COMUNIDAD MEDIATELECOM

Colaboradores

Presentación conectar a los desconectados #CLT2015

Jorge Bravo

Publicado

en

Existe una coincidencia en el sentido de que las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) y la conectividad de banda ancha pueden mejorar las condiciones de vida de las personas. Si bien no ocurre un efecto mecánico y lineal entre acceso a las TIC y bienestar, una mayor infraestructura crea mejores condiciones para que la población tenga acceso a la información, entretenimiento y una amplia gama de herramientas digitales y servicios públicos.

Para que se logre una mayor penetración de las TICs e Internet de banda ancha, se requieren dos componentes indispensables. Por una parte, el diseño de políticas públicas con una clara perspectiva de inclusión social y conformación de un ecosistema digital. A diferencia de otras regiones del mundo con mayor desarrollo y apropiación tecnológica, uno de los objetivos de la política pública en regiones como América Latina debe ser conectar a los desconectados y abatir la brecha digital.

El otro elemento es la inversión por parte de los operadores. La inversión en el sector de las telecomunicaciones permite ampliar y modernizar las redes, incrementar la cobertura de los servicios, innovar en modelos de negocio y nuevas aplicaciones y mejorar la calidad de los servicios. Sin embargo, la inversión requiere condiciones regulatorias y de mercado que le provean certidumbre.

Para un sector de la economía que encuentra estrechos paralelismos entre los objetivos sociales de la política pública y la oportunidad de expandir mercados a través de los servicios de telecomunicaciones, lo idóneo son los vasos comunicantes entre, por un lado, el derecho de acceso a las TIC por parte de la población, los objetivos de acceso e inclusión digital universal y los planes de inversión de las empresas.

El 3er. Congreso Latinoamericano de Telecomunicaciones (CLT2015), a celebrarse en Cancún, México, del 13 al 16 de julio, planteará estos y otros retos. La región ha tenido un crecimiento importante en penetración de servicios de telecomunicaciones, pero aún persisten desafíos precisamente en el diseño de políticas públicas, ambiente regulatorio a favor de las inversiones, despliegue de redes y liberación de espectro para banda ancha móvil.

Este dossier de Mediatelecom busca aportar propuestas y perspectivas; está integrado por cuatro especialistas del sector de las telecomunicaciones en Iberoamérica: Pablo Bello, secretario General de la Asociación Interamericana de Empresas de Telecomunicaciones (AHCIET); Sebastián Cabello, director de GSMA Latin America; Mauricio Agudelo, ejecutivo Principal y especialista Senior Telecom de CAF, Banco de Desarrollo de América Latina, y Jorge Fernando Negrete, analista del sector y director General de Mediatelecom Policy & Law.

Con los temas actuales de la agenda de la industria de las comunicaciones móviles en América Latina, Sebastián Cabello plantea los desafíos para potenciar las inversiones y el diseño de políticas públicas que hagan posible materializar el crecimiento. Desde luego, en su análisis no están ausentes los factores que ralentizan el crecimiento de la industria y los mercados, como las demoras en la asignación de espectro, los obstáculos para el despliegue de infraestructura o la sobrecarga recaudatoria que claramente se contrapone al derecho de acceso a las TIC o al cumplimiento de cualquier plan de conectividad de los gobiernos.

En su colaboración, Pablo Bello pone énfasis en la necesidad de atender a los sectores que aún permanecen desconectados, pero va más allá al señalar la enorme oportunidad de desarrollo que implica la economía digital. Se requiere crear un ecosistema digital sustentado en condiciones de colaboración y confianza en Internet, en el sentido de que los usuarios se sientan seguros y protegidos mientras navegan y se comunican en la red.

Mauricio Agudelo propone soportar la expansión del desarrollo y ecosistema digital en las infraestructuras de comunicaciones, a través de redes capilarizadas que lleguen a toda la población, con calidad y precios asequibles. Para ello se requieren estímulos a la inversión de banda ancha y fuentes de financiamiento público-privado que contribuyan a la creación de contenidos digitales y ampliación de servicios de banda ancha.

Finalmente, Jorge Fernando Negrete pone el énfasis en alinear la política pública y la regulación con el derecho fundamental de acceso a las TIC. El diseño institucional en el sector de las telecomunicaciones en América Latina también debe fomentar la coordinación entre autoridades e industria para detonar la innovación, abrir la convergencia y enriquecer la comunicación de los usuarios.

Las reflexiones de los especialistas que hemos mencionado y que nutren este dossier vienen acompañadas de un conjunto de datos y gráficas que Mediatelecom aporta para poner en contexto y mostrar una radiografía del estado de la conectividad, los servicios y la infraestructura de telecomunicaciones en la región. Se trata de cifras que nos ubican como una región en crecimiento constante, pero todavía con asignaturas presentes en términos de inclusión digital y disminución de la pobreza a través del uso de las TIC.

Colaboradores

Fusión Telecom-Cablevisión: acomodando las fichas

Enrique Carrier

Publicado

en

 

 

En una medida que por anticipada no sorprendió a nadie, esta semana el Enacom (ente regulador de las comunicaciones) aprobó, por unanimidad, la operación de fusión entre Telecom Argentina y Cablevisión.

 

 

Esta fusión implica la combinación de dos pesos pesados en los distintos negocios en los que participan. Telecom Argentina es el segundo operador de telefonía fija con 39 por ciento de las líneas, el tercer operador de telefonía móvil con 31 por ciento de las líneas y el tercer proveedor de accesos a Internet de banda ancha, con 24 por ciento de los suscriptores.

 

Por su parte, Cablevisión es el líder en TV de paga, con 39 por ciento de los clientes y también lo es en accesos a Internet de banda ancha, con 31 por ciento. También es operador de telefonía móvil luego de la reciente adquisición de Nextel, aunque con un escaso 2 por ciento de participación en líneas. De esta forma, la nueva Telecom-Cablevisión será un formidable competidor en el mercado convergente de cuádruple play, muy sólido en cada uno de sus cuatro negocios: número uno en banda ancha, número uno en TV de paga, número dos en telefonía fija y número tres (pero muy cerca del número) en telefonía móvil. Una posición envidiable.

 

 

A pesar de esto, al ser mayormente negocios complementarios, la fusión en sí no se presentaba conflictiva a no ser por dos elementos: la acumulación de espectro para servicios móviles de ambas compañías (Personal-Telecom y Nextel-Cablevisión) por encima del límite establecido y la concentración en banda ancha en algunas zonas geográficas del país donde no quedaría compitiendo una red alternativa.

 

 

En materia de espectro, se optó por la devolución del excedente por encima de los 140 MHz, límite o cap establecido por la regulación. Este requisito es el mismo que tuvo en su momento Telefónica luego de la fusión de Unifón con Movicom (aunque en aquel entonces, el cap era más bajo). Dentro del cálculo se deja fuera del cap al espectro utilizado por el servicio de trunking de Nextel. O sea que solamente se contabilizará el espectro para servicios celulares. En este aspecto, es lógico esperar que la devolución tenga lugar en un tiempo menor al de aquel caso, ya que mucho de este excedente no está en uso por haber sido recientemente asignado. O sea, no hay mucho refarming que hacer.

 

 

De todos modos, a pesar de la devolución de espectro, la nueva empresa se verá beneficiada con el aporte de unos mil 400 sitios para antenas con que Nextel cuenta actualmente. Un activo muy valioso no sólo en términos monetarios sino también en los tiempos que exigiría montar esos sitios desde cero teniendo en cuenta la resistencia de la población y de los municipios a la instalación de nuevas antenas. Una infraestructura de antenas que no sólo le permitirá reforzar la cobertura en las áreas donde Personal ya ofrece servicio con infraestructura propia sino también mejorarla en las zonas donde no cuenta con ésta, en el sur del país.

 

 

Más complejo se presentaba el tema de la concentración en banda ancha. Si bien existían alternativas técnicas, eran poco atractivas desde el punto de vista real. La opción de la desinversión (vender una de las redes allí donde hubiera superposición) no era interesante. La red de Telecom, de cobre en la última milla, es técnicamente inferior y necesita una actualización a fibra óptica, por lo que no habría interesados en quedarse con una red obsoleta tecnológicamente. Exigir la desagregación de la red de cable es algo también técnicamente posible, pero de difícil implementación (por las diferencias entre una red de cable y una de telefonía) y administración.

 

 

Así, se optó por combinar dos medidas. Una es permitir el uso de la infraestructura pasiva de las redes (no la electrónica, pero sí toda la ingeniería civil de las mismas, como postes, ductos, terrazas, energía, autorizaciones, etcétera) para facilitar el despliegue de redes de competidores. Esta condición estaría vigente por dos años y sería renovable en la medida en que la empresa fusionada tenga una participación de mercado superior a 80 por ciento. La otra es que se le exige a la fusionada tener en esas zonas los mismos precios que en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), incluidas promociones y descuentos. El objetivo es asegurar que el servicio cueste lo mismo que en las zonas donde tiene posición dominante que en donde tiene mayor competencia.

 

 

Más allá de esto, la fusión generaba una incógnita. Ya se había establecido que la convergencia arrancaría el 1° de enero de 2018, pero sólo en los centros urbanos de Buenos Aires, Córdoba y Rosario. En otras palabras, que las telcos podrían dar servicios de TV sólo en estas zonas. Con la fusión, que quedará bajo el paraguas de Telecom, se creaba una zona de conflicto, ya que Cablevisión sí da servicios de TV fuera de estas plazas. Por tal motivo, se decidió que la empresa fusionada no esté habilitada para paquetizar productos (ejemplo: vender TV de Cablevisión con celulares de Personal) sino hasta 2019, cuando la convergencia llegaría a toda localidad de más de 80 mil habitantes.

 

 

De todos modos, los reacomodamientos no terminan aquí, ya que inmediatamente comenzaron a surgir otras medidas (resoluciones, decretos) que buscan equilibrar la cancha ahora que se formó un nuevo y poderoso jugador en el mercado convergente.

 

 

El mismo día de la aprobación de la fusión, se publicó el Decreto 1060/2017. El mismo, entre otras cosas, determina que la administración nacional (incluyendo la administración central, organismos descentralizados e instituciones de seguridad social) así como todas aquellas empresas donde el Estado tenga participación mayoritaria en el capital o en las decisiones societarias, garantizarán a los operadores de telecomunicaciones el acceso múltiple o compartido a las infraestructuras pasivas aptas para el despliegue de redes. Una forma de facilitar el despliegue y sortear algunas limitaciones regulatorias a nivel local.

 

 

Por otra parte, al día siguiente del anuncio de la fusión se publicó la Resolución 5641-E/2017 que aborda un tema que generaba inquietudes. Debido a que se había establecido el inicio de la convergencia el 1 de enero de 2018, sólo tendría lugar inicialmente en tres centros urbanos (Buenos Aires, Córdoba y Rosario), surgía el conflicto con las localidades fuera de estas tres donde Cablevisión (ahora Telecom) ofrece servicios de TV. Esto en principio no hubiera sido posible. Por lo tanto, se resolvió que en las mismas puedan ingresar otras empresas de telecomunicaciones a ofrecer servicios de TV de paga. Al mismo tiempo, en estas localidades, la fusionada Telecom-Cablevisión no podrá realizar oferta paquetizada de servicios hasta el 1 de enero de 2019.

 

 

Los rumores de los últimos tiempos indican que habría más novedades en carpeta, como el levantamiento de la restricción a que empresas de telecomunicaciones puedan ofrecer servicios de televisión satelital. La idea sería la de permitirles ofrecer ofertas paquetizadas (de servicios vía redes fijas, móviles y satelitales), mientras despliegan redes de fibra óptica aptas para dar telefonía, Internet y TV simultáneamente. Los próximos días seguramente traerán noticias al respecto.

 

 

Con esta decisión del Enacom se cierra la segunda etapa de aprobaciones de la fusión que comenzó con la Comisión Nacional de Valores (CNV). Resta ahora ver qué decide la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC). Muchos estiman que será sólo un trámite, pero está el antecedente de Prisma, empresa que es propiedad de Visa y de 14 bancos importantes de Argentina, a quienes se les exigió desinvertir por tener posición dominante. La aprobación por parte del Enacom fue un paso muy importante, pero todavía queda el último.

 

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO

Colaboradores

Fusión Cablevisión-Telecom: nuevas reglas para la convergencia en Argentina

Martin Becerra

Publicado

en

 

A través de dos resoluciones en las que aprueba la mayor concentración de la historia de las comunicaciones argentinas (fusión Cablevisión-Telecom) y establece el perímetro de la convergencia, así como los permisos y restricciones para la oferta de servicios de los principales conglomerados, el gobierno de Mauricio Macri modificó las reglas de juego y la correlación de fuerzas en las telecomunicaciones de la Argentina a partir de 2018.

 

El resultado de la fusión entre Cablevisión y Telecom es un “poder significativo de mercado”, según reconoce el gobierno argentino que sujeta su aprobación al cumplimiento de condiciones. Algunas de éstas fueron ya anunciadas, mientras que otras se añadirán en los próximos 45 días, cuando complete su intervención la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC), dependiente de la Secretaría de Comercio. Esta concentración concibe el mayor grupo infocomunicacional de la Argentina, que tendrá posición dominante en todos los segmentos donde actúa y, en varios de ellos, en numerosas localidades, será monopólico, como por ejemplo en banda ancha fija en Rosario, Córdoba y todo el corredor norte del Gran Buenos Aires.

 

En los hechos, Telecom Argentina absorbió a Cablevisión y, por acuerdo de sus socios, el Grupo Clarín (en rigor, Cablevisión Holding cuyo 60% del capital es de los accionistas del Grupo Clarín y el restante 40% de Fintech, de David Martínez) y Fintech el control societario lo ejerce Cablevisión, que además tiene la dirección y gestión operativa. Antes de la fusión, Telecom Argentina estaba valuada en 5 mil millones de dólares y Cablevisión en 6 mil 111.11 millones de dólares.

 

Cablevisión-Telecom concentrará a nivel nacional 42 por ciento de la telefonía fija; 34 por ciento de la telefonía móvil; 56 por ciento de las conexiones a Internet de banda ancha fija; 35 por ciento de conectividad móvil, y 40 por ciento de TV de paga. Los recursos que dominará exceden lo permitido por ley en el caso de espectro radioeléctrico para telefonía móvil y son facilidades esenciales por tratarse de redes troncales, sobre todo en las zonas centro y norte del país, donde Telecom es el operador incumbente del servicio público de telefonía tras la privatización de Entel en 1990. El poder de la fusionada es más elevado en las zonas de mayor poder adquisitivo y concentración demográfica. En al menos 130 localidades donde había dos compañías para competir en la oferta de prestaciones del cuádruple play, ahora habrá una. La fusión producirá una reducción de la competencia como efecto del movimiento concentrador del mercado.

 

Frente a esta situación, las condiciones dispuestas por el gobierno a la fusión son la devolución de espectro en el plazo de dos años, dado que entre Telecom y Cablevisión superan el límite de 140 MHz vigente para operadores móviles; la regulación del precio minorista del servicio de banda ancha fija en localidades donde la fusionada superará 80 por ciento de los abonos (en estos casos el precio no podrá superar el menor valor que la empresa comercializa en la Ciudad de Buenos Aires); y la compartición de infraestructura soporte y los precios regulados para banda ancha fija en esas ciudades, en condiciones no discriminatorias a otros prestadores. Según la Resolución 5644/17 del Ente Nacional de las Comunicaciones (Enacom), estas condiciones tendrán dos años de duración y podrían renovarse a discreción del regulador.

 

A diferencia del Instituto Federal de Telecomunicaciones mexicano, el Enacom argentino es un órgano gubernamental creado por decreto en el que el presidente Macri puede remover “sin expresión de causa” a todos sus directores (la mayoría absoluta de los cuales, además, designó el primer mandatario al comenzar su gestión).

 

Por otro lado, mediante la Resolución 5641/17 del Enacom, el gobierno adelantó el plazo en el que permite la prestación del servicio de TV por cable por parte de las compañías telefónicas en casi todo el territorio y no sólo en las tres principales ciudades del país – Buenos Aires, Córdoba y Rosario-, como lo había establecido hace un año mediante el Decreto 1340/16. La excepción la constituyen las localidades con menos de 80 mil habitantes y las de más de 80 mil habitantes con servicios únicamente operados por cooperativas o Pymes. Hasta el 1 de enero de 2019 las telefónicas (incluida Telecom) no podrán operar TV por cable en localidades donde el servicio sea prestado exclusivamente por actores que no superan 10 por ciento de la cuota de suscriptores a nivel nacional. La TV por cable tiene en la Argentina una penetración superior al 50 por ciento de los hogares (lo que sumado a la DTH satelital alcanza 75%) y es un vector clave para la convergencia.

 

Es decir, que la letra chica de la convergencia decretada por Macri delimita su validez a partir del próximo 1º de enero. A este condicionamiento regulatorio, se le suma otro de orden fáctico, ya que los mercados convergentes están protagonizados por actores muy desiguales en escala, acceso a recursos como el espectro y desarrollo de infraestructuras, lo que les impide a muchos de ellos aprovechar la potencialidad tecnológica de la convergencia de redes.

 

En este escenario, la presión de Telefónica está dirigida a que se le permita desarrollar servicios de DTH, donde en Argentina hay un solo operador (DirecTV), dado que Telefónica ya cuenta con este servicio en países vecinos y carece de una red física robusta para competir con la fusionada Cablevisión-Telecom en TV de paga para organizar un paquete de cuádruple play. El ministro de Modernización, Andrés Ibarra, dijo que la autorización a Telefónica para comercializar TV satelital llegará en forma de decreto en los próximos días. El gobierno considera que de este modo compensaría parte de los beneficios con los que viene gratificando al Grupo Clarín.

 

En rigor, el anticipo de la fecha para que las telefónicas puedan comercializar TV por cable, que (fuera de Buenos Aires, Córdoba y Rosario) estaba previsto para enero de 2019, se adecua a los tiempos de la megafusión entre Cablevisión y Telecom. Si no se hubiese alterado ahora el momento de largada para que las telefónicas brinden servicios de TV por cable, la fusionada hubiese tenido que restringir considerablemente las operaciones de Cablevisión. Con la Resolución 5641/17 el gobierno le permite al Grupo Clarín (la fusionada Telecom) tramitar la fusión sin exigencias de desinversión y manteniendo sus operaciones sin sobresaltos. Lo único que no podrá hacer, ni la fusionad
a Telecom ni sus eventuales competidoras como Telefónica o Claro (América Móvil), es integrar servicios en un mismo paquete fuera de los grandes centros urbanos hasta 2019.

 

La excesiva concentración del sector no sólo es cuestión de conectividad, como pretende el gobierno, sino que comprende toda la cadena productiva en comunicación, ya que el Grupo Clarín es el principal productor de información y entretenimientos masivos, pues es el mayor editor de diarios, posee radios líderes en AM (Radio Mitre) y FM (La 100) y una de las cadenas de TV abierta más importantes (El Trece), además de ser accionista mayoritario en Papel Prensa y contar con varias señales de TV de paga y derechos de programación. A eso le suma ahora la concreción de dominio de las redes de transporte, distribución y comercialización al hogar de la información, las comunicaciones y los datos en todo el país.

 

La fusión sepulta varios ejes discursivos de la política oficial de comunicaciones que, desde diciembre de 2015, prometía inyectar nueva competencia, emparejar las reglas de la convergencia para que “todos pudieran hacer todo” y abrir la telefonía móvil a un cuarto operador. Lejos de eso, la fusión elimina un competidor en un sector estratégico que el propio gobierno admite en sus resoluciones que está muy concentrado, las reglas siguen premiando a unos y postergando a otros y, en varios eslabones de la economía de las comunicaciones, la promesa de nuevos competidores se ve obturada por una severa contracción del mercado.

 

 

 

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO

Colaboradores

Histeria por la neutralidad de la red

Jorge Bravo

Publicado

en

La neutralidad de la red en Estados Unidos es un debate ideológico con ramificaciones económicas, políticas y tecnológicas. Ambos bandos buscan lo mismo –un Internet abierto y libre– pero por caminos distintos, típico de posturas polarizadas. Como todo tema politizado, existen los buenos y los malos. Los primeros son Obama, los demócratas, las empresas de Internet y los activistas que los respaldan. Esta postura podríamos denominarla progresista. Los antagonistas son Trump, los republicanos, los proveedores del servicio de banda ancha y los especialistas que los comprenden. Ellos conforman el grupo libertario.

 

En febrero de 2015, cuando se aprobaron las reglas de la neutralidad de la red con una Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés) mayoritariamente demócrata presidida por Tom Wheeler, el comunicado oficial decía que la FCC buscaba “proteger y promover una Internet que fomenta la libertad de expresión, apoya la innovación y el comercio e incentiva la expansión y la inversión de los proveedores de banda ancha de EUA”.

 

33 meses después, el comunicado de una FCC de mayoría republicana presidida por Ajit Pai, señala que “la Comisión protegerá a los consumidores a un costo mucho menor para la inversión que las rígidas y amplias normas de servicios públicos anteriores. Restaura un clima favorable para la inversión en redes, clave para cerrar la brecha digital, estimulando la competencia y la innovación que beneficia a los consumidores”.

 

Son objetivos semejantes (libertad, innovación, inversión) pero visiones distintas para alcanzarlos. Para proteger el Internet abierto, Obama abogó por la regulación y la protección. Para restaurar la libertad en Internet, Trump prefiere desregulación, transparencia y fuerzas del mercado.

 

En 2015 la FCC redefinió el “servicio de acceso de banda ancha” como un “servicio de telecomunicaciones” y la “banda ancha móvil” como un “servicio móvil comercial”. Con ello, la autoridad estaba obligada a regular el acceso y el servicio. También prohibió bloquear contenidos, aplicaciones y servicios; no perjudicar ni degradar el tráfico y no priorizar o favorecer el tráfico y los servicios de los afiliados de los proveedores de Internet.

 

En diciembre de 2017 la FCC revierte lo avalado dos años atrás y restaura el acceso de banda ancha como un “servicio de información” y la banda ancha móvil un “servicio móvil privado”. La Comisión Federal de Comercio será la autoridad responsable de proteger a los consumidores de prácticas anticompetitivas de los operadores. Finalmente, requiere a los proveedores de banda ancha a divulgar sus acuerdos con otras empresas, incluidos los bloqueos, priorización pagada o afiliada de tráfico. La FCC republicana “encuentra que la transparencia, combinada con las fuerzas del mercado y las leyes antimonopolio y de protección al consumidor, logran beneficios comparables a las reglas de 2015 a un costo menor”.

 

El bando progresista, activista o millenial es ingenuo al defender el Internet abierto, como si las empresas de Internet no tuvieran intereses económicos con una red con las caracteristicas de 2015, simpatizando con marcas como Google, Netflix, Amazon, Facebook o Apple. Cuando se revisan los informes financieros y los modelos de negocios de estas y otras empresas de Internet se entiende por qué defienden un Internet abierto, pero han sabido colocarse del lado bueno, amable, de las libertades y los derechos. Cuando Google paga los estudios de organizaciones que defienden los derechos digitales y la neutralidad en la red todo es muy transparente.

 

El sector libertario, especializado o tradicional aboga por los intereses de los operadores de cable como Comcast y los inalámbricos Verizon, AT&T, T-Mobile y Sprint. Su negocio es el acceso y la conectividad y saben que no existe nada semejante a un “Internet gratuito”, por eso defienden administrar y cobrar por el tráfico de Internet.

 

El principal argumento de los proveedores de banda ancha es que ellos realizan las inversiones millonarias, despliegan las redes y soportan la carga regulatoria para proveer el acceso y el servicio. Las empresas de Internet y Over the top (OTT) contraargumentan que ellos desarrollan aplicaciones, plataformas, contenidos y servicios innovadores que los consumidores valoran por encima de los contratos, términos y condiciones de los operadores tradicionales.

 

Ambas posturas son válidas. Sin infraestructura no se recibirían servicios y aplicaciones sobre Internet, al mismo tiempo que estos contenidos y plataformas le añaden valor a las redes y la conectividad. Internet tiene valor gracias a que consumimos esos contenidos en la red, reconfigurándola con nuestros hábitos digitales; pero hicieron falta décadas de inversión, costosa instalación de infraestructura y pesada regulación para tener acceso a la conectividad y las tecnologías.

 

Por cierto, gracias a que la FCC no fue lo suficientemente visionaria ni prospectiva (lo mismo ocurrió en Europa y América Latina) no reguló de la misma manera que las redes fijas ni la telefonía móvil ni los datos, creyendo que no tendrían futuro. Recordemos la frase del fundador de Microsoft, Bill Gates, en 1993: “¿Internet? No estamos interesados en ello”.      

 

Ahora las tecnologías y la banda ancha móviles están marcando la tendencia en el consumo digital. Por eso el club libertario sostiene que la no regulación de Internet permitió su expansión, evolución e innovación hasta nuestros días, por lo que debe seguir igual. La historia de Internet le da la razón al argumento republicano y a la FCC que, en su momento, desatendió la telefonía móvil y la Internet. La regulación debe aplicarse para salvaguardar el interés público y los derechos fundamentales, de lo contrario sale sobrando.

 

El debate sobre la neutralidad de la red en EUA es maniqueo, está radicalizado y no ayuda a ponderar una postura equilibrada. Conviene mirar lo aprobado por el Parlamento Europeo en 2014. En el viejo continente las compañías que ofrecen acceso a Internet deberán tratar el tráfico de manera equitativa, no podrán bloquear o ralentizar deliberadamente la descarga o subida de contenidos, aplicaciones o servicios, excepto en caso de orden judicial. Lo más importante es que los proveedores podrán ofrecer condiciones especiales (calidad de Internet mejorada para algunos servicios) sólo bajo la condición de que no repercuta en la calidad general. Los proveedores de acceso a Internet no pueden gestionar el tráfico en sus redes para favorecer ciertos servicios, ni priorizar por una supuesta congestión en sus redes, ni ofrecer acceso privilegiado a los llamados “servicios especializados” (OTT). Administrar el tráfico para algu
nos, pero sin afectar la calidad y velocidad de los demás, es una postura intermedia.

 

Conviene recordar que desde América Latina hay un paso previo a la neutralidad de la red: cerrar la brecha digital y ampliar la cobertura de servicios de telecomunicaciones. Sí queremos Internet abierto, libre y veloz, pero primero necesitamos infraestructura de banda ancha. El sector libertario defiende sus inversiones. El sector progresista sus derechos en la red. El sector excluido del acceso a las tecnologías, la conectividad y sus aplicaciones –que no es minoritario– no tiene nada que defender. La neutralidad de la red nos importa a los conectados. Sería exceso de neutralidad no preocuparnos por ellos y suponer que todo el mundo ya es digital y que convive por igual en la red.

 

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO

GRÁFICAS

DÍA A DÍA

RELEVANTE

Bitnami