuando estime su costo de capital, al tener como fuentes de financiamiento a instituciones de la banca de desarrollo? En el capital participan International Finance Corporation (IFC), organismo del Banco Mundial orientado al desarrollo del sector privado, con una participación de 3.34 por ciento, y el Fondo China México (CMF), que es un fondo de capital privado fijo creado para respaldar las reformas estructurales en México a través de capital de riesgo. IFC Asset Management Company LLC (AMC), perteneciente a IFC, administra el CMF, por lo que cuenta con una participación de 23.36 por ciento, haciendo un total de 26.7 por ciento, es decir, más de un cuarto del capital del consorcio que opera el proyecto y que no ha valuado como capital su dotación de espectro que realizó el Estado.

Una eventual participación de Altán en la licitación de la banda de 2.5 GHz distraería recursos de su mandato principal en la operación, con éxito, de la Red Compartida. Pero la mayor preocupación en la licitación es la distorsión que en las condiciones de competencia tendría su participación, dado lo sui generis del costo de capital que se imputaría. Implícitamente, significaría que presente posturas apalancadas fuera de las condiciones del resto de los concesionarios que participen.

No hay que negarlo, hay que reconocerlo: Altán tiene participación del Estado en su capital y, como tal, debe estar sujeto a limitantes y condiciones ad hoc a su eventual participación en licitaciones o de competencia en el mercado de telecomunicaciones en el sector mayorista, al que actualmente está circunscrito.

El proyecto de la Red Compartida tiene un componente que lo hace sujeto a potenciales subvenciones y garantías por parte del Estado mediante acciones regulatorias, dado que a la fecha es el único instrumento para el objetivo de cobertura universal de banda ancha y, por lo tanto, presenta una situación de “too important to fail”, al menos durante lo que resta de la presente administración. Al tiempo.

No hay que negarlo, hay que reconocerlo: Altán tiene participación del Estado en su capital

Una restricción presupuestal flexible y un menor nivel de riesgo, dada la importancia relativa al ser un proyecto gubernamental con aportación del Estado, tiene como consecuencia que necesariamente su costo de capital sea significativamente inferior al que tendrían el resto de los concesionarios cuyo fondeo se da en condiciones de mercado y que tienen como costo de oportunidad de su capital incluso la inversión que a lo largo del tiempo han realizado en su tenencia de espectro.

Recordemos que la Red Compartida tiene inversiones dirigidas por mandato y no por la disponibilidad de capital y el retorno de cada inversión en el mercado. En consecuencia, habría que sujetar a Altán a que se abstenga de participar o estar sujeto a condiciones particulares sobre su eventual participación en la licitación IFT-7.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO

RELEVANTE

Bitnami